Ètica i Filosofia en Secundària


Inicio > Hª Filosofía > Filosofía Antigua > Platón. Teoría de la educación. Matemáticas y Dialéctica
Platón. Teoría de la educación. Matemáticas y Dialéctica

per Domingo Ruano Mellado, profesor del IES Floridablanca de Murcia

por filosofem | 20/10/2015


JPEG - 116.7 KB
Representació de l’Academia de Plató en un mosaic de Pompeia

En la Carta VII, Platón expresó su interés en la política, y la necesidad de hacer profundas reformas políticas dado que la polis estaba mal gobernada. Según Platón, sólo los filósofos o filósofas pueden ser buenas gobernantes, porque conocen qué es la justicia, o los gobernantes que llegan a ser filósofos. Entre otras cosas, la educación ha estado equivocada. Platón establece un sistema de educación obligatoria controlada por el Estado.

Para Platón, la educación consiste en orientar la inteligencia hacia el verdadero objeto del conocimiento, que es la comprensión de la idea de Bien. Para despertar la inteligencia es necesario desarrollar las capacidades y controlar los deseos irracionales. Platón buscó, mediante la educación, liberar el alma del cuerpo-prisión.

Su plan educativo se divide en dos partes:

  • la educación elemental, que comprende la preparación de los y las jóvenes hasta la edad de veinte años y culmina con el comienzo del servicio militar, y
  • la educación superior, destinada a quienes han superado la primera fase. Esta etapa comprende desde los veinte años hasta los treinta y cinco años. Quienes no entren en esta segunda fase formarán la clase productora y artesana.

La primera fase comprende gimnástica y música.

  • La gimnasia no se limita a desarrollar el cuerpo, también tiene como objetivo, la formación del carácter.
  • La música incluye, además de música, formación artística o humanística, todo lo que inspira a las nueve musas . El arte posee un gran poder para la formación del carácter, permite inculcar en la psyque creencias y opiniones estimulantes, maneras de pensar y actuar. Por eso, Platón introduce la censura. Los poetas y las poetisas sólo deben imitar la areté: valor, piedad, dignidad. La música tendrá que ser masculina y valiente y no una música débil, orientada al placer. Tienen que descartarse todas aquellas fábulas que presentan a los dioses y los héroes como seres dominados por pasiones, capaces de matar por venganza, de ser infieles, o de mentir para aprovecharse.

Una vez superada esta primera fase del sistema educativo de Platón, los y las mejores pasarán a la etapa siguiente. Los y las futuras guardianes y gobernantes tienen que aprender varias ciencias.

La segunda etapa comprende las siguientes ciencias: aritmética, geometría, astronomía y dialéctica

Las ciencias se corresponden con el conocimiento del mundo exterior en el mito de la caverna. Existen dos mundos, el mundo sensible, la caverna, y el mundo de las Ideas, el exterior. Las Ideas son únicas, inmutables, indivisibles y eternas. Son también las características de los conceptos, aunque para Platón las Ideas no son sólo realidades mentales, son la verdadera realidad, y las cosas nos permiten imaginar su belleza y realidad. El mito de la caverna nos muestra las dificultades que encontrará el o la estudiante para pasar de la ignorancia al conocimiento de la idea de Bien, dificultad que viene expresada con el paso de la oscuridad a la luz, hasta poder contemplar directamente el sol en el cielo.

La primera de las ciencias que los ayudará a pasar de las tinieblas del mundo sensible a la luz del mundo inteligible, es la aritmética, ciencia del cálculo. El matemático da por supuestas ciertas nociones, tales como el par y el impar, que no necesita demostrar (axiomas), y que son el punto de partida del proceso deductivo, que permite obtener diferentes conclusiones.

La segunda es la geometría. Los matemáticos se apoyan en figuras geométricas, pero no pensando en ellas mismas, sino en aquello de lo que son imagen. Discurren sobre el cuadrado en sí, pero no sobre lo que ellos dibujan, así ven aquello que sólo puede ser visto por el pensamiento.

La tercera ciencia que estudiarán es la astronomía. La belleza del cielo tiene que verse como un reflejo de la belleza del mundo inteligible. Al llegar a los treinta años, se escogerá a quién mejores condiciones para el estudio y la guerra hayan demostrado y se los iniciará en la dialéctica.

El dialéctico parte de hipótesis, por ejemplo la Idea del justicia, pero estas hipótesis son verdaderas hipótesis, algo provisional, trampolines o peldaños que permiten ascender hasta el principio de todo, un principio no hipotético, en esta ascensión no recurre a nada que no sean las ideas tomadas en sí mismas. De este modo, de Idea en Idea, se consigue la Idea de Bien, Idea suprema fundamento de la inteligibilidad y el ser del Mundo de las Ideas.

En principio la dialéctica es un proceso ascendente, pero también hay una dialéctica descendente, proceso inverso que reconstruye la serie de las Ideas sin recurrir a la experiencia sensible. Lo que permite establecer las relaciones y jerarquías de las Ideas.

JPEG - 286 KB
Mite de la caverna

Después de dedicarse cinco años a la dialéctica, los y las escogidas tienen la obligación ética de "descender de nuevo a la caverna" para ganar experiencia. Allí se observará si se mantienen firmes o vacilan. Quince años transcurrirán de este modo en la vida del futuro hombre o mujer de Estado. Aquellos que a los cincuenta años hayan superado estas pruebas asumirán la autoridad y la administración sin otro fin que lo público. Cómo dice el mito de la caverna, conocen la idea de Bien y pueden actuar sabiamente, además no buscan la gloria mundana, asumen el gobierno como una obligación, el prisionero liberado no desea volver a la caverna, además esta vuelta no es nada fácil y necesita de un periodo de adaptación.

Ver en línea: el artículo original


Participa en el foro
¿Quién eres? (opcional)
Escriu un missatge