Filosofem

Ètica i Filosofia en Secundària

Mujeres en la música

Hildegard von Bingen (1098-1179)

La Sibila del Rhin: filósofa, médica, poetisa, miniaturista, mística y compositora. Siglo XII

por filosofem | 21/02/2010

Inicio > Hª Filosofía > Filosofía Medieval > Hildegard von Bingen (1098-1179)

Lenguas de este artículo: català Español

Desde joven tuvo visiones místicas que le permitieron entender las sagradas escrituras e hicieron que viera a la humanidad en la cima de la creación.

Tenia una gran libertad, para una mujer de su tiempo. Sobre la sexualidad tenia un punto de vista femenino y positivo, de ella es la primera descripción del orgasmo. Viajó mucho y dio conferencias.

 Biografía

Hildegard von Bingen supo asumir el papel de visionaria para ganarse la tolerancia de una sociedad en la que las mujeres estaban condenadas al analfabetismo y a la humillación, y consiguió así escribir sobre ciencias de la naturaleza y sobre medicina, arte que probablemente también practicó. Su obra representa una síntesis original de ideas procedentes de la tradición oriental, helénica y judeocristiana.1 En pleno siglo XII, bajo el reinado del poderoso Federico Barbarroja, esta abadesa dedicó sus más de ochenta años de vida a contrariar con astucia y sutileza los mandatos opresivos de su época.

Hildegarda de Bingen

Nació en Bermersheim (Alemania) en 1098 en el seno de una familia de la nobleza, y, como era la menor de diez hijos, se vio destinada irremisiblemente en la vida monástica. Desde la infancia, Hildegard sufrió episodios de inspiración mística que la cegaban y visiones místicas que la Iglesia más tarde atribuyó a la inspiración divina.2 Las experiencias místicas de Hildegarda se prolongarían durante toda su vida llegando a expresar sus conocimientos en forma de visiones. Si bien esto puede causar extrañeza en la actualidad, debe tenerse en cuenta que, tal y como señala Margaret Alic en El legado de Hipatia : “El afirmar que uno tenía visiones era cosa frecuente en el siglo XII, y siguió siendo un recurso literario durante siglos“.3.

Preocupados por su frágil temperamento, sus padres la depositaron en el convento benedictino de Disibodenberg, donde se sometió a la disciplina ascética del monasterio y aprendió latín, griego, liturgia, música, oración y ciencias de la naturaleza. En 1136, a pesar de su juventud, Hildegard fue nombrada abadesa y tuvo que asumir la dirección del convento.4

Visió de la jerarquia angèlica

Se hallaba inmersa en una sociedad aristocrática que se defendía hasta el punto de rechazar el ingreso al monasterio a mujeres que no fuesen de origen noble y careciesen de riqueza. Justificaba tal proceder ante quienes le acusaban de obrar en contra de las escrituras, aduciendo la necesidad de un orden social. Creía que cada hombre tenía asignado un lugar y rango en la sociedad y que Dios cuidaba de que el orden menor no ascendiese por encima del orden superior. Tenía una concepción feudal de absoluta rigidez.5

A partir del 1158 emprendió cuatro viajes de peregrinación siguiendo el curso de los cuatro ríos que confluían a Bingen, el río Main, el Mosela, el Rin hacia el norte y hacia el sur. En estos viajes salía a predicar a las plazas y hacía conferencias donde hablaba de la reforma del clero y de la redención, criticando tanto la corrupción del clero como la herejía de los cátaros. Hildegarda de Bingen vivió en una época de florecimiento de la literatura religiosa escrita por mujeres, referida por algunos como "el momento de las madres de la Iglesia". Desde un punto de vista literario destacaron Hildegarda y Hadewijch, y otras lo hicieron por el valor científico, histórico, etc., de su obra. A lo largo de los siglos XII y XIV proliferaron muchas autoras interesantes por varios motivos, como por ejemplo Christine de Pisan, Elisabet de Schönau, Clara de Asís, Matilde de Hackeborn, Gertrudis la Grande, Matilde de Magdeburgo, Margarida Porete (quemada en la hoguera por sus obras), Beatriu de Nazaret, Caterina de Siena, Brígida de Suecia o Juliana de Norwich. Proclamaba la igual dignidad entre hombres y mujeres, como también luchó por la dignidad de los oprimidos. Cayó en algunos prejuicios misóginos propios de su época. Hildegarda predicaba una teología en femenino y con simbología femenina. Sobre la sexualidad también tenía un punto de vista femenino y positivo, de ella tenemos la primera descripción del orgasmo. Algunos apuntan su homosexualidad, a pesar de que otros consideran que los textos son demasiado ambiguos y no pueden estar seguros.6

La maternitat
que procede del Espíritu y del Agua, Scivias II, 3 Hildegard von Bingen

A partir de una profunda crisis mística que experimentó a los 42 años, comprendió que tenía que escribir sus experiencias íntimas y su visión del mundo, que plasmó en nueve libros: el Liber scivias (1141-1151) es una descripción iluminada con magníficas ilustraciones de sus visiones del cosmos y una reflexión sobre la posición que la humanidad ocupa en su seno; el Liber vitae meritorum (1158-1163) es una reflexión ética sobre los efectos cósmicos de la virtud y el pecado; y el Liber divinorum operum (1163-1170) está dedicado a la teología natural. Además de estas obras, hay que añadir una infinidad de cartas, poemas, hermenéutica y otros trabajos científicos, teológicos y filosóficos.7

En el siglo XII había pocos médicos y era usual dirigirse a los monasterios femeninos o masculinos, donde siempre había alguien con conocimientos médicos y solía haber un hospital para pobres y peregrinos, una farmacia, un jardín de plantas medicinales y una casa de sangrías. Ya se habían escrito varios tratados médicos, como el de Tròtula en el siglo XI, De mulierum passionibus. Por otro lado, la Iglesia estaba dividida por herejías y cismas, y había corrupción y relajación de costumbres entre los obispos, clérigos y monjes.8

Mención aparte merece su obra médica, que incluye el Liber simplicis medicinae (1150-1160), un importante compendio médico que trata de las plantas, animales, minerales, metales, y otros elementos de la naturaleza, contemplados desde la perspectiva de su acción curativa. También el Liber compositae medicinae, que trata sobre las dolencias, sus causas y síntomas –considerando principalmente las relaciones con las fuerzas cósmicas, es decir, los elementos, los astros, los vientos– contempladas desde una fisiología alegórica del cuerpo humano como microcosmos. Las fuentes de su conocimiento fueron probablemente las tradiciones populares, el humoralismo galénico que formaba parte de la herencia de los benedictinos, los referentes bíblicos, junto con analogías microcósmicas de fuerte contenido místico.9

Sus relaciones con la curia romana fueran problemáticas. Ya en su tiempo, un concilio de teólogos del Vaticano dio crédito a sus visiones, interpretadas como predicciones del futuro. Aun así su relación con la Iglesia no siempre fue cordial, porque Hildegard no escondió su opinión crítica con la degradación de las costumbres y con la carencia de compasión con los pobres, además de discrepar sobre aspectos fundamentales de la doctrina, como es el caso de la culpabilidad de Eva, sobre quien recaía todo el peso del pecado original y a quien Hildegard consideraba, por el contrario, una víctima engañada por el demonio, envidioso de su capacidad de procrear. Su conflicto con la jerarquía de la Iglesia culminó cuando Hildegard y las monjas del convento de Rupertsburg dieron sepultura en el cementerio del convento un joven revolucionario, que había sido excomulgado por el arzobispo. La abadesa se negó a desenterrarlo e incluso hizo desaparecer cualquier rastro del entierro, para nadie pudiera buscarlo. Este problema le comportó a Hildegard la prohibición de hacer música, por lo que protestó ante el arzobispo con una carta en que se lamentaba de la pérdida que la sanción representaba para toda la comarca del Rin, amonestando así a la autoridad eclesiástica.10

La Iglesia decidió perdonarla y pocos años después esta polifacética y mística mujer murió habiendo superado los noventa años de vida. Cuenta la tradición que en la hora de la muerte aparecieron dos arcos muy brillantes y de diferentes colores en el cielo.11

 Obras

Su obra es una mezcla inseparable de elementos naturalistas y místicos. Tuvo una notable influencia en su tiempo que perduró hasta el Renacimiento. Su Liber scivias se imprimió por primera vez a París el 1513 y su Liber simplicis medicinae logró dos ediciones, el 1533 y el 1544. Su influencia intelectual se deja ver en la filosofía oculta de Agrippa von Nettesheim (1531) y en las representaciones alegóricas de la antropología microcósmica de Robert Fludd (1617).12

Univers
Hildegard von Bingen

A través de sus textos, la abadesa realizó interesantes aportaciones a la ciencia. A pesar de creer en un origen divino, no pensaba que la creación fuese resultado de una intervención sobrenatural sino de la presencia de los cuatro elementos primordiales que dividió en dos clases, las superiores o celestiales (fuego y aire) y las inferiores o terrenales (agua y barro). Según Hildegarda, ambas clases estaban relacionadas como lo estaban el macrocosmos y el microcosmos. Por ello Hildegarda intentó armonizar la física con la anatomía y la fisiología ... Es muy destacable que una mujer sin instrucción formal llegase a aceptar que, con independencia del impulso creador, los misterios del cosmos podían explicarse a través de la observación y el razonamiento.13 Propuso un universo heliocéntrico 300 años antes que Copérnico, escribió sobre la gravitación universal 500 años antes que Newton... promovía la igualdad de géneros, negaba que el placer sexual fuera fruto del pecado y sostenía que la sangre que verdaderamente manchaba no era la de la menstruación sino la que derramaban las guerras; fue una mujer muy adelantada a su tiempo, principalmente en sus opiniones sobre la importancia de la gratificación sexual para las mujeres.14

Defiende que la alteración del medio natural puede hacer enfermar (concepto que antecedió a la ecología), acentuó la importancia de la alimentación en la salud y el uso de plantas como remedio, adelantándose a la homeopatía y a las flores de Bach, por lo que en Alemania se la considera su precursora. Además, hablaba de la influencia de los estados anímicos en los males corporales, como hacen hoy día las modernas teorías de la psicología, cuestión esta que hasta hace muy poco no se ha puesto de relevancia en la medicina actual.15

  • Filosofía y teología
    Desde joven tuvo visiones de tipo místico pero no empezó a escribir sus visiones hasta los cuarenta años de edad, una vez vencidos escrúpulos y dudas. Sus visiones o "inspiración divina" venían sin éxtasis ni transporte. Las elaboraba, interpretaba y dictaba en vigilia a colaboradores que las escribían, y destaca la monja Ricarda, a quien estaba fuertemente unida. Escribió tres libros sobre estas experiencias religiosas:16
    • Scivias Domini (Conoce los caminos), 1141-1151. Teología dogmática. Trata sobre la creación del mundo y del ser humano; el ser y el desarrollo de la Iglesia hasta su perfección, su desvío de Dios y su retorno al Padre.
    • Liber vitae meritorum (Libro de los méritos de la vida), 1158-1163. Teología moral. Trata sobre el comportamiento del ser humano que, en tanto que libre, debe decidir continuamente a quien sirve y qué hace. Su mensaje es :"¡Hombre, hazte humano!"
    • Liber Divinorum Operum
      Hildegard von Bingen

      Liber divinorum operum (Libro de las obras divinas), o De operatione Dei, 1163-1174. Cosmología, antropología y teodicea. Describe la Creación como una obra de arte, y el ser humano como un microcosmos que la integra en su seno.

  • Medicina
    • Liber subtilitatum diversarum naturarum creaturarum ((Libro de observaciones sobre las propiedades naturales de las cosas creadas) escrito entre el 1151 i el 1158, que al parecer fue dividido en dos textos en el siglo XIII:
      • Liber simplicis medicinae o Physica (Libro de Medicina Sencilla o Física). Sobre las propiedades curativas de las plantas y los animales desde una perspectiva holística. Trata de las plantas, los elementos, los árboles, las piedras, los peces, los pájaros, los animales terrestres, los reptils y los metales.
      • Liber compositae medicinae o Causae et curae (Libro de Medicina Compleja o Causas i remedios). Sobre el origen de las dolencias, su tratamiento y el funcionamiento interno del cuerpo humano. Tiene tres secciones. En la primera habla de la creación. La segunda está dedicada al hombre. En las otras tres secciones trata aspectos médicos, diferentes dolencias y sus curaciones. Incluye recetas detalladas para curar más de doscientas dolencias conocidas de la época que, probablemente, Hildegarda había utilizado, puesto que trató muchos enfermos en el hospital del convento. Hildegarda insistía en una dieta correcta y hábitos de vida sana, alejados de extremismos. La primera descripción con intención científica del orgasmo femenino se la debemos a Hildegarda.

        Cuando la mujer se une al varón, el calor del cerebro de ésta, que tiene en sí el placer, le hace saborear a aquél el placer en la unión y eyacular su semen. Y cuando el semen ha caído en su lugar este fortísimo calor del cerebro lo atrae y lo retiene consigo, e inmediatamente se contrae la riñonada de la mujer, y se cierran todos los miembros que durante la menstruación están listos para abrirse, del mismo modo que un hombre fuerte sostiene una cosa dentro de la mano.17
        </quote

  • Otras obras
    • Explanatio Regulae S. Benedicti (Explicación de la Regla de S Benito), aprox. 1053-65.
    • Explanatio Symboli S. Athanasii (Explicación del Símbolo de S Atanasio), aprox. 1065. Es una explicación de la Trinidad, generalmente con visiones alegóricas. La obra compara el alma con el fuego i dice que Dios es fuego presente en cada criatura. El alma es fuego, vivifica todo el cuerpo y le da el aliento de la racionalidad. Hildegard concluye asegurando que quien quiera salvarse, debe creerlo.
    • Vita S. Disibodi (Vida de S. Disibodi), 1170.
    • Vita S. Ruperti (Vida de S. Rupert), aprox. 1150.
    • Lingua Ignota per simplicem hominem Hildegardem prolata (Llengua desconeguda), aprox. 1150.
      Litterae ignotae
      Les 23 lletres de la Lingua ignota de l’abadessa Hildegard von Bingen

      Lengua cuyas palabras contienen en sí mismas la esencia de las cosas. Parece que Hildegard la utilizó para escribir sus visiones. Probablemente es la primera lengua artificial de la historia occidental.
      Sobre Lingua Ignota podemos leer el artículo de Raúl Vallejo "La Lingua Ignota de Hildegard Von Bingen" (2008) y también en la web de la Asociación Hildegardiana

    • Solutiones XXXVIII questionum (Respostes a 38 preguntes), 1178. Respuestas de Hildegard a las preguntas de los monjes del monasterio de Villers.
    • Expositiones evangeliorum (Explicaciones del Evangelio)
  • Música gregoriana
    Además de las obras mencionadas, Hildegarda también compuso música gregoriana, escribió casi ochenta canciones y una ópera intitulada Ordo Virtutum, una pieza musical que va más allá del lenguaje de la música medieval.18 Para Hildegard, la música es una reminiscencia de la sabiduría divina i uno de los pocos nexos que todavía unen a la humanidad con las realidades espirituales. La música alivia el agobio de verse lejos de la armonía celeste y desterrada del paraíso.

    Hildegarda organizaba celebraciones en su congregación en forma de rituales con música en los que ella y sus compañeras se vestían de novias de Dios, con bonitos trajes de colores claros y tocados en el cabello. Para ellas escribía poemas y los musicaba.19
    Podemos ver la discografía completa d’Hildegard en la web de Medieval Music & Arts Foundation (inglés). Algunas de su composiciones las podemos escuchar en los siguientes vídeos:

    • Symphonia armonie celestium revelationum (Sinfonia de la armonía de las revelaciones celestiales), 1140 – 1150. Son 77 piezas musicales destinadas a la comunidad de Rupertsberg (43 antífonas, 17 responsorios, 8 himnos, 1 Kyrie, 1 pieza libre y 7 secuencias para la misa.

    • De Spiritu Sancto
      Hildegard von Bingen

      Ordo Virtutum (Orden de les Virtudes), 1150. Auto sacramental sobre las virtudes. Es una representación alegórica de la moralidad compuesta por 82 melodías monofónicas que describen la lucha entre diecisiete virtudes y el diablo por la conquista de un alma.


    • Interpretación de algunas de sus obras musicales
      • O Vis Aeternitatis:

      • Spiritus Sanctus

 Citas

  • "La mujer se parece a la Casa del Saber" Liber vite meritorum, I, 82
  • "El alma es sinfónica; y lo mismo que la palabra designa al cuerpo, así la sinfonía designa al espíritu, porque la armonía celeste proclama la divinidad, y la palabra publica la humanidad del Hijo de Dios" (Scivias)

 Película

Vision Aus dem leben der Hildegard von Bingen de Margarethe von Trotta (2009)


Notas

1 Cfr. Hildegard von Bingen (1098-1179), mística, ciència i medicina en l’Edat Mitjana de Josep Ll. Barona. Catedràtic d’Història de la Ciència, Universitat de València. Mètode 2006 - 50.

2 Cfr. Hildegard von Bingen (1098-1179), mística, ciència i medicina en l’Edat Mitjana de Josep Ll. Barona. Catedràtic d’Història de la Ciència, Universitat de València. Mètode 2006 - 50.

3 Cfr. Santa Hildegarda de Bingen: religión, ciencia y poder de Laura Morrón en el blog "Los Mundos de Brana", 6/11/2015

4 Tret d’Hildegard von Bingen (1098-1179), mística, ciència i medicina en l’Edat Mitjana de Josep Ll. Barona. Catedràtic d’Història de la Ciència, Universitat de València. Mètode 2006 - 50.

5 Tret de Santa Hildegarda de Bingen: religión, ciencia y poder de Laura Morrón en el blog "Los Mundos de Brana", 6/11/2015

6 Cfr. Hildegarda de Bingen en Viquipèdia.

7 Tret d’Hildegard von Bingen (1098-1179), mística, ciència i medicina en l’Edat Mitjana de Josep Ll. Barona. Catedràtic d’Història de la Ciència, Universitat de València. Mètode 2006 - 50.

8 Cfr. Hildegarda de Bingen en Viquipèdia.

9 Tret d’Hildegard von Bingen (1098-1179), mística, ciència i medicina en l’Edat Mitjana de Josep Ll. Barona. Catedràtic d’Història de la Ciència, Universitat de València. Mètode 2006 - 50.

10 Tret d’Hildegard von Bingen (1098-1179), mística, ciència i medicina en l’Edat Mitjana de Josep Ll. Barona. Catedràtic d’Història de la Ciència, Universitat de València. Mètode 2006 - 50.

11 Tret d’Hildegard von Bingen (1098-1179), mística, ciència i medicina en l’Edat Mitjana de Josep Ll. Barona. Catedràtic d’Història de la Ciència, Universitat de València. Mètode 2006 - 50.

12 Tret d’Hildegard von Bingen (1098-1179), mística, ciència i medicina en l’Edat Mitjana de Josep Ll. Barona. Catedràtic d’Història de la Ciència, Universitat de València. Mètode 2006 - 50.

13 Tret de Santa Hildegarda de Bingen: religión, ciencia y poder de Laura Morrón en el blog "Los Mundos de Brana", 6/11/2015

14 Tret d’Hildegard von Bingen, la profetisa teutónica o la sibila del Rin de Mercedes Peces Ayuso en "Los ojos de Hipatia", 3/04/18

15 Tret d’Hildegard von Bingen, la profetisa teutónica o la sibila del Rin de Mercedes Peces Ayuso en "Los ojos de Hipatia", 3/04/18

16 Cfr. Hildegarda de Bingen en Viquipèdia.

17 Tret de Hildegarda de Ramon Folch en Mètode 2019 - 102

18 Tret d’Hildegard von Bingen (1098-1179), mística, ciència i medicina en l’Edat Mitjana de Josep Ll. Barona. Catedràtic d’Història de la Ciència, Universitat de València. Mètode 2006 - 50.

19 Cfr. Hildegarda de Bingen en Viquipèdia.


Webgrafía