Portada del sitio > Zenbakiak - Números > Número 26. zenbakia > ITOIZ. UNA LUCHA SOLIDARIA

Número 26

ITOIZ. UNA LUCHA SOLIDARIA

Solidari@s con Itoitz

PROYECTO DEL PANTANO DE ITOIZ. ALGUNOS DATOS

El pantano de Itoiz es un proyecto que se ubica en el Noreste de Euskal Herria en la provincia de Navarra, a 30 Kms. de Iruñea (Pamplona). Se llenaría por los ríos Irati y Urrobi. Su capacidad sería de 418 Htms3, con una altura de presa de 135 metros y una distancia lineal de 35 km. inundando 1.100 Has.

ATENTADO ECOLÓGICO Y SOCIAL

Con el llenado del pantano desaparecerían nueve pueblos de los valles de Artze, Longida e Irati, afectando de manera parcial a otros seis. De esta manera desaparecería un patrimonio histórico-artístico de incalculable valor, además de formas de vida tradicionales que han perdurado hasta nuestros días, basadas en el respeto a la Madre Tierra.
El embalse de Itoiz inundaría tres enclaves calificados como reservas naturales (Txintxurrenea, Gaztelu e Iñarbe), con sus respectivas bandas de protección y dos Z.E.P.A.s (Zona de Especial Protección de Aves) creadas por la Comunidad Económica Europea. Estas figuras legislativas protectoras dan una idea de la riqueza naturalística del entorno (zona de transición entre el medio pirenaico y mediterráneo) y la necesidad de protección de diversas especies animales en claro peligro de extinción. Este es el caso del alimoche, águila real, buitre leonado, búho real, desmán de los Pirineos, y nutria (que ya ha desaparecido con los trabajos de construcción de la presa).

FALSOS ARGUMENTOS PARA SU CONSTRUCCIÓN

La excusa del regadío:

Uno de los usos con los que se pretende justificar el embalse de Itoiz es el regadío de 57.000 Has. en la zona media y Sur de Navarra, para lo cual necesita la construcción de un gran canal de 177 Km. denominado «Canal de Navarra», que hasta la fecha no tiene ni tan siquiera proyecto. La Política Agrícola Comunitaria y los acuerdos mundiales del GATT tendentes a reducir los excedentes agrícolas y la superficie a cultivar no incentivan la creación de nuevas hectáreas de regadío, sino todo lo contrario.

Además, el recién aprobado Plan Estatal de Regadíos no contempla la creación de ninguna sola hectárea de regadío derivada de este proyecto.

Por si esto fuera poco, prestigiosos especialistas han realizado estudios de inversión-rentabilidad de estos hipotéticos regadíos en los que se desaconsejaría dicha inversión por su gran carestía.

El contestado proyecto de Riaño es un antecedente histórico de engaño en este sentido. A los 15 años de su construcción no se ha creado ni una sola hectárea de regadío de las muchas que prometieron.

El engaño del uso urbano y la producción eléctrica:
Otra justificación que dan al proyecto, es la necesidad de agua de boca para la capital y su comarca. Esto significaría según la Confederación Hidrográfica del Ebro -CHE- (organismo encargado de la gestión y distribución del agua) que la capital (Iruñea) tendría un abastecimiento tres o cuatro veces superior a cualquier ciudad de primer orden (1.430 l/hab/día). Además, no existe ningún proyecto serio de cómo canalizar este agua.

La producción eléctrica es otra de las justificaciones utilizadas. Para ello está proyectada una central eléctrica que produzca 52 Gw/h. Pero por otro lado el pantano inundaría cuatro centrales situadas a orillas del río Irati, que producen actualmente 34¥6 Gw/h y que deberían ser indemnizadas con 5.000 millones de pesetas.

LOS VERDADEROS MOTIVOS PARA SU CONSTRUCCIÓN

Sin embargo el verdadero motivo que mueve este pantano es el suministrar agua desde el Pirineo a las zonas costeras del Mediterráneo por medio de trasvases, al objeto de emplearla con fines desarrollistas y especulativos, como el uso turístico, campos de golf, etc. acentuando el desequilibrio territorial, poblacional y ecológico, incompatibles con una política mínimamente racional.

El pantano de Itoiz es así una obra clave dentro de la política faraónica y despilfarradora de trasvases diseñada desde tiempos de Franco y continuada por los sucesivos gobiernos posteriores.

CORRUPCIÓN ALREDEDOR DEL PROYECTO

Desde su comienzo, esta obra está caracterizada por la corrupción. La adjudicación a las empresas constructoras fue fraudulenta. Antonio Aragón (ex-Consejero de Obras Públicas del Gobierno de Navarra y ex-presidente de la CHE) cobró entre 240 y 480 millones de pesetas por dicha adjudicación.
Tanto él como Gabriel Urralburu (ex-presidente del Gobierno de Navarra), ingresaron en prisión por la adjudicación fraudulenta de ésta y otras obras. El siguiente presidente del Gobierno, Javier Otano, tuvo que dimitir de su puesto por idénticas razones, estando en la actualidad en espera de juicio.

Además, el máximo responsable de la seguridad de las obras, Leoncio Castro, fue uno de los cabecillas del GAL (Grupo paramilitar creado por el Gobierno español que asesinó a unas 30 personas).

El presupuesto inicial del proyecto (16.000 millones de pesetas), a ascendido a 30.000 millones de pesetas sin causa justificada.

ILEGALIDAD DEL PROYECTO

EL proyecto técnico del pantano de Itoiz está anulado por la Audiencia Nacional (29/9/95). Esta anulación ha sido corroborada por el Tribunal Supremo (14/7/97). A pesar de ello ninguna de estas instancias judiciales ha sido capaz de paralizar las obras. En estos momentos la presa principal está concluida y la carretera de circunvalación (en sustitución de la actual que quedaría inundada), se inaugurara próximamente. Una vez que se inutilice la actual carretera, darán comienzo a las obras de la presa secundaria.
En 1994 la Coordinadora de Itoiz presentó una queja a la Unión Europea de Medio Ambiente que la desestimó. En Noviembre de 1998, el Defensor del Pueblo Comunitario dictaminó que el archivo de dicha queja no est· justificado, constituyendo un caso de “mala administración” por parte de la Institución Comunitaria. Est· claro que las presiones políticas por parte del Gobierno de Navarra y del Gobierno Español fueron las causantes de este archivo.

Para colmo el Gobierno de Navarra contrató a la empresa mafiosa Burson-Marsteller (multinacional del lavado de imagen) para hacer labores de comunicación con respecto al pantano. Dicha empresa ha asesorado a diferentes dictaduras y a empresas contaminantes para crear estados de opinión favorables para sus intereses en momentos difíciles.

FALTA ABSOLUTA DE SEGURIDAD

UN reciente estudio realizado por Antonio Casas, Catedrático de Geodinámica de la Universidad de Zaragoza, indica que la ladera izquierda donde está asentada la presa principal, presenta grandes problemas de estabilidad que podrían tener “consecuencias catastróficas” acentuados por los llenados y vaciados del embalse y ante posibles movimientos sísmicos, pudiendo provocar el deslizamiento de 3 millones de metros cúbicos de tierra, lo que podría ocasionar el taponamiento de los desagües del fondo, el desbordamiento de la presa (como ya ocurriera en 1963 en la localidad italiana de Vaiont, causando 2.000 muertos), e incluso la rotura de la presa (como en el caso de Tous en el estado español, en donde murieron varias decenas de personas).

En un estudio realizado por el Ministro de Medio Ambiente se califica a esta presa como de “máximo riesgo”.

Tanto el Gobierno de Navarra como el de Madrid han ocultado deliberadamente todos los estudios que han ido realizando sobre la peligrosidad de la presa, desde mucho antes de comenzar la obra hasta nuestros días.

MILITARIZACIÓN DE LA ZONA

LA obras del pantano han supuesto la total militarización de la zona. A pie de presa construyeron un cuartel de la Guardia Civil en el que viven unos 60 miembros. A ellos hay que añadir los más de 30 guardas jurados de empresas de seguridad privadas. El hecho de que a escasos kilómetros de la obra existan otros tres cuarteles más de la Guardia Civil hacen de la zona de Itoiz una de las más militarizadas de Europa.
Esto se traduce en un continuo acoso policial a la población: controles casi diarios de carreteras, cacheos, amenazas, y más que «sospechosas» quemas de locales populares y vehículos particulares.

OPOSICIÓN AL PANTANO DE ITOIZ

a) LA COORDINADORA DE ITOIZ

La Coordinadora de Itoiz nació en el año 1985 (año en el que se comenzó a hablar de este proyecto) como organismo de oposición al pantano de Itoiz. A lo largo de todos estos años de vida, su labor fundamental ha sido la informativa, divulgativa (informes técnicos varios), movilizadora (encarteladas, manifestaciones, acampadas) y jurídica (presentación de querellas a las diferentes instancias judiciales).

b) EL COLECTIVO SOLIDARI@S CON ITOIZ

En Febrero de 1995 y cuando las obras del pantano llevaban ya más de un año y medio, nace el colectivo Solidari@s con Itoiz para cubrir un nuevo frente de lucha: el de la acción directa, pública y no-violenta, dentro de una estrategia de desobediencia civil en defensa de la tierra.

En estos cinco años de vida hemos realizado más de cuarenta acciones para denunciar la irracionalidad de unas instituciones que a pesar de la evidencia de las razones de oposición han seguido adelante con esta obra anti-ecológica e ilegal.

Estas acciones las realizamos en las sedes de las instituciones responsables de la obra o a pie de obra.
Al acabar las acciones permanecemos en el lugar de los hechos sin oponer resistencia a la detención, a pesar de los malos tratos que nos han infligido los diferentes cuerpos policiales o guardas de seguridad de la obra.

A consecuencia de nuestras acciones hemos sufrido cinco juicios, y aparte de los 2 meses de cárcel que tuvieron que pasar ocho miembros de nuestro grupo por el corte de cables, otra persona del colectivo cumplió una pena de 16 meses de prisión.

EL CORTE DE CABLES

En verano de 1995, la Audiencia Nacional declara nulo e ilegal el proyecto del pantano de Itoiz, exigiendo a la Coordinadora de Itoiz el pago de 23.000 millones de pesetas para su paralización. En vista de que las obras, lejos de detenerse incrementaban su ritmo, nuestro colectivo decidió paralizarlas mediante una audaz acción.

Así, el 6 de Abril de 1996, al amanecer, 8 miembros de «Solidari@s con Itoiz» acompañados de cinco periodistas, penetraron en el recinto de obras. Dos de ellos redujeron al guarda jurado, arrebatándole el arma para evitar el peligro de los posibles disparos, y lo maniataron(de esta manera permaneció durante 5 minutos aproximadamente). A continuación, depositaron su pistola en el tejado de la garita de vigilancia.

Instantes después los otros seis Solidari@s, provistos de sierras radiales, procedieron a cortar los 6 cables del sistema de hormigonado de la presa. Estos cables que medían 800 metros de longitud soportaban el transporte del hormigón necesario para la construcción de la presa. Eran por tanto el corazón de la obra. De esta manera se interrumpieron los trabajos durante un año.

Como en todas las acciones que realiza el grupo, una vez efectuado el corte de cables los 8 Solidari@s permanecieron en el lugar hasta la llegada de los guardas de seguridad de la obra y de la guardia civil. Fueron esposados a la espalda y obligados a tumbarse boca abajo recibiendo una salvaje paliza durante una hora. A consecuencia de la cual los 8 sufrieron diversas lesiones: rotura de tímpano, lesiones en tendones de las piernas, moratones por todo el cuerpo, etc.
En un juicio celebrado en primavera de 1999, dos guardas jurados fueron condenados a indemnizar con 1 millón de pesetas por las lesiones ocasionadas a dos de los agredidos. Este dinero todavía no ha sido pagado.

Los periodistas también fueron agredidos y su material fotográfico velado.

Al día siguiente, la delegación de un periódico cuyos periodistas habían sido testigos de la acción, fue asaltada presumiblemente por la policía, que buscaba material gráfico comprometedor de la acción.

Estas 8 personas fueron encerradas durante más de 8 horas en un furgón policial en compartimentos individuales de 1 por 0,50 metros bajo un sol de justicia, esposados atrás y sin poder beber agua.

Durante 15 días hubo una gran campaña de los mass media que calificaron la acción de terrorista, intentando posicionar sin éxito a la población en contra de los autores. Estos ingresaron en prisión, en donde estuvieron 2 meses, saliendo en libertad provisional en espera de juicio por la fuerte presión popular. A los 2 días de su salida de la cárcel, se celebró una manifestación en contra del pantano a la que asistieron 15.000 personas (una de las más grandes en la historia de la lucha contra el pantano).

A raíz de dicha acción hubo una fuerte campaña de solidaridad con los detenidos constituyéndose espontáneamente una gran cantidad de grupos de “Solidarios” con los Solidarios, que protagonizaron acciones directas en contra del pantano. También se realizó una campaña de apoyo a la que se adhirieron mas de 300 colectivos.

CONSECUENCIAS PENALES DE LA ACCIÓN

A los 2 años de la acción, se celebró el juicio en la Audiencia Provincial de Navarra contra los 8 Solidari@s, que se enfrentaron a cinco peticiones diferentes, entre las que destacaba la del Gobierno de Navarra que pedía 19 años de cárcel para cada uno de los acusados.

Finalmente, la sentencia fue de 4 años y 10 meses (para cada uno de los acusados) por detención ilegal(secuestro), y tan solo 3 fines de semana por el corte de los cables. La indemnización por los daños causados ascendió a 1.800 millones de pesetas.

El colectivo interpuso un recurso al Tribunal Supremo que ha sido finalmente desestimado en octubre de 1999. La sentencia es pues firme e implica el inmediato ingreso en prisión. En diciembre del 99 los 8 solidarios se encuentran en paradero desconocido.

El poder judicial no puede tolerar acciones tan limpias como la presente, y al darse cuenta que el corte de cables no constituía en sí mismo un delito castigable con pena de cárcel, se agarra a una retención que no superó los 5 minutos, para calificarla como detención ilegal o secuestro, contradiciendo jurisprudencia anterior. La duración del supuesto secuestro queda reflejada en el vídeo que sirvió de prueba testifical en el juicio y que está a disposición de todo el mundo.

Es clarificador que a los 4 policías miembros del GAL (recientemente juzgados) que tuvieron secuestrado a Segundo Marey durante 10 días en pésimas condiciones, se les aplique la misma condena, demostrando a las claras, las diferentes varas de medir que utiliza la justicia española dependiendo de quién sea la persona juzgada. Ello sin contar que estos policías dudamos mucho que vayan algún día a la cárcel, ya que sus superiores (Rafael Vera, ex-secretario de Estado para la Seguridad y José Barrionuevo, ex-ministro del Interior) están en la calle en la actualidad, después de haber sido juzgados, condenados y tras un breve espacio de tiempo en la cárcel, indultados.

Además, está muy claro que en el caso de la retención de 5 minutos, no era este el objetivo específico de la acción (como lo era en el caso de Marey), sino que se hizo para posibilitar el corte de los cables.

Es muy ilustrativo que el Tribunal Supremo se remita a una sentencia del año 1874, para defender que dicha retención constituyera un delito de detención ilegal (secuestro).
Por otra parte en Euskal Herria son prácticamente diarias las detenciones ilegales practicadas por los diferentes cuerpos policiales(algunas incluso de horas) sin que esto constituya delito alguno.

Vemos pues, como una vez más el poder judicial se alía con el poder político y económico para apoyar la irracionalidad, la ilegalidad y la falta total de sensibilidad para con la Madre Tierra, castigando con una condena desproporcionada y ejemplarizante a quien la defiende.

El paralelismo de esta sentencia con respecto al contencioso general del pantano se hace evidente ya que el poder judicial es incapaz de paralizar una obra que él mismo, de manera reiterativa, ha calificado de ilegal, poniendo en evidencia una vez más el sometimiento de éste a las directrices del poder político y económico.

Nada más hacerse firme la sentencia tanto la Coordinadora de Itoiz, Greenpeace como Ecologistas en Acción (organización que agrupa a más de 120 grupos ecologistas y medioambientalistas de todo el estado español), hicieron pública la petición de indulto para los 8 Solidari@s. Este hecho, añadido al apoyo recibido anteriormente por una gran parte del movimiento sindical, ecologista y popular de Euskal Herria y de todo el Estado, nos indican con claridad que el colectivo «Solidari@s con Itoiz» no está solo.

SOLIDARIAS CON ITOIZ

En septiembre del 99 dos personas de “Solidari@s con Itoiz” sabotearon decenas de máquinas que realizaban la nueva carretera de Agoitz-Nagore, en construcción porque la actual quedaría bajo el agua de llenarse el pantano. Tras su acción directa no-violenta acudieron a ponerla en conocimiento de la “justicia”. Su juicio aún no se ha celebrado, pero en los escritos de acusación, Gobierno de Navarra y Seguros Zurich (entre otros), piden más de 400 millones de pesetas y 3 años de prisión para cada una.

Solidari@s con Itoitz