Portada del sitio > Zenbakiak - Números > Número 26. zenbakia > LA SOLIDARIDAD COMO AUTOMATISMO CIEGO

Número 26

LA SOLIDARIDAD COMO AUTOMATISMO CIEGO

Evaluación sobre el Comité de Solidaridad con México de Amsterdam

Esta es una publicación de uno de los miembros del comité de solidaridad con México (en disolución). Es un intento incompleto de evaluar nuestras actividades y puntos de vista a través de 4 años y medio de estar en activo. Es el producto de la visión de los tres miembros que permanecen del comité. No necesariamente refleja los pensamientos de tod@s aquell@s que han estado participando en el pasado.

Desde 1994 hasta 1998 hemos estado informando a gente interesada en Holanda sobre la situación en México por diferentes medios (e-mail, website, revistas, charlas, programas de radio...). El comité fue creado al poco tiempo de que se produjese el levantamiento del EZLN en el estado mexicano de Chiapas. Empezó como una plataforma pero después de tres meses (abril del 94) se convirtió en un grupo de individuos independientes y anti autoritari@s.

Durante los 4 años y medio este pequeño grupo no ha interpretado la solidaridad como una nueva forma de acción humanitaria o como un tipo de ciega solidaridad donde no hay lugar para la opinión personal. Nosotr@s tratamos de expresar nuestras propias opiniones sobre los desarrollos en México, las declaraciones publicadas por la dirección del EZLN y sobre el modo en que estaba funcionando la red europea de solidaridad.

Al empezar en 1994 nos llamó la atención el anti autoritarismo que se desprendía de los comunicados del EZLN. Además apreciamos la negativa para alcanzar el poder por ell@s mism@s y la negativa también de formar parte de este mundo materialista en el que cada cosa y cada persona es reducida a su valor económico y su capacidad de generar beneficios. Nosotr@s vimos un montón de nuestras ideas y opiniones reflejadas en el modo en que miraban a la presente sociedad globalizada y sobre la manera en que pensaban hacer política y tomando decisiones de manera popular. Algun@s de nosotr@s éramos de cualquier manera más escéptic@s que otr@s sobre el credo zapatista de «mandar obedeciendo» y las semejantes contradicciones como su devoción hacia la bandera y nación mexicana y las apelaciones que hicieron a los gobiernos del mundo en muchísimos de sus comunicados. Pero por lo menos nosotr@s creímos en su potencial de desencadenar un cambio radical.

En el 95 empezamos a participar en la red europea de solidaridad con l@s zapatistas, que se había formado justo entonces y nosotr@s habíamos asistido a algunos encuentros inter-europeos de esta red. Desde esta fecha en adelante las dudas empezaron a surgir entre nosotr@s. Escuchamos historias en los encuentros europeos sobre grupos que intentaban monopolizar el trabajo de solidaridad en sus ciudades, regiones o países. Por ejemplo, la Unión de Mexican@s en el Exilio (UMES) de Zurich (Suiza) amenazó a otro grupo (Solidaridad Directa) del movimiento autónomo de la misma ciudad, que estaba también haciendo un trabajo de solidaridad. Es bastante extraño que la gente del grupo autónomo que nos contó lo de las amenazas y otros comportamientos autoritarios que habían ocurrido, no quisieran realmente tocar el tema de la afiliación del UMES a la red Europea en las plenarias.

También vimos en septiembre del 95 el intento de «golpe de estado» fracasado de algunos grupos italianos. Ellos organizaron un encuentro europeo en Brescia (Italia) tres meses antes de la fecha que se había acordado previamente, con la intención de crear una secretaría central europea que coordinara las campañas de solidaridad y recibiese y mandase la información. La mayoría del resto de los grupos europeos no fueron a ese encuentro en Brescia porque no pudieron o no quisieron. Los grupos no italianos que estuvieron presentes no entendieron mucho pues casi todos los debates fueron en italiano, mientras que el castellano es la lengua usual en este tipo de encuentros. Tres meses antes esa misma propuesta había sido descartada por la mayoría de los grupos presentes en el encuentro europeo en Barcelona (en junio del 95). Después de una cascada de furiosas reacciones de toda Europa la secretaría central murió de muerte silenciosa. Pero fue muy extraño que este intento de «golpe de estado» no fuera criticado abiertamente después en el encuentro europeo en París (en enero del 96). Todas las diferencias internas tenían que ser enterradas por la primacía del objetivo (que era la solidaridad con l@s zapatistas).

Te puedes preguntar a ti mism@ cuál es el sentido de apoyar una lucha antiautoritaria cuando se forma parte de una red donde un puñado de grupos completamente autoritarios y centralizados intentan una y otra vez imponer sus ideas y planes por encima de tod@s.

Algunos meses después en marzo del 96 ocurrió casi lo mismo otra vez cuando el Encuentro Continental Europeo por la Humanidad y contra el Neoliberalismo estaba siendo planeado y preparado por la red europea. Aunque grupos en Alemania, especialmente en Berlín, estaban ya preparando este encuentro (como se había acordado en el encuentro europeo en París), de repente una red italiana (la misma de la que se ha hablado antes) intentó dar otro «golpe de estado», anunciando que el encuentro iba a ser en Milán. El argumento en el que se basaron para continuar organizando el encuentro en Italia era que todo había sido anunciado y no había modo de cambiarlo.

La red europea no se dejó intimidar y todos los grupos de fuera de Italia (y algunos de los grupos no estalinistas de Italia) declararon unánimemente que el encuentro no se haría en Italia. L@s estalinistas italian@s se retiraron y notable fue notable su ausencia en el encuentro, que tuvo lugar después de todo en Berlín (del 31 de mayo al 2 de junio del 96).

Entonces, en julio-agosto del 96 el EZLN organizó el Encuentro Intercontinental por la Humanidad y contra el Neoliberalismo que se celebró en la selva Lacandona, en el corazón de tierras zapatistas. El modo en que se organizó y tuvo lugar este encuentro fue causa de un montón de críticas entre l@s participantes. Pero como siempre, casi sólo verbalmente y dentro de los grupos de solidaridad. Las críticas parecen ser algo que no se puede expresar abiertamente. Nosotr@s vimos muy pocos análisis críticos del Encuentro entre las publicaciones y revistas sacadas después por los grupos de solidaridad que habían asistido. Antes, durante y poco después del Encuentro hubo un montón de críticas sobre la organización burocrática, de l@s moderador@s autoritari@s de los grupos de trabajo del Encuentro, la falta de discusión en los grupos de trabajo por el programa impuesto de leer interminables y repetitivas ponencias, las relatorias superficiales (negando la existencia y la presencia de opiniones disidentes entre los grupos de trabajo) y las espectaculares maquinaciones a las que fueron «sometidas» las personas presentes (que estaban sentadas durante horas al sol abrasante esperando la llegada del nuevo Mesías, el subcomandante Marcos) por la organización zapatista. Era sorprendente ver cómo la gente perdía la cabeza tan pronto como aparecía Marcos por cualquier parte. Grupos enteros corrían con sus cámaras preparadas para «disparar» y conseguir esa foto por la cual quizás habían venido.

Además, un montón de participantes tenían dudas sobre la presencia de representantes del EZLN en los grupos de trabajo. Durante la mayoría de ellos, parecían no estar presentes. Ell@s tomaban parte muy poco en las discusiones, simplemente estaban sentad@s y algun@s se quedaban dormid@s (como hizo otra mucha gente pues era muy aburrido estar sentad@ durante dos días escuchando los discursos oficiales escritos, cuando los leían en voz alta -¿se los habrían dado ya escritos?-). Muchas veces los representantes del EZLN no hicieron más que leer sus (?) ponencias y muchas veces parecían no entender sobre que iban las discusiones. ¿Estaban allí sentad@s simplemente para decorar? ¿Consideraron l@s demás participantes (no del EZLN) en los grupos de trabajo el hecho de si ell@s se habían expresado comprensivamente, sin un montón de conceptos intelectuales y por tanto si la gente con poca o sin educación podía seguir y tomar parte en los debates? Preguntas y más preguntas. Muchas críticas, pero ninguna fue publicada.

Nosotr@s hemos intentado también, como hemos podido, ofrecer nuestras propias opiniones y aquellas de otr@s compañer@s de todas partes de Europa sobre el continuo desarrollo de la situación en México y en la red de solidaridad. Nuestra revista «ZAPATA, Noticiero sobre México» publicada irregularmente (...) derivó de una simple fuente de noticias sobre las luchas populares en México y sobre la de l@s zapatistas en particular, hacia una revista que se cuestionó un montón de los desarrollos ocurridos en México y criticó abiertamente ciertas opiniones y maniobras del EZLN y los sucesos en la red europea de solidaridad.

Nos vimos confrontados con nuestros propios problemas y situaciones embarazosas o desconcertantes. Por supuesto que nosotr@s también cometemos errores. Nosotr@s distribuimos información basada en lo que oímos sobre México. A veces la información que hemos incluido en algunos artículos después de haberlos publicado, era incorrecta, en parte porque no lo comprobamos nosotr@s mism@s, en parte porque no dejamos prevalecer nuestras opiniones políticas y en parte porque estábamos desinformad@s por la gente, la fuente mexicana o el grupo en cuestión.

En el primer año de funcionamiento colaboramos con un mexicano que nos puso en contacto con «Carlos», un auto proclamado representante de una organización llamada Movimiento Democrático Independiente (MDI). Y después de poco mas de un año este MDI resultó ser un fantasma. El MDI no existía en México. No era más que la fachada europea del PROCUP, una oscura y dogmática organización de guerrilla urbana marxista-leninista de México, la cual es vista por mucha gente de allí como un títere de los servicios de inteligencia mexicanos. Aunque algun@ de nosotr@s teníamos dudas sobre una parte en particular de la información recibida de «Carlos» no hemos hablado realmente con él sobre esto. Cuando nos enteramos de quién era rompimos todo tipo de contacto con él.

La falta de información digna de confianza de otras fuentes y nuestra propia ingenuidad y actitud acrítica significó que colaboramos durante casi un año con alguien cuyas ideas políticas eran completamente contrarias a las nuestras.
Otro ejemplo de como algun@s de nosotr@s dejamos de lado nuestro criticismo ocurrió en agosto-septiembre del 95 cuando tomamos parte en la organización de la Consulta Internacional que el EZLN había pedido. Una parte de nuestro grupo pensó que las cuestiones que había escritas eran completamente absurdas, vagas o irrelevantes. Pero sin embargo pasamos las hojitas a la gente mexicana en Holanda y una versión traducida a la gente suscrita a nuestra revista y a otr@s simpatizantes. Fue una situación muy extraña porque la mayoría de la gente del comité no participó. ¿Por qué se organiza algo que no se sabe para lo que vale? Nosotr@s actuamos de la manera que much@s «militantes» hacen: dejamos de lado nuestros propios sentimientos, dudas y críticas por el interés de la «causa». Más tarde supimos que habíamos cometido un gran error. Este es uno de los errores de los que hemos aprendido, pero seguro que cometimos más.

Bastante pronto criticamos el modo fortuito en que el EZLN pactó con la izquierda mexicana (incluso el centro izquierda -el PRD-, el Partido Revolucionario de Trabajadores [trotskysta] y otros...). Un día los rechazaban para unirse con ellos al día siguiente (caso de la corte de los líderes del PRD, como Cuauthémoc Cárdenas y Manuel López Obrador).
Lo mismo ocurrió en la creación de la «rama civil» del EZLN, el FZLN. Ya en abril del 96, cuatro meses después de este nacimiento, publicamos un análisis crítico de este tercer intento de l@s zapatistas de crear una red de simpatizantes civiles en México. Las cuestiones que planteamos en ese análisis, como el hecho de que teníamos la impresión de que el FZLN estaba siendo inundado por gente de la vieja izquierda que estaban intentando recuperar su espacio perdido en la arena política mexicana con la ola de popularidad del EZLN, fueron contestadas durante la visita de uno de nuestros miembros a la sede del FZLN en la ciudad de México. Un montón de antiguos militantes del trotskysta PRT tenían posiciones claves entre el FZLN. Pero hasta este punto (abril del 99) el FZLN no había decidido si formarían, bajo ciertas circunstancias, alianzas formales con partidos políticos (como los antes mencionados PRD) o si rechazaría tomar el poder como proyecto político. Nuestro descontento creció y creció. En noviembre de 1996 Javier Elorriaga y su compañera Gloria Benavides (dos ex-prisioner@s polític@s que fueron arrestad@s en febrero del 95 como presunt@s líderes zapatistas) visitaron París como representantes del EZLN. Ell@s fueron invitad@s por la creme de la creme de los partidos políticos de centro izquierda franceses y uniones y élites culturales. Visitaron al anterior consejero de Mitterand, Régis Debray, charlaron con la viuda de Mitterand, Danielle y visitaron también al alcalde «socialista» de la ciudad de Montreuil. Este último había ordenado unas semanas antes que los antidisturbios desalojaran, con la violencia típica, unas casas ocupadas por sin papeles (inmigrantes ilegales sin permiso de residencia). Y entonces cuando est@s sin papeles entraron en el encuentro de est@s representantes del EZLN/FZLN con la élite «radical» de Francia en el famoso Teatro Odeón, est@s dos representantes no estuvieron interesad@s en hablar con aquell@s que no tienen ni voz ni rostro en Francia. Este trágico espectáculo creó una división en el parisino comité de solidaridad. Fuera de Francia, el conflicto no fue tomado seriamente. Casi nadie expresó ninguna opinión sobre el mal comportamiento de l@s dos representantes del EZLN/FZLN. Tampoco reaccionó de ninguna manera el EZLN ante lo que había ocurrido en París. Y esto llegó a ser su política estructural.

El EZLN aceptó y todavía acepta todo apoyo (que no venga del gobierno mexicano) sin ningún escrúpulo. En la primavera de 1996 recibieron a Danielle Mitterand con un gran despliegue de medios de comunicación en el «cuartel general» en La Realidad (en la selva Lacandona). Durante el Encuentro Internacional por la Humanidad y contra el Neoliberalismo en julio/agosto del 96, tuvieron a Alain Touraine como uno de sus huéspedes de honor. Touraine, un sociólogo francés, había rechazado fuertemente la oleada de salvajes huelgas que paralizaron París y Francia en diciembre de 1995. Sobre las grandes protestas de participantes de Francia y Alemania, contra la presencia de Touraine, Marcos respondió que el significado del encuentro era discutir sobre el Neoliberalismo y los modos de combatirlo, con cualquiera, «incluso con nuestros enemigos, como también hablamos con ellos» (el gobierno mexicano).

L@s frances@s se echaron atrás porque entre ell@s no se ponían de acuerdo para criticar abiertamente a Marcos o al EZLN. Algun@s participantes frances@s incluso se retiraron a hablar de que no debería ser criticado porque «podría dañar la imagen de Francia y de los grupos franceses de apoyo» (sic). Pero también los grupos alemanes que habían criticado la conducta del EZLN se echaron atrás, porque l@s participantes frances@s no mantuvieron su criticismo inicial. La crítica que el EZLN expresa normalmente contra la mayoría de la vieja izquierda mexicana, era y es omitida cuando concierne o afecta a extranjer@s, viej@s izquierdistas o simpatizantes pseudo intelectuales.

Este mismo modelo puede ser visto en los contactos con el «reformado» partido comunista italiano, Refundación Comunista. El EZLN aceptó un proyecto pagado por el consejo municipal de Venecia -en el cual R. C. tiene una posición clave- para la electrificación de la aldea zapatista de la Realidad. Nosotros podemos ver esto solo como una aceptación selectiva de ideología autoritaria y partidos políticos. Esta selección es seguramente el resultado de un modo oportunista de relación con ofrecimientos de ayuda, que es el apoyo que necesitan las bases zapatistas para sobrevivir en algunas partes de Chiapas.

Volviendo a Europa una vez más. En el verano del 97 tuvo lugar en España el 2° Encuentro por la Humanidad y contra el Neoliberalismo. La organización también mereció un montón de críticas. Ya desde las preparaciones, se vio claro que un pequeño grupo de apparatchiks [burócratas], principalmente de Madrid y Zaragoza habían impuesto su idea (que era casi una copia idéntica del 1° Encuentro de 1996) de cómo el Encuentro debía ser organizado. Los grupos con un punto de vista más crítico y unas ideas diferentes no tuvieron espacio para dar sus opiniones, pero extrañamente bastantes de estos grupos críticos redujeron al final sus críticas y participaron. Este Encuentro incluyó el mismo «show» ridículo de acreditación y una especie de papeles de identificación que fueron obligatorios durante el primer Encuentro.

L@s dos delegad@s zapatistas fueron casi completamente aislad@s de l@s otr@s participantes, como si ell@s estuvieran visitando dirigentes de Estado que necesitaran guardaespaldas para vigilar su seguridad. Otra vez l@s organizador@s se comportaron como dictador@s, quienes invitaron a l@s voluntari@s que fueron a ayudar con las preparaciones como trabajador@s sin opinión. Cualquiera que se atrevía a criticar el modo en que las cosas estaban organizadas podía esperar ser tratad@ como si fuera un/a espía, que iba a sabotear el Encuentro.

Día a día, la red europea está volviéndose cada vez más una organización de ayuda humanitaria organizada burocráticamente que hará cualquier cosa para ayudar a la buena causa. Parece haberse perdido la comprensión y/o el asidero de cómo van desarrollándose las cosas en Europa. Se ignora la existencia de una cada vez mas fuerte Comunidad Europea, que excluye a la gente no europea del territorio, que se va homogeneizando en un nivel militar y policial (de seguridad interna) y que está creando un enorme bloque económico donde la gente sólo cuenta cuando adopta el rol de esclav@s de la producción asalariada.

El principal enfoque de la red europea de solidaridad últimamente ha sido el presionar a la Unión Europea y al Parlamento Europeo para no aceptar el tratado especial entre la Unión Europea y el Gobierno mexicano. Y el otro enfoque es presionar a las Naciones Unidas para intervenir en Chiapas como mediador entre las dos partes y como observador para asegurar los derechos humanos. Pero los dos, las Naciones Unidas y la Unión Europea son instrumentos de los gobiernos del mundo y no vemos ninguna razón para pedirles favores. El hacer eso es aceptar pasivamente su existencia y su autoridad. Nosotros no aceptamos eso ni lo aceptaremos. Lo mismo pasa al pedirles a los alcaldes o a los consejos municipales el firmar peticiones contra los abusos de los derechos humanos en México. El trabajo de solidaridad que se lleva a cabo en Europa parece estar limitado a hablar sobre derechos humanos. Quizás deban unirse a Amnistía Internacional. A. I. ha sido reconocida por hacer un gran trabajo, pero aún evade siempre el tomar puntos de vista políticos y cuestionar la legitimidad de cualquier sistema (político). Así se han enfocado los derechos humanos en las actividades de la red de solidaridad europea.

Quizás te ha dado la impresión de que nuestro trabajo ha sido sólo horrible y desilusionante. Y esto por supuesto que no es cierto. Nosotr@s hemos encontrado un montón de gente magnífica, inteligente, cálida, combativa y graciosa en un montón de lugares del mundo. Tod@s ell@s, cada cual a su manera, han intentado encontrar modos de pensar y de actuar. Colaborando con ell@s, hemos descubierto que hay muchas formas y posibilidades de trabajar solidariamente.

Gerónimo/Jeroen
(Amsterdam)