INCIDIENDO EN LAS INCIDENCIAS DE LAS DISTRIBUCION ALTERNATIVA

1.¿Qué es para tí la distribución alternativa?

Para mi ha sido el mayor hobby-pasatiempos de mi vida hasta la fecha a la vez que el trabajo no remunerado de mi juventud y en menor medida de los años que le han seguido a esa etapa. Empecé haya por el 91 haciendo un fanzine musical y al juntarme con otro chico. Este tocaba en un grupo de trash metal y al sacar su primera maqueta empezó a intercambiarla por otro material a la vez que se decidía a montar una distri con más cosas a depósito) juntamos a la vez las cosas que yo iba recibiendo…

Por aquel entonces no sabía yo casi nada ni del mundo ni de la política ni de sus vericuetos, sobre todo los relacionados a nivel interno con el antiautoritarismo, antagonismo, anarquismo y demás ostracismos.

Hoy en día después de haber crecido rodeado de todo este tipo de material y sintiéndolo en el alma como el mayor caldo de cultivo de mi «formación» (o deformación profesional) veo que la red de edición-distribución-venta ha generado tanto una inmensidad de productos anti-sistema y anti-dominación por resumirlo de alguna manera escueta, así como un stock de fetiches y rarezas dignas de coleccionista. Por otro lado, entendería toda esta amalgama de producciones como una muestra y un desafío de que se pueden hacer cosas al margen del mercado y con criterios más o menos opuestos al capitalismo. Y su sentido último lo pondría en que además de una herramienta de educación sea un incentivo, un complemento y una reflexión para la acción: las camisetas, las chapas y los parches como reflejo de una actitud estética, la música con sus letras reivindicativas o intimistas como diversión y acercamiento para l@s más jóvenes, los videos como elementos más digeribles que muchos libros y los diversos tipos de materiales escritos -libelos, revistas, libros…- como material más especializado…

2. ¿Qué hay de real y de aparente detrás de esta etiqueta?

Lo mas real es que define su intención originaria (que quedó bastante bien reflejada en la carta del 94[[En este encuentro se preparó una carta con unos puntos clave, como la posición de la distribución alternativa frente a la comercial, autoorganización y autoproducción de materiales para no tener que recurrir a empresas convencionales o a iniciativas institucionales, o el tema de los precios marcados puesto en la portada con límites de 1.000 pesetas para CDs y 500 para cintas. Ese documento de las distris se utilizó como punto de arranque definitivo de unas ideas estables y como punto de enganche para mucha gente que se planteaba lo que era la distribución alternativa.]]) de ser el reflejo -casi como si de un espejo se tratara- de una rebeldía contra el poder en cuanto a la manera de producir y a la intención de la mayoría de los materiales de servir de revulsivo contra la inercia, desidia y apatía dominantes.

Luego las apariencias y los reflejos de segundo grado -como en el agua y los cristales- vendrían derivados de que como en prácticamente todo en la vida, las palabras se nos quedan demasiado altas en comparación con lo que hacemos. La correspondencia acaba siendo un poco ficticia y nos empeñamos en mantener una imagen como una abstracción en vez de ir a lo realmente práctico y esforzarnos en avanzar y consolidar. Lo cual va unido impepinablemente a la condición humana, a la inocencia y a la ignorancia, a los intereses ocultos, al escaso relevo generacional y a la muy desvirtuada memoria micro histórica que se manifiesta en la repetición de errores entre otras cosas.

3. ¿Cuál ha sido desde tu perspectiva la evolución de la distribución alternativa en estos años?

Yo desde el 91 al 93 estuve digamos que en el ajo pero bastante al margen de los debates internos y de las cuestiones más puntillosas o importantes. A las primeras jornadas que fui fueron las del 94 en Barcelona y desde entonces a estos tiempos lo que queda claro sin ser una percepción subjetiva es que el ánimo, el interés y la dedicación han mermado considerablemente. Desde el 2004 que se hicieron las últimas jornadas en Llodio hasta hoy el silencio ha sido el que ha presidido la deriva. Y anteriormente desde el 99 prácticamente que no había habido mucha decisión ni intención de resucitarlas.

Eso sí, lo que empezó a sustituir el debate fueron las ferias del libro anarquista que surgiendo en Valencia y extendiéndose a Madrid, Barcelona y Bilbao han servido para dar salida a los materiales (al acercarlos a la sociedad un poco mas) así como mantener el intercambio de género y servir de punto de encuentro para quienes están metid@s en este tinglao.

Para mí la cuestión central está en que los proyectos han sido como en general en el mundillo de los colectivos demasiado deficitarios, por la poca gente involucrada, por el funcionamiento demasiado desbarajustado y poco serio, eso si resaltando las excepciones como podría ser el caso más cercano de la DDT y las librerías que en los últimos han empezado en toda la península, junto con los pocos locales emblemáticos que quedan… Por otro lado, al ser las realidades de los sitios tan diferentes no se podría generalizar y habría que ir con detalle caso por caso. Otras cuestiones serían el egoísmo, el desinterés (o lo que es lo mismo un interés demasiado selectivo) y el poco sentido de pertenencia a una red más amplia que el propio chiringuito lo que ha hecho que se vaya desmoronando la circulación e intercambio de materiales, afectando a la propia financiación de cada sello-editorial-distribuidora-librería. Lo cual ha llevado casi a un sálvese quien pueda.

4. ¿Cuáles son para ti los principales problemas con que se encuentra en la actualidad?

Por un lado, estaría que los proyectos son muy diferentes entre sí, algunos demasiado complejos, donde se fusionan las tres funciones antes nombradas (edición, distribución y venta) y otros demasiado simples. Así, entre los proyectos grandes y los pequeños (a veces no por pequeños, sino por inoperancia) se establecen dos ritmos y dos funcionamientos muy diferentes que en vez de complementarse han llegado a entorpecerse. Con esto no quiero echar todas las culpas a las distris pequeñas ni decir que hayan supuesto un lastre para las grandes o que haya sido aquí donde ha radicado todo el problema, ni siquiera la parte más grave o delicada. Aún estando yo en parte un poco desconectado de todas las nuevas incorporaciones, me atrevería a decir que el meollo del asunto está en la poca comunicación y la poca sistematización y organización. Incluso afirmaría que hay poca preocupación por los proyectos paralelos y que se dan rivalidades y rencillas de crí@s pequeñ@s como envidias y cosas así. Uno ejemplo de esto sería como allá por el 94 se dijo que cada cual debía incluir en su catalogo las direcciones de las demás distris y creo que con excepción de la Eguzki banaketak y yo en alguna temporada nadie lo hizo. Ahí lo que yo veo es como una rivalidad por las ventas o simplemente una indiferencia enorme. A ello se añade la idea de sacar un catalogo colectivo con las producciones de cada distri para hacer frente a TIPO y empresas parecidas que en la practica nunca se ha llegado a realizar sin saber muy bien por qué. Quiero recalcar que simplemente haber elaborado un listado de todos los locales, librerías, bares, etc. donde se pudieran conseguir este tipo de materiales hubiera sido algo muy práctico y beneficioso para reimpulsar este abandono de lo común. Incluyendo una presentación y explicación sobre el funcionamiento general con sus diferencias y con los objetivos diversos que haya. Por otro lado, también se dijo en su momento lo de incluir la carta «originaria» en los catálogos y quedó igualmente en el olvido.

5. Vivimos momentos de retroceso y de pérdida de referencia de ciertos valores (autogestión, autonomía, autoorganización, actitudes refractarias al poder, autenticidad…), lo cual tiene lógicamente su traslación al mundo de la distribución alternativa. ¿Por dónde crees que pueden abrirse perspectivas ilusionantes?

Hablar de optimismo o pesimismo es una cuestión relativa. Según la tendencia que resaltes así verás las cosas. O, por otro lado, según como quieras ver las cosas te agarrarás a una opción u otra. En mi caso, no se si he elegido todo medio negro más que medio blanco y por eso todas esas palabras que nombras tan rimbombantes han dejado de decirme nada. Demasiadas abstracciones y a la vez demasiados desengaños. Ahora me quedo más con las historias personales y concretas en todas las facetas de la vida y en los colectivos por igual (y las distribuidoras como un caso más entre ellos aunque algunas sean colectivos unitarios).

Así que yo ya ni necesito ni espero tener perspectivas ilusionantes; lo cual no quiere decir ni que no se den ni que se puedan dar. Hace mucho que propuse el hacer un boletín interno de debate y se me ignoró completa y bochornosamente por tod@s por igual así que realmente mi conclusión es que la gente tiene lo que se merece y yo me incluyo claro está. Y otra cosa que viene al caso en relación a esto es que como en el mundo que no hemos querido reproducir (más que combatir) aquí en este tablao también la idiotez y estupidez reinantes han hecho que unas voces valieran y tuvieran mas peso que otras y eso que quede claro que en parte será por la presencia y el saber hablar pero también porque la jerarquía está metida hasta los tuétanos mucho más de lo que nos creemos. Total que en resumen, me da igual que haya jornadas o no, que las cosas mejoren o no, cada cual que haga lo que quiera y sienta, pero que deje de esperar o en el mejor de los casos que no se desilusione mucho. Por suerte la gente cambia, para bien o para mal. Y los tiempos pondrán en su sitio las cosas y quitaran las que sobren. Los cambios siempre han sido lentos y 5 o 6 años que son en la historia de la humanidad (y por cierto que no se a quien se le ocurriría llamarle humanidad a esto). Cada cual que haga lo que le parezca sintiéndose bien consigo mism@ si lo consigue. Y como conclusión decir que aunque parezca que he querido darme mucho -o un poco de- protagonismo a mi la idea es personalizar el discurso y dejar de hablar de teorías e ideologías de mierda y a la vez centrarnos en la realidad mas propia y concreta, para hacerlo todo más asequible. La verdadera ilusión mía está en que las actitudes más negativas y anquilosadas se vayan marchitando que se produzca una renovación grande y que los contenidos como l@s receptor@s se ajusten y se equilibren. Que cada cual tome conciencia de su realidad y de su vida, de sus miserias y de sus posibilidades, que la gente sea mas sincera, que se involucre quien quiera y quien no haga nada que por lo menos que no despotrique de l@s demás sino que empiece por si mism@. Yo de mi ya he dicho bastante en los catálogos y en los dossieres publicados así como de otra gente pero sin entrar a saco -lo cual otr@s ya lo han hecho con mayor o menor acierto, y que sería lo que habría que hacer mas a menudo-. Y de paso para quien quiera saber más sobre el tema además de poder pedir los dossieres puede consultar en el número 33 de esta misma revista un amplio artículo asi como también en el Tupa en los números 4 y 7. Lo realmente importante y crucial son las injusticias y desigualdades que se sufren y padecen. Y sobre eso es sobre lo que deben incidir las publicaciones. Aunque profundizar un poco más sobre las cuestiones que subyacen a las ediciones no estaría de más entre tanta absurdez y sinsentido que nos rodea. [Y sino mírate y mira alrededor y acepta y reconoce previamente en que ridiculeces pierdes y pasas la vida. O peor aún como y por que cosas luchas o por las que crees luchar y en que te quedas realmente]. Al final los metatemas son los que atraviesan todas las cuestiones. Y en el caso de la distribución alternativa lo que cabría preguntarse es qué podemos ofrecer como alternativa a este mercado tan saturado y tan devastador donde todo se asimila y todo se pierde sin el menor pestañeo. Y, por otro lado, cada cual debemos hacer juicios críticos y despiadados sobre lo que se edita y sobre lo que nos hace cuestionarnos a nosotr@s mism@s pues sino así seguiremos per secula seculorum. Eso sí, teniendo en cuenta que el dar nuestra opinión sobre cada producto no implica que el alabarlo o maldecirlo se tenga que considerar un juicio de valor ni mucho menos una verdad. Para cada cual tendrá un valor y cada un@ lo aplicará o lo tomará como vea oportuno. Y ya para acabar, resaltar sólo que todo esto son pensamientos y emociones medio intempestivas medio elaboradas previamente con la única pretensión de remover y desarticular los fundamentos más intelectualoides que también prosperan por estos lares a pesar de las pelotas que se lanzan fuera. O sea, que para bajar al suelo desde las nubecillas de algodón sobre las que nos hemos creído montar debemos darnos un baño de agua fría lo primero y después darles un buen soplido para mandarlas lejos si es que por un casual se habían llegado a hacer realidad.

Algun@s ven una reducción notable de conflictividad, una reducción de la participación en los colectivos, una implicación cada vez más patatera y más farfullera y puede que sea así o no, o puede que haya otros factores tan relevantes o más. Por lo cual sólo nos queda seguir estrujándonos el cerebro y tomar todas las conclusiones como parciales hasta que se demuestre lo contrario o nos cansemos de darle vueltas a la perola.

Contacto: d.a.g. • Apdo. 3002 • 30080 Murcia • tierranomada[A]hotmail.com