Portada del sitio > Urbanismo > Comunicados > Ecologistas en Acción pide una evaluación de impacto ambiental del nuevo (...)

Comunicado. 9-I-2003

Ecologistas en Acción pide una evaluación de impacto ambiental del nuevo Plan General de Urbanismo

Critican la desaparición de todo el suelo agrícola protegido del municipio y la falta de consideración de riesgos como las inundaciones o los accidentes industriales graves

Jueves 9 de enero de 2003 - 1495 lecturas


Ecologistas en Acción ha presentado el pasado martes 7 de enero nuevas alegaciones a la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Valladolid. En las mismas reitera la crítica del modelo desarrollista que impulsa el Ayuntamiento de la capital, que como en los años 70 pretende duplicar el tamaño de la ciudad, multiplicando a la vez los beneficios de los especuladores que llevan décadas acaparando suelo rústico, y ahora van a poder venderlo como urbanizable. La excusa es «liberalizar» el mercado del suelo, para abaratar el precio de la vivienda. Entre tanto, los barrios tradicionales se van degradando ante la pasividad de las autoridades, que no invierten en su rehabilitación.

En concreto, el nuevo PGOU reclasificará como suelo urbanizable casi 30 millones de metros cuadrados de suelo rústico, superficie que duplica el tamaño hasta ahora previsto de la ciudad. El nuevo suelo urbanizable permitiría edificar hasta 175.000 nuevas viviendas, con capacidad para albergar 300.000 nuevos habitantes, a costa de las ciudades pequeñas y las áreas rurales de Castilla y León. Paralelamente al crecimiento en superficie, la densidad de población prevista disminuye, con lo que se incrementan los costes de urbanización y de mantenimiento de infraestructuras y servicios públicos. En contraste, el nuevo PGOU no contempla la rehabilitación de los barrios de los años 60 y 70, afectados por problemas de calidad urbana, al tiempo que se fomenta la destrucción del tejido fabril con la recalificación de suelo industrial en residencial.

Con el nuevo PGOU, las dimensiones de la ciudad pasan de 10 a 15 kilómetros de largo, y de 6 a 15 kilómetros de ancho. El desarrollo urbanístico previsto desborda las rondas de circunvalación existentes, lo que producirá un incremento del uso del automóvil, del consumo energético y de la contaminación. Todos estos aspectos fueron desarrollados en el primer pliego de alegaciones que los ecologistas presentaron el pasado mes de septiembre, sin que por parte del Ayuntamiento se haya considerado ninguna.

En su nuevo pliego de alegaciones, los ecologistas critican especialmente que la totalidad del suelo rústico con protección agraria del municipio, 20 millones de metros cuadrados de vega, desaparezcan con la modificación del PGOU, en lo que amenaza con constituir la mayor agresión contra el patrimonio ecológico, paisajístico y cultural de la ciudad desde los años «de la piqueta». Además, esta descatalogación de la vega de Valladolid vulnera la Ley de Urbanismo y las Directrices de Ordenación del Territorio de Valladolid y Entorno, que obligan a proteger las fincas agrarias en las inmediaciones de los cascos urbanos que alberguen suelos valiosos para el cultivo, paisajes valiosos y estructuras históricas vinculadas (canales, acequias, granjas) que incrementen su valor patrimonial y paisajístico.

Además, los ecologistas recuerdan que el PGOU debe establecer los terrenos afectados por riesgos naturales y tecnológicos como inundación, erosión, hundimiento, incendio o contaminación, antes de clasificarlos como urbanizables, por ejemplo para limitar los efectos de inundaciones como las de los últimos años en los ríos Esgueva o Pisuerga o de accidentes industriales graves como el que recientemente estuvo a punto de ocurrir en los depósitos de combustible de Santovenia de Pisuerga, cerca de Valladolid.

Por todo lo expuesto, Ecologistas en Acción demanda la realización de una evaluación de impacto ambiental de los efectos de la modificación propuesta, con carácter previo a su aprobación definitiva. Si bien esta evaluación no es actualmente preceptiva según la normativa estatal y autonómica vigente, sí que se prevé en el futuro para los planes urbanísticos la Directiva Europea de evaluación de impacto ambiental de planes y programas.

Ecologistas en Acción, junto a otras organizaciones ciudadanas, está desarrollando una campaña para desenmascarar esta operación especulativa, proponiendo entre otras alternativas la salida al mercado de alquiler de las más de 20.000 viviendas vacías que hay en la ciudad, reservar en todos los desarrollos urbanísticos pendientes el 50% del suelo residencial para viviendas de protección oficial o mantener el suelo industrial existente. También se demanda la puesta en marcha de programas de rehabilitación urbana de los barrios tradicionales y el establecimiento de una densidad de edificación mínima que evite la dispersión urbana y favorezca las relaciones sociales y la convivencia ciudadana.

Los ecologistas también proponemos evitar que el desarrollo urbano desborde las rondas de circunvalación existentes, una red de tranvías, y poner en marcha un Plan de Movilidad que potencie el transporte público, el uso de la bicicleta y los itinerarios peatonales, así como incrementar la protección del cinturón agrícola de Valladolid, para mantener el regadío tradicional y potenciar su valor productivo, cultural y paisajístico.