Portada del sitio > Movilidad > Comunicados > El Juzgado de lo Contencioso declara la nulidad de todos los acuerdos (...)

Nota de prensa 6-VII-2007

El Juzgado de lo Contencioso declara la nulidad de todos los acuerdos municipales relacionados con el Aparcamiento de la Plaza de Portugalete

Ecologistas, Ciclistas, Vecinos e Izquierda Unida emplazan de nuevo al Alcalde para que reconvierta las plazas rotatorias en residentes, si quiere evitar la demolición del aparcamiento

Martes 10 de julio de 2007 - 207 lecturas


Por Sentencia nº 232, de 29 de junio de 2007, el Juzgado de lo
Contencioso-Administrativo nº 1 de Valladolid ha declarado la nulidad de la
licencia ambiental concedida a la empresa Corsán-Corvián por el Ayuntamiento
de Valladolid para explotar un aparcamiento subterráneo en la Plaza de
Portugalete, e, igualmente, ha declarado la nulidad de los acuerdos
municipales de aprobación del Proyecto de Construcción del aparcamiento y
del Proyecto de Urbanización de la superficie exterior. La Sentencia recoge, básicamente, los argumentos de la Sentencia del TSJ de Castilla y León de 5 de abril de 2006 donde se adoptó la medida cautelar de paralización de las obras. Se limita a recordar lo que señalaba entonces el Plan General vigente: "Las plazas destinadas a los usuarios rotatorios, sin embargo se deben emplazar en la periferia del centro, y apoyadas en vías principales o
colectoras, para evitar la congestión de sus accesos".

Igualmente, declara improcedentes todos los intentos posteriores del equipo
de gobierno del Ayuntamiento de legalizar una obra que sabían que no era
conforme a lo establecido en el Plan que ellos mismos habían aprobado. Así
declara improcedente la utilización de la figura del Estudio de Detalle para
alterar determinaciones tan detalladas del Plan General como las arriba
señaladas, señala la preeminencia de las determinaciones del Plan general
sobre las del Plan Integral de Movilidad, e indica que no puede alterarse el
carácter que el Plan general concedía a las calles Catedral y Arzobispo
Gandásegui que, obviamente, no era el de «aparcamiento bajo rasante».

Fracasa así definitivamente la maniobra municipal para reanudar unas obras
manifiestamente ilegales, en la que ha pretendido utilizar a comerciantes,
hosteleros y vecinos de la Plaza y su entorno para no encarar la única
solución razonable a estas alturas para el conflicto: la reconversión de las
260 plazas rotatorias en plazas de residentes, lo que sin duda aliviaría la
elevada contaminación que sufre el centro y también las dificultades de los
vecinos para encontrar aparcamiento, haciendo innecesario el nuevo
aparcamiento proyectado en la vecina Plaza de La Antigua.

Cada día que pase sin que el Alcalde empiece a dar pasos para modificar la
concesión administrativa de construcción y explotación del aparcamiento,
ajustándola a la legalidad, estarán aumentando los perjuicios e
incomodidades para comerciantes, hosteleros y vecinos, y también para el
concesionario Corsán-Corviam Construcción, S.A. Pero esta decisión es
responsabilidad exclusiva del regidor municipal, empecinado en sus propios
errores.

La Asamblea Ciclista, Ecologistas en Acción, la Federación de Vecinos e
Izquierda Unida se vuelven a felicitar de que en esta ocasión el ánimo
infractor del Ayuntamiento no se beneficie de la lentitud de la Justicia,
como ocurrió con los aparcamientos de las Plazas de España y de Zorrilla,
declarados ilegales tras haber entrado en funcionamiento, y esperan también
la rápida suspensión judicial del aparcamiento de La Antigua, de ser
adjudicado y aprobado. Esta decisión beneficia la salud de los
vallisoletanos, amenazada por la mala situación de la calidad del aire en la
ciudad, que el proyecto paralizado amenazaba con empeorar al inducir más de
3.000 desplazamientos diarios de vehículos privados.

Asamblea Ciclista;
Ecologistas en Acción;
Federación de Asociaciones de Vecinos;
Izquierda Unida.