Portada del sitio > Contaminación atmosférica > El aumento de los niveles de ozono ha obligado al servicio de Medio (...)

Calidad del aire

El aumento de los niveles de ozono ha obligado al servicio de Medio Ambiente del Ayuntamiento a difundir un comunicado de aviso a la población sobre los posibles riesgos generados por este gas

Medio Ambiente recomienda que se eviten los esfuerzos prolongados o desacostumbrados en las horas centrales del día

Martes 18 de mayo de 2004 - 1112 lecturas


El calor dispara el nivel de ozono, perjudicial para las enfermedades respiratorias.

El aumento de los niveles de ozono troposférico, el generado a baja altura, ha obligado [hoy 18 de mayo de 2004] al servicio de Medio Ambiente del Ayuntamiento a difundir un comunicado de aviso a la población sobre los posibles riesgos generados por este gas, cuyos efectos resultan especialmente perjudiciales en personas con enfermedades respiratorias, niños, ancianos o quienes realicen esfuerzos continuados en las horas centrales del día.

El jefe del servicio, Luis Salvador, especificó en la mañana de ayer que, en realidad, el nivel de ozono rozó en la jornada del lunes el umbral a partir del cual debe informarse de la presencia de este contaminante en la atmósfera. Ese límite mínimo se halla situado en los 180 microgramos por metro cúbico de aire. El nivel de alerta exige concentraciones más elevadas y que superen los 300 microgramos para el mismo volumen de aire.

Las condiciones meteorológicas, con una subida de las temperaturas en los últimos días, colabora en la aparición de estos episodios, en los que la contaminación generada por el tráfico de la ciudad tiene un protagonismo especial.

El ozono troposférico, a diferencia del que se sitúa en las capas altas de la atmósfera y controla el paso de los rayos ultravioleta, es un gas calificado como contaminante a baja cota.

Medio Ambiente calculaba para la jornada de ayer la superación del nivel de aviso a la población y recordó que en personas sensibles podrían aparecer síntomas tales como irritación en los ojos, dolor de cabeza o dificultades respiratorias. Por este motivo, la recomendación es que se eviten los esfuerzos físicos desacostumbrados y prolongados al aire libre, sobre todo por parte de niños, ancianos o quienes sufran patologías del aparato respiratorio. De igual manera, el consejo para deportistas, tanto profesionales como aficionados, es que se eviten las horas centrales del día para realizar ejercicios físicos de alto rendimiento.

Luis Salvador precisó que las condiciones continuarán en tanto permanezca invariable la situación meteorológica. Concentraciones similares resultan habituales, sobre todo en los meses de julio y agosto, cuando con más asiduidad se reiteran los avisos dirigidos a los vecinos por la existencia de este contaminante en el entorno de la capital.


Fuente: Texto: Julio G. Calzada. El Norte de Castilla