Portada del sitio > Movilidad > Comunicados > Más de la mitad de las personas utilizaría más el transporte público si se (...)

Movilidad / Comunicados / Transporte público

Más de la mitad de las personas utilizaría más el transporte público si se implementaran medidas de seguridad sanitaria

En Valladolid, la movilidad con respecto al periodo anterior a la pandemia se ha reducido en un 27%

Jueves 29 de abril de 2021 - 48 lecturas


  • Según un estudio publicado por Ecologistas en Acción, la pandemia de la COVID-19 ha producido un cambio en la movilidad urbana, incrementándose de forma significativa los desplazamientos a pie y reduciéndose la movilidad cotidiana.
  • El uso del transporte público colectivo se ha reducido casi en un 40 % mientras que el uso del vehículo particular ha aumentado para desplazamientos vinculados con actividades obligadas.
  • La percepción del riesgo sanitario en el uso del transporte público sigue siendo elevada.
  • Ecologistas en Acción demanda a las administraciones públicas que respondan a las peticiones de la ciudadanía e implementen medidas de seguridad en el transporte público para fomentar su uso.
  • En Valladolid, la movilidad con respecto al periodo anterior a la pandemia se ha reducido en un 27%.

Ecologistas en Acción presenta el informe “Cambios en los usos del transporte público provocados por la pandemia”, resultado de la investigación realizada en colaboración con la cooperativa Andaira S.Coop.Mad. Este informe, al igual que otros estudios realizados recientemente, destaca que el transporte público colectivo ha perdido casi el 40 % de viajeros/as, debido fundamentalmente a la inseguridad percibida por las personas usuarias.

Más de la mitad de las personas utilizaría más el transporte público si se implementaran medidas de seguridad sanitaria, como dejar espacios y asientos inutilizados para no sentarse al lado de otras personas, desinfectar y limpiar más los vehículos. Otras propuestas de la ciudadanía: mostrar de forma visible en los vehículos los registros de limpieza, reforzar la ventilación y reducir la calefacción, y aumentar la frecuencia para que los vehículos vayan menos llenos.

Asimismo, las personas encuestadas demandan de forma mayoritaria la implementación de medidas de seguridad de forma coordinada y racional, para evitar mensajes e instrucciones contradictorias. Estos mensajes contradictorios, además de ser poco eficaces, incrementan la sensación de inseguridad.

La percepción de seguridad varía en función del medio de transporte. El metro se percibe como el medio de transporte más inseguro (42 %), seguido del tren o tranvía (35 %) y el autobús (24 %).

El informe de Ecologistas en Acción evidencia que la inseguridad sanitaria condiciona el uso que se hace de la ciudad: un 84 % de las personas han modificado la pauta respecto a visitar amistades y familiares, ocio, deporte o visitar otras zonas de la ciudad, por evitar utilizar el transporte público.

En el caso de los desplazamientos por trabajo o estudios, un 55 % han modificado sus pautas. Los hombres han alterado en menor medida que las mujeres los diferentes usos contemplados de la ciudad. Las mujeres han dejado de asistir a su centro de trabajo o estudios, si tenía la opción de hacerlo, y por evitar el transporte público, en un 15,9% más que los hombres.

La pandemia nos deja cambios relevantes en la movilidad, en el uso de la ciudad, y en la intención de buena parte de la población por recuperar modos de desplazamiento más sostenibles. El 79 % de las personas encuestadas expresan su intención de aumentar los desplazamientos caminando, un 28 % muestra intención de aumentar el uso de la bicicleta. Un 36 % manifiesta tener intención de usar más en el futuro el transporte público. Sin embargo, casi un tercio de la muestra declara que tratará de usar con mayor frecuencia el coche particular.

A la luz de los resultados de esta encuesta, Ecologistas en Acción demanda a todas las administraciones públicas que respondan a las demandas ciudadanas para fomentar el uso del transporte público. La organización enfatiza que es urgente atender a los miedos de la población y poner en marcha muchas de las propuestas que realizan, no solo para hacer del transporte público un espacio seguro, sino también para que las personas tengan esa percepción de seguridad. Incrementar la frecuencia de paso de los autobuses, así como dedicar carriles exclusivos para el autobús en los accesos a las ciudades, son medidas que favorecerían el uso del transporte público, al mejorar la seguridad y la velocidad de los mismos.