Portada del sitio > Contaminación atmosférica > El tráfico, Renault y los pinos hacen de la Zona Sur la más contaminada por (...)

Revista de prensa

El tráfico, Renault y los pinos hacen de la Zona Sur la más contaminada por ozono

Las estaciones de medición de la factoría automovilística registraron los mayores niveles del verano pasado. La mezcla de los gases de los motores, de los disolventes de las pinturas y de las emisiones arbóreas multiplica la polución. Más noticias: El Ayuntamiento admite su impotencia para reducir la circulación. La forma de pintar los coches cambiará a partir del año 2007. La emisión de los bosques equivale a la producida por el hombre.

Jueves 23 de octubre de 2003 - 2337 lecturas


Julio G. Calzada / Valladolid

La Zona Sur de la capital y las localidades vecinas, como Laguna de Duero, Arroyo de la Encomienda y La Cistérniga registran los mayores índices de contaminación atmosférica provocada por la concentración en las capas bajas de la atmósfera de ozono troposférico, un elemento que puede convertirse en peligroso para la salud cuando su presencia supera los 300 microgramos por metro cúbico de aire.

Las tres estaciones automáticas de medición de sustancias contaminantes en el ambiente con que cuentan las dos factorías automovilísticas de Renault han registrado este verano las cifras más altas de ozono de todas las recogidas por la red regional de control de la contaminación. Los datos, han sido recopilados por la organización Ecologistas en Acción a través de la página web de la Comisión Europea, que anota los resultados diarios de las instalaciones de control atmosférico, tanto públicas como privadas, repartidas por la geografía de la Unión Europea.

El mes de agosto pasado la estación Valladolid R-1 situada en las instalaciones de la compañía automovilística, junto a la carretera de Madrid, superó en cuatro días consecutivos los niveles de aviso a la población por contaminación provocada por la presencia de ozono. La medición más elevada alcanzó los 209 microgramos y se prolongó hasta las 17 horas el 12 de agosto último.

El nivel de alerta salta una vez rebasados los 180 microgramos. A partir de ese límite, la Unión Europea recomienda la notificación a los residentes para que se abstengan de realizar ejercicio físico en las horas centrales del día. La información se dirige especialmente hacia las capas de la población más expuestas a sufrir dificultades, como los niños o las personas mayores y aquellas con patologías respiratorias.

El ozono nacido en las capas bajas de la atmósfera se denomina troposférico en ocasiones ha sido llamado ozono ’sucio’. A diferencia del que forma parte de las capas altas de la atmósfera, el troposférico no tiene un fin protector frente a las radiaciones ultravioletas provenientes del sol. De hecho, se forja a través de la reacción generada entre los hidrocarburos presentes en el ambiente con los compuestos vomitados por los tubos de escape de los automóviles. La insolación y el calor catalizan la reacción.

En la Zona Sur de la capital vallisoletana reúne condiciones idóneas para la generación del contaminante. Al tráfico rodado que soporta la carretera de Madrid se une el paso de las autovías en dirección a Segovia y Salamanca y la ruta ciudadana que las conecta, la Ronda Interior Sur. Los humos de la circulación se mezclan con los hidrocarburos, sobre todo con los compuestos orgánicos volátiles (COV) que escapan de los disolventes usados en la pintura de los coches fabricados en las factorías de Renault.

Conjunción

A estas dos emisiones atribuidas en exclusiva a la actividad humana se suma otra de carácter natural, pero de gran importancia: la de compuestos orgánicos volátiles emanados de las áreas de pinares de esta zona. Tesis universitarias y estudios europeos indican que las emisiones de los bosques, sobre todo de coníferas, generan casi la mitad de COV presentes en la atmósfera.

La situación vallisoletana no representa una excepción en Castilla y León, ni siquiera en el caso de España. La cuenca mediterránea, en su conjunto, se considera por la literatura científica internacional como una de las mayores concentraciones y área generadora de ozono troposférico del mundo. Una consecuencia directa de la vegetación que cubre parte de su geografía.

Tranquilas, pero sucias

El portavoz de Ecologistas en Acción, Miguel Ángel Ceballos, señala un ejemplo de la extensión del problema. Una estación como la de Peñausende, en Zamora, situada en un área rural, registró este verano tres días con niveles de ozono superiores a los 180 microgramos por metro cúbico de aire. El 11 de julio, el episodio más largo se mantuvo durante cuatro horas y la medición alcanzó los 195 microgramos. «Cuando eso ocurre en una zona rural, donde la contaminación directa resulta relativamente baja, se evidencia la peligrosidad potencial de la mezcla de una emisión natural, como la de la vegetación, con la generada por la actividad humana, sobre todo la industrial y la derivada del tráfico rodado», indica Miguel Ángel Ceballos.

Quienes ’huyen’ del centro de las ciudades en busca de un ambiente más limpio topan con un aire más espeso del que esperaban en las áreas periféricas de las grandes ciudades. La generación de ozono es precisamente más elevada en estas zonas que en el interior de los cascos urbanos, donde nace una buena parte del problema por el uso de motores de combustión.

La implicación de la actividad industrial de Renault en esta peligrosa mezcla aparece recogida en los estudios de concentración de compuestos orgánicos volátiles realizada por la Junta de Castilla y León. «Aunque la Administración regional aún no ha facilitado el mapa de emisiones, queda claro con los resultados del estudio preliminar que esta industria representa el principal foco de emisión de compuestos volátiles contenidos en los disolventes de las pinturas que utilizan en la terminación de sus automóviles», afirma Ceballos. La factoría ya cuenta con un proyecto para reducir los escapes a la atmósfera.


LA EMISIÓN DE LOS BOSQUES EQUIVALE A LA PRODUCIDA POR EL HOMBRE

La encina y el pino piñonero son dos de las especies con mayor producción anual

Julio G. Calzada / Valladolid

Los árboles llegaron antes y además, siempre lo han hecho, pero la reacción de sus emisiones gaseosas con las generadas por el ser humano causan un efecto indeseado; la formación de ozono en las capas bajas de la atmósfera, un contaminante que preocupa por sus perjuicios sobre la salud de las personas.

Los estudios sobre la emisión de compuestos orgánicos volátiles biogénicos, los surgidos de los seres vivos, comenzaron en todo el mundo alrededor de los años ochenta del siglo pasado. En Estados Unidos, el primer informe completo elaborado por Zimmerman data de 1979. Los primeros estudios concretos y mediciones nacieron a mediados de los noventa, como el denominado ’Emep/Corinair Atmosferic Emission Inventory Guidebook’ (Catálogo inventario de emisiones atmosféricas) (Mc Innes, 1996). En Europa, las mediciones comenzaron a través del denominado proyecto BEMA (Biogenic Emission in the Mediterranean Area) (Emisiones biogénicas en los países mediterráneos), que señala para España unas cifras generadas por las áreas vegetales casi similares a las surgidas de la actividad humana.

El trabajo, fechado en 1999, señala para el territorio español la emisión de 838.000 toneladas de COV a la atmósfera, en su mayor parte procedente de los bosques (511.000 Tm), seguido de los pastizales con 222.000 toneladas y 87.000 surgidas de los cultivos. Los incendios forestales colaboran con 18.000 toneladas. Frente a las emisiones biogénicas, las antropogénicas, generadas por la industria humana sumaron ese año una cifra de 1.120.000 toneladas. La mayor cantidad corresponden a compuestos orgánicos incluidos en el grupo de los monoterpenos.

La emisión no resulta homogénea y varía en función de la vegetación, de la temperatura y de las horas de sol. Donellia Sabillón Rodríguez dedicó su tesis doctoral, leída en la Universidad Pública de Cataluña en 2002 a la medición de tres especies relacionadas con el territorio español. De ellas, el pino piñonero (’pinus pinae’) y la encina carrasca (’quercus ilex’), tienen una amplia representación en los suelos de Castilla y León. El pino piñonero, especie representativa de las bandas verdes del sur de Valladolid es uno de los de mayor emisión. El otro pino estudiado el ’pinus halepensis’ o mediterráneo, típico del Levante, tiene niveles más reducidos. Aunque las mayores cifras las ofreció la encina.


LA FORMA DE PINTAR LOS COCHES CAMBIARÁ A PARTIR DEL AÑO 2007

Julio G. Calzada / Valladolid

La emisión de contaminantes contenidos en los disolventes de las pinturas utilizadas en la fabricación de automóviles tiene una fecha límite en los niveles actuales: el año 2007. El Parlamento Europeo ha aprobado a comienzos de este año una normativa que afecta a las factorías vallisoletanas, donde tendrán que realizarse cambios en los métodos de pintado similares a los que aplica en la factoría palentina de Villamuriel de Cerrato. Renault ha construido nuevas salas de pintado en la fábrica ubicada en Palencia, con una inversión superior a los seis millones de euros.

La directiva europea prevé niveles máximos más bajos de disolventes en las pinturas decorativas y las destinadas al acabado de los vehículos. Los límites se aplicarán en dos fases. La primera en 2007 y la definitiva en 2010. Sólo las pinturas destinadas a la restauración de edificios podrán tener los actuales niveles de disolventes.

No se trata de la primera reducción. En la actualidad, y según datos de la propia Unión Europea, cerca del 70% de las pinturas utilizadas en los países comunitarios tiene como base el agua.


EL AYUNTAMIENTO ADMITE SU IMPOTENCIA PARA REDUCIR LA CIRCULACIÓN

El concejal de Medio Ambiente considera que la situación no resulta grave

Julio G. Calzada / Valladolid

El Ayuntamiento de Valladolid reconoció ayer la impotencia de la autoridad local para la imposición de medidas que logren una verdadera reducción del tráfico rodado y de la circulación, tanto en la ciudad como en su entorno inmediato.

El concejal de Medio Ambiente, José Carlos Muñoz, presidió ayer una reunión del consejo de la Agenda Local 21, el documento que establece la estrategia para la aplicación de medidas que faciliten el desarrollo sostenible. Los representantes de Ecologistas en Acción plantearon en esa reunión los 35 casos de superación del nivel de aviso a la población de altos niveles de ozono en la atmósfera ocurridos durante el verano pasado. Los técnicos municipales reconocen sólo 17 episodios porque no cuentan con los que fueron comunicados por las estaciones de medición de las factorías de Renault España, que comunica directamente sus datos la Junta de Castilla y León.

En todo caso, Muñoz insistió durante la reunión en que la situación de Valladolid no resulta preocupante y recordó que una parte se debe a la concentración de pinares y vegetación de la zona sur. En este sentido, alguno de los técnicos presentes aseguró que los niveles de ozono resultan más elevados en Segovia, donde las emisiones procedentes del área de la granja y Valsaín se unen con los humos que superan la sierra de Guadarrama procedentes de Madrid.

Falta de medios

Ecologistas en Acción demandó la aplicación de medidas que reduzcan las emisiones de compuestos orgánicos industriales a la atmósfera y otras que reduzcan las provocadas por los motores de combustión de los automóviles. José Carlos Muñoz indicó que el Ayuntamiento carece de medios para el establecimiento y aplicación de un plan de estas características, indicaron fuentes que participaron en el consejo. El Ayuntamiento entregó un documento donde reconoce las superaciones del umbral de aviso a la población.


Fuente: El Norte de Castilla