Portada del sitio > Movilidad > Comunicados > Tres meses después, el GIF desconoce las razones por las que se produjeron (...)

Comunicado. 20-IX-2003

Tres meses después, el GIF desconoce las razones por las que se produjeron los hundimientos en el túnel del AVE a Valladolid

Las líneas exclusivas para la alta velocidad acarrean gravísimos impactos ambientales, desequilibrios territoriales, un elevado consumo energético, una escasa utilidad social y un altísimo coste económico

Sábado 20 de septiembre de 2003 - 1637 lecturas


Tres meses después de los hundimientos que se produjeron en el túnel del AVE a Valladolid, a su paso por Valsaín (Segovia), el GIF (Gestor de Infraestructuras Ferroviarias) sigue sin saber las razones por las que se produjeron estos incidentes. Así, lo ha confirmado el Presidente del GIF, D. Ramón Escribano Méndez, a Ecologistas en Acción, mediante escrito en el que afirma que el asunto sigue en proceso de deliberación interna. Ecologistas en Acción considera esta circunstancia alarmante y para evitar que hechos similares vuelvan a suceder ha ofrecido al GIF, de forma desisteresada, su colaboración para esclarecer los motivos de las subsidencias en el terreno. «No podemos permitir que se sigan dañando los frágiles ecosistemas de la Sierra de Guadarrama por la incapacidad del GIF».

En la madrugada del pasado 6 de junio se produjo un hundimiento en uno de los túneles de Guadarrama del AVE a Valladolid. A los pocos días se producía un segundo hundimiento. Supuestamente el GIF había tomado medidas para que estos hechos no ocurrieran, pero a pesar de consolidar el terreno inyectando hormigón, el suelo se vino abajo. Tras estos incidentes, y debido al daño ecológico que se está causando en uno de los enclaves más valiosos de la Sierra de Guadarrama, Ecologistas en Acción, solicitó al GIF información sobre las razones por las que se habían producido estas subsidencias y las medidas tomadas para evitar que volvieran a ocurrir hechos similares.

En un escrito de contestación de fecha 11 de septiembre de 2003, el Presidente del GIF deniega la información solicitada por la organización ecologista aludiendo a que el asunto -tanto los motivos que originaron los hundimientos como las medidas posteriores a adoptar- «se encuentra en un proceso de deliberación interna». Por tanto, mientras el GIF sigue deliberando sobre el asunto, los hechos podrían repetirse en otros
puntos del trazado con similares características. A este respecto Ecologistas en Acción teme lo que pueda ocurrir en el Valle de Lozoya, auténtica joya natural de la ladera madrileña de la Sierra de Guadarrama. Por estas razones, y con el objetivo de agilizar las investigaciones y las soluciones, Ecologistas en Acción, ha ofrecido al GIF sus servicios. Esta colaboración no supondría, en ningún caso, un nuevo incremento del presupuesto del proyecto, ya que los ecologistas trabajarían de forma voluntaria.

A juicio de Ecologistas en Acción, los fallos e incidentes que se vienen acumulando durante la construcción de las diferentes líneas de alta velocidad que gestiona el GIF, viene a demostrar la incapacidad técnica del Ente Gestor y de las empresas adjudicatarias. Es importante recordar que algunas de las empresas que están realizando el tramo del túnel que se ha hundido en Valsaín son las mismas que ejecutarán el túnel entre Atocha y Chamartín (FCC y Ferrovial) y que en este caso, el proyecto, carece incluso de Evaluación de Impacto Ambiental.

Ecologistas en Acción, además, quiere reiterar la irracionalidad del planteamiento de las nuevas infraestructuras ferroviarias basado en la construcción de líneas exclusivas para la alta velocidad. Esta circunstancia acarrea gravísimos impactos ambientales, desequilibrios territoriales, un elevado consumo energético, una escasa utilidad social y un altísimo coste económico. Basta decir que cada kilómetro de AVE tiene un coste medio en torno a los 2.000 millones de ptas. o que un hospital medio y moderno cuesta lo mismo que uno de los 27 km del túnel de Guadarrama previsto). Además, supone la desaparición del ferrocarril como servicio público para la mayoría y su transformación en un servicio privado destinado a una minoría pero pagado por todos y todas.


Más información: Mª Angeles Nieto, 656 92 50 82