Rancho Linares, otra vez amenazado

La propiedad

El origen del Rancho Linares está en los caprichos de una familia indiana que hizo fortuna en México y que a su regreso al Puerto se hizo construir una villa con sabor americano. Las tierras del Rancho Linares eran productivas y se dedicaban al cultivo de cereal, vides y productos de la huerta. Estuvieron en explotación hasta los años 60 del siglo pasado. Una buena parte de la finca se dedicó a la caza dando lugar a uno de los bosques más valiosos de la Bahía de Cádiz.

pozoyedificio
Restos del pozo y edificio del cortijo.

Riqueza botánica y faunística

La riqueza botánica de Rancho Linares puede medirse en la cantidad de especies de flora que atesora, más de doscientas, lo que representa el bosque más biodiverso del municipio. Alberga, también, un acebuchal en buen estado de conservación.

Además, la finca es hábitat del camaleón común (Chamaeleo chamaeleon L.) según los informes avalados por técnicos independientes de reconocido prestigio.

lupinus Una joyita de la flora, Lupinus Cosentinii

Un poco de la historia que se entrevé en Rancho Linares

La necesidad de abastecer de agua potable a la Ciudad de El Puerto de Santa María durante la Edad Moderna, el aumento de la población, el comercio con las Indias y ser invernadero de las galeras reales, motivó la construcción de una obra de ingeniería sin parangón en la época: el acueducto de La Piedad (s. XVIII). Con una longitud de más de 5 kilómetros de longitud traía aguas desde los manantiales de Sidueña (Doña Blanca), a la Fuente Vieja, en el Olivar de La Victoria (actual parque de la Victoria) y hasta la Fuente de las Galeras.

respiradero
Respiradero intacto del acueducto subterráneo de la Victoria.

>> Ruta completa del recorrido en wikiloc

En Rancho Linares aún podemos ver una construcción relacionada con el acueducto de La Piedad. Se trata de un lucernario, o registro, que facilitaba la limpieza, ventilación y control de presión en el interior de la galería subterránea.

Acoso urbanístico y especulación

En la época de especulación feroz, los años del ladrillo, El Puerto perdió cerca de casi dos millones de metros cuadrados de terrenos forestales (pinares y retamares). Eran los años de recalificaciones ilegales, como Golf El Puerto, y de proliferación de urbanizaciones ilegales, como la del Pinar de Coig, pinar del Obispo… En octubre de 2006 presentamos ante la Fiscalía una macro denuncia contra los principales responsables del ayuntamiento por presuntos delitos contra la ordenación del territorio y el patrimonio histórico, prevaricación, malversación… de la que se han derivado siete procesos judiciales, que ha llevado a la inhabilitación de un ex alcalde y varios ex concejales de urbanismo.

La propiedad de Rancho Linares pasó de mano en mano y acabó en la empresa Atalaya Desarrollo Inmobiliarios S.L. que promovió la recalificación de estos terrenos para poder construir 1.260 viviendas. El ayuntamiento modificó el PGOU en 2010, sin someterlo a la preceptiva Evaluación Ambiental Estratégica, accediendo a los intereses de esta empresa, que nunca invirtió nada. Entonces Ecologistas en Acción se opuso a los intentos de construcción en Rancho Linares, aunque afortunadamente el proyecto fue abandonado por la crisis.

concentracion 2009
Concentración en contra de la urbanización de Rancho Linares en 2009

Y ahora de nuevo se cierne sobre Rancho Linares la sombra de la destrucción y su pérdida irreversible. El ayuntamiento aprobó en febrero de 2020 el actual Proyecto de Urbanización y le urge ponerlo en marcha. De hecho, ya ha demostrado su connivencia al permitir la descarga de toneladas de escombros procedentes del residencia de tiempo libre de Cádiz en una zona de Rancho Linares. Un nuevo proyecto cargado de irregularidades administrativas. Justo dos días antes, la empresa promotora Atalaya vendió la finca a Marsur TS-21 S.L., todas del Grupo Q.

jierros
Los restos de la Residencia de Tiempo Libre de Cádiz ya forman parte del patrimonio de El Puerto por gentileza del grupo de empresas Q.

Ya ha habido otras actuaciones en la finca, en este caso con relación a los camaleones. Al ser el camaleón una especie protegida en peligro, cualquier proyecto de urbanización debe iniciarse con una operación de retirada y salvaguarda de los ejemplares, por ley. Sin embargo, la empresa asegura que no hay camaleones y el ayuntamiento y la Junta “se lo creen”.

Chiste Camaleones

El cinturón verde de El Puerto

Estos eran en 2009 nuestros argumentos para oponernos a la urbanización de Rancho Linares y nuestra propuesta:

“Gran parte de los terrenos estaban declarados de uso industrial por el PGOU en vigor. El hecho de que no se hayan desarrollado demuestra lo innecesario de estos suelos industriales. Esta situación permite la desclasificación de Rancho Linares como suelo industrial sin causar perjuicio al tejido productivo del municipio.

Su desclasificación serviría para crear un gran Sistema General de Espacios Libres que, unido al Pinar de Coig y a la Sierra de San Cristóbal, mejoraría ostensiblemente la calidad paisajística y las posibilidades de uso público en estas zonas verdes. Serviría para restaurar la enorme deforestación que ha sufrido el municipio por causa de la especulación urbanística.”

La propuesta para restaurar y preservar los Espacios Libres de la zona Norte de El Puerto

Ecologistas en Acción propone que la totalidad de esta finca se declare Sistema General de Espacios Libres, única forma de garantizar la conservación de este importante terreno forestal y que pueda ser disfrutado por todos los ciudadanos.

Es tu turno. Actúa.

Tenemos una oportunidad para proteger un lugar de extraordinaria biodiversidad en la Bahía de Cádiz. Pretenden construir una urbanización innecesaria, una obra bajo sospecha de oscuros intereses especulativos.

Firma para pedir al alcalde de El puerto, Sr. Beardo, que suspenda la tramitación de obras a la empresa Matsur.

Protege tu entorno natural, aún estamos a tiempo de salvar a Rancho Linares. Firma ahora!

–>> FIRMA LA PETICIÓN <<–