Np Contratas 2

No a la prórroga de la concesión de limpieza y basuras

El Puerto, a 26/11/2020

Ante el anuncio de que el Pleno del ayuntamiento del próximo viernes va a abordar la prórroga de la concesión a la empresa FCC del contrato de limpieza viaria y recogida de residuos urbanos, Ecologistas en Acción advierte que el pliego de condiciones de este contrato se basa en un modelo obsoleto que incumple los principios y normativa de la economía circular.

No se puede prorrogar un modelo insostenible de gestión de residuos de la ciudad. Urge implantar la economía circular.

En España la gestión de residuos todavía descansa predominantemente en el vertedero, en aplicación de una antigua directiva europea, que data de 1999 y que supuso un avance significativo en la materia al establecerse, por primera vez, un reglamento al respecto que ha ido modificándose durante 15 años.
Es la nueva Directiva 2018/850 del Parlamento europeo y el Consejo, de 30 de mayo de 2018, la que acomete una revisión profunda de la gestión de los residuos, en ella se enfatiza la necesidad de someterlos a un tratamiento adecuado para preservar la salud humana y el medio ambiente, prioriza la reducción del vertido de los residuos municipales, especifica el alcance de lo que debe entenderse por tratamiento previo, como es la obligatoriedad de nuevas recogidas separadas para los biorresiduos o fracción orgánica, textiles y residuos domésticos peligrosos, de competencia municipal. También obliga a que las entidades locales dispongan de tasas diferenciadas y específicas para los servicios que deben prestar, define las competencias de las diferentes administraciones públicas, y posibilita la adopción de medidas económicas, entre las que destacan los cánones aplicables a la eliminación de los residuos mediante depósito en vertederos e incineración.
Es a partir de esta nueva directiva cuando se enciende la luz verde para establecer nuevos objetivos legalmente vinculantes. Los Estados miembros deberán alcanzar unas tasas de reutilización y reciclaje de basura a nivel municipal que irán aumentando progresivamente, pasando del 55 % en 2025, al 60 % en 2030, con objetivos específicos en el reciclado para cada tipo de residuos: envases en total del 65% en 2025 al 70% en 2030, diferenciando los objetivos para envases de plástico (50 y 55%), de madera (25 y 30%), de metales ferrosos (70 y 80%), de aluminio (50% y 60%), de vidrio (70% y 75%), y de papel y cartón (75% y 85%). Los municipios estarán obligados a la recogida selectiva de biorresiduos antes del 31 de diciembre de 2023, que se adelanta en el anteproyecto de ley del estado español al 31 de diciembre del 2021 para aquellas localidades con más de 5000 habitantes, y de textiles y residuos peligrosos de origen doméstico antes del 1 de enero de 2025. Los vertederos, a partir de 2030, no podrán hacerse cargo de los desperdicios municipales que pueden ser reciclados. Además, los países de la UE tendrán que garantizar que para 2035 se reduzca al menos en un 10 % el total de basura proveniente de los municipios. Si no se comienza ya a instalar los contenedores marrones (de fracción orgánica) e informar y concienciar a la población, será imposible de cumplir el objetivo.

Este es el futuro que hay que abordar ya, sin demoras ni prórrogas de modelos insostenibles. Ecologistas en Acción ya propuso al anterior equipo de gobierno que incluyera cláusulas en el pliego del contrato actualmente en vigor, que fueran en esa dirección; lamentablemente las desestimó, optando por el actual modelo, en el que la mayoría de los residuos vertidos al contenedor gris, incluyendo la materia orgánica, terminan en el vertedero de Las Calandrias.
Creemos que con la prórroga del contrato de limpieza con FCC se pierde una interesante oportunidad para iniciar un proceso de cambio, que podría haber consistido en condicionarla al compromiso por parte de la empresa de comenzar con programas pilotos de separación de la fracción orgánica y la promoción del compostaje familiar o comunitario que permitan la reutilización de esos biorresiduos. También es imprescindible la implementación de campañas de sensibilización, información y educación a la población para conseguir la participación de la ciudadanía en esta nueva cultura en la gestión de los residuos, necesaria y obligatoria.
Y es que desde otras instituciones públicas, como la Diputación provincial o la Delegación Territorial de Desarrollo Sostenible, se están impulsando compromisos de adaptación a la nueva normativa, con reuniones participativas periódicas, la última de ellas la semana pasada, donde se aprobó la redacción del Nuevo Plan provincial de gestión de residuos, la modernización de las plantas de tratamiento, la adecuación de las plantas de transferencia que acogerán la materia orgánica y la implementación de programas de concienciación, sensibilización y comunicación a la ciudadanía. En poblaciones más pequeñas que El Puerto, como los pertenecientes a la Mancomunidad de La Sierra de Cádiz, se está ya implantando progresivamente el proyecto de Economía circular en el ámbito de la gestión de los residuos que se generan en esos 19 municipios, con notable éxito. Todo ello en consonancia con el Plan Integral de Residuos de Andalucía hacia una economía circular (PIRec), actualmente en proceso de elaboración por parte de la Junta de Andalucía. Las diferentes administraciones empiezan a mover ficha. El Puerto puede quedarse a la cola e incumplir estos objetivos.

Np Contratas
Reciclar es amar el Puerto, ¿quién se toma en serio esta bonita frase?

Recordamos a nuestro alcalde, el Sr. German Beardo, como ya lo hicimos en el último Consejo Municipal de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible al concejal de Medioambiente, el Sr Millán Alegre, que están obligados a actualizar las Ordenanzas municipales de residuos, así como a redactar, de forma participativa, un Plan Local de Acción frente al cambio climático; se les acaba el tiempo. Lamentablemente, el alcalde no ha respondido a nuestra solicitud, reiterada en varias ocasiones, de mantener una reunión para tratar estos temas fundamentales en la gestión responsable de nuestro municipio, seguimos sin Plan de Acción Climática y sin actualización de las Ordenanzas municipales de residuos; que nosotros sepamos no están haciendo sus deberes.