Miércoles, Julio 18, 2018

PATRITE-GARGANTA DEL ZAPATO-CANUTO DEL MONTERO –PATRITE

Tipo de ruta: circular

Tipo de camino: sendero, pista, carretera

Longitud ruta: 17 kilómetros

Desnivel acumulado: +800metros; -791metros

Tiempo estimado: 7 horas

Dificultad: media

 

Esta ruta circular nos permitirá caminar por dos canutos de gran importancia botánica. Uno de ellos, el del Montero, está considerado como uno de los bosques de nieblas más importante de Andalucía. Ambos están situados en el sudoeste de la sierra del Aljibe, y en los dos se forman una extensa y densa formación vegetal, lo que impide que en algunas zonas penetre la luz solar.

El inicio de este recorrido parte de la Venta de Patrite, que está situada al final de la carretera CA-2115 y transcurre en su primera parte por la Vereda de Patrite a Jimena. Al principio la vereda esta asfaltada hasta llegar a una cancela, pasada esta, transcurre por un sendero en el que nos encontraremos un cartel informativo de la ruta de “los molinos de Patrite”. El primer tramo es casi llano, encajonado por grandes rocas de areniscas a nuestra izquierda y el cao o canal que llevaba agua a uno de los treces molinos que habían por la zona y el río Rocinejo a la derecha

A medida que vayamos avanzando el sendero se aleja cada vez más del cauce del río y antes de llegar a un frondoso pino, giraremos a nuestra izquierda y comenzaremos a ascender hasta llegar a un mirador desde podremos ver el molino de Castro Abajo y los riscos del Tajo Amarillo y el de los Aguiluchos. Después de efectuar un zigzag, el sendero desciende y cruzaremos el arroyo del Espino, y durante el caminar, disfrutaremos de hermosas vistas del paraje de los Tallones con sus agujas pétreas. Pasaremos junto a los restos del molino de los Espartidores o Repartidores y después de pasar por una cancela verde nos encontraremos con el río del Montero, que vadearemos.

Después de pasar el río, giraremos en dirección norte recorriendo unos 50 metros. Volveremos a girar de nuevo, pero esta vez en dirección este, y caminaremos por la Vereda de Patrite a Jimena hasta encontrarnos con una nueva cancela. En este punto tomaremos dirección norte y caminaremos unos 2 kilómetros junto a una valla dejando a nuestra izquierda el abrevadero y el cortijo del Cerrovín. Nos encontraremos con una angarilla que nos permitirá llegar a una pista, que después de un fuerte repechón, nos conectara con la carretera que sube al pico del Montero. Caminaremos por esta carretera unos dos kilómetros, dejando a nuestra izquierda el rancho de los Fernández y las Casas de la Laguneta. Durante el caminar podremos disfrutar de hermosas vistas del embalse del Barbate, Alcala, Benalud y Vejer

A pocos metros de pasar el arroyo del Zapato, nos encontraremos con un sendero a nuestra derecha. Cogeremos este, y después de una corta subida, la senda se bifurca en dos. Seguiremos por el que asciende a nuestra izquierda, y aunque al principio se aleja del cauce de la garganta del Zapato, nos llevara a un antiguo asentamiento humano con su horno de pan en perfecto estado. Estas antiguas edificaciones están enclavadas entre un disperso alcornocal y rodeadas de enormes piedras de areniscas con peculiares formas. A partir de aquí el sendero se ensancha y conforme se va acercando a la margen derecha de la garganta aparece el bosque de galerías propio de los “canutos”: quejigos, avellanos, alisos, ojaranzos…

Conforme vamos ascendiendo nos alejamos de nuevo de la garganta, ya que esta gira bruscamente a dirección sur. La última parte de la subida es la de mayor desnivel y transita por una zona desprovista de vegetación arbórea, dejando a nuestra izquierda el enorme farallón de arenisca y marga que conforman el paraje conocido como la Cueva del Zapato. Los últimos metros de desnivel coincide con la aparición de un pequeño bosquete de quejigos.

Después de pasar por una angarilla bajaremos por un enorme quejigal que es antesala del “canuto del Montero”. Caminaremos en dirección nordeste junto al arroyo por su margen izquierda, hasta encontrarnos con una pasada natural, que nos permitirá pasarnos a la otra margen del curso fluvial a la altura del Tajo del Madroño. Poco a poco la vereda se va ensanchando y nuestra caminar se hace más cómodo, gracias a la amortiguación que nos proporciona la enorme cantidad de hojarasca esparcida por el camino. La presencia de gran cantidad de quejigos candelabros y de los elementos arbóreos propios de los canutos, hará posible que caminemos durante un buen trecho, después de pasar un horno de pan, por un hermoso bosque de galerías, en donde el rododendro, si esta en flor, le dará su toque de colorido.

El sendero después de una pequeña bajada entronca con una pista por la que caminaremos unos cien metros. Dejaremos esta y bajaremos hacia el arroyo hasta encontrarnos con un estrecho sendero que transita a media ladera, permitiéndonos ver el río y las pequeñas cascadas y pozas que se forman en el mismo. El sendero antes de empezar a descender termina en una pequeña atalaya desde donde podremos ver una hermosa panorámica de la Pantaneta del Montero y sus alrededores, el embalse del Barbate, y las poblaciones de Alcala, Benalup y Vejer.

A partir de aquí empezaremos a descender junto a una conducción de agua .La senda termina en una angarilla, que nos permitirá llegar a la carretera del Montero a la altura de la pantaneta y a los hoyos de San Gregorio. Lugar en donde se encuentran la toma de agua y la Chorrera del Montero. Unos metros más adelante, nos encontraremos con el arroyo del Zapato y volveremos a Patrite por el mismo camino que iniciamos este itinerario pero en sentido inverso.