Lunes, Diciembre 11, 2017

Domingo 18 de mayo. Senderismo “La Sauceda-Canuto del Montero-Patrite”

DESNIVEL: +338/-775 METROS

RECORRIDO: 18 KILÓMETROS

TIEMPO: 8 HORAS

DIFICULTAD: MEDIA

CARACTERISTICAS DEL RECORRIDO: SENDERO Y PISTA

 

 

Iniciaremos la travesía desde el Área Recreativa de La Sauceda, que está a una altitud de 550 metros, por un sendero que después de cruzar un puente de hormigón asciende continuamente entre lentiscos, coscojas, heléchos, alcornoques y quejigos hasta llegar a una explanada en donde se encuentran una ermita y varias construcciones a su alrededor, que son los vestigios del poblado de La Sauceda, cuya historia se remonta al siglo XVI.

Desde la explanada nos dirigiremos a la garganta de Pasadallana, que atravesaremos por un puente de madera. Remontaremos la misma por su margen derecha y nos adentraremos en un bosque cerrado de alcornoques y de enormes quejigos cubiertos de musgo y líquenes. También podremos contemplar como en las márgenes de la garganta crecen el aliso, el avellanillo y el rododendro que en primavera nos enseña su bonita flor de color lila. Después de 45 minutos de continua ascensión llegaremos a una pista, que en su borde hay construida un depósito de hormigón.

En este lugar giraremos a nuestra izquierda y caminaremos unos 200 metros; localizando a nuestra derecha un pequeño collado, hacia donde pondremos rumbo, a través de una loma exenta de arbolado y 

acompañados de hérguenes, aulagas, matagallos y tojos. En el mismo collado nos encontraremos una valla de piedra con una angarilla que atravesaremos y nos dirigiremos por un sendero que a veces se pierde, pues la vegetaciones muy espesa, hacia el puerto del Roble (836 metros), en donde nos encontraremos con una valla de piedra que sirve de línea divisoria entre las provincias de Málaga y Cádiz. Podremos contemplar desde este punto una bella panorámica de la sierras del Aljibe, de los Frailecillos y del quebradizo perfil de la garganta del Montero.

 

Desde el puerto del Robles empezaremos a descender en dirección Oeste por un sendero bastante visible que nos llevará hasta un rellano junto a restos de una edificación, momento en el que podríamos afirmar que empezamos a sumergirnos en este esplendido "Canuto". El sendero gira a la izquierda y continua descendiendo en dirección Suroeste por un bosque de alcornoques y quejigos y un denso helechal que junto a la gran cantidad de hojarasca, hace que algunos tramos del camino queden ocultos. Llegará un momento en que podremos contemplar el pico del Montero desmochado y la incursión en el mismo de un radar militar, observable a distancias considerables desde cualquier punto del parque y que nos muestra una actuación emblemática de desfiguración del paisaje. Pasaremos por un pinar de repoblación y por un horno de pan antes de cruzar dos arroyos que mueren en el del Montero.

 

Una vez cruzado los arroyos nos encontraremos en la orilla del Montero en su margen izquierda aunque pronto tendremos que vadearlo para acompañarlo por su margen derecha por el Tajo del Madroño a una altura de 650 metros de altitud. Poco a poco la vereda se va ensanchando y nuestro caminar se hace más cómodo, gracias a la amortiguación que nos proporciona la enorme cantidad de hojarasca esparcida por el camino. La gran cantidad de quejigos candelabros hará posible que caminemos durante un buen trecho por un hermoso bosque de galería, después de pasar un nuevo horno de pan el camino se bifurca. Nosotros seguiremos ahora por un estrecho sendero que sin perder altura nos posibilitará contemplar el río y las pequeñas cascadas y pozas que se forman en el mismo. Cuando empecemos a descender de forma más brusca podremos contemplar una bella panorámica del pueblo de Alcalá de los Gazules, la pista asfaltada que recorre los montes de Alcalá y la pantaneta. El sendero que nos llevará a la misma transcurre durante un tramo junto una conducción de agua de reciente construcción.

 

Dejando el embalse a nuestra derecha y al arroyo del Zapato a nuestra izquierda, caminaremos durante 2 kilómetros por la pista asfaltada hasta llegar a las Casas de las Lagunetas. A esta altura sale un camino a nuestra derecha que nos llevará hasta un extenso bujeo conocido por Espejillos Bajos. Después de pasar una angarilla descenderemos por la Vereda de Patriste a Jimena y una vez que pasemos una cancela, el camino se estrecha y para poder cruzar el río del Montero tendremos caminar unos 50 metros junto al río hasta encontrar el sitio adecuado para vadearlo. Una vez que lo crucemos nos encontraremos con otra cancela metálica y con un cartel que nos indica el final del recorrido de la ruta de los Molinos. Camino que está señalizado y que en unos treinta minutos nos llevará hasta Patriste punto final de la travesía.