Reiniciamos el programa de senderismo con una ruta a través de El Pinsapar

El Puerto de Santa María, 25/10/2021

Tras año y medio de parón debido a la pandemia, Ecologistas en Acción de El Puerto ha reiniciado su programa de senderismo a través de los espacios naturales protegidos de la provincia con la realización de un ruta inédita, de alto valor ecológico, paisajístico e histórico por la zona de reserva del Parque Natural de la Sierra de Grazalema.

La ruta, en la que han participado 50 personas, ha partido del Puerto de Los Acebuches, recorriendo el sendero hasta los Llanos del Rabel; después, se ha ascendido al Puerto de la Foyaga por la Cañá del Rabel, un antiguo camino que utilizaban los carboneros y cabreros que vivían en estos montes. La bajada a Benamahoma se realizó por un tramo de la Pasá Vieja, otra antigua vereda que utilizaban los vecinos de Benamahoma para subir al Pinsapar.

En este interesante recorrido nos han acompañado tres vecinos de Benamahoma que vivieron en El Pinsapar, explicando sobre las ruinas de las antiguas viviendas la forma de vida que existió en esta sierra hasta su adquisición por el ICONA en 1972 y su posterior declaración de Parque Natural en 1984.

El «Grupo Q» traslada la construcción de las viviendas del Rancho Linares a Bahía Alta

El Puerto de Santa María, 21/10/2021

 

El «Grupo Q» ha anunciado a las personas que habían contratado una vivienda en el Rancho Linares, que van a construirlas, pero en la urbanización contigua de Bahía Alta, en la antigua Bodega de San José del Pino.


Ecologistas en Acción viene advirtiendo desde hace más de una década de la imposibilidad legal de construir una urbanización en el Rancho Linares, zona de alto valor ecológico y reservada en el Plan de Ordenación del Territorio de la Bahía de Cádiz para zona verde y parque urbano. Esta urbanización no se ha sometido a la preceptiva Evaluación Ambiental Estratégica, misma razón por la que se ha anulado el PGOU de El Puerto. Pero la empresa promotora, el Grupo Q, y el ayuntamiento han persistido en prometer la construcción de 1.260 viviendas.

La empresa promotora montó una caseta en el mismo Rancho Linares para la venta de la primera exigua promoción de 60 viviendas, para lo que cobró la correspondiente señal; viviendas que aseguraron comenzarían a construirse en septiembre del pasado año. Pero el proyecto de urbanización se terminó por anular por la misma Junta de Gobierno Local que lo había aprobado al aceptar el recurso presentado por Ecologistas en Acción por no haberse sometido a ningún procedimiento de Evaluación del Impacto Ambiental.

La concejala de Urbanismo aseguró que esta anulación se debía a la falta de un simple trámite, que ya había sido solicitado a la Delegación Territorial de Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, y que pronto se volvería a aprobar el Proyecto de Urbanización. Nueve meses después, el proyecto sigue paralizado.

Ahora, el Grupo Q ha adquirido una parcela en Bahía Alta para construir las viviendas que tenían previstas en el Rancho Linares. Esto demuestra la innecesariedad de urbanizarlo, ya que en Bahía Alta están previstas 999 viviendas desde hace 15 años, y no se han construido ni el 10%.

Cada vez está más claro que este proyecto está condenado al fracaso, y que mejor sería que el Equipo de Gobierno así lo reconociera, como ya hiciera el Pleno municipal que se pronunció en contra de esta urbanización el pasado mes de diciembre. Este absurdo empecinamiento en un proyecto inviable lo que hace es hacer perder el tiempo a los técnicos del ayuntamiento y de la Junta de Andalucía, y hacérnoslo perder también a los ciudadanos que hemos tenido que actuar para evitar este despropósito.

Ecologistas en Acción seguirá oponiéndose a cualquier intento de urbanizar el bosque más biodiverso del municipio, y exige a los responsables municipales que dejen de mentir sobre este proyecto urbanístico y no amparen más chanchullos para favorecer a una empresa privada.

Es lamentable que quienes deben defender nuestro medio ambiente aprueben su destrucción, y que sea la ciudadanía la que se tenga que enfrentar a este despropósito participando en las numerosas acciones en defensa de este bosque, y que es protagonista de este éxito que, sin duda, culminará cuando se proteja legalmente el Rancho Linares y se conjure definitivamente cualquier amenaza de urbanizarlo.

Por último, exigimos responsabilidades a los responsables de esta lamentable trama para urbanizar el Rancho Linares: a la concejala de Urbanismo que ha estado defendiendo reiteradamente la legalidad del proyecto de urbanización y descalificando las advertencias de Ecologistas en Acción; al concejal del Área de Medio Ambiente por su silencio y por aprobar un proyecto sin haberse sometido a Evaluación del Impacto Ambiental; al Jefe de Servicio de esta Área por informar favorablemente este proyecto; y al alcalde por mantener un silencio cómplice, como si el Rancho Linares no estuviera en El Puerto, pero aprobando todos los trámites ilegales para su urbanización.