En memoria de Oriol Solé Sugranyes, Salvador Puig Antich, Heinz Ches. NI HEORES, NI MARTIRES. Imprimeix
divendres, 2 de març de 2012 09:53

Salvador Puig Antich (Barcelona, 30 de mayo de 1948 - 2 de marzo de 1974) fue un anarquista catalán, activo durante los años sesenta y principios de los setenta. Murió ejecutado por el régimen franquista tras ser juzgado por un Tribunal Militar y condenado como culpable de la muerte del subinspector de 23 años Francisco Anguas Barragán en Barcelona.

Los episodios del mayo francés de 1968 fueron decisivos para que Puig Antich decidiera lanzarse a la lucha. Su primera militancia fue en las Comisiones Obreras y formó parte de la Comisión de Estudiantes del Instituto Maragall. Ideológicamente pronto evolucionó hacia posiciones anarquistas, que rechazaban cualquier tipo de dirigismo y jerarquía dentro de las organizaciones políticas y sindicales en la lucha de la clase obrera hacia su emancipación. Después de iniciar estudios universitarios de Ciencias Económicas y abandonar para que no le gustaba el carácter ultramatematicista, hizo el servicio militar en Ibiza donde fue destinado a la enfermería del cuartel. Una vez licenciado, se incorporó a la nueva organización MIL, integrándose en la rama armada. Participó, haciendo de chófer, en las acciones del grupo, que consistían generalmente en realizar atracos a bancos. El botín se destinaba a potenciar las publicaciones clandestinas del grupo ya ayudar a los huelguistas y los obreros detenidos.

Puig Antich y sus compañeros se movían con facilidad en el mundo de la lucha clandestina y viajaban a menudo al sur de Francia, donde se relacionaban con viejos militantes cenetista.

En agosto de 1973, se reunieron en Francia para celebrar el Congreso de Autodissolució del MIL. El mes siguiente, tras el atraco a una oficina de La Caixa en Bellver de Cerdanya, comenzó una fuerte ofensiva policial contra los militantes del MIL.

Primero cayeron Oriol Solé Sugranyes y Josep Lluís Pons Llobet, y, a continuación, Santi Soler, que fue detenido, interrogado y torturado y acabó confesando los lugares de encuentro clandestina de sus compañeros. El mismo Santi Soler fue utilizado de trampa por la policía de la brigada politico social de paisano para detener a Xavier Garriga y Salvador Puig Antich. La operación, minuciosamente preparada, se efectuó el 25 de septiembre de 1973 en la esquina entre las calles Girona y Consell de Cent en Barcelona. Los dos anarquistas fueron detenidos en el bar Funicular donde habían quedado con Santi Soler, Jean Marc Rouillan consiguió huir y, a continuación en el portal del número 70 de la calle Girona, tuvo lugar un tiroteo a consecuencia del cual Puig Antich queda malherido y el joven policía Francisco Anguas Barragán resultó muerto.¿ATRACADORES O REVOLUCIONARIOS ?

Cuando se combate la explotación capitalista en una sociedad que existe gracias a dicha explotación, los órganos defensores de esa sociedad tratan de eliminar a sus revolucionarios enemigos.

Cuando, hace casi dos meses, la policía trató de detener a unos militantes del M.I.L. (movimiento ibérico de liberación) y utilizó sus armas contra ellos, hiriendo gravemente a uno de estos militantes revolucionarios, el instrumento de la represión al servicio de esta sociedad capitalista se cebaba una vez más en los enemigos de la explotación. Pero no era bastante con tratar de eliminarlos físicamente : era necesario, además, tratar de ocultar su verdadera naturaleza. De ellos se dijo que eran "quinquis", atracadores, vulgares asesinos a sueldo. Nada de esto cierto : el M.I.L. es una organización revolucionaria, que impulsa la lucha de clases, poniendo al servicio de la autoemancipación de los trabajadores una serie de medidas radicales de combate. El M.I.L. ataca la propiedad privada, expropiando de las manos explotadoras el Capital acumulado en los bancos (verdadera expresión, simbólica y real, de la dominación capitalista). Éstos fondos "recuperados" por el M.I.L. de las manos explotadoras, permiten la financiación de un agitación armada anticapitalista y permiten también dotar de medios radicales de combate a los trabajadores en lucha : apoyando huelgas, realizando sabotajes, habilitando medios de propaganda y de agitación teórica, minando en su raíz las bases mismas de la estructura social explotadora. Todo ello, sin pretender dirigir, esforzándose por mantenerse al nivel real de la lucha de clases, sin embarcar a los trabajadores en formas de lucha que excedan de sus planteamientos concretos. Sobre uno de estos militantes revolucionarios pesan hoy dos penas de muerte. La "justicia" burguesa se esfuerzan acelerar su acción represora, sin dar tiempo a que se revele la verdadera naturaleza de sus actos. Ello exige que seamos rápidos en expresar claramente nuestra repulsa, no sólo ante el intento deformador de los represores, sino también frente a su deseo de ejecutar inmediatamente las penas solicitadas.  !! POR LA TOTAL AUTOMATIZACIÓN DE LA CLASE OBRERA !!  !! POR LA LUCHA PERMANENTE CONTRA TODO SISTEMA DE OPRESIÓN !!

 

Colectivo de presos políticos anti-autoritarios Cárcel Modelo de Barcelona. Noviembre 1973

Darrera actualització de diumenge, 4 de març de 2012 12:38