Skip to content

Cuando el nazi es el muerto, sí es un crimen político para la justicia española. Procesado Rodrigo Lanza, tras casi un año en prisión preventiva.

by C.N.A. on octubre 12th, 2018

Por desgracia, no tenemos fuente directa de la información, con lo cual poco más que la manipulación de los medios de comunicación de masas, de los traficantes de información, podemos daros.

La muerte del motero nazi Víctor Laínez, de la que se acusa (menos mal que todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario) a Rodrigo Lanza, acontecida en la puerta de un bar de Zaragoza fue “un ataque alevoso, mortal y con ensañamiento y por motivos ideológicos”; esa es la conclusión a la que ha llegado tras diez meses de instrucción (ya sabemos lo que implica tanto esa instrucción como el sueldo que reciben l@s mercenari@s del estado) la titular del juzgado de instrucción número 3 de la capital aragonesa, Mercedes Terrer, que ha cerrado la causa y ha ordenado que el caso sea enjuiciado por un jurado popular de nueve ciudadanos, según publican quienes copian y pegan la información del post franquista estado español sin mayor verificación Heraldo y  El Periódico de Aragón.

En diciembre del año pasado pasó todo, con gran difusión de la prensa del régimen. Un amigo del nazi asesinado se inventó una historieta de un pobre viejo asesinado por llevar unos tirantes con la bandera de España. Un amigo también nazi, que curioso. Sin embargo, no hay tirantes con banderas entre las piezas de convicción del caso, ya fuera porque se hubieran perdido tras la atención hospitalaria a la víctima o por otros motivos. No obstante, la magistrada concluye que la muerte del nazi fue un crimen por motivos ideológicos y sostiene que este sí los llevaba esa noche. Ya sabemos el poder de l@s jueces en este país. La realidad, da igual que sea otra, lo importante es el sistema, y acabar con sus oponentes.

“Se aprecian indicios de que el presunto autor de los hechos actuó movido por motivos ideológicos”, indica la juez. Sin embargo, no logramos encontrar el auto judicial, con lo cual no os lo podemos mostrar, y la información que tenemos está tan sesgada como ver intereconomía.

Según el auto, Lanza se acercó a Laínez, que estaba tomando una consumición en un extremo de la barra, después de que alguien comentara que tenía ideas de extrema derecha, que formaba parte de un grupo de moteros de esa tendencia ideológica o que había sido legionario. Le llamó “facha” y “fascista” y, según comentó a sus acompañantes, éste le dijo “sudaca” y le mandó callar. Da igual lo que declarara Rodrigo a la burocracia judicial. La jueza ya parece haberlo condenado, como si ella estuviera allí. No olvidéis que algo así os puede pasar a vosotr@s, y vuestras opciones serán pocas ante cualquier ataque nazi: correr, o defenderos. Rodrigo se defendió.

La juez descarta que el nazi llevara ningún arma blanca como una navaja o cuchillo, y sí que Rodrigo se fue hacia él y  le golpeó en la cabeza por la espalda para, cuando cayó desplomado, colocarse encima y comenzar a darle puñetazos en la cara y, mientras se desangraba por la boca y las orejas, arrearle un puntapié en la cara. Cuantas historias y ataques de nazis sabemos así. El último asesinato de nazis en Málaga ni tan siquiera menciona que lo son. Y los nazis se dedican a entrenar para agredir, no es ninguna novedad. El problema viene cuando te defiendes de ellos. Sin embargo, la magistrada descarta que la víctima mostrara una “actitud violenta o agresiva” con el acusado. Se ve una experta en sociología, en movimientos neonazis, y hasta parece que hubiera estado allí la funcionaria. “Tras perpetrar el ataque”, añade la resolución, Lanza “se limitó a marcharse rápido del bar, cogiendo sus cosas al salir, y solo fue identificado días después”.

La magistrada ordena incoar un procedimiento de jurado popular (el cual no debiera darse dada la difusión del caso por toda la prensa nazional; esto solo perjudicará al acusado), ya que se trata de un supuesto asesinato con agravantes, y convoca la comparecencia previa, en la que las acusaciones deberán concretar qué cargos imputan a Lanza y solicitar, tanto ellas como la defensa, la práctica de pruebas para la vista oral, que se celebrará en la audiencia de zaragoza. No contamos con más información, ni sabemos como solidarizarnos con Rodrigo, con lo cual, poco más podemos aportaros. Pero lo tenemos más que claro: al fascismo no solo se le combate, se le destruye. Y ninguna agresión sin respuesta, no somos de poner la otra mejilla. El movimiento nazi español es una organización criminal impune que se muestra cada domingo en los estadios de futbol, y en internet. Muerte al estado, y viva la anarquía… que no es una simple consigna, sino una forma de vida. Nosotr@s no nos callamos ante lo que sufre Rodrigo, para eso ya están l@s anarquistas de salón, de carnet y de pantalla de ordenador.

No comments yet

Leave a Reply

Note: XHTML is allowed. Your email address will never be published.

Subscribe to this comment feed via RSS