Skip to content

Deniegan la libertad por enfermedad incurable a la abogada presa gravemente enferma LYNNE STEWART

by C.N.A. on julio 8th, 2013

A través de la web de Cruz Negra Anarquista de Portland, http://pdxabc.com/, sabemos que esta abogada radical de los derechos humanos (condenada a 10 años de cárcel, en un claro intento del gobierno de EE.UU. de acallar la disidencia, reducir abogadas luchadoras, e instalar el miedo en quienes luchan contra el racismo) de 73 años necesita apoyo. Su cáncer avanza, y no le conceden la libertad por enfermedad incurable.

Ralph Poynter, su marido, informa:
La oficina federal de prisiones ha negado la solicitud de Lynne Stewart de liberación compasiva. El director Charles E. Samuels, Jr., tomó esta medida pese a las recomendaciones de liberación del Centro Médico Federal, Carswell Warden Jody R. Upton y del Director de la Oficina Regional de South Central, J. A. Keller, y pese a que el rechazo de la liberación de Stewart planea por la Oficina Federal de Libertad Condicional de Nueva York. La lucha para liberar a Lynne Stewart continúa en muchos frentes. En primer lugar, todxs podemos aumentar el número de personas en el mundo que firman la petición por su liberación.

Lynne Stewart está emperando rápidamente. El tratamiento médico para detener el cáncer que se multiplicaba en su cuerpo se ha detenido porque ella es demasiado débil para recibirlo. Está en aislamiento, ya que su cantidad de glóbulos blancos es tan baja que está en riesgo de infección generalizada. No vamos a estar de brazos cruzados mientras la Oficina Federal de Prisiones mata a Lynne Stewart. La Oficina de Prisiones puede y debe cambiar su decisión.

Mensaje de Lynne Stewart:
Mis queridxs amigxs y compañerxs…

estamos decepcionad@s hasta la médula de los huesos y las profundidades de nuestros corazones por la noticia de que los burócratas, como Kafka, han rechazado mi solicitud de liberación por enfermedad incurable. Vamos a mirar hacia delante. La resolución de la oficina de prisiones es errónea, por decirlo suavemente. En los hechos, y medicamente, tiene deficiencias graves. Y esto lo queremos llevar al juzgado, y enseñárselo al juez que me condenó, Koeltl.

En la primera sentencia, respondió a una pregunta de uno de los abogados que él no quería que yo muriera en la cárcel – vamos a ver si ahora puede vivir con esto. Él es, por supuesto, el mismo juez que aumentó mi condena a 10 años - pero esto es muy diferente y sólo podemos esperar que podamos prevalecer.

Atención a lo que podamos necesitar. Nunca abandonaremos. Mientras tanto, una vez más, me duele por mis hijos y nietos, que me aman tanto, y tenía grandes expectativas de disfrutar de la vida juntxs de nuevo en nuestra querida ciudad de Nueva York, y no sólo en la prisión, en la sala de visitas.

Mi Ralph, también, con su dedicación y amor… que son sólo superados por el trabajo que hace en mi nombrepero él es un luchador nato y aunque duele, todo es más natural para él.
Para el resto, espero que afrontéis esta negación burocrática de la solicitud, que sus firmas, cartas y llamadas telefónicas, exigieron - ¿Hasta donde vamos a dejar que esto llegue? Cuando una mujer de 73 años se está muriendo de cáncer (tal vez no en sus agendas), cuando su vida de buenos obras es ignorada, echada a un lado… “ella no presenta circunstancias consideradas extraordinarias y convincentes en este momento. Tenemos que demostrarles que NO PUEDO SER IGNORADA, QUE NO PODÉIS SER IGNORADXS.

LA LUCHA SIGUE. O TODXS O NINGUNX. NOS TOCAN A UNX, NOS TOCAN A TODXS.

AMA LA LUCHA, Lynne Stewart.  Traducción propia.

No comments yet

Leave a Reply

Note: XHTML is allowed. Your email address will never be published.

Subscribe to this comment feed via RSS