El bloqueo contra Cuba se recrudece. Nueva escalada de agresiones anticubanas por parte del gobierno USA

La Coordinadora Estatal de Solidaridad con Cuba de Madrid condenamos rotundamente las nuevas agresiones perpetradas por la Administración norteamericano de Donald Trump que profundizan la violación masiva de los derechos humanos y el genocidio que el bloqueo constituye contra el pueblo cubano.

El actual gobierno de Estados Unidos ya había cancelado las tímidas medidas de apertura turística emprendidas durante la presidencia de Obama y reducido sensiblemente la posibilidad de contactos y remesas de divisas hacia Cuba de residentes cubanos en Norteamérica. La nueva vuelta de tuerca del bloqueo consiste en activar el capítulo tres de la Ley Helms-Burton, mediante el cual, ciudadanos de Estados Unidos con propiedades confiscadas por la revolución podrán emprender acciones legales contra inversores de otros países en esas propiedades en Cuba.

Hay que precisar, no obstante, que tras las nacionalizaciones el gobierno revolucionario ofreció a los antiguos dueños de empresas una indemnización justa, que estos rechazaron. También hay que añadir que muchos de estos norteamericanos eran en realidad miembros de la oligarquía terrateniente cubana a la que otorgaron la nacionalidad de Estados Unidos, mientras que, residiendo en ese país, esperaban que el gobierno yanqui les restituyera en su condición de clase dominante y privilegiada de la isla mediante una intervención militar.

El nuevo capítulo en vigor de la mencionada ley, no solamente amedrenta a inversores internacionales, creando conflictos con terceros países, razón por la cual estaba en suspenso; empresas transnacionales norteamericanas están empezando a litigar contra bienes del propio pueblo cubano, como son los yacimientos de petróleo del Golfo de México; la Chevron norteamericana, por ejemplo, demanda la propiedad de parte de estos yacimientos en virtud de esta ley. Pero es que, además, esta escalada de agresiones tiene un elemento de potencial conflicto bélico, puesto que también se han producido intercepciones de barcos de combustible hacia Cuba y presiones a navieras de terceros países para que interrumpan el flujo comercial con la isla, lo que encarece en más de un cincuenta por ciento el comercio exterior cubano.

Por su parte, las multinacionales de la información se lanzaron en tromba a proclamar a todo el mundo el fin del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, una vez que se produjo el reestablecimiento de relaciones diplomáticas en diciembre de 2014. Se trataba de una campaña totalmente falsa, como demostraron las posteriores acciones norteamericanas. Aparte de la tímida apertura en turismo, telecomunicaciones y remesas de divisas, la Administración Obama intensificó la persecución sañuda del comercio exterior y las finanzas cubanas en el mundo.

Donald Trump ha recrudecido esta agresión criminal persiguiendo a los inversores internacionales, mediante la mencionada Helms-Burton, e instaurando un bloqueo naval de facto contra la isla, en lo que a abastecimiento de combustible se refiere, apretando aún más las clavijas en el tema financiero. La idea de esta administración es poner a empresas y gobiernos de terceros países en la tesitura de elegir entre hacer negocios con Estados Unidos o con Cuba. La novedad, en este caso, reside en acusar a la Revolución Cubana de intervenir militarmente en Venezuela, el otro país bloqueado en América Latina, para justificar el aumento de la agresión anticubana. Una calumnia más de las miles que lleva el imperialismo norteamericano contra la isla revolucionaria.

Desde la Coordinadora Estatal de Solidaridad con Cuba de Madrid denunciamos esta escalada de agresiones contra el pueblo Cubano, para que, hastiado de sufrir penurias y escaseces económicas, acabe por insurreccionarse derrocando al gobierno revolucionario. Se trata de una política que no afecta sólo a Cuba, pretende la regresión de todo el subcontinente latinoamericano a la condición de patio trasero de Estados Unidos.

Ni que decir tiene que no lo conseguirán. Cuba, su pueblo y su revolución ya han enfrentado anteriormente peores agresiones en su economía, sin que su resistencia se haya resquebrajado en lo más mínimo. La Revolución Cubana, por más que le pese a los imperialistas del norte, seguirá profundizando en sus conquistas sociales y políticas y siendo el faro hacia el que miran los trabajadores y trabajadoras, los explotados y oprimidos por el capital en el mundo entero, para librarse de la explotación de unos seres humanos por otros.

Viva la Revolución Cubana! ¡Viva Cuba Socialista! ¡Viva Cuba, Fidel y el Ché!

¡Hasta la victoria siempre!¡Venceremos!

Madrid a 5 de Octubre de 2019.

Coordinadora Estatal de Solidaridad con Cuba de Madrid

Bloqueo1

Te puede interesar también...