15 años de la Asociación de Amistad Hispano Cubana de Sevilla

Asociación de Amistad con Cuba "Bartolomé de las Casas" de Sevilla

Apuntes en torno a 15 años de solidaridad política con la Revolución Cubana

Antonio Garrido Porras


En 1991, tras un viaje a Cuba, Juan Antonio González Caraballo, histórico militante y dirigente de la izquierda sevillana, promueve junto a un reducido grupo de compañeros la creación de la Asociación de Amistad con Cuba de Sevilla, de la que fue su primer Presidente. (Juan Antonio murió en accidente de tráfico en Tinduf el 9 de diciembre de 2001, mientras realizaba tareas solidarias. La República Árabe Saharaui Democrática le otorgó el título de "Mártir del Pueblo"). Ahora se cumplen 15 años y quisiéramos realizar cierto balance y enmarcarlo en el dominio del mundo convulso y complejo en que se desenvolvieron las tareas realizadas.

1.- El mundo hace 15 años

"Todo lo sólido se desvanece en el aire, todo lo sagrado es profanado, y los hombres, al fin, se ven forzados a considerar serenamente sus condiciones de existencia y sus relaciones recíprocas" Marx

La década de 1990 del pasado siglo XX ser´ recordada como una belle époque del imperialismo. Años antes, Thatcher en Gran Bretaña y Reagan en los Estados Unidos habían comenzado a imponer un programa político capitalista de carácter radical, el neoliberalismo, basado en unos cuantos principios: desregulación y privatización, cambio en la relación de fuerzas entre capital y trabajo, quiebra de las resistencias y del sindicalismo de clase, reducción de los niveles de fiscalidad.
En diciembre de 1991, la implosión de la Unión Soviética rubricó el escenario de derrumbe del llamado "campo socialista", un universo político que, durante la mayor parte del siglo XX, pareció amenazar la propia existencia del capitalismo, con el que rivalizó por la supremacía militar, económica, moral e intelectual. A velocidad de vértigo, los regímenes del llamado "socialismo realmente existente" se desmoronaron como construcciones de arena, a manos de burocracias deslegitimadas y en medio del desánimo de sus pueblos que asistieron sin resistirse al hundimiento de lo que se pretendió como una alternativa de desarrollo no capitalista y que, finalmente, resultó asfixiante, impotente, no democrática, para agonizar, por último, entre la traición y la degeneración de sus elites privilegiadas.
Era el contrapunto vencido al golpe que, por su parte, estaba asestando el capitalismo imperialista y que estableció una hegemonía sin competidores, en el terreno intelectual (Fukuyama, Huntington, Friedman), en el terreno económico (neoliberalismo), en el terreno político (lucha contra el terrorismo). El capitalismo triunfante pregonaba el cierre de cualquier horizonte utópico. La izquierda mundial se sumió, inicialmente, en el desconcierto y en el derrotismo, desarmada ideológica y moralmente, contemplando cómo se instalaba una atmósfera intelectual de acomodación y retractación. Donde antes hubo internacionalismo y solidaridad, por ejemplo, con las luchas antiimperialistas de Vietnam o Cuba, cierta izquierda sometida comenzó a hablar otro lenguaje. Como lo contrario del internacionalismo no es el nacionalismo, que lucha por la soberanía y la independencia de los pueblos, esta nueva izquierda conversa agitó ahora la bandera de un universalismo abstracto, el de los derechos humanos, es decir, "el derecho de la comunidad internacional a bloquear, bombardear e invadir pueblos y estados que le desagradan (Yugoslavia, Afanistán, Iraq)" Perry Anderson

Los Estados Unidos anunciaron una agenda de reconstrucción del mundo a su imagen y semejanza. El "consenso de Washington" decretó el nuevo e irrestricto papel unilateralista y altamente agresivo del modus operandi norteamericano, un puño de acero militarista, sin guante de terciopelo que lo recubriese, y que ha exhibido desde entonces sin contención ni pudor.


2.- La travesía del desierto de la izquierda

"En el mundo ha de haber cierta cantidad de decoro, como ha de haber cierta cantidad de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza terrible… En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana…" Martí.

Se podría hablar en estos años tan complicados, a pesar de todo, del fin del apartheid en Sudáfrica, de la irrupción de los zapatistas en Chiapas, de la caída de la dictadura de Suharto en Indonesia. También, de un modo progresivo, la desmoralización, la desarticulación y la desmovilización de la izquierda fue cediendo y emergió un nuevo espacio de rearme ideológico y militante que viajó (Seattle, Génova) hasta confluir en el espíritu de Porto Alegre. Este nuevo campo político, esta "internacional sin dueño" (Hugo Blanco), se configuró como un proyecto de alianzas estratégicas entre movimientos sociales, como "nube de mosquitos", para diseñar alternativas al proceso de globalización dirigido por las grandes corporaciones multinacionales y por los gobiernos capitalistas y las instituciones que les sirven (Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional). En verdad, es en parte asombroso la velocidad con que se armó esta nueva urdimbre de resistencias.

Pero un poco antes, en ese contexto tan regresivo y que anunciaba una nueva Edad Media para el planeta, nadie como Cuba quedó titilando en la oscuridad y resistiendo, como modo de sobrevivir, y como ejemplo. Nadie como Cuba brillaba con luz propia en el diccionario de la resistencia al neoliberalismo y al imperialismo. Cuba resonaba en la distancia como referencia sentimental, como la imagen suspendida en el tiempo de aquella Revolución comandada por jóvenes heroicos, a 90 millas del Imperio. Pero también, en poco tiempo, esta pieza del dominó "comunista" quedaba máá sola y sumergiéndose en una dura realidad socioeconómica.


3.- Cuba: bloqueo, resistencia, ejemplo

"Todos los profetas desarmados han fracasado" Maquiavelo La Revolución Cubana había roto los lazos neocoloniales que ataban al país con los Estados Unidos. Se instauró un auténtico poder revolucionario que lideró un proceso de transformación en el que el antiimperialismo fue de la mano con el anticapitalismo, un desarrollo orientado a la redistribución sistemática de la riqueza social y a la universalización de la educación, la salud y el trabajo.

Para resistir la agresión norteamericana, Cuba insertó su funcionamiento socioeconómico en el interior del sistema COMECON. En 1991, el 85% de los intercambios económicos de Cuba se realizaban con un conjunto que implosionó con el desmoronamiento de la URSS y del resto de sistemas de lo que se conocía como "campo socialista". Este acontecimiento histórico estableció, en un corto lapso de tiempo, un escenario complejo para la isla revolucionaria, donde también incidían, todo hay que decirlo, errores y déficits endógenos, pero sobre todo, donde el final de este universo de regímenes "socialistas" impactó a Cuba dislocando sus bases socioeconómicas y provocando una importante depresión de las condiciones materiales de vida en la totalidad de la población.

Ya en marzo de 1990, en el proceso al 4º Congreso del Partido Comunista se habían recogido más de un millón de críticas en 70.000 asambleas populares, en un impulso político por parte de la dirección del país en torno a la necesidad de reflexionar y de prepararse para venideras dificultades que ya se vislumbraban en el horizonte. Poco después, el 3 de Agosto de 1991, se anuncia el "Periodo Especial en tiempos de paz", denominación para un conjunto de medidas y reajustes en el terreno económico-social, pero también en el ideológico-político, todas orientadas a paliar y combatir las dificultades en las articulaciones internacionales de la economía cubana y del, como se verá luego, recrudecimiento del bloqueo norteamericano. También el Periodo Especial habría de afrontar los importantes problemas de eficiencia económica no resueltos hasta ese momento.

Algunos datos permiten visualizar la magnitud de las dificultades que hubo de afrontar la Revolución: la caja central del país se quedó practicamente sin fondos en divisas. Ya el año 1989 los soviéticos incumplieron algunos contratos, y en el año 1990 no enviaron el petróleo que tenían acordado. Muchas fábricas cerraron y se envió a los trabajadores a sus casas con el 60% del salario. El peso cubano perdió gran parte de su poder adquisitivo dentro del país. Los mercados se desabastecieron, en gran medida porque no había dinero para comprar alimentos en el exterior. El racionamiento que casi había desaparecido (de alimento y ropa) volvió como única solución. Cuba se quedó sin piezas de repuestos para sus maquinarias. No llegaban los fertilizantes para la agricultura, especialmente para la caña de azúcar, lo cual significó una disminución extraordinaria en su producción. La flota pesquera desapareció practicamente, los barcos no salían a la mar por falta de combustible y el transporte, en general, se vio sumamente afectado. Los apagones llegaron a las 18 horas diarias. Las producciones de carne, huevos y leche se redujeron considerablemente.

Ante tal dimensión de los problemas, Cuba tuvo que maniobrar con agilidad e inteligencia. El Periodo Especial decretó el desarrollo de una industria turística para la recaudación de divisas extranjeras que ayudaran a potenciar el desarrollo de los demás sectores de la economía, se acordó la despenalización del dólar, la apertura a la inversión del capital extranjero y la creación de empresas mixtas, la implementación de mercados internos y la creación de las Unidades Básicas de Producción Cooperativa, la apertura de los mercados agropecuarios y el trabajo por cuenta propia, el Perfeccionamiento Empresarial como resultado de la experiencia de las FAR en sus empresas militares, entre otras medidas.

Por su parte, los Estados Unidos reforzaron el bloqueo unilateral contra Cuba, que es el más largo y cruel de la historia (diez administraciones norteamericanas, una después de otra, lo vienen aplicando) y que funciona como sistema global de agresión, en el aspecto económico, pero también en el político, en el militar, en el diplomático. Su objetivo, definido desde el 6 de abril de 1960, ha sido la destrucción de la Revolución Cubana: «(…) a través del desencanto y el desaliento basados en la insatisfacción y las dificultades económicas (…) negarle dinero y suministros a Cuba, para disminuir los salarios reales y monetarios, a fin de causar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno (…) Informe secreto del funcionario del Departamento de Estado, I. D. Mallory

Este recrudecimiento del Bloqueo conllevó que en 1992 se adoptase la Cuban Democracy Act (llamada Ley Torricelli), con sendos carriles I y II. Pero también hay que hablar de la Ley de Ajuste Cubano y de la aprobación, en 1996, de la Helms-Burton, en este último caso incluso violando el derecho internacional mediante la imposición de legislación extraterritorial, buscando asfixiar a la isla, asestar el golpe final y restaurar, por fin, el vínculo neocolonial. El daño económico directo causado al pueblo cubano por la aplicación del bloqueo, supera los 82 mil millones de dólares, según cálculos muy conservadores.

En un contexto tan adverso de desprestigio mundial de las ideas socialistas, de agresiva ofensiva del neoliberalismo y de cobardía política de muchas organizaciones, dirigentes e intelectuales del mundo, la Revolución Cubana, contra el pronóstico de muchos, adoptó medidas para sobrevivir, pero también para desarrollarse, moral, política e ideológicamente y se ratificó en su orientación socialista, antiimperialista e internacionalista. Cuba diversificó su economía y entabló acuerdos y alianzas con muchos países y, sobre todo, fortaleció sus relaciones con América Latina y con el Caribe. Se mantuvieron y reforzaron los programas fundamentales de la Revolución, es decir, todos los que tenían relación con el suministro de recursos sanitarios, educativos y de bienestar social para la población. Hay que subrayar la mayoritaria adhesión y compresión de los cubanos con el conjunto de decisiones que adoptaba la dirección política y ello debido a los siempre insuficientes, pero significativos niveles de debate, participación ye información que distinguen al modelo democrático cubano.

El 12 de Julio de 1997 llegaron a Cuba los restos del Che y de sus compañeros guerrilleros caídos en combate. Fue un momento triste, pero a la vez luminoso, el regreso del mejor revolucionario latinoamericano a una tierra, que lo hizo hijo suyo, y que seguía defendiendo, casi 40 años después de su muerte, las ideas socialistas y el honor de luchar por la justicia y la verdad.

El lunes 22 de noviembre de 1999, catorce emigrantes cubanos ilegales, en una frágil embarcación, zozobraron a varias millas de las costas de la Florida, entre ellos un niño de 5 años, Elián González. Su posterior intento de secuestro por parte de la gusanera mafiosa de Miami desató una oleada de movilizaciones populares en Cuba y dio comienzo a una concepción estratégica de desarrollo político de la Revolución Cubana, la llamada "Batalla de Ideas", una nueva vuelta de tuerca en el anudamiento y búsqueda de sinergia de las bases ideológicas del proyecto revolucionario con sus reflejos educativos y materiales. La Batalla de Ideas es responsable de programas como las transformaciones en la primaria con un maestro cada 20 alumnos, en Secundaria Básica y el Preuniversitario con la creación de los Profesores Generales Integrales en estas dos últimas enseñanzas, el uso y empleo de la Tecnología Educativa y del Programa Audiovisual, el Programa de las Escuelas de Instructores de Arte, los Trabajadores Sociales, las Escuelas de Ballet y las Escuelas de Artes Plásticas en todas las provincias, la atención a niños con Necesidades Educativas Especiales, la universalización de la enseñanza superior, la creación de la Universidad de Ciencias Informáticas, los Programas de la Salud con el importante beneficio de la inversión en Hospitales y Policlínicas, el Programa Materno Infantil que asegura la reducción de la mortalidad infantil y materna llevados a niveles de países altamente industrializados, el reequipamiento tecnológico en todas las áreas de salud, la electrificación de los asentamientos campesinos y las Salas de Videos, la creación y ampliación de los Joven Club de Computación, las Ferias del Libro, la creación de dos nuevos Canales de Televisión Educativa… Todo un campo de intervención y desarrollo político para profundizar en el carácter martiano y socialista del proyecto revolucionario.

En estos años, los Estados Unidos, amparados intelectualmente en la ideología del "fin de la historia", imponían su dictadura económica y su manu militari por todo el orbe, sostenían el bloqueo contra Cuba y la amenaza de invasión de la Isla, financiaban y amparaban a asesinos anticastistras confesos (Orlando Bosch, Posada Carriles…), encarcelaban sin garantías jurídicas a los Cinco cubanos luchadores contra el terrorismo, pero, mientras, ¿qué postura mantenía Europa, la vieja Europa de los valores democráticos y de los derechos humanos?

Europa mantenía una posición subalterna y cómplice y, en esencia, se alineaba con la filosofía y con la estrategia que inspira a la administración norteamericana para sofocar la vida política, económica y social de Cuba. En diciembre de 1996 el gobierno español promovió la adopción por la Unión Europea de lo que se conoce como la "Posición Común sobre Cuba". Como el propio diario El País (13 de diciembre) describió: (...) El paquete que propone Aznar se alinea estrechamente a la actual política norteamericana. La iniciativa que pretende sacar adelante el Ejecutivo de Aznar supone cerrar los grifos de la cooperación y de los créditos de Los Quince y elevar el nivel del diálogo con la oposición anticastrista. (...) Las medidas acariciadas por Aznar (...) suponen una ruptura completa de la política española con Cuba...". Y más tarde, el Consejo de la UE aprobó el Entendimiento de la Unión Europea con Estados Unidos sobre la Ley Helms-Burton, en el que se aceptaban las condiciones impuestas por Washington a cambio de la promesa norteamericana de no sancionar a las empresas europeas. A lo que respondió la Revolución, en palabras de Fidel: "Cuba no necesita el perdón de nadie para vivir".

Por el contrario, durante 11 años consecutivos desde 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas ha aprobado con creciente mayoría la Resolución titulada "Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba". Por décimocuarta ocasión consecutiva, en 2005 se impuso la verdad y la dignidad de los pueblos, al aprobarse por aplastante mayoría de 182 votos contra cuatro, el proyecto de resolución presentado por Cuba condenando el bloqueo impuesto a la isla por Estados Unidos, una prueba más del respeto y de la solidaridad que inspira esta pequeña nación.

Lentamente, la posición valiente y digna de Fidel, de la Revolución y de la mayoría del pueblo cubano, comenzó a dar sus frutos y el país fue restituyendo un nivel de funcionamiento menos tenso y que mostraba la recuperación de lo material y de lo anímico. Como botón de muestra, un pequeño racimo de cifras e indicadores que lo reflejan: en los últimos años el PIB cubano ha crecido en tasas por encima del 5%. En 2005, más de 2.300.000 turistas visitaron la isla, como muestra de la consolidación y desarrollo de la llamada "industria sin humo". En Cuba se destina más del 60% al gasto social (salud, educación, cultura y asistencia a sectores desfavorecidos, discapacitados...). En Cuba el analfabetismo es de 0,2% mientras el de América Latina es del 11,7%. La tasa mortalidad infantil es de 6,2 por mil en Cuba y en América Latina 32 por mil. En América Latina el 12% de la población es analfabeta o sea 42 millones de iletrados y hay 110 millones de personas jóvenes que no han logrado concluir la educación primaria, pero ninguno de ellos es cubano. Cuba es el país que tiene el mas elevado numero de médicos en el mundo por habitantes. Cuba, según la Unesco, exhibe la tasa mas baja de analfabetismo y la mas alta de escolarización de América Latina. En el mundo cada 7 segundos un niño de menos de diez años se muere de hambre. Ninguno de ellos es cubano.

Cuba ha fortalecido su apuesta estratégica por el desarrollo científico y biotecnológico. Desde tiempo atrás, Cuba ha ofrecido la vacuna contra la meningitis B y C (único país del mundo que la había desarrollado de manera efectiva), enfermedad bacteriana que provoca anualmente la muerte de 50 mil niños y adolescentes. Y si bien éste ha sido uno de los logros más reconocidos, la industria biotecnológica y farmacéutica cubana también ha producido la Vacuna polivalente contra Haemophilus influenzae tipo b, la Vacuna recombinante contra la hepatitis B, Interferones como el alfa-interferón, Más de 100 tipos de anticuerpos monoclonales, Estreptoquinasa recombinante para el tratamiento del infarto de miocardio agudo (IMA), Enzimas de utilización industrial, Policosanol (PPG) para el tratamiento de las lipidemias aterógenas, Sistemas diagnósticos para diversas enfermedades como el SIDA-VIH y la lipoproteína (a), Factor de crecimiento epidérmico, Equipos médicos y programas de computación, Sistema Ultra- Micro Analítico (SUMA), Eritropoyetina recombinante humana para su utilización en pacientes con insuficiencia renal crónica. Cuba, con un total de 210 instituciones y 12 mil científicos (que promedian una edad de 30 años), es el único país del llamado Tercer Mundo que exporta productos de ingeniería genética

El carácter solidario e internacionalista de la Revolución Cubana, cuya contribución fue decisiva, por ejemplo, para la derrota del apartheid en Suráfrica, se ha mantenido incluso en este periodo tan difícil. Miles de estudiantes del Tercer Mundo (más 90.000 en este momento), han seguido estudios gratuitamente en Cuba. En la actualidad, más de 15 mil médicos cubanos se encuentran realizando trabajo asistencial en 64 países de cinco continentes. En África están presentes en 51 de los 54 estados. La Escuela Latinoamericana de Medicina ha formado a decenas de miles de profesionales de la salud de más de 123 países del mundo. La ONU reconoce el envío de expertos cubanos en agricultura y pesca a los lugares más pobres de África. Miles de personas pobres y ciegas de Latinoamérica están recuperando, de forma gratuita, su visión en Cuba, merced a la llamada "Operación Milagro". Casi 20.000 afectados por la catástrofe de Chernobil han recibido asistencia sanitaria en Cuba. Miles de asesores en Educación, Salud y en otras esferas sociales y económicas brindan su apoyo técnico y humano en países del Tercer Mundo, en lo que significa un eje de identidad profundo de la naturaleza moral que ha singularizado al proyecto revolucionario cubano.

El prestigio de Cuba entre los pueblos del mundo ha crecido en estos años. Cuba no se doblegó, no se rindió, no silenció su voz, ni tampoco traicionó el espíritu original de sus aspiraciones. Cuba ha restituido el utopismo como "imaginación disciplinada" (W. Morris). Cuba ha resistido y ha iluminado a otros pueblos en los momentos más oscuros, como ejemplo y paradigma de dignidad, de soberanía, de justicia social, de hegemonía de las grandes mayorías en la conducción de un programa histórico de emancipación política.

Pero hay que decir también que la constante agresión contra el gobierno y contra el pueblo de Cuba y la resistencia de la Revolución tuvieron su correspondiente reflejo a nivel internacional, dadas la complejidad y la gravedad de la situación creada. Rápidamente brotó y se articuló un movimiento de solidaridad de carácter mundial excepcionalmente vigoroso y compuesto por una incondicional franja de colectivos militantes antiimperialistas, pero también por ONGs, sindicatos, partidos e instituciones. Todo ello a una escala y con una fuerza y consistencia que, de verdad, sólo la solidaridad internacionalista con la heroica lucha de Vietnam soporta la comparación.


4.- La Asociación de Amistad con Cuba "Bartolomé de las Casas": 15 años de solidaridad política con Fidel, con la Revolución y con el pueblo cubano.

"Los hombres nunca deberían darse por vencidos, ya que, en la medida en que no conocen su fin y que éste transcurre por vías oblicuas y desconocidas, deben tener siempre esperanza y nunca rendirse, independientemente de la fortuna y los sudores en los que se vean" Maquiavelo

Se configuró a partir de 1991 un colectivo militante que pronto abre un espacio de trabajo y de articulación orgánica basados en varios principios ideológicos (defensa de los valores que inspiran a la Revolución Cubana y apoyo a su gobierno y a sus instituciones frente a la agresión norteamericana) y de funcionamiento (autonomía política y democracia interna, independencia con respecto a las administraciones, vocación asamblearia)

En los primeros años se privilegió un estilo de trabajo campañista, en el que se aunaron esfuerzos y organizaciones distintas para publicitar los logros sociales de Cuba y la denuncia del bloqueo estadounidense, a la par que se recogían ingentes cantidades de materiales diversos que se enviaban como donación a la Isla, en un momento particularmente difícil para Cuba en lo económico (principios del Periodo Especial). Con el paso de los años, la Asociación "Bartolomé de las Casas" fue desarrollándose política y organizativamente, incrementando sus lazos con otros colectivos y proyectos, reforzando su inserción en Plataformas unitarias del movimiento antiglobalización y contra la guerra y diversificando su espectro de intervenciones.

"La mirada interna nunca ilumina uniformemente" (Bloch), por eso no seremos aquí exhaustivos ni quizás justos con todos y todas y con todo lo realizado. La trayectoria de la Asociación está jalonada, obviamente, por distintos momentos de desigual intensidad en el esfuerzo y en los resultados y ha conllevado la natural renovación de personas y funciones, aunque, en líneas generales, se ha luchado por preservar una lógica de intervención participativa y ligada a las necesidades del proceso político y económico cubano y a la colaboración y coordinación con sus representantes en el estado Español. Como orientación general, se ha defendido la legitimidad de la arquitectura institucional de Cuba y la autoridad moral de sus dirigentes, así como el carácter plural y participativo de la propia Asociación, que ha mantenido un funcionamiento sostenido en grupos de trabajo y con criterios de decisión colectiva.

El pasado 11 de Marzo de este 2006 la Asociación celebró su última Asamblea General de Socios, con una importante incorporación de nuevos militantes, en lo cuantitativo y en lo cualitativo, después de 15 años de duro trabajo, años en los que se ocupó y defendió un espacio de solidaridad activo e incondicional con los principios que informan el origen del colectivo y que ha constituido una referencia esencial en el movimiento político de solidaridad con Cuba en Andalucía.

Sin un tono épico ni poético, a pesar de que a veces se viven así los momentos, y, en particular, Cuba ayuda a eso, vamos a desgranar lo que ha sido el trazo grueso del trabajo realizado en estos 15 años, ordenando la descripción de las actividades en los grandes ejes de la intervención política y orgánica de esta Asociación, pretendiendo con ello iniciar un trabajo de memoria que recapitule los aspectos distintivos de lo realizado, en tanto balance autoreflexivo y autocrítico, pero también con una intencionalidad pedagógica, para que las nuevas compañeras y compañeros que, con el paso del tiempo, se suman y habrán de sumarse al trabajo conozcan lo hecho (y lo no hecho).

1.- Campañas de apoyo político a Cuba

A lo largo de estos 15 años, la Asociación "Bartolomé de las Casas" de Sevilla ha participado, generalmente siendo el motor principal, en distintas Campañas unitarias de ámbito local, andaluz, estatal e, incluso, mundial. Se trataba de generar recursos y de desarrollar movilizaciones que mantuviesen a Cuba en la agenda de la solidaridad política y que ayudasen a contrarrestrar la mentira y la difamación habituales que se emplea con la realidad cubana. Entre las Campañas más significativas cabe destacar:

* Campaña "Cuba va" (1992),

* Campaña "Andalucía rompe el bloqueo" (1993), que culminó en una manifestación en Sevilla, el 14.11.1993, de más de 5000 andaluces;

* Campaña bajo el lema "Defendamos Cuba" en 1994, que culminó en otra gran movilización andaluza en Sevilla, el 13 de Noviembre;

* Participación en la Manifestación de carácter estatal que tuvo lugar en Madrid, en el año 1996;

* Campaña Andaluza "Cuba debe sobrevivir, solidaridad con la Revolución Cubana", con manifestación final en Sevilla el 8 de Noviembre en 1998, a la que asistieron más de 3.500 personas.

* Campaña Andaluza "Cuba es también nuestra", que finalizó con la publicación de un Manifiesto en el diario "El País" Andalucía el 26 de julio de 2003, financiado por más de 600 firmas de organizaciones sociales, sindicales y políticas, diputados, electos municipales, dirigentes, profesores, trabajadores, etc.

* Campaña Internacional Libertad para los Cinco, 2004. culminó con la publicación en el New York Times de un anuncio de denuncia sobre la situación de los 5 cubanos presos, el 3 de marzo de 2004. Posteriormente se publicó el 7 de junio en La Prensa, el diario en castellano más antiguo de EEUU. Los andaluces coordinamos el envío de los fondos recaudados por el Movimiento de Solidaridad con Cuba del Estado español, que superaron los 12.000 dólares.

* En la actualidad, la Asociación participa en la Campaña Estatal por la Libertad de los Cinco.

2.- Cooperación (campañas de donaciones y proyectos)

2.1.- Campañas de solidaridad popular:

- "Que patine el bloqueo, aceite para Cuba" (1992) ( 35.000 L de girasol y oliva )

- "Ningún niño cubano sin leche" (1993) ( 11.000 Kg de leche en polvo)

- "Medicamentos para Cuba" (1993-94) ( 2.700 Kg de fármacos y material clínico)

- "Sácale punta a la Solidaridad" (1993-94) ( 1.600 Kg de material escolar )

- "Un huracán de Solidaridad con Cuba" (1996-97) (Campaña andaluza, fletó un Barco con material por más de 200 millones pts)

- "Súbete la nota en Solidaridad" (1998)

- "No te cortes, enróllate en la Solidaridad" (1999) (más120.000 folios, varios miles bolis y lápices, etc)

- Desde 1997 envíos periódicos de:

más de 592 cajas de material clínico-quirúrgico y fármacos, más de 362 ordenadores, material para transplante hepático y más124 cajas de material escolar

2.2.- Proyectos de Cooperación











3.- Brigada Andaluza "Rafael Alberti"

Las Brigadas de solidaridad han sido un instrumento histórico del internacionalismo de los trabajadores. Cuba recibe cada año decenas de brigadas internacionalistas procedentes de todo el mundo, algunas compuestas por personas de distintos países y otras más locales, pero siempre inspiradas por una línea común de expresar sobre el terreno la solidaridad que se hace desde la distancia y ocupando el tiempo en trabajo voluntario y en confraternizar con el pueblo de Cuba.

Desde 1999, cada agosto, los 7 Contingentes de la Brigada han llevado al municipio "10 de Octubre" de La Habana 178 brigadistas de más de 25 localidades andaluzas, que se han ocupado de tareas de rehabilitación, pintura, construcción y terminación en 5 escuelas, 1 policlínico y 7 edificios de viviendas sociales, todos pertenecientes al municipio "10 de Octubre" de La Habana y en coordinación con los trabajadores de la Microbrigada Social del municipio. Desde 1999 se han aportado al municipio 4.233.000 de pesetas para construcción de viviendas sociales y 4.716 dólares a educación, reparación de camiones y tareas sociales. Cada año se transportaron una media de 534 kg de materiales, entre ellos: material para transplante hepático y hemodinámica al hospital CIMEQ, más de 110 cajas de herramientas y útiles de trabajo a la Microbrigada de Construcción del "10 de Octubre", material clínico y fármacos a su delegación de salud, material escolar al proyecto "Sueños diferentes" del municipio "Cotorro", etc. Asimismo, la Brigada lleva a cabo distintos encuentros con autoridades y organizaciones locales y visitas a centros públicos y lugares históricos, lo que incrementa el factor de concienciación y politización de los brigadistas

4.- Inserción de la Asociación en el movimiento de solidaridad con Cuba y en las luchas contra la guerra y por otro mundo posible.

4.1.- Movimiento de Solidaridad con Cuba

La Asociación "Bartolomé de las Casas" ha sido sin duda el factor dinámico más importante en la vertebración del movimiento de solidaridad con Cuba en Andalucía, promoviendo la unidad de los grupos en una Coordinadora Andaluza y la realización de actividades unitarias.

El 1 de Julio de 2000 se celebró en Puerto Real (Cádiz) el Primer Encuentro Andaluz de Solidaridad con Cuba. Los días 12 y 13 de Octubre de 2001 tuvo lugar en Málaga el Segundo Encuentro Andaluz, y en la primavera de 2003 se celebró en Sevilla el Tercero de estos Encuentros en que decenas de activistas y simpatizantes de la causa de Cuba en Andalucía han confluido para aunar experiencias y líneas de trabajo.

Entre el 20 y el 22 de Mayo de 2005, la asociación "Bartolomé de las Casas" organizó en Sevilla, junto a otras importantes organizaciones e instituciones (SOEPAZ, ACNUR-Las Segovias, FAMSI…) el Primer Encuentro Estatal de Cooperación con Cuba, donde se propuso una mirada más detenida al trabajo de solidaridad vertebrado en el eje específico de los proyectos de cooperación con Cuba.

La Asociación igualmente ha participado en los distintos Encuentros del movimiento de solidaridad con Cuba en el Etado Epañol y también estuvimos presentes en el Encuentro Europeo de Solidaridad, celebrado entre el 19 y el 21 de Noviembre de 2004 en Luxemburgo.

La Bartolomé de las Casas tuvo también una participación destacadísima en la reciente movilización de Solidaridad con Cuba y Venezuela que se realizó el 15 de Octubre 2005, en el contexto de la celebración de la XV Cumbre Iberoamericana de Presidentes y Jefes de Estado de Salamanca

Igualmente hay que destacar la participación en las Primeras y Segundas Jornadas sobre Cuba celebradas en otoño de 2004 (Cádiz) y de 2005 (Sevilla, Madrid, Granada y Cádiz), respectivamente, organizadas, fundamentalmente, por La Asociación de Amistad y Solidaridad Puerto Real-Cuba y por el Diario digital InSurGente.

4.2.- Movimiento antiglobalización y contra la guerra

Cuba ha sido una referencia de resistencia antiimperialista fundamental y, por ello, su imagen resistente ha ocupado un lugar de inmenso prestigio en el seno del movimiento mundial contra el neoliberalismo y la globalización capitalista. En esa misma lógica y salvando, obviamente, la distancia, nuestra Asociación ha mantenido una presencia permanente y significativa en las iniciativas andaluzas relacionadas con la denuncia de la presencia de las bases norteamericanas en nuestra nación, Andalucía, y en la articulación de un movimiento contra las guerras y antiglobalización.

Durante años, hemos participado como miembros organizadores en las Marchas a Rota que se celebran todas las primaveras (y también más recientemente a Morón).

La Asociación ha estado inserta de un modo activo en las movilizaciones contra los bombardeos de Yugoslavia y en la solidaridad con Palestina. Fuimos miembros fundadores del Foro Social de Sevilla y llevamos a cabo un trabajo notorio en la celebración, en Junio de 2002, de la AntiCumbre del Movimiento Contra la Europa del Capital y la Guerra, agitando con la dignidad que merecen el nombre de Cuba y de Fidel en esas movilizaciones. Al año siguiente, estuvimos también de modo militante en las masivas manifestaciones contra la agresión imperialista a Iraq.

5.- Muchas más actividades y una vida propia

Algún día habrá que hacer pormenorizadamente el recuento de las decenas de actividades que ha organizado nuestra Asociación o en las que ha participado en calidad de invitada: charlas, mesas redondas, actos con importantes representantes de Cuba, jornadas, stands con venta de materiales, casetas en ferias y velás, elaboración de carteles, camisetas, pegatinas, programas de radio y televisión… todo ello inscrito en una orientación estratégica consistente en difundir los logros sociales de la Revolución Cubana y en denunciar el criminal bloqueo contra su pueblo, intentando humildemente contrarrestar el modo habitual con el que el pensamiento único calumnia y miente sobre Cuba.

A la par, hemos mantenido durante años, y lo seguimos haciendo, nuestra autonomía política basada en nuestra independencia y autosuficiencia económica y un modo orgánico de crecer y desarrollarnos cimentado en la participación colectiva, en el sostenimiento de un local como espacio de trabajo y reunión cultural y en la articulación a través de una red de socios y amigos que constituyen el suelo del que brota y en el que se sostiene el conjunto de las tareas. El Local es el ámbito concreto y simbólico donde se condensa y visualiza el trabajo cotidiano, las reuniones, las tareas prosaicas de secretaría y finanzas y, a la vez, es un lugar donde se proyectan películas y documentales y se mantienen charlas y discusiones.

De un modo algo irregular pero que se ha mantenido a lo largo de los años se ha realizado el gran esfuerzo de editar nuestra propia Revista "Tiempo de Cuba", hasta 22 números, con cientos de ejemplares de cada uno. Asimismo, tenemos nuestra propia Página WEB, probablemente una de las más actualizada y completa del movimiento europeo de solidaridad con Cuba y que, además, nos permite explicar y difundir el trabajo, el nuestro y el de otros colectivos de solidaridad de Andalucía.

Como dijera el gran filósofo marxista de la esperanza, Ernst Bloch, "La esencia del mundo no es la preteridad. Por el contrario, la esencia del mundo está en el frente". Por ello, la significación de este trabajo realizado no está en su contabilidad o en su contemplación como goce narcisista, sino en el valor de deuda y de factura que nos plantea y que nos sigue demandando, porque, en palabras de Alfonso Sastre "…si, en medio de la confusión, Cuba cayera ahora… No quiero ponerme triste pero, por ejemplo, ¡niños de América Latina, si Cuba cae, digo, es un decir, cómo vais a dejar de crecer!".



"El viejo mundo debe ser puesto con toda nitidez a la luz del día y el nuevo recibir forma positiva. Cuanto más permitan los acontecimientos que llegue la hora en que la humanidad pensante llegue a su propio acuerdo y la humanidad sufriente a sí misma se reúna, más perfecto será el nacimiento del producto que el presente lleva en sus entrañas." Marx.


Sevilla, Primavera de 2006



Volver a la página inicial