CEPRID

Las estrategias de los actores no estatales árabes después de la intervención de EEUU en Irak

Sábado 23 de enero de 2010 por CEPRID

Yasmine Farouk

CEPRID

Traducido por Julio Fucik

Como han señalado varios sociólogos de la talla de R. Norton, M. Bennani-Chraibi y O. Fillieule, la abrumadora mayoría de los estudios sobre los actores no estatales en el Oriente Medio se centra en el estudio de activismo islámico o las redes islamistas, armadas o no [1]. Aunque las redes religiosas siguen teniendo las mayores reservas de la movilización social en comparación con otras redes privadas en el mundo árabe-musulmán, ya no representan el único espacio de acción privada y, especialmente, en el desafío político a los regímenes árabes. Sin subestimar la importancia de las redes religiosas en el Oriente Medio árabe, el presente artículo se centra principalmente en los actores privados que han adoptado estrategias para movilizar a la población no-religiosa. Desde los ataques del 11 de septiembre, la nueva realidad regional ha promovido la capacitación (en el sentido de la palabra inglesa Empoderamiento) de actores cuya participación en las sociedades árabes se lleva a cabo fuera del marco religioso. La administración de George W. Bush, que quería reemplazar a los actores islamistas, alentó esta tendencia con el lanzamiento de nuevos proyectos regionales, gubernamentales y no gubernamentales, para fortalecer los diversos actores de la "sociedad civil" nacional. Democracia y derechos humanos, en particular los derechos políticos y civiles y los derechos de las minorías, son fundamentales para el proyecto estadounidense del "Gran Medio Oriente" y proyectos puestos en marcha por organizaciones como la National Endowment for Democracy o Freedom House en los países árabes. La euforia democrática se ha desplomado, pero EE.UU. necesita el apoyo de los regímenes árabes y por eso la administración Bush ha tratado de preservar su alianza con Egipto y Arabia Saudita para tratar de neutralizar a Siria [2].

Sin embargo, desde diciembre de 2003, la administración de EE.UU. ha intensificado su presión, pública y privada, hacia los regímenes árabes para alentarlos en su «democratización». Mientras tanto, el movimiento en los medios de comunicación de las sociedades árabes se ha acelerado debido al aumento en las visitas, pasantías y programas de capacitación organizados por una docena de activistas egipcios y algunos de Arabia Saudita y Siria en los EEUU . Reuniones con funcionarios de la administración de EE.UU., incluyendo la ex secretaria de Estado, Condoleezza Rice, y la participación en conferencias internacionales sobre los temas de democracia y derechos humanos en el mundo árabe se han multiplicado, especialmente en Egipto. Este renacimiento del proyecto democrático de América está relacionado con el hecho de que a finales de 2003 los líderes políticos y militares de EE.UU. comenzaron a reconocer públicamente que no había armas de destrucción masiva (ADM) en Irak . Por lo tanto, para justificar la guerra, la administración Bush abandonó la idea de armas de destrucción masiva y destacó "la democratización de Irak" y "la liberación de su pueblo" como un ejemplo para toda la región y sentar los cimientos de una reconfiguración regional [3]. Posteriormente, los americanos han apoyado abrumadoramente en la región a las organizaciones no gubernamentales para promover los derechos humanos y la democracia, los centros de investigación que trabajan sobre estas cuestiones y el lenguaje de los medios para dar coherencia a su política en Medio Oriente [4].

Este aumento de la penetración norteamericana en el mundo árabe no ha producido una respuesta unificada de la "calle árabe", que no se considera aquí como un todo unificado y coherente. En las sociedades árabes, los distintos actores tienen diferentes respuestas y estrategias diferentes para la comprensión de las acciones de EE.UU. en la región, particularmente después de la invasión militar de Irak. Este artículo por lo tanto, afronta las estrategias de los actores no estatales en varios campos. El primero es el campo de las entidades o trans-estatales árabes que inmediatamente se movilizaron contra la intervención estadounidense en Irak, aún si no se hizo en nombre de la emancipación política de las sociedades oprimidas. A continuación se demuestra cómo estos actores han mantenido "la regionalización de la crisis de Irak", de modo que siga siendo una "causa (qadiyya) Árabe", en contra de las políticas de la segunda administración Bush en la región. En el segundo campo se analizan las estrategias de supervivencia de los actores que han puesto su "causa" en los ámbitos políticos nacionales de Egipto, Arabia Saudita y Siria. De hecho, los giros de la invasión militar de Irak, el derrocamiento de Saddam Hussein y la construcción de un "Irak democrático" tuvo un profundo impacto en estos tres países. El activismo de la sociedad civil en estos tres países se distingue de la de los actores transnacionales con las estrategias de propiedad social [5] y del discurso americano de los derechos humanos y la democracia, junto a la cambiante situación política en Irak. Demostraremos cómo los actores de la sociedad civil, incluidas organizaciones no gubernamentales para la Democracia y los Derechos Humanos y los partidarios de la reforma [política] han introducido en sus campañas elementos del discurso americano para servir a sus propias estrategias y lograr los objetivos nacionales que, en ocasiones, son contradictorias con los planes iniciales de los Estados Unidos. Por último, analizaremos brevemente el impacto de esta falta de movilización en dos niveles.

El espacio transnacional: la regionalización de la crisis de Irak

Cuando la intervención de EE.UU. en Irak, algunas organizaciones se unificaron en torno a un único tema: el rechazo del intervencionismo de los Estados Unidos en Irak, en sus asuntos internos y la reanimación de la Nación árabe (al-umma al-`Arabiyya). Para ello, a finales de 2002 se construyeron "comités populares de apoyar a Irak (Al Lijana-ca-cha-cha-li `Biyya al Nasrat-" Irak) en Egipto y Siria [6]. Los miembros de estos comités varíaba entre intelectuales, activistas y opositores políticos todos pertenecientes al movimiento nacionalista árabe y el movimiento islamista. En el mismo año, una docena de conferencias contra la guerra se organizaron en El Cairo por intelectuales y miembros de la Campaña "El pueblo contra la agresión a Irak (Hamla al-ca-cha-cha-li `Biya muwâjahat al-` `Udwan alal" Irak) [7]. Unos días antes de la puesta en marcha de las operaciones militares en Irak, la Unión de Abogados de Egipto hizo público un llamamiento a la salida voluntaria a Irak para unirse a la resistencia contra las fuerzas invasoras [8]. A nivel regional, la Conferencia General árabe (al qawm almu’tamar-al-`am) [9] con sus dos ramas, árabes e islámicas, y la Conferencia de partidos políticos árabes (Mu `al Tamar-al-` Ahzab Arabiyya) organizó conferencias durante todo 2003 sobre la crisis de Irak y produjo decenas de publicaciones exaltando el nacionalismo entre sus homólogos árabes y reclamando un cambio de política en los gobiernos árabes [10]. Incluso tres años después del ataque, en 2006, la Unión de Abogados Árabes (Al-Ittihad al-`arab muhâmîn) anunció la creación del Centro Árabe para la documentación y el enjuiciamiento de crímenes de guerra (al-`Arabi Markaz-lil tawthîq Wal mulâhaqa al-qanûniyya li-al-Harb jarâ’im). La carta del centro define su objetivo como sigue: "documentar los crímenes de guerra cometidos por los enemigos de la nación árabe, que son el imperialismo de EE.UU. y el sionismo mundial, preparar estudios y participar en la persecución legal y demandas contra personas que participaron en estos crímenes [11].

Es también en este ámbito transnacional que los medios pan-árabes [12] jugaron el papel más importante en la aceleración y la extensión de la movilización transnacional. Los periódicos Al-Hayat (Vida) Al-Quds Al-Arabi (La Jerusalén árabe) y el canal por satélite Al-Jazeera constituyeron un foro de participación y de expresión sin censura al público y las élites intelectuales árabes hablaron en contra en la intervención y a favor de Saddam Hussein [13]. Aunque este espacio está abierto a todas las ideologías, el movimiento nacionalista árabe ganó mucho espacio. En estos medios de comunicación, en conferencias y en las cartas de fundación de los comités populares contra la agresión, la expresión de anti-americanismo y rechazo de la guerra no ha sufrido las limitaciones impuestas por los regímenes árabes, en diversos grados, en los medios de comunicación nacionales. Y se ha hecho un vínculo entre la invasión de EE.UU. de Irak, la ocupación israelí de Palestina y la "subyugación" de los regímenes árabes respecto a la superpotencia.

Particularmente intensa durante el año 2003, un año después del ataque se atenuó la movilización contra la agresión estadounidense. Sólo unas pocas organizaciones árabes siguieron luchando por la preservación de la memoria y proteger a todas las causas árabes nacionales, sumergiéndose en las preocupaciones cotidianas de los ciudadanos de la región. Esta apatía [14] contrasta con la movilización colectiva árabe contra la guerra en Irak y aún no ha logrado permear entre la gente en su lucha por los asuntos políticos locales. Esto nos lleva a la segunda parte de este artículo, dedicado a la respuesta de los actores nacionales de la sociedad civil de Egipto, Arabia Saudita y Siria.

El mercado de la "sociedad civil": internalización de la crisis de Irak y la externalización de la crisis nacional

Aquí hablamos de la capacidad de estas organizaciones para impulsar la acción colectiva que permita un reto más avanzado que la pertenencia, la solidaridad o la compasión [15]. Estas organizaciones se transformaron en No Gubernamentales, firmaron peticiones y editaron boletines [16]. Estas estructuras se han convertido desde 2003 en los bastiones de un nuevo reto que está cerca de la oposición política a los regímenes de Egipto, Arabia Saudita y Siria [17]. Tres categorías de actores no estatales nacionales se han distinguido por la intensidad y las estrategias de movilización: miembros de la comunidad, peticionarios/reformistas y ONG de Derechos Humanos y la Democracia ( ONGDH). Estos actores no se han movilizado para influir en la política exterior de los tres gobiernos contra la intervención de EEUU en Irak. Todos ellos han buscado el apoyo de la superpotencia en su lucha contra los regímenes autoritarios de los tres estados. Estos actores se han aprovechado de la situación de la región, más sensible, y han recibido ciertas concesiones de los regímenes políticos que los gobiernan. Al vincular el plan de EEUU para un Gran Oriente Medio con un Irak pacífico y democrático como el primer laboratorio de este proyecto, el discurso de América ha facilitado la captación de estos actores nacionales en una dinámica que es, para Marcel Merle, normal y común entre los actores no estatales [18]. El acceso de los antiguos adversarios y exiliados al poder en Irak amplió la gama de posibilidades en las sociedades vecinas. La determinación de los Estados Unidos contra los regímenes autoritarios árabes hizo atractiva la protesta y les convirtió en aliados potenciales de sus planes [de EEUU]. Por lo tanto, la adopción de la bandera de defensa de los "derechos humanos" o de la "reforma política" o la "democracia" se convirtió en la nueva esfera de trabajo ; los opositores políticos se convirtieron a estas teorías y los jóvenes, que ya no creen en la eficacia de los sindicatos y las formas partidistas de participación política [19]. El vocabulario de la democracia, las libertades, los derechos humanos y el destino final de Saddam Hussein ha sido adoptado incluso por la Hermandad Musulmana en Egipto, que ahora cuenta con el apoyo de las organizaciones de derechos humanos contra la represión de que es objeto por el feroz por el régimen egipcio [20].

Una estrategia común para la sociedad civil de los tres países fue la coalición de varios miembros de partidos políticos e ideológicos. Así pues, islamistas, liberales, actores de la comunidad laica y kurda, coptos y chiítas se reunieron en las mismas estructuras (ONGDH, peticiones y declaraciones) en los tres países. Algunos han iniciado un diálogo directo con el régimen como los reformistas (Al-islâhiyîn) en Arabia Saudita y los intelectuales (Al-muthaqqafîn) Y activistas (nuchatâ’) de la sociedad civil en Siria. Posteriormente, se celebraron reuniones entre el rey saudita y las delegaciones de la Asociación Nacional de los Derechos Humanos (al-jam `al-iyya wataniyya li huquq al-insan), en la que hay notables chiítas y firmantes de las diferentes solicitudes que exigen reformas políticas y religiosas en el reino. Las primeras peticiones, comunicados de prensa y cartas abiertas de los intelectuales sirios fueron enviadas directamente al régimen y al presidente sirio. Algunos de estos documentos han recordado el discurso inaugural del Presidente Bashar Al Assad, en el que explícitamente prometió reformas políticas y económicas. Este discurso se difundido en los salones (Al-muntadayât) de Damasco y algunos miembros de la oposición estaban dispuestos a dar una oportunidad al presidente. Estos actores en Siria y Arabia Saudita, mostraron un rechazo a la intervención de EEUU en los asuntos nacionales de su país. De hecho, en vísperas de la intervención de EEUU en Irak, los activistas políticos y comunales de Arabia de todas las ideologías han firmado peticiones de solidaridad con el régimen contra las amenazas de EEUU [21]. Estas referencias en contra de la superpotencia han tranquilizado a los gobiernos al mismo tiempo que han introducido las reformas, incluidas las políticas, como la única herramienta para sobrevivir a las presiones de la superpotencia.

En Egipto, incluyendo las principales ONGDH y el Movimiento Egipcio para el Cambio (Haraka al-al-lil Masriyya TAGHIA Kifaya), otaron al principio de su campaña por una confrontación con el régimen a través de manifestaciones y acusando en los medios de comunicación de violaciónes de los derechos humanos a la policía del régimen. Asimismo, denunciaron la violación de las leyes, los derechos constitucionales y las libertades políticas de los ciudadanos en Egipto cometidos por el partido en el poder y sus agentes económicos. Estos sectores sociales han mostrado un rechazo categórico de la intervención de EE.UU. en los asuntos políticos internos y han pedido abiertamente al régimen de Mubarak o la democratización o la renuncia. La publicación de informes, comunicados de prensa y peticiones en los blogs, sitios web y en entrevistas en canales de televisión árabes y extranjeros, así como la publicación en el periódico independiente de la oposición han facilitado la exteriorización de la crisis de legitimidad y los males políticos que aquejan al régimen egipcio.

Egipto y Siria se distinguen de la situación en Arabia Saudita. En Egipto, la movilización de los jueces en contra de la violación por el poder ejecutivo de la independencia del poder judicial durante las elecciones parlamentarias de 2005, tuvo el apoyo de toda la sociedad y, obviamente, la administración Bush. La causa de los jueces es ahora respaldada por movimientos como Kifaya y ONGDH, que se apresuraron a denunciar los ataques contra los abogados durante sus eventos. De hecho, los principales dirigentes de los jueces han aceptado la presión americana sobre el régimen egipcio. Hisham Bastawisi, un juez prominente en el movimiento de 2005, reconoció que el momento era muy importante porque fue el período cuando el régimen sufrió la mayor presión de su aliado estadounidense [22]. Más allá Bastawisi aseguró que la coordinación es crucial, porque "Hemos elegido un momento en que los que están en el extranjero nos oyen"[23]. En Siria, el caso es más controvertido. La aparición como disidente de Abdel Halim Khaddam, Ministro de Relaciones Exteriores entre 1970 y 1984, y Vice Presidente de Siria a partir de esa fecha y su coalición con el movimiento de la Hermandad Musulmana, oposición en el exilio, ha tenido menos resonancia en la sociedad civil y en el régimen. Aprovechando el aislamiento internacional del régimen sirio, Khaddam y los Hermanos fundaron un frente político, Al jabhat-Khalis, en Bruselas en marzo de 2006. El frente se alineó con los intelectuales y activistas de la sociedad civil en Siria. Contrariamente a lo sucedido con el movimiento de los jueces egipcios, el Frente provocó reacciones diversas de los distintos miembros, especialmente entre la más notable, la "Declaración de Damasco para el Cambio Democrático Nacional (i`lil TAGHIA lân Dimashq al-Watan al-dimuqrâtî) [24].

Las minorías étnicas y religiosas: desde el activismo en la comunidad al activismo cívico

La asignación de una sección separada para el estudio de la movilización de la comunidad en los tres estados no refleja en sí misma la naturaleza de sus estrategias desde 2003. Se hace aquí para facilitar el análisis y resaltarlo. La movilización de la élite política y religiosa kurda, chií y copta desde 2003 sin duda se ha caracterizado por la reintegración en la sociedad civil nacional y el desplazamiento del tema de la defensa de la comunidad y la identidad a la escena de la Defensa los derechos civiles y políticos y la democracia. Así, la tesis principal de estas comunidades es la reforma política y el respeto por los derechos humanos en la igualdad de acceso al poder de todos los componentes de la sociedad nacional y los derechos, incluidos los culturales y religiosos, de las diferentes comunidades, sean la mayoría o minoría [25]. Posteriormente, el concepto de "ciudadanía" se ha introducido en el centro del vocabulario de kurdos y coptos desde 2003.

La movilización de la élite política y religiosa de los actores de las comunidades minoritarias en los tres estados ha marcado el movimiento de la sociedad civil, en particular desde 2003. Kurdos y chiítas que, a pesar de la revelación de su realidad a partir de 2003, siguen siendo percibidos como una minoría perseguida aunque se ha alterado la relación psicológica entre la mayoría y la minoría en Arabia Saudita, Egipto y Siria. Entre los miembros de estas comunidades, la barrera del miedo y el "sentimiento de minoría" han comenzado a disiparse desde 2003 [26]. Incluyendo a Siria y Arabia Saudita, el acceso al poder de sus pares a través de la frontera ha sido experimentado por los kurdos y los chiítas como una victoria contra un régimen despótico comparable al que oprime en Damasco o Riad. Pero hay que destacar que la movilización que se inició en 2001 y se intensificó a partir de 2003 no ha afectado las tres comunidades, kurdos, chiítas y coptos en sus respectivos países. Una élite dentro de ciertas corrientes tomó la iniciativa de aprovechar el contexto nacional e internacional para movilizarse. Esto ciertamente no deja indiferente a los restantes miembros de la comunidad. Sin embargo, a pesar del alto nivel de inter-solidaridad local, sería equivocado considerar a la minoría kurda de Siria, chiíta en Arabia o copta en Egipto como un bloque ideológico homogéneo y uniforme. Las tres minorías son atravesadas por una multitud de corrientes políticas e ideológicas. Este hallazgo es particularmente valioso acerca de la solidaridad de la comunidad transnacional, pero no elimina el componente local de la propia identidad entre los miembros de la comunidad nacional. Los chiítas de Arabia Saudita dicen que los chiítas árabes en su relación con los kurdos de Irán y Siria se apartan de los kurdos de Turquía [27].

Los coptos en Egipto y activistas kurdos en Siria han creado sus propias ONGDH cuando quieren defender regularmente sus causas fuera de la UE. En Egipto, se denomina Unión Egipcia de Derechos Humanos (Al-Ittihad al-Misri al-li huquq insan) y en Siria Organización de Derechos Humanos en Siria MAF (al huquq munadhdhamat-Insan fi Surya MAF) [28]. En Arabia Saudita, los miembros más activos de la comunidad chiíta son miembros fundadores desde el año 2003 de la Asociación Nacional de los Derechos Humanos (al-jam `al-iyya wataniyya li huquq al-insan). Sin embargo, no hay que olvidar que la reintegración nacional sigue basándose en la identidad comunal. Personalidades chiítas, kurdas y coptas se han centrado en su identidad comunal y no tomar parte en las asociaciones de la sociedad civil. Así, estos actores invierten la especificidad del grupo [29] en temas más amplios que los derechos humanos y la democracia. Esta estrategia de inversión provoca una apertura condicionada por el compromiso de una mayor identidad de la comunidad encarnada por la Iglesia, el clero o los partidos étnicos. Por lo tanto, mientras que se fusionan con otros componentes de la sociedad civil, la minoría kurda, los chiítas y los coptos han organizado conferencias y eventos paralelos en su comunidad. Los tres grupos también mantuvieron su propia red autónoma de relaciones transnacionales ya sea con los Estados Unidos o los países vecinos.

En el caso de los coptos de Egipto, el mantenimiento de una "red de coptos" transnacional se manifiesta como consecuencia de la Primera Conferencia de la diáspora copta (Hayat al-Aqbat Mahjar) en Zurich [30] en septiembre de 2004 y una segunda en Washington en noviembre de 2005, en la sede del Congreso, mostrando vínculos no sólo entre estos grupos de diferentes nacionalidades, sino también entre éstos y el resto de la comunidad copta en Egipto. Desde la primera conferencia en 2004, se hicieron varios intentos de celebrar una reunión copta en El Cairo. Estos esfuerzos culminaron en febrero de 2008. En esta tercera conferencia, y siguiendo la estrategia de reconversión de activismo de la comunidad para el activismo cívico, el título de la conferencia ya no era «Conferencia de la diáspora copta» sino que se convirtió en la primera conferencia para «la activación la ciudadanía en Egipto» (Hayat al-Qahira TAF li Awal `al Il-muwâtana fi Misr) [31]. De hecho, la celebración de estas conferencias refleja el activismo particular de las asociaciones copto egipcio-estadounidenses, que son las más numerosas de la diáspora. La importancia de estas asociaciones en el ámbito de la política nacional de Egipto ha tomado un nuevo giro después de la intervención de EE.UU. en Irak y con los medios de comunicación inmersos en una docena de campañas realizadas por los dirigentes de estas asociaciones en los Estados Unidos y Egipto. La visita a este último por varios dirigentes de la diáspora copta en Europa y los Estados Unidos ha duplicado la presión de impacto sobre los coptos, con el apoyo explícito de la administración de EEUU. [32].

A pesar de que también se han movilizado para invertir su relegación, los chiítas de Arabia Saudita han optado por una postura menos matizado que la minoría copta en Egipto. La corriente principal de los chiítas de Arabia, el Shiraz, desde los preparativos para la intervención en Irak a finales de 2002 destacó la brutalidad del régimen iraquí contra el régimen saudita, al que perciben como abierto a debate especialmente desde la firma los acuerdos de reconciliación entre los chiítas y el gobierno de Arabia Saudita en 1996. Por su parte, el paternalismo del régimen saudita con los chiítas ha estado acompañado por el reconocimiento público de sus problemas por el nuevo rey después de su llegada al poder en 2005. Desde entonces un chiíta, Jaafar Al-Shayeb, fue elegido para encabezar el consejo de la ciudad predominantemente chiíta de Qatif, el número de jueces en los tribunales de los chiítas se ha triplicado (de dos a siete) y el discurso oficial y religioso contra los chiítas se hizo relativamente limpio y tolerante [33].

La interacción de los kurdos con el régimen sirio ha estado marcado por un enfrentamiento más violento. Después de la movilización en el marco de la sociedad civil siria, un levantamiento kurdo (Intifada[34]) tuvo lugar en marzo de 2004. A raíz de un enfrentamiento entre los aficionados kurdos y árabes en un estadio de fútbol de la ciudad de Qamishli, hubo manifestaciones y enfrentamientos violentos con la policía y con la población árabe en la frontera con Irak [35] y en las principales ciudades de Siria [36]. La diáspora kurda en los estados vecinos y los estados occidentales se manifestó frente a la embajada de Siria en solidaridad con sus hermanos [37]. A nivel nacional, los líderes kurdos se han unido a los activistas políticos y activistas de los Derechos Humanos de Siria, a fin de refutar la tesis de una confrontación nacional kurdo-árabe. El gobierno fue señalado por su represión y la estrategia de división de la sociedad siria y el Estado. En cumplimiento de la Declaración de Damasco para el Cambio Democrático Nacional (i`lil TAGHIA lân Dimashq al-Watan aldimuqrâtî) un año después, en octubre de 2005, los principales partidos kurdos de Siria demostraron públicamente su participación en el movimiento general de la sociedad civil siria [38].

¿Cuál es el resultado de estas estrategias?

Desde finales de 2006, el observador de la situación nacional en los tres estados puede notar una desmovilización de los actores no estatales, notable en Arabia y Siria y no tanto en Egipto, y la venganza feroz de los tres regímenes autoritarios. Esto es tanto consecuencia de las estrategias de estos grupos como el único fruto de la estrategia de EEUU, empantanado en Irak, y el silencio que rodea la cuestión de la democracia en la región árabe y los conflictos internos y la fragmentación de las coaliciones no estatales que se construyeron en estos tres países. Su mayor desafío ahora es volver a despertar esa movilización. Las concesiones y reformas cosméticas puestas en marcha en estos tres países no son insignificantes. Sin embargo, las nuevas estrategias Mientras que los tres planes se han recuperado con éxito. Sin embargo, el hecho de que estos actores hayan creado nuevas estrategias de mejora de los regímenes cuya única respuesta a retos anteriores de los movimientos de protesta era la represión, no era del todo inútil [39].

Bibliografía:

Mona Abdel-Rahman, La política de las ONG en Egipto, Londres: Tauris Academic Studies, 2004, 228 p.

Mounia Bennani-Chraibi y FillieuleE Olivier (eds.), la resistencia y las protestas en las sociedades musulmanas, París: Presses de Sciences Po, 2003, 419 p.

Alex Danchev Macmillan & John, La guerra de Irak y la República Democrática Política, Londres, Nueva York: Routeledge, 2005, 272 p. Burhan Ghalioun & Mardam BEY Farouk (Eds.), "Una primavera de Siria", en Confluencias, N ° 4, invierno de 2002-2003, 156 p.

ALQUILER Laurence, el chiísmo y la política en el Oriente Medio, Irán, Iraq, Líbano, las monarquías del Golfo, París, Autrement, 2008, 147 p. Augustus R. Norton (ed.), Sociedad Civil en el Oriente Medio, Leiden: Brill, 1994, volúmenes I y II.

Salloukh Bassel & Rex Brynen (eds.), El regionalismo, localismo, y la mundialización en el Oriente Medio, Aldershot, Inglaterra, Burlington, VT: Ashgate, 2004, 187 p.

Notas

[1] Mounia Bennani-CHARIBI y FillieuleE Olivier (eds.), la resistencia y las protestas en las sociedades musulmanas, París: Presses de Sciences Po, 2003, p. 17.

[2] Véase Bob Woodward, Plan de Ataque, París: Gran libro del mes, 2004, 273 p.

[3] Alex Danchev y John MacMillan, La guerra de Irak y la República Democrática Política, Londres, Nueva York: Routeledge, 2005, 272 p.

[4] LORD Carnes, Diplomacia Pública e Influencia Estratégica en la Era del Terror, Westport, Conn.: Praeger Security International, 2006, pp. 83-92.

[5] "La apropiación social: organizaciones o redes que no entrarán en campaña política con todo su equipo de organización e institucionales, convirtiéndose así en actores políticos" de Charles Tilly y Tarrow Sideny, la política (s) del conflicto. De la huelga a la Revolución, París, Sciences Po, prensas, 2008, p. 68.

[6] Entrevista con un miembro fundador de los Comités del Consejo Ejecutivo de Apoyo a Irak, la Unión de Abogados Árabes y miembro del Centro Árabe para la documentación y el enjuiciamiento de crímenes de guerra, Damasco, Siria, 22/09 / 2006 Entrevista con el miembro del Parlamento egipcio de la Conferencia Nacional Árabe, El Cairo, Egipto, 02/02/2008.

[7] Al-GHOBASHY Mona, «perturbación de las autoridades: la reforma constitucional en Egipto", en Middle East Report, N ° 226 (primavera) 2003, p. 29.

[8] Entrevista con parlamentarias egipcias, op.cit.

[9] El sitio web oficial de la organización es el siguiente: www.arabnc.org; entrevista con un miembro de la Secretaría General de la Conferencia Nacional Árabe y la Conferencia Nacional Islámica, Damasco, Siria, 09/10/2006.

[10] Cada año, la Conferencia Árabe Nacional emitió un informe titulado "Hal al-umma al-`Arabiyya" (El estado de la nación árabe) publicado por Beirut: Centro de Estudios de la Unidad árabe

[11] El texto de la carta fundacional del centro está disponible en el sitio web oficial de la Unión de Abogados Árabes: http://www.alu-1944.org/newsdetails.asp? Id = 531

[12] Rex Brynen "reflexiones sobre las repercusiones regionales de la Intifada al-Aqsa" en Salloukh Bassel & Rex Brynen (eds.), El regionalismo, localismo, y la mundialización en el Oriente Medio, Aldershot, Inglaterra, Burlington , VT: Ashgate, 2004, p. 134

[13] Sana Kamal, "El poder de la TV vía satélite" en Oriente Medio Internacional, el 19 de abril de 2002.

[14] Bajoit Guy, " Las reacciones individuales de descontento "en francés Review of Sociology, v.29, n.2, 1988, pp. 325-345.

[15] Mounia Bennani-Chraibi, "Los conflictos en el Oriente Medio a la luz de comunidades imaginadas: El caso de Marruecos ", en el contrario, vol. 5, No. 2, 2007, p. 53.

[16] Burhan Ghalioun y MADRDEM BEY Farouk (Eds.), "Una primavera de Siria" en Confluencias Mediterráneo, N º 44, invierno de 2002-2003. [17] El-Khawaga Dina, "La generación de los setenta en Egipto: la sociedad civil como un directorio de acción alternativa en Bennani-Chraibi M. y O. FILLIEUIL, .. op.cit, pp. 271-292.

[18] Marcel Merle, Sociologie des relations internationales, París, Dalloz, 1988, p. 436.

[19] Mounia Bennani-Chraibi y Fillieule Oliver, op.cit, pág. 121.

[20] Baheyy Eddin Hassan, "Una cuestión ética de derechos humanos: La defensa de los islamistas en Amr Hamzawy CHASE & Tirado, los Derechos Humanos en el mundo árabe: las voces independientes, Philadelphia: University of Pennsylvania Press, 2006, pp. 37-50

[21] La petición en contra de los planes de los EE.UU. en la región y expresando solidaridad con el régimen de los Saud se llama "Ma`al-fi Khandaq churafâ "(Juntos en las trincheras de la verdad). La petición firmada por líderes saudíes chiíes en el mismo sentido se titula "Socios en la Patria Watan (Churake ’Fil)" a menudo se traduce como "Socios de la Nación", firmado por 450 personalidades chiíes abril 30, 2003. El texto en árabe de la petición está disponible en: http://www.aljazeera.net/NR/exeres/D06168A6-DA8B-4339-9FB7-82A66AE12A3C.htm

[22] STAKC Megan, "Los jueces en Egipto dan voz a coro por la reforma", en Latimer, 03/05/2005.

[23] Ibid.

[24] Al-Hamid Ibrahim, "Mu` âridûn sûriyûn yajtami ` al Dawha-Arbi` A ’... i `yatabrra Dimashq LAN’ min Jabha Alkhal" (Los oponentes de Siria se reúnen en Doha este miércoles ... La "Declaración de Damasco") en Al-Hayat, 20/03/2006.

[25] Entrevistas en El Cairo, Damasco y Riyadh con activistas de de las minorías copta, kurda y chiíta, respectivamente,

[26] La dimensión psicológica es subrayada por Akram al-Bunni, en una entrevista publicada en http://facultystaff. ou.edu/L/Joshua.M.Landis-1/syriablog/2005/08/anwar-al-bunni-interview-with-syrias.htm, consultado el 23/01/2009; Véase también: Moustafa Hachi-Farouq, "Suriya Akrad taharrakû Raddani alal ta` wa tahmîch `attuchan lilmuwâtana Duna dawafi` qawmiyya (kurdos sirios se manifestaron en respuesta a su marginación y la búsqueda de la ciudadanía "en Al-Siyassa, 02 / 09/2006, entrevistas con los miembros anónimos de la comunidad chií en Safwa, Qatif y Jubail, Arabia Saudita, en abril de 2007.

[27] Ver para los chiítas Louer Laurence, «el chiísmo y la política en el Oriente Medio, Irán, Irak, Líbano, las monarquías del Golfo, París, Autrement, págs. 54-80; AJAM Fouad, " ’Irak y los árabes" en Foreign Policy, vol.82, n.1, 2003, p. 11; las entrevistas realizadas por la autora entre la comunidad chií en Safwa, Al-Qatif y Jubail en Arabia Saudita, abril-mayo de 2006, los kurdos ver Barah Mikail, "La cuestión kurda" en el Medio Oriente Noticias, París: Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas, No. 4, febrero de 2007, 7 p. 12

[28] El sitio web oficial de la Organización Siria: http://www.hro-maf.org/index.php

[29] El-Khawaga Dina, renovación de la comunidad copta como un actor político, Doctor en Ciencias Políticas, bajo la dirección de Rémy Leveau, París: Institut d’Etudes Politiques de París, 1993, p. 6

[30] La declaración final de esta conferencia está disponible en Inglés y árabe en Martyn Thomas et al. (eds.), los coptos en Egipto: una minoría cristiana bajo el fuego. Ponencias presentadas en el Primer Simposio Internacional de coptos, Zurich, 23-25 de septiembre de 2004, Zürich: G2W-Verlag, 2007, pp. 8-12.

[31] "Awwal Mu’tamar li" Al-Aqbat Mahjar "hilo Qahira lam yalqâ ihtimâman min masîhhyi Misr" en Al-Hayat, 17/02/2008.

[32] Meligi Ilham Al-Hamdi y Selim, ’li-Awwal ziyara Mudir munadhdhamat Aqbat Mahjar ila al-Misr "en Asharq Al-Awsat, 09/12/2005; SAMI Salone," jugar a la defensiva ", entrevista con Michael Mounir en Al-Ahram Weekly 22 - 28/12/2005.

[33] Conversaciones en Arabia Saudita, en abril de 2006.

[34] "Conmemoración de la ‘intifada’ kurda de 12 de marzo de 2004", 14/03/2007, disponible en: http://joshualandis.com/blog/? P = 194, visitado el 09/05/2009

[35] Sarah IAMD (El jeque de Al-Jazeera demanda una reunión con Al-Asad)" en Al-Riad, 14/07/2005

[36] TAGA Wahid, "itlaq hadathan Sarah al 27 min-Qamishli. Dimashq: al-al-`Mahkama Askariyya tusdir hukman bi-12 barâ’at kurdiyan en Al-Watan, 19/07/2004 .

[37] Gambil Gray, "El Despertar kurdo en Siria" en Middle East Intelligence Bulletin, vol.6, n. 4, (abril) de 2004, disponible en: http://www.meib.org/articles/0404_s1.htm, visitado el 09/05/2009.

[38] Akram al-Bunni, "I` lân Dimashq Mustaqbal wa al-Mu `Arada se Suriyya sur de Siria (la" Declaración de Damasco ", y el futuro de la oposición siria), 28/11/2005, disponible en: http: / / 191950BE929A.htm www.aljazeera.net/NR/exeres/E17945CA-3B6A-416FBA6C-, consultado el 09/05/2009.

[39] Véase en este sentido, Amr Hamzawy y Nathan Brown, "fiebre de primavera árabe", Wahsington: Fundación Carnegie para la Paz Internacional, 29/08/2007, disponible en: http://www.carnegieendowment.org/publications/index.cfm? fa = view & id = 19554 & prog = ZGP & proj = zdrl, ZME, consultado el 09/05/2009 .


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3308370

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License