CEPRID

Palestina: Un siglo de resistencia contra el terror globalizado de la colonización

Domingo 10 de enero de 2010 por CEPRID

Adel Samara

CEPRID

Traducido del árabe para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por Cristina Portales

Hay varias cuestiones importantes y decisivas en el conflicto árabe-sionista, que debe ser aclarado para la opinión popular y pública. Sin esta aclaración, no habrá una comprensión adecuada de los conflictos, por una parte, y el derecho de los palestinos y árabes y su justa lucha, por la otra. Además, estos temas son necesarios para explicar por qué este conflicto es prolongado y por qué los palestinos son tan firmes, sobre todo cuando se compara con muchos otros conflictos que se han resuelto.

Sin la comprensión de estas cuestiones, muchas personas de buena fe caen en la trampa de los medios de comunicación burgueses y se hace creer que las masas palestinas y árabes son fanáticos de la guerra y, por lo tanto, lo que se ha aplicado en muchos conflictos –diseño impuesto por la hegemonía de EEUU- se aplica a éste, es decir, que la solución es retrasar y aplazar las cuestiones importantes, que la solución llega por consenso político internacional, etc.[1]

Los siguientes son algunos de los temas que quisiera comentar:

□ Los judíos sionistas en la política y el mundo académico, apoyado por no judíos burgueses de todo el mundo, insisten en abordar el conflicto sobre la base religiosa, es decir, basado en declaraciones bíblicas, testimonio antiguo, en contradicción con el enfoque científico y el relato histórico. Su enfoque está deliberadamente dedicado a ocultar los hechos históricos, la investigación científica y las causas reales detrás de la creación del Régimen Sionista Asquenazi (RSA) en Palestina.

□ El conflicto en la región nunca fue limitado, algo que los medios de comunicación distorsionan deliberadamente, entre palestinos y colonos judíos del estado colonial, ni está ni siquiera entre los árabes y los Judíos. Es un conflicto entre los árabes palestinos como defensores de su patria, el desarrollo y el destino, por un lado, y la agresión imperialista de los regímenes capitalistas -con el régimen sionista-asquenazi creado para proteger sus intereses en la región-, por el otro. Por ello, el centro capitalista ha proporcionado, y continúa haciéndolo, las necesidades del RSA a ocupar, colonizar, destruir, demoler, etc ... Por otra parte, cuando es necesario, lucha en nombre del RSA, como fue el caso de la destrucción de Irak.[2] Por eso, la derrota de los regímenes árabes y palestinos se produjo como consecuencia de la función de este núcleo, más que por el hecho de que el ejército judío fuese "invencible".

□ Los intereses de las potencias capitalistas en la región son, en consecuencia, los intereses de clase. Lo mismo ocurre con la burguesía judía a pesar de sus orígenes nacionales diversos y múltiples, es decir, los colonos llegaron de casi 100 naciones, y fingir que son de un mismo origen y una sola nación. Aquí, se utiliza la función de la narrativa religiosa, utilizando la religión judía.

□ La interpretación de clase se aplica en el caso árabe-palestino. Las clases dirigentes árabes están gobernando los países árabes que han sido fragmentados por los imperialismos británico y francés en 1916, sobre la base del Acuerdo Skies-Picot, sobre la base de entidades pobres y atrasadas por lo que dependerían de los regímenes imperialistas para su supervivencia. Y hoy siguen dándose cuenta que su destino depende totalmente del apoyo de los imperialistas. Por eso, los gobernantes árabes no han entrado en una guerra real contra el RSA. De hecho, han sido, directa o indirectamente, protectores del RSA. Por eso, como vemos hoy en día, las clases dirigentes árabes reconocen la legitimidad del RSA a costa del pueblo palestino y la nación árabe. Esos regímenes no fueron elegidos, y mantener "relaciones especiales" con países capitalistas significa mantener el interés de éstos en sus propios países y ello supone reprimir a quienes defienden la causa nacional.

□ El papel de estos países en el conflicto demuestra que se trata de un conflicto global desde sus inicios, es decir, hace cien años y antes de la era actual de la globalización. Es un conflicto entre los poderes locales, regionales e internacionales.

□ Si bien los factores formales en este conflicto han sido y están siendo las clases dominantes como sus principales actores, la última década fue testigo de un nuevo desarrollo tras las manifestaciones contra la guerra y la globalización. Este movimiento representa a las masas populares en protesta contra los regímenes formales a escala mundial. Mientras que el sionismo es un componente directo de la máquina del mundo de la guerra y la globalización, este movimiento es, aunque sea indirectamente, contra el sionismo. Este movimiento muestra la diferencia entre los regímenes formales y las masas populares. Es la señal de que los pueblos del mundo están empezando a rechazar las políticas de sus gobernantes, es decir, las clases capitalistas cuyos intereses están en armonía con los del sionismo.

□ En cuanto al conflicto en sí mismo, es importante recalcar que el núcleo de la lucha palestina es el Derecho de Retorno del pueblo palestino a su patria, que fue ocupada y colonizada en 1948. La política de la burguesía derrotada árabe y palestina, que se concentra sólo en la restauración de los territorios ocupados en 1967 como patria Palestina, ignora la esencia de la lucha del pueblo por la liberación de la Palestina ocupada en 1948. Nuestro deber de ajustar esta distorsión deliberada de la burguesía.

□ Por último, es importante señalar que una gran parte del mundo de la izquierda no está al lado de los oprimidos, el pueblo palestino, sino que ha asumido la propaganda sionista, no para apoyar el Derecho al Retorno y aún consideran al RSA un país "democrático" pese a la ocupación. Es irónico que muchos izquierdistas de todo el mundo tengan posiciones radicales hacia la mayoría de los conflictos del mundo, en contra del imperialismo y el capital, con la excepción de Palestina. Esta izquierda, ya sea consciente o no, ha sido sionizada, ya que el sionismo es una ideología racista y colonial. Cualquier persona que reconozca o apoye al RSA es en realidad un sionista. Por lo tanto, los sionistas no sólo son Judíos, pueden ser, y muchos son, árabes, palestinos, británicos sionistas ... etc.

Las cuestiones mencionadas señalan una perspectiva amplia que permite a las clases populares desarrollar los mecanismos de resistencia.

El largo período de conflicto en la región dio lugar a alianzas de clase a pesar de que el conflicto es de carácter nacional. En el lado árabe / palestino, la burguesía decidió comprometerse con el enemigo, para garantizar su supervivencia, antes que restaurar los derechos mínimos árabes. Algunos de ellos reconocen al RSA (como Egipto, la OLP, Jordania) y otros mantuvieron sus relaciones en secreto con el enemigo, una “normalización” indirecta. En pocas palabras, la burguesía árabe ha dado la espalda a la lucha por la causa nacional. Corresponde ahora a las clases populares a continuar la lucha.

¿Qué significa esto para los refugiados palestinos, cuyo derecho es regresar a sus hogares y sus tierras?

La respuesta de la burguesía árabe es que los palestinos borren su memoria, dejen de luchar y piensen en los lugares de Shatat [3] como sus lugares de residencia permanente, es decir, sustituir la Patria por un "lugar", ¡en cualquier lugar!

Los Acuerdos de Oslo: de la lucha por la causa a la renuncia de ella

La estructura social de los Acuerdos de Oslo

Lo anterior muestra el argumento mencionado de que las negociaciones de Madrid y los Acuerdos de Oslo (1991-93) han sido el resultado de una larga marcha de la cultura de la derrota y la renuncia a la lucha. El lado más catastrófico de los Acuerdos de Oslo podría ser el siguiente: □ El reconocimiento del RSA, que prácticamente significa que el liderazgo palestino “regaló” la patria al enemigo.

□ Se dividió el movimiento de resistencia en dos: los partidarios de la resistencia y los partidarios del compromiso.

Esta separación no ocurrió por accidente. Es un resultado consecuencia de la historia colonial, del hecho de que muchos movimientos de liberación nacional se han vuelto hacia las potencias coloniales aún después de la derrota colonial. El caso de Palestina es más trágico porque la victoria no se ha logrado todavía. Para demostrar su "buena voluntad" hacia el sionismo y el imperialismo, el liderazgo de la OLP declaró el fin de la lucha militar.

En consecuencia, las potencias coloniales han diseñado una semi-autoridad de la Autoridad Palestina (AP), le dio poder para extraer excedentes a través de su control sobre las principales empresas, los impuestos y el dinero líquido (efectivo) que está siendo donado por donantes occidentales y al que todavía l llaman “asistencia al pueblo palestino” cuando, en realidad, se trata de "dinero político". Estas donaciones son el regalo a los dirigentes que firmaron los Acuerdos de Oslo. Por eso, lo usan de manera corrupta, sin transparencia, y sin invertir, incluso una parte de ella, en el desarrollo nacional. La AP ha planteado para la ribera Occidental (Cisjordania) y la Franja de Gaza un acuerdo con el RSA, los EE.UU. y la UE, que no significa la liberación estas áreas; es por eso que la Autoridad Palestina creó un enorme el aparato represivo finalmente dirigido por un general de EEUU, Keith Dayton.

Estos acontecimientos y los privilegios de que disfrutan les han separado del movimiento de resistencia de las masas. De hecho, ha hecho caer sobre los hombros de las masas esa práctica: la creación de puestos de trabajo de manera corrupta, ha provocado el desarraigo de las células de militantes armados, etc. Es así como la AP y quienes se benefician de ella se enfrentan a quienes se han negado a aceptar los Acuerdos de Oslo.

Para reforzar su base popular, la Autoridad Palestina da empleo a unas 200.000 personas; si cada uno de ellos tiene una familia de 5, entonces un millón de personas dependen de los sueldos de la AP. Muchos otros, casi un tercio, depende del Banco Mundial. Además, hay muchos palestinos que trabajan por y para las organizaciones no gubernamentales (ONG) y muchas otras organizaciones extranjeras e internacionales.

Por otra parte, la base social de Oslo no se limita a esto sino que tiene su propia estructura social:

□ La facción del capitalismo burocrático que dirige la OLP, que maneja la riqueza acumulada por los impuestos palestinos de quienes trabajan en los países árabes del Golfo y que acepta donaciones de los regímenes árabes.

□ Los capitalistas locales palestinos (el Grupo del Banco Mundial), que comenzó a sub-contratar con empresas de capital sionista.

□ Los capitalistas palestinos financieros, especialmente en el Shatat de los países del Golfo que están bajo el mandato de la AP disfrutando, después de Oslo, de la explotación de la economía del Grupo del Banco Mundial.

Estas facciones capitalistas se han apoyado en otras dos facciones de "intelectuales", que se comportan como sus intelectuales orgánicos: la elite liberal occidentalizada y los comunistas renegados. La Autoridad Palestina no ha diseñado una política de desarrollo, es una burguesía sin una base agrícola e industrial productiva. Es por ello que acepta una autonomía y no la demanda en un estado independiente. Es sólo la burguesía nacionalista productiva la que lucha por el control de su mercado nacional y para sus productos. De hecho, es al revés, la naturaleza y la estructura de la Autoridad Palestina ha conducido a una política de mercado abierto y al acceso para la transferencia de excedentes en el extranjero. La economía depende de los salarios de la AP, las ONGs y los empleados internacionales, que reactivan la economía a fin de mes. Esta es la estructura productiva.

Aquí se capta el truco que los donantes han puesto a la sociedad palestina. Los donantes pagan los salarios de los empleados de la AP, proporcionando así un componente alternativo del PIB después de que el RSA haya minimizado e incluso terminado la política de empleo de palestinos en su propia economía.[4] ¿Por qué es un truco? Pues porque los donantes dejaron de pagar los sueldos al gobierno de Hamas después de que ganó a Fateh en las últimas elecciones palestinas.

Paz para el capital

El socio de la burguesía palestina era el capitalismo sionista que, como RSA, era la fuerza económica dominante en la región, sin duda junto a su poder militar. Por ello, la Inversión Extranjera Directa (IED) en el RSA alcanzó los 106 mil millones de dólares en los años 1991-2006. A pesar de todas las ganancias que recibió el RSA de Oslo, su máquina de propaganda –los medios de comunicación- sigue repitiendo que no hay interlocutor palestino en el proceso de "paz". Esto dio lugar a que la inversión extranjera no se orientase a las zonas de la AP. Esta política de propaganda del RSA demuestra que la "paz", a los ojos de la ocupación, es otra versión de la guerra.

En la práctica, los Acuerdos de Oslo no ha otorgado a los palestinos su derecho a la exportación / importación y cualquier persona que quiera entrar o salir en o de las zonas de la AP tiene que recibir un permiso de las autoridades de ocupación israelíes. Los pasaportes palestinos no son válidas hasta que estén registrados en los equipos de la ocupación israelí. No hay ni banco central palestino ni moneda. La mayoría de las tierras en el Grupo del Banco Mundial [así es como denomina Samara a la Palestina Ocupada] está bajo el control de la ocupación, y se siguen confiscando tierras. Basado en el Protocolo Económico de París (1995) establecido entre la OLP y el RSA, las zonas de la AP estaban abiertas para todos los productos agrícolas e industriales sionistas, mientras que a los seis principales productos agrícolas de la AP se les prohibió entrar en el mercado sionista. Se trata de un libre comercio sólo para un lado. Mientras la fuente de los bienes y productos es el mismo, los precios en el Grupo del Banco Mundial y el RSA son relativamente los mismos también. Pero la diferencia está en los salarios. Si bien el ingreso per cápita en el Grupo del Banco Mundial es de alrededor de 1200 dólares, es en el RSA alrededor de 26.000 dólares.

La soberanía sobre el Grupo del Banco Mundial es celebrada por el RSA. Los asentamientos sionistas / colonias tienen el "derecho" de la llamada expansión natural cuando, en realidad, deberían ser eliminados. Sobre esta base, hay que referirse a Oslo como un permiso expedido por el gobierno central en Tel Aviv para que una organización política gobierne de forma autónoma, como en un bantustán. Yo lo llamo “Oslostan".

La democracia como una mina colocada por los donantes

En el caso de Oslostan, las elecciones tuvieron lugar bajo la ocupación. La democracia liberal occidental se basa siempre en la independencia y la soberanía. Pero eso es algo de lo que carece el régimen nuevo de Oslostan.

Cabe señalar que la estructura social de Oslo presenta la situación en los territorios ocupados como la de un "país independiente". Esto se debe a la ausencia de una fuerte oposición a la "paz para el capital". Una de las razones principales detrás de esto es el hecho de que la parte de la OLP que firmó Oslo puso a las masas en una situación de "sentimientos encontrados" en la medida en que no reconocen sus resultados catastróficos (de los Acuerdos de Oslo) sobre todo cuando la oposición no era fuerte para descubrir la amenaza del Acuerdo de Oslo.

Esta situación llevó a la relación deformada con la ocupación que es la normalización con el RSA. La Autoridad Palestina ha sido y sigue siendo la excavadora de esta normalización, insistiendo en detener boicot de productos israelíes (que la gente comenzó en la primera Intifada), mantener la coordinación con la ocupación a pesar de la confiscación de tierras y el bloqueo, el encarcelamiento de miles de hombres y mujeres jóvenes, la demolición de casas, etc ...

Al mismo tiempo, las organizaciones que luchan con prácticas militares no tuvieron en cuenta la importancia de boicot y de lucha contra la normalización.

Como la mayoría de otras organizaciones boicoteó las primeras elecciones, Fateh el partido gobernante de la AP, consiguió la gran mayoría del gobierno autónomo. La experiencia dura fue la segunda elección (enero de 2006) cuando la mayoría de las organizaciones palestinas participaron y este hecho cambió la correlación de fuerzas. Me inclino a decir que la presión de EE.UU. sobre Arafat para ir a las segundas elecciones y permitir que Hamas participase está encaminada a poner a los palestinos, tanto como sea posible, en un ambiente de normalización. Los EE.UU. y el RSA no se sentirían mal si Hamas gana una las elecciones, siempre que sea en el marco de Oslo. Esto podría empujar a Hamas y Fatah a competir para la concesión de un mayor compromiso con el RSA.

Pero ocurrió lo que nadie esperaba, la victoria de Hamas en las elecciones y aparecieron los problemas siguientes:

□ Los donantes iniciaron un golpe de Estado globalizado mediante el bloqueo de transferencia de dinero al gobierno de Hamas, dejaron de pagar los sueldos de los empleados de la AP y quedaron vacíos otros aspectos del presupuesto del gobierno.

□ Se inició una competencia entre Fatah y Hamas en los aspectos políticos.

Por último, el conflicto armado entre Fatah y Hamas dio como resultado una división entre ambas organizaciones en Cisjordania y la Franja de Gaza, un desarrollo que pone a las personas y los grupos de solidaridad en una situación similar.

Por el lado de Sionista, siguió la misma política en todos los aspectos, especialmente la construcción continua del muro.

La naturaleza de la contradicción en el momento actual

La competencia interna y el conflicto entre las facciones palestinas ha dañado profundamente la causa nacional. La división entre los palestinos alcanza el nivel de polarización entre la resistencia y el compromiso, entre aquellos cuya meta es un estado pequeño en las partes del Grupo del Banco Mundial y los que insisten en el Derecho al Retorno.

Los regímenes árabes se han posicionado del lado de la AP, lo que hace la resistencia más difícil. Los regímenes árabes y la AP se han embarcado en un mayor compromiso con el RSA, pese a que éste ha endurecido las condiciones insistiendo en el reconocimiento palestino de un estado judío (es decir, a Israel como un Estado judío puro), la normalización de las relaciones entre los países árabes y el RSA, el rechazo del Derecho al Retorno, etc.

Esto ha conducido a a un mayor deterioro de la situación a nivel palestino. El compromiso árabe el RSA y los EEUU, las agresivas políticas de la UE hacia los palestinos y el mundo en general, tras la crisis financiera, a alentado al RSA, que insiste en sus condiciones.

A lo largo de este largo conflicto, hubo principalmente tres soluciones: una guerra permanente, el fortalecimiento del RSA y la integración del RSA en la región a través de la dominación (ITD) [5], que significa el reconocimiento por la burguesía árabe del RSA normalizando con ello las tesis del RSA sobre la reinstalación de los refugiados en los países donde ya están, aceptando el regreso simbólico de algunos miles de ellos, y un cambio en el nombre, no en el contenido, de la autonomía de un Estado palestino minúsculo.

Perspectivas para el futuro

El punto de partida del análisis en este documento es que la cuestión de Palestina es una cuestión globalizada, causada por los países capitalistas centrales, que fabricaron el RSA al colonizar ZAR Palestina. Desde la perspectiva de la defensa de las clases populares árabes, tiene una naturaleza mixta nacional y de clase, pero desde el lado de los regímenes imperialistas, es de una naturaleza de clase, es decir, los intereses del capital. La traición de la clase burguesa árabe pone de manifiesto que anteponen sus intereses como clase a cualquier otro.

Lo mismo es para el RSA, donde los intereses del capital sionista se han servido de los trabajadores y de los pobres para convertirles en una herramienta represiva desde el inicio de la colonización de Palestina. El conflicto no es nacionalista porque no hay una nación judía y porque el régimen colonial tiene un interés de clase que ha logrado unir a todos a costa de la patria palestina. La diferenciación entre capitalistas y trabajadores en el RSA es grande, pero los trabajadores no practican la lucha de clases contra la burguesía porque se ha alimentado el espíritu de colaboración a través de la colonización de la Palestina robada y hay un acuerdo en la participación el en poder. Para decirlo brevemente: no hay existencia real de clase sin lucha de clases y en el RSA hay una profunda hegemonía burguesa colonial sobre el resto de grupos sociales. Este entorno es incapaz de generar una izquierda que cuestione este status quo.

La fragmentación entre los países árabes y el vacío en términos de poder ha estado en el origen del fracaso en la liberación de Palestina. Pero la situación es peor ahora, donde la burguesía árabe acepta la integración a través de la dominación del RSA, lo que supone el fin de la resistencia y la conversión del Estado [árabe] en enemigo de su propio pueblo. Es bien sabido que los regímenes árabes lanzan una permanente guerra de clases contra las clases populares.

Al mismo tiempo, el campo imperialista rediseña su política en la región para mantener sus intereses y no a través de una alianza con los regímenes árabes, débiles y dependientes, sino a través de la división, de nuevo, de la Patria árabe entre quienes compiten por mercados regionales. Las guerras en Irak, Sudán, Líbano, Somalia, Gaza y los problemas internos en Egipto [se refiere a la revuelta copta] son instrumentos para debilitar el orden árabe actual y la aceleración de una nueva división de la Patria árabe. Mientras que las guerras mencionadas fueron diseñadas por el imperialismo y el sionismo, la guerra en Yemen se ha diseñado, en gran medida, por los poderes regionales.

En el ámbito palestino, junto al conflicto entre Fatah y Hamas, hay ausencia de un bloque de palestinos que evite la competencia por el poder con otros y se centre en la lucha por la causa social y nacional. No podemos ignorar la constancia de Hamas contra el reconocimiento del RSA y su voluntad de resistencia, pero en el momento actual se está hundiendo en la competencia con otras facciones.

Esto hace que la creación de una nueva corriente, marxista-leninista, sea más urgente que nunca y capaz de plantear y promover con fuerza el boicoteo de los productos del RSA, la normalización con el RSA, el rechazo a las elecciones bajo la ocupación y el combate con decisión de la campaña cultural que llevan a cabo las ONGs [se refiere a la imposición de valores desde fuera, especialmente desde Occidente]. Hay una necesidad urgente de un bloque político de este tipo que reafirme y reúna la lucha palestina, y la inserte dentro del mundo árabe, considerando que el peligro para uno es el peligro para todos y que el destino de uno es el destino de todos.

Para los Grupos de Solidaridad

Como he señalado al principio, hay una nueva correlación de fuerzas en todo el mundo en la lucha contra la globalización y la guerra, además de contra la crisis económica y financiera actual, lo que ha conducido a una mayor divergencia entre las masas populares y los gobernantes. Esto también tiene que llegar contra el sionismo como un componente directo de la guerra y del capitalismo. Hay que protestar contra las embajadas sionistas, pero también contra las de las burguesías árabes y de la OLP. Hay que lanzar una campaña de denuncia de los intelectuales que apoyan al RSA y contra las feministas que aconsejan a las mujeres palestinas que no participen en la lucha nacional. Hay que boicotear los productos sionistas y los productos de los regímenes que lo apoyan. Mientras los medios de comunicación estén dominados por la contrarrevolución, los boletines electrónicos son una gran ayuda para esta tarea.

Por último, los palestinos se enfrentan a la elección final: renunciar a sus derechos básicos o hacer de la resistencia la única opción, y la resistencia por todos los medios.

Notas:

[1] Hay siempre dos hegemonías, la de la burguesía y la de las clases populares. Eso es la lucha de clases.

[2] Esto no quiere decir que el imperialismo de EE.UU. y sus aliados no tienen otros objetivos en Irak, es decir, el petróleo.

[3] Shatat es un término árabe que significa uno que vive fuera de su patria. En el contexto de este documento, Shatat se emplea para indicar a los palestinos que fueron expulsados por la fuerza de su patria como resultado de la ocupación sionista de Palestina en 1948 y los años que siguieron. Estos palestinos residen, desde 1948, en el mundo árabe y muchos otros países como refugiados palestinos.

[4] Esta es una violación del Protocolo de París, que declaró que Israel aceptará 100.000 palestinos para trabajar dentro de su economía. El autor de este documento no admite esta forma de dependencia del empleo.

[5] Integración a través de la dominación (ITD): Este término se refiere a los intentos israelíes y los esfuerzos por integrarse a la fuerza en la patria árabe en sus propios términos y condiciones. Esto significa que la nación árabe acepta a Israel como un estado "normal" en la región. Los productos israelíes serán comercializados libremente e Israel será el centro industrial y financiero de la región. Tendrá ventaja en el poder militar. En otras palabras, Israel será aceptado como un "centro para la periferia árabe".

Este texto fue escrito para un seminario con trabajadores franceses, kurdos y turcos en Lyon (Francia) el mes de noviembre de 2009.

Adel Samara es un economista palestino. Reside en Ramala (Cisjordania) y es editor del boletín Ka’ana.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3206265

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License