CEPRID

La marcha por la libertad de Gaza: el espejismo de la estabilidad en medio de un caos regional

Domingo 10 de enero de 2010 por CEPRID

Javad Heydarian

CEPRID

La estabilidad política es un bien escaso en la conflictiva región de Oriente Medio. La prioridad fundamental de gobierno de Mubarak ha permanecido siendo esencialmente la misma durante varias décadas: garantizar un mínimo de estabilidad y preservar una apariencia de consenso político nacional.

Nada justifica o valida la excesivamente "prudente" y "la respuesta restrictiva” de las autoridades egipcias frente a los 1.400 activistas, de 42 países, integrantes de la Marcha por la Libertad de Gaza, pero se debe evaluar la situación socioeconómica general, el contexto político y discernir la enorme presión bajo la que el gobierno egipcio se ve obligado a tomar decisiones.

Aunque Israel controla la mayor parte de las fronteras con Gaza, Egipto tiene un "control cualificado" en la frontera de Rafah; sin embargo, hay un complejo sistema de coordinación entre Israel y Egipto sobre Gaza. Según un ex primer ministro de la Autoridad Palestina, los egipcios están muy preocupados por su imagen en el mundo árabe dado que muchos le ven como cómplice en el asedio israelí contra Gaza. Al mismo tiempo, el gobierno egipcio está bajo una enorme presión, sobre todo por los EE.UU., para defender el Tratado de Paz de 1979 con Israel.

Egipto también está muy preocupado con un posible éxodo masivo de refugiados de Gaza hacia el territorio egipcio, una vez sean abiertas sus fronteras con Gaza. En el ámbito interno - que se acerca la próxima elección presidencial - Egipto teme que el resurgimiento de elementos islamistas, así como, el fortalecimiento de la alianza de Hamas-Hermandad Musulmana que puede amenazar el reinado de tres décadas de un autoritarismo secular liderado por el Presidente Mubarak.

Desde la ’paz fría’ con Israel, como resultado de las negociaciones de Camp David de 1978, Egipto ha evitado la confrontación con las fuerzas militares del sin duda más poderoso Estado de la región, profundizó sus relaciones con los EE.UU. -que le ayudó a embarcarse en un proyecto masivo de reconstrucción nacional- pero todo ello fue a un costo considerable. Aunque la paz con Israel proporcionó una amplia cantidad de tiempo a Egipto para combatir la pobreza de su país, devastado y asolado por la guerra, en el frente político Egipto perdió el prestigio que tenía como la mayor potencia en la región - especialmente durante la presidencia de Nasser — y de ser la vanguardia de la causa árabe.

La ’paz fría’ con Israel ha sufrido, incluso después del asesinato de Sadat en 1981. Cuando las fuerzas de defensa israelíes invadieron el Líbano y Palestina durante los siguientes años y décadas, Egipto se abstuvo de presionar a Israel y se negó a intervenir a pesar de la inmensa protesta internacional para que actuase actuar y evitase el ataque a civiles árabes.

La sociedad egipcia no es monolítica, amplios sectores de la sociedad egipcia – desde los Hermanos Musulmanes a ricos hombres de negocios y ciudadanos de a pie - apoyan a la causa palestina y tienen un fuerte sentimiento de solidaridad y frustración respecto a la actual crisis humanitaria que se viene prolongando desde hace tiempo en Gaza.

Inicialmente, después que el presidente Sadat firmase la paz con los israelíes, el mundo árabe con intentó de aislar a Egipto, pero Egipto era demasiado grande para ignorarlo. Egipto sigue siendo la mayor potencia militar y el centro cultural del mundo árabe, sin embargo, bajo ningún aspecto ha logrado recuperar su nivel anterior, especialmente durante el periodo nasserista.

El surgimiento de nuevos actores

Cuando surge un profundo problema - como el conflicto palestino-israelí - y los poderes tradicionales no actúan con decisión, se plantea un terreno fértil para el surgimiento de nuevos actores políticos. Irán ha sido el mayor beneficiario de la decadencia norteamericana en el Oriente Medio. En 2003, Irán - un país que lucha desde hace décadas para sobrevivir a sanciones severas y recuperación de 8 años de guerra terrible con Irak, que dañó gravemente su infraestructura - de repente se encontró en una posición estratégica muy favorable, de forma especial cuando Saddam y los talibanes fueron derrocados y los EEUU mostraban sus límites en cuanto a mantener el interés estratégico en la región.

En cuestión de años, Irán se convirtió en un jugador clave no sólo en la política iraquí sino también en el Líbano, Palestina y, hasta cierto punto en el Yemen y Afganistán. Irán se convirtió en el crítico más feroz de los EE.UU., al tiempo que censura a los aliados de Occidente, como Egipto, por considerarles como un grupo de títeres que han traicionado la causa palestina y la voluntad de su pueblo. Por otro lado, el pequeño reino rico en petróleo de Qatar se catapultó a sí mismo como un modelo de prosperidad económica que precipitó importantes dividendos políticos de un país que estaba a oscuras en ese aspecto. Hoy en día, Qatar es el país más rico del mundo en términos per cápita y goza de una relación amistosa con Irán y los EEUU.

Ahí está el ejemplo del canal de noticias Al Yazira , convertida en una institución mundial importante financiada por Qatar y con sede allí, que le ha dado una enorme ventaja en info-política, que es una inmensa fuente de poder blando. Lo que molesta a los egipcios es que en los últimos años, Qatar ha venido desempeñando un papel central en las iniciativas de vanguardia para resolver el conflicto palestino-israelí y sirio-israelí, mientras que los egipcios quedaron relegados. Estos hechos - el surgimiento de una potencia chiíta y un pequeño estado en el Golfo Pérsico pasando por alto las competencias tradicionales en las principales iniciativas -no gustaron de forma alguna a Egipto.

Reconfiguraciones en la política palestina e israelí

Después del asesinato del Primer Ministro Rabin por un ultra-religioso de Israel en 1995, el proceso de Oslo y las perspectivas de paz se derrumbaron, tanto para los israelíes como para los palestinos, la política giró hacia la derecha y el uso de la fuerza y la violencia se convirtió en el medio de la política. En 1996, el partido Likud llegó al poder y paralizó completamente el proceso de Oslo. El presidente Clinton no pudo lograr que la OLP e Israel llegasen a un acuerdo durante las conversaciones de Camp David (2000), mientras que Bush falló completamente en el impulso del plan de paz de Arabia (2002) y los acuerdos de la iniciativa de Ginebra (2003) que tenían que materializarse durante la Cumbre de 2007 que se celebró en Anápolis.

Hoy en día una dura línea política de la coalición de derecha, encabezada por Netanyahu y Lieberman, controla el gobierno israelí, mientras que Hamas -impulsado por los resultados de las elecciones de 2006 continúa negándose a renunciar a la violencia contra Israel - controla la Franja de Gaza y Fatah continúa siendo un reto para el liderazgo palestino.

A diario, los dirigentes palestinos e israelíes se lanzan a una guerra de palabras que lleva a pensar que sigue siendo un peligro real una nueva ronda de ofensivas militares y un aumento total del conflicto.

El movimiento pro-palestino y la marcha a Gaza

A diferencia del lobby israelí, despiadadamente eficiente y eficaz, el movimiento mundial pro palestinos está aún en proceso de consolidación y todavía no está profundamente arraigads en la política y el discurso de occidente. Muchos pueden dar fe de cómo hay una falta de consenso entre los elementos progresistas de América, por un lado, y los europeos, por otro. Hay una divergencia notable sobre una plétora de problemas tácticos y estratégicos, entre ellos los diferentes enfoques que podrían ser adoptados por los activistas sobre la resolución de la cuestión palestina y la lucha contra las políticas nefastas de Israel en múltiples frentes.

Esta diferencia en el movimiento, una red flexible de diferentes organizaciones de la sociedad civil, cada una con sus propias y soberanas perspectivas y opiniones, es un juguete en las manos de las autoridades egipcias.

Idealismo político vs idealismo pragmático

El idealismo y el pragmatismo son dos principios que deben ser cuidadosamente equilibrados, especialmente en un país como Egipto. Frente a 1400 activistas de 42 países, las autoridades egipcias se enfrentaron a un dilema importante. Si se permitía a los manifestantes seguir adelante con sus planes, siempre había una posibilidad de que esta histórica marcha inspirarse a una masa crítica de egipcios para iniciar movilizaciones y aprovechar la oportunidad para expresar su desagrado por la política egipcia actual de alianza con EE.UU. e Israel sobre la crisis en Gaza. La consecuencia política de ese potencial escenario es un riesgo enorme para el gobierno egipcio.

Por otra parte, que se desestimase por completo la marcha podría causar un escándalo internacional y manchar la “democratización” de Egipto, así como su imagen de que no simpatiza con la difícil situación de sus compañeros árabes en los territorios ocupados de Palestina. Todo el tiempo hubo constantes negociaciones y diálogo entre los dirigentes de la marcha – Código rosa, la novelista Alice Walker, el legislador filipino Walden Bello o la ex vicepresidena del Parlamento de la UE Luisa Morgantinni - y las autoridades egipcias, así como con el representante de la ONU en El Cairo. Por último, con la ayuda de un prominente líder palestino, Nabil Shaath, un acuerdo fue negociado con la Primera Dama, Susan Mubarak, que el presidente Mubarak aceptó finalmente. En muchos sentidos era un "compromiso razonable" para el Ministerio de Relaciones Exteriores de Egipto. El gobierno egipcio aceptó el trato y permitió que una delegación representativa de alrededor de 100 personas entrase en el territorio de Gaza.

Las fisuras dentro del movimiento alcanzaron su apogeo cuando un número de manifestantes desilusionados calificó el acuerdo como una traición a la misión general y acosó a la delegación elegida para que se bajase del autobús antes de salir de Gaza. El resultado fue una escena despreciable de confusión, caos y confrontación. Un gran número de delegados se sentó en el asalto, lo que llevó al colapso la oferta. Algunos delegados se mantuvieron en el autobús y, finalmente, no se fue a Gaza.

Las luchas internas y las tensiones crecientes crean la imagen de un movimiento en total desorden, a pesar de los incansables esfuerzos de los organizadores para afirmar que el movimiento estaba unido y evitar nuevos enfrentamientos. En los últimos días, hubo intentos considerables por los organizadores de Code Pink, así como otros, para y recordar a todos que los esfuerzos estaban destinados a expresar nuestra solidaridad con el pueblo de Gaza. Como se acercaba el Año Nuevo, un gran número de manifestantes se reunieron en la plaza Tahrir en El Cairo y encendieron sus velas en una vigilia por la población de Gaza.

Una atmósfera de serenidad y de dolor sentimental se unió junto a un profundo sentido de esperanza entre todos los manifestantes en su larga batalla por la libertad de Gaza y Palestina.

Conclusiones

La pasión y el compromiso constituyen el espíritu del movimiento, pero es la lúcida comprensión del contexto político, en el que operamos, lo que define el éxito de nuestra misión. Podemos tener una idea clara de lo que consideramos como la «meta» y los «objetivos», pero hay que explorar el oscuro mundo de los "medios" y "estrategias" con una mente abierta y profunda sabiduría.

En definitiva, un delicado equilibrio entre la política integradora de la coalición por un lado y el respeto de la conveniencia política por el otro, sin duda aumentaría la eficacia global y la cohesión de una organización interna necesaria para una acción sostenida y eficaz de solidaridad. En una nota más optimista, lo que se logró en todos esos días nostálgicos en El Cairo fue la base para el futuro, donde las redes institucionalizadas de organizaciones pro-palestinas, enviados y delegados podrían contribuir a la solución de la prolongada crisis humanitaria en Gaza.

Javad Heydarian es profesor de Ciencia Política en la Universidad Siliman de Quezón (Manila-Filipinas) y participó en la Marcha por la Libertad de Gaza.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3344316

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License