CEPRID

Guerra en Gaza: la CPI ha suspendido la licencia de Israel para matar

Jueves 23 de mayo de 2024 por CEPRID

David Hearst

Middle East Eye

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

Al solicitar órdenes de arresto para las principales figuras del estado, el tribunal ha derribado el mito de que Tel Aviv está fuera del alcance del derecho internacional.

Durante 76 años, Israel tuvo una narrativa más sólida como escudo protector que cualquier Cúpula de Hierro.

Para las víctimas del peor caso de matanza industrial en la historia moderna, la autodeterminación de los judíos posteriores al Holocausto no era simplemente una necesidad, decía esta narrativa, sino un imperativo moral. Cualquier Estado que surgiera era inmune al juicio, decía la historia. Israel estaba más allá del derecho internacional.

Se le permitió tener fronteras indeterminadas. Se le permitió ocupar. Se le permitió colonizar las áreas que ocupaba. Se le permitió atacar periódicamente a sus vecinos de forma preventiva. Se permitieron armas nucleares, fuera del control de cualquier autoridad reguladora.

Podría discriminar violentamente a su minoría no judía y aun así ser aceptado en la familia de naciones democráticas. No sólo se le permitió sitiar Gaza y matar de hambre a la población del territorio durante 16 años, sino que contó con la ayuda de la comunidad internacional.

Cualquiera que rechazara el credo de que este Estado violento tenía derecho a existir se enfrentaba al destierro político.

Israel fue un “bote salvavidas” para los judíos que enfrentaban el antisemitismo en todo el mundo. No fue la causa principal de las olas de antisemitismo. Protegió a los judíos. No los puso en peligro.

Durante 76 años, Israel tuvo literalmente licencia para matar. Hasta el lunes.

El fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan, hizo mucho más que solicitar órdenes de arresto para el primer ministro Benjamín Netanyahu y el ministro de Defensa, Yoav Gallant. El fiscal de la CPI derribó el mito de que cualquier líder, funcionario o soldado israelí estaba fuera del alcance del derecho internacional.

Abriendo la caja de Pandora

Netanyahu tenía razón al estar nervioso por las consecuencias, que de hecho son de gran alcance. Esta aplicación ha abierto una auténtica caja de Pandora.

Sí, por el momento es sólo una solicitud ante los jueces de la CPI. Ha habido ocasiones en el pasado en las que una solicitud de este tipo fue inicialmente desestimada, como en el caso de un líder de una milicia ruandesa buscado por crímenes cometidos en la República Democrática del Congo, o en el caso de Omar al-Bashir, el ex presidente sudanés.

Pero la sala de cuestiones preliminares compuesta por tres jueces sólo debe convencerse de dos puntos: que hay motivos razonables para creer que se ha cometido al menos un delito dentro de la competencia del tribunal y que el arresto de los nombrados "parece necesario" para garantizar que comparezcan en el juicio, no ponen en peligro una investigación y no pueden seguir cometiendo el mismo delito.

Teniendo en cuenta la intimidación que ha sufrido la propia Corte, con Estados Unidos amenazando a sus miembros con sanciones, un tercer imperativo no escrito cobrará gran importancia en sus mentes: la necesidad de defender la independencia de la CPI.

Si ceden a esta presión, la legitimidad de la CPI se acabará y, además, las pruebas de los siete cargos son abrumadoras.

Expone, como nunca antes, la naturaleza colonial de la postura de que la justicia internacional se aplica sólo a otros.

La caja de Pandora es grande. Si se entregan órdenes de arresto contra Netanyahu y Gallant, todos los demás miembros del gabinete de guerra y la maquinaria militar de Israel, hasta el humilde reservista que sube videos tomados en su iPhone, podrían estar sujetos a los mismos cargos.

El segundo punto a tener en cuenta es que los cargos sólo se refieren a lo ocurrido a partir del 7 de octubre. Khan basó su solicitud en un informe de un panel de expertos en derecho internacional, que se centraron en la política de hambruna y asedio de Israel, restringiendo los medios necesarios para que la población en su conjunto sobreviva. Los expertos no examinaron las implicaciones legales de la matanza masiva de civiles.

Si esta solicitud prospera, o incluso si se desestima temporalmente, el ámbito de competencia de la CPI se remonta al momento en que Palestina fue admitida como miembro en 2015. En 2021, la CPI abrió una investigación sobre las acusaciones de crímenes de guerra cometidos en la Palestina ocupada desde junio de 2014.

La decisión de la CPI de procesar a los dirigentes de Israel aguarda una cola creciente de solicitudes sobre todo lo que Israel ha hecho en los territorios ocupados durante la última década.

Larga historia

El largo brazo de la ley de la CPI tiene una historia amarga. La solicitud de Khan no fue obra de un momento, ni siquiera de un hombre que podría haber pensado que Ucrania sería su principal legado después de convertirse en fiscal jefe en 2021.

La jurisdicción de la CPI sobre los territorios ocupados ha sido duramente cuestionada y hubo que superar una serie de obstáculos antes de que se pudiera presentar esta solicitud. Palestina no fue inicialmente reconocida como Estado, por lo que no se le permitió formar parte de la CPI. Luego se ejerció una enorme presión, incluida la amenaza de sanciones estadounidenses, sobre la Autoridad Palestina (AP) para que no utilizara su membresía para perseguir a Israel.

La CPI tuvo entonces que debatir si tenía jurisdicción sobre la Cisjordania ocupada y Gaza, y fue sólo la decisión de la fiscal anterior, Fatou Bensouda, la que permitió que el procedimiento actual siguiera adelante. Pero ese debate duró seis años, de 2015 a 2021.

La necesidad de que la CPI intervenga era demasiado obvia. Ha habido una serie de intentos legales fallidos para lograr que los funcionarios israelíes comparecieran ante la justicia en el extranjero bajo el principio de jurisdicción universal.

El ex primer ministro Ariel Sharon, el ex ministro de Defensa Shaul Mofaz y la ex ministra de Asuntos Exteriores Tzipi Livni se enfrentaban a un posible arresto si viajaban a Londres. Pero el ex Primer Ministro Gordon Brown defendió a Livni, diciendo que se “oponía completamente” a la orden emitida por un tribunal británico para su arresto por crímenes de guerra, y el ex Secretario de Asuntos Exteriores David Miliband llamó a su homólogo israelí para disculparse.

Miliband dijo en el momento del incidente de 2009 que la ley británica que permitía a los jueces emitir órdenes de arresto contra dignatarios extranjeros “sin conocimiento previo ni asesoramiento de un fiscal” tenía que cambiarse.

De hecho fue. Todos esos intentos necesitan ahora el consentimiento del director del ministerio público antes de que se emita una orden judicial.

Estados Unidos se enreda

La reacción actual de Estados Unidos ante la recomendación de la CPI de emitir órdenes de arresto es otro indicador de lo que está en juego. Esto ha variado desde amenazas directas a los miembros de la corte hasta intentos de retirar fondos a la Autoridad Palestina si continúa respaldando el caso de la CPI.

El presidente estadounidense, Joe Biden, expresó su indignación por el hecho de que la CPI estuviera estableciendo una equivalencia entre Israel y Hamás al solicitar también órdenes de arresto para tres líderes de Hamás. “Y permítanme ser claro: independientemente de lo que este fiscal pueda implicar, no hay equivalencia -ninguna- entre Israel y Hamás. Siempre estaremos junto a Israel contra las amenazas a su seguridad”, afirmó.

El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Matthew Miller, fue más allá al decir que los dos resultados preferidos por Washington para los líderes de Hamás eran el asesinato o el juicio ante un tribunal israelí. “El gobierno israelí debería exigirles responsabilidades en el campo de batalla. Y si no es un campo de batalla, entonces un tribunal de justicia”, afirmó.

La administración saliente de Biden se está haciendo un nudo. Si sigue sus propios instintos castigando a la Autoridad Palestina, retirando fondos o socavando la legitimidad de la CPI imponiendo sanciones a sus jueces y fiscales, Estados Unidos se estará disparando en el pie.

Si Biden está de acuerdo con el exsecretario de Estado Mike Pompeo en que la CPI es un “ tribunal canguro ” e intenta socavarla, ¿qué sucederá con el procesamiento por parte de la CPI del presidente ruso Vladimir Putin como criminal de guerra por invadir Ucrania, un procesamiento que Estados Unidos apoya? ? ¿Qué sucede con el resto del trabajo importante de la CPI?

Más importante aún, ¿qué sucede con los intentos de Estados Unidos de construir una autoridad civil que se haga cargo de Gaza en lugar de Hamás, si Washington retira fondos al único otro brazo del gobierno palestino?

Biden dice que quiere reconstruir un Estado palestino una vez que termine esta guerra. En cambio, está plenamente comprometido, con los israelíes, en desmantelarlo.

Momento decisivo

Para Hamás, la perspectiva de que se presenten cargos contra sus líderes no es tan problemática. Habiendo acogido con satisfacción el establecimiento de jurisdicción de la CPI sobre los territorios palestinos ocupados, Hamás condenó la decisión del tribunal de solicitar órdenes judiciales para el jefe de su buró político, Ismail Haniyeh, el líder de Gaza, Yahya Sinwar, y el comandante de las Brigadas Qassam, Mohammed Deif, argumentando que la resistencia armada contra la ocupación estaba consagrada en Resoluciones de la ONU.

Pero como Hamás está catalogado como organización terrorista en gran parte del mundo occidental, nada cambiará mucho, aparte del hecho de que Haniyeh podría no confiar en una visita a Egipto en el clima actual.

Se necesita urgentemente la acción de la CPI para detener la guerra bárbara que ahora se está llevando a cabo.

Se mire como se mire, este es un momento decisivo. Afecta la inmunidad de Israel y avergüenza profundamente a sus partidarios. Expone, como nunca antes, la naturaleza colonial de la postura de que la justicia internacional se aplica sólo a otros.

El propio Khan citó a un líder occidental anónimo que le dijo que la CPI fue construida para “África y para matones como Putin”. Como observó Khan, se trataba de una triste acusación contra un tribunal que se creó como legado de los juicios de Nuremberg.

En este sentido, Aipac tiene razón al advertir a Estados Unidos que si las órdenes de la CPI tienen éxito, lo mismo podría aplicarse a las tropas estadounidenses. “Estas acciones del tribunal representan una seria amenaza: funcionarios y ciudadanos estadounidenses e israelíes pasados ​​y actuales podrían enfrentar órdenes de arresto secretas o citaciones emitidas por el tribunal que los estados miembros de la CPI están obligados a cumplir”, dijo Aipac en un comunicado .

Por todas estas razones, se necesita urgentemente la acción de la CPI para detener la guerra bárbara que ahora se está llevando a cabo.

Dejando el hábito

Es una guerra sin fin. Es una guerra sin final, ya que no se ha ideado ningún plan creíble para el futuro de Gaza. Es una guerra en la que cientos de miles de palestinos en Gaza son conducidos como ganado de una tienda a otra, mientras Israel continúa cortando toda ayuda. Y todo esto ocurre bajo el paraguas de la impunidad.

La medida de la CPI ha dividido a los países que hasta ahora han apoyado la ofensiva de siete meses de Israel. El Reino Unido se está aislando de Europa por su insistencia en que el tribunal no tiene jurisdicción en Palestina. Francia, Bélgica y otros han expresado su apoyo a la investigación de la CPI.

También lo ha hecho Josep Borell, el jefe de política exterior de la UE, quien recordó a los estados que son partes en el Estatuto de Roma de la CPI que deben implementar los fallos de la corte.

Pero para aquellos líderes, como Biden, a quienes les resulta difícil dejar el hábito de su vida, el apoyo a Israel ahora tiene un costo. Significa negar el apartheid, negar el genocidio y negar crímenes de guerra como la hambruna masiva. La lista de cargos está creciendo y se está volviendo imposible de defender.

La guerra ha destrozado no sólo la reputación internacional de Israel, sino también la posición global de todos aquellos que continúan apoyándolo, y para ellos, la esperanza está en la pared. No antes de tiempo.

David Hearst es cofundador y editor jefe de Middle East Eye. Es comentarista y orador sobre la región y analista sobre Arabia Saudita. Fue el principal escritor extranjero del The Guardian y corresponsal en Rusia, Europa y Belfast. Se unió a The Guardian procedente de The Scotsman, donde fue corresponsal de educación.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4294648

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License