CEPRID

Decadencia del imperio y costosas ilusiones

Viernes 29 de marzo de 2024 por CEPRID

RICHARD D. WOLFF

Economy for All

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

Cuando Napoleón enfrentó a Rusia en una guerra terrestre europea, los rusos montaron una defensa decidida y los franceses perdieron. Cuando Hitler intentó lo mismo, la Unión Soviética reaccionó de la misma manera y los alemanes perdieron. Durante la Primera Guerra Mundial y su guerra civil posrevolucionaria (1914-1922), primero Rusia, luego la URSS, se defendió contra dos invasiones mucho más eficazmente de lo que los invasores habían calculado. Esta historia debería haber advertido a los líderes estadounidenses y europeos que minimizaron los riesgos de confrontar a Rusia, especialmente cuando  Rusia se sentía amenazada  y decidida a defenderse.

En lugar de cautela, las ilusiones han provocado juicios desacertados por parte del Occidente colectivo (más o menos los países del G7: Estados Unidos y sus principales aliados). Estas ilusiones han surgido en parte de la negación generalizada del Occidente colectivo de su relativo declive económico en el siglo XXI. Esta negación también permitió una notable ceguera ante los límites que el declive impuso a las acciones colectivas del Occidente global. Las ilusiones también surgieron de una subvaluación fundamental de la postura defensiva de Rusia y sus compromisos concomitantes. La guerra en Ucrania ilustra vívidamente tanto el declive como las costosas ilusiones que fomenta.

Estados Unidos y Europa subestimaron seriamente lo que Rusia podría y haría para prevalecer militarmente en Ucrania. La victoria de Rusia, al menos hasta ahora después de dos años de guerra,  ha resultado decisiva . Su subestimación surgió de una incapacidad común para comprender o absorber la cambiante economía global y sus implicaciones. Al restar importancia, marginar o simplemente negar el declive del imperio estadounidense en relación con el ascenso de China y sus aliados BRICS, Estados Unidos y Europa han ignorado las implicaciones de este declive. El apoyo de los aliados de Rusia, combinado con su determinación nacional de defenderse, ha derrotado hasta ahora a una Ucrania fuertemente financiada y armada por el Occidente colectivo. Históricamente,  los imperios en decadencia  a menudo provocan negaciones e ilusiones que enseñan a sus pueblos “lecciones duras” y los obligan a tomar “decisiones difíciles”. Aquí es donde estamos hoy.

La economía del declive del imperio estadounidense constituye el contexto global continuo. El PIB colectivo, la riqueza, los ingresos, la participación en el comercio mundial y la presencia al más alto nivel de nuevas tecnologías de los países BRICS  superan cada vez más  a las del G7. Este incesante desarrollo económico también enmarca el declive de las influencias políticas y culturales del G7. El enorme programa de sanciones de Estados Unidos y la UE contra Rusia después de febrero de 2022 ha fracasado. Rusia ha recurrido especialmente a sus aliados BRICS para escapar rápida y completamente de la mayoría de los efectos previstos de estas sanciones.

Las votaciones de la ONU sobre la cuestión del alto el fuego en Gaza reflejan y refuerzan los crecientes desafíos que enfrentan las posiciones estadounidenses en Medio Oriente y en todo el mundo. Lo mismo se aplica a la intervención hutí en la navegación por el Mar Rojo y otras futuras iniciativas árabes e islámicas de apoyo a Palestina contra Israel. Muchas de las consecuencias que surgen de la evolución de la economía global contribuyen a socavar y debilitar el imperio estadounidense.

La falta de respeto de Trump hacia la OTAN es en parte una expresión de decepción con una institución a la que puede culpar por no detener el declive del imperio. Trump y sus partidarios están degradando en gran medida muchas instituciones que alguna vez fueron consideradas cruciales para la gestión del imperio estadounidense a escala global. Tanto el régimen de Trump como el de Biden han atacado a la empresa china Huawei, han compartido compromisos en guerras comerciales y arancelarias y han subsidiado fuertemente a empresas estadounidenses en dificultades competitivas. Está en marcha nada menos que un cambio histórico de la globalización neoliberal al nacionalismo económico. Un imperio estadounidense que alguna vez apuntó a todo el mundo se está reduciendo a un mero bloque regional que enfrenta uno o más bloques regionales emergentes. Gran parte de las demás naciones del mundo –una posible “mayoría global” de la población del planeta–  se están alejando del imperio estadounidense.

Las agresivas políticas económicas nacionalistas de los líderes estadounidenses distraen la atención del declive del imperio y facilitan así su negación. Sin embargo, también causan nuevos problemas. Los aliados temen que el nacionalismo económico en Estados Unidos ya haya afectado negativamente o pronto afectará negativamente sus relaciones económicas con Estados Unidos; “Estados Unidos primero” no se trata sólo de los chinos. Muchos países están repensando y reconstruyendo sus relaciones económicas con Estados Unidos y sus expectativas para el futuro de esas relaciones. Asimismo, los grandes grupos empresariales estadounidenses están reconsiderando sus estrategias de inversión. Particularmente temerosos son aquellos que han invertido mucho en el extranjero como parte del frenesí de la globalización neoliberal del último medio siglo. Anticipan costos y pérdidas que surgirán de los cambios de política hacia el nacionalismo económico. Su desgana frena estos cambios. A medida que los capitalistas de todo el mundo prácticamente se adaptan a la cambiante economía global, también discuten y cuestionan la dirección y el ritmo del cambio. Esto añade incertidumbre y volatilidad a una economía global aún más desestabilizada. A medida que el imperio estadounidense se desmorona, el orden económico global que alguna vez dominó e impuso está cambiando.

Los eslóganes “Make America Great Again” (MAGA) explotaron políticamente el declive del imperio estadounidense, siempre en términos cuidadosamente vagos y generales. Lo simplifican y lo malinterpretan, transformándolo en otro conjunto de ilusiones. Trump, promete repetidamente, revertirá este declive. Castigará a quienes acusa: China, pero también a los demócratas, liberales, globalistas, socialistas y marxistas a quienes agrupa en una estrategia de bloques de construcción. Rara vez se presta atención seria a la economía del declive del G7, ya que esto implicaría críticamente que las decisiones de los capitalistas impulsadas por las ganancias son las principales causas del declive. Ni los republicanos ni los demócratas se atreven a hacerlo. Biden habla y actúa como si la riqueza y la posición de poder de Estados Unidos en la economía global no hubieran disminuido con respecto a lo que eran en la segunda mitad del siglo XX (la mayor parte de la vida política de Biden).

Continuar financiando y armando a Ucrania en la guerra contra Rusia, así como aprobar y apoyar el trato que Israel da a los palestinos, son políticas basadas en la negación de un mundo cambiado. Lo mismo se aplica a las sucesivas oleadas de sanciones económicas, incluso si cada una de ellas no ha logrado sus objetivos. El uso de aranceles para evitar que los vehículos eléctricos chinos sean mejores y más baratos que los del mercado estadounidense sólo perjudicará a los individuos estadounidenses (a través de los precios más altos de estos vehículos eléctricos chinos) y a las empresas (a través de la competencia global de las empresas que compran automóviles y camiones chinos más baratos).

Quizás las mayores y más costosas ilusiones que surgen de la negación de años de decadencia se ciernen sobre las próximas elecciones presidenciales. Los dos partidos principales y sus candidatos no ofrecen planes serios sobre cómo afrontar el declive del imperio que pretenden gobernar. Ambos partidos se han turnado para presidir el declive, pero negar y culpar al otro son ofertas de ambas partes en 2024. Biden ofrece a los votantes una asociación para negar el declive del imperio. Trump promete vagamente revertir el declive causado por el pobre liderazgo demócrata que su elección eliminará. Nada de lo que haga ninguno de los partidos principales implica admisiones y evaluaciones sobrias de una economía global cambiante y de cómo cada uno planea abordarla.

Los últimos 40 a 50 años de la historia económica del G7 han estado marcados por redistribuciones extremas hacia arriba de la riqueza y el ingreso. Estas redistribuciones han funcionado como causas y efectos de la globalización neoliberal. Sin embargo, las reacciones internas (divisiones económicas y sociales cada vez más hostiles y volátiles) y las reacciones externas (el surgimiento de la actual China y los BRICS) están socavando la globalización neoliberal y comenzando a cuestionar las desigualdades que existen allí. El capitalismo estadounidense y su imperio aún no pueden hacer frente a su decadencia en un mundo cambiante. Las ilusiones sobre mantener o recuperar el poder en la cima de la sociedad proliferan junto con delirantes teorías de conspiración y chivos expiatorios políticos (inmigrantes, China, Rusia) en la base.

Mientras tanto, los costos económicos, políticos y culturales están aumentando. Y en un nivel, como dice la famosa canción de Leonard Cohen “Everybody Knows”.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4301927

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License