CEPRID

Guerra de Siria: ¿Quiénes son los verdaderos antiimperialistas?

Lunes 19 de abril de 2021 por CEPRID

Joseph Massad

Middle East Eye

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

En la historia del imperialismo estadounidense posterior a la II Guerra Mundial, ha habido varios casos de agresión contra países y regímenes que muchos antiimperialistas y socialistas izquierdistas de todo el mundo han considerado reaccionarios, o al menos no dignos de su apoyo.

En algunos casos, hubo consenso en que, si bien el régimen en cuestión no debía ser defendido, la agresión imperialista contra él no tenía la intención de salvar a la gente de sus depredaciones dictatoriales, sino más bien de asegurar la hegemonía imperialista y las ganancias económicas que continuarían oprimiendo a las personas. Incluso en los casos en que los antiimperialistas pensaban que el régimen objetivo merecía una defensa, sus esfuerzos se centraron principalmente en oponerse a la intervención. Sin embargo, los "patriotas" estadounidenses a menudo tildaban a los opositores de la agresión estadounidense en el sudeste asiático en las décadas de 1960 y 1970 como agentes soviéticos, apologistas del Viet Minh, comunistas, traidores, etc.

Quizás los casos recientes más notorios fueron las invasiones lideradas por EEUU de la Península Arábiga en 1991 e Irak en 2003 . Ninguno de los antiimperialistas de izquierda, y mucho menos los liberales, opositores de las invasiones sentían amor por el régimen tiránico de Saddam Hussein, pero todos entendían que las invasiones estaban relacionadas con los intereses imperiales y no tenían nada que ver con el fin de la dictadura. Ha sido un aliado occidental desde que escuchó el llamado para invadir el Irán revolucionario en 1980.

Si bien muchos en el Tercer Mundo y en otros lugares, que no estaban familiarizados con la naturaleza del régimen de Saddam y se dejaron llevar por su propaganda antiimperialista, lo defendieron, la mayoría de los socialistas antiimperialistas de todo el mundo lo sabían mejor. Incluso cuando los periodistas descubrieron la mentira de miembros de la familia gobernante kuwaití de que las tropas de Saddam mataron bebés en incubadoras en un hospital kuwaití, la exposición de la propaganda no fue en defensa de Saddam, sino un ataque a la propaganda pro-intervención.

De Angola a Libia

Ha habido otras situaciones turbias en lugares como Angola después de que su revolucionario régimen socialista independiente liberara el país en 1975 . UNITA, un ejército “revolucionario” local apoyado por Estados Unidos y Sudáfrica , fue subcontratado para derrocar al régimen, con reclamos de apoyo popular y representación auténtica del pueblo angoleño “oprimido”. Los socialistas antiimperialistas se esforzaron en explicar su oposición a esta agresión imperialista. Insistieron en que sabían que la industria petrolera angoleña estaba dominada por corporaciones estadounidenses, que habían presionado al gobierno estadounidense para que no apoyara la invasión de Sudáfrica y sus representantes porque era perjudicial para su propia inversión.

Los antiimperialistas también eran conscientes de la ironía de que eran las fuerzas militares cubanas las que defendían al régimen angoleño y los intereses petroleros estadounidenses contra la agresión estadounidense y sudafricana. Pero creían que la situación no debería disuadir a nadie de oponerse a la agresión estadounidense y sudafricana.

Otros, de la derecha, insistieron en que UNITA era un movimiento angoleño de cosecha propia que solo podía encontrar aliados en el apartheid de Sudáfrica y el imperialismo estadounidense, pero que esto no debería desacreditar la autenticidad del movimiento y su lucha por la democracia. Pocos de los opositores a la agresión estadounidense y sudafricana encontraron tal lógica persuasiva, incluso si la mayoría no defendió necesariamente ninguna acción del gobierno angoleño.

En Libia, muchos antiimperialistas advirtieron contra la intervención de la OTAN de 2011 motivada por el pillaje imperial europeo y estadounidense, en lugar de poner fin a la dictadura en el país. Fueron acusados de ser apologistas del exlíder del país, Muammar Gaddafi . La destrucción total y el saqueo del país que Estados Unidos y Europa han llevado a cabo desde entonces deberían poner fin a las cosas, aunque, como era de esperar, muchos defensores de esa intervención continúan apoyando los esfuerzos de cambio de régimen patrocinados por los imperialistas en Siria .

’Apologistas de Assad’

El régimen de Assad en Siria, despreciado por los izquierdistas árabes y no árabes de todo el mundo, solo es defendido por los leales al régimen y unos pocos antiimperialistas islamófobos que creen que si el régimen cayera, los islamistas al estilo del Estado Islámico tomarían el poder, lo cual es no es un escenario improbable. Sin embargo, estos son solo un pequeño segmento de los que se oponen a la intervención estadounidense en el país para deponer al régimen, sobre la base de que el motivo para invadir el país fue la hegemonía imperialista y el saqueo, y no, como se suele afirmar, traer la democracia.

Sin embargo, la amplia corriente de partidarios explícitos e implícitos de la intervención estadounidense y occidental en Siria no solo insiste en que tal intervención sería prodemocrática y antiimperialista, sino que todos los que se oponen deben ser apologistas de Assad que se esconden detrás de la lucha contra la democracia en nombre del anti-imperialismo.

En una carta reciente publicada en un periódico de la oposición siria que ataca a los opositores a la agresión estadounidense en Siria, los autores hablan de “el surgimiento de lealtades pro-Assad en nombre del ’antiimperialismo’ entre algunos que de otra manera generalmente se identifican como progresistas o de ’izquierda’”, y la consecuente propagación de desinformación manipuladora que desvía rutinariamente la atención de los bien documentados abusos del [presidente sirio Bashar al-Assad] y sus aliados. Al presentarse a sí mismos como "opositores" del imperialismo, estos individuos exhiben rutinariamente una atención altamente selectiva a los asuntos de "intervención" y violaciones de derechos humanos; uno que a menudo se alinea con los gobiernos de Rusia y China.

“Aquellos que no están de acuerdo con sus opiniones altamente controladas son frecuentemente (y falsamente) tachados de ’entusiastas del cambio de régimen’ o embaucadores de los intereses políticos occidentales ... Lo que los une es una negativa a enfrentarse a los crímenes del régimen de Assad, o incluso a reconocer que se produjo un levantamiento popular brutalmente reprimido contra Assad ".

Agresión militar

Estos opositores a la intervención imperialista, se nos dice , se han "multiplicado" en los últimos años. La carta insiste en que “Estados Unidos no es fundamental en lo que ha sucedido en Siria, a pesar de lo que afirman estas personas. La idea de que de alguna manera lo sea, a pesar de toda evidencia en contrario, es un subproducto de una cultura política provincial que insiste en… la centralidad del poder estadounidense a nivel mundial ”. De hecho, los autores de la carta revelan que el verdadero culpable de lo ocurrido en Siria desde 2011 fue , a diferencia del imperialismo estadounidense u occidental, “el intervencionismo imperialista de Rusia, Irán y China”. Que Turquía, Francia, Reino Unido, Estados Unidos, Arabia Saudita, Qatar, Israel y la UE formaran parte de una enorme coalición occidental que invirtió miles de millones de dólares y milicias armadas y entrenadas para derrocar al régimen sirio, parece no estar basado en hechos , pero es “un subproducto de una cultura política provincial”.

¿Y cuándo intervino China en Siria? En un movimiento cada vez más común y cómico, la carta acusa a cualquiera que insista en discutir los hechos evidentes sobre la masiva intervención imperial de negar la "agencia" del pueblo sirio.

Los autores de la carta, cuyos signatarios incluyen a muchos partidarios de la intervención imperialista estadounidense o de la OTAN en Libia o Siria , condenan a estos opositores anónimos de la intervención estadounidense en Siria, incluidos periodistas de investigación que han expuesto importantes engaños de los principales medios de comunicación occidentales y agencias de inteligencia, insistiendo en que son apologistas de Assad.

Turquía, Israel y los EEUU, cuya agresión militar y ocupación de tierras sirias en el norte, este y sur continúa hasta el día de hoy, no se encuentran en ninguna parte de esta narrativa de una poderosa camarilla de apologistas antiimperialistas internacionales que supuestamente han “borrado” las víctimas sirias de Assad.

Invertir la ecuación

Los defensores de la intervención militar occidental en Siria y otros países proliferan en los medios occidentales y las redes sociales, donde algunos acosan e intimidan a los oponentes de la intervención regularmente en Twitter, llamándolos con los nombres más bajos. Además, algunas de las organizaciones más destacadas que presionan por la intervención están financiadas directamente por los regímenes antidemocráticos occidentales y de Oriente Medio y las empresas de armamento. Sin embargo, los escritores de cartas invierten esta ecuación, dotando a los oponentes de la intervención imperialista estadounidense con el poder de interponerse en el camino de la liberación del pueblo sirio.

Los redactores de cartas deben estar encantados de que Noam Chomsky se encuentre entre los firmantes. Que Chomsky firme una carta acusando a los oponentes del imperialismo de ser apologistas de un dictador es realmente irónico, especialmente porque Chomsky fue una de las principales víctimas de tal demagogia en la década de 1970. En ese momento, la propaganda estadounidense contra los Jemeres Rojos se intensificó tras la retirada estadounidense de Camboya en 1975, después de que provocó una destrucción masiva con campañas de bombardeos que mataron a cientos de miles de camboyanos.

La propaganda estadounidense acusó al nuevo régimen revolucionario de causar hambrunas y muertes a gran escala en los meses posteriores a la retirada, citada como advertencia para quienes se oponen a la agresión y ocupación imperialista estadounidense. Cuando investigadores como Chomsky expusieron cómo la hambruna fue en realidad causada por EEUU, ya que Estados Unidos abandonó el país y lo dejó sin reservas de alimentos, fueron calumniados como apologistas del Jemer Rojo. Chomsky no pudo rechazar esta acusación durante décadas, a pesar de que ni una sola vez defendió al régimen de los Jemeres Rojos.

El Chomsky de hoy, por supuesto, no es el Chomsky de la década de 1970. Si bien sigue siendo un oponente del imperialismo estadounidense y un crítico de algunas políticas israelíes, su posición es menos que radical en una serie de cuestiones.

En la última década, se ha opuesto enérgicamente y activamente al llamado del movimiento de boicot, desinversión y sanciones (BDS) para boicotear a Israel, aunque apoya el boicot de los bienes de los asentamientos israelíes . Además, y esto es más relevante hoy en día, siempre ha sido un guerrero frío antisoviético, incluso en el apogeo de su anti-imperialismo anti-estadounidense (el antisoviétismo, y hoy el antirrusismo, siempre ha sido endémico del liberalismo estadounidense).

Los compromisos políticos antiimperialistas de Chomsky nunca se basaron en ninguna teoría explícita o aceptada de la naturaleza del imperialismo como basada en la explotación económica capitalista, por lo que a menudo acusó casualmente a los soviéticos de ser también un “imperio”. El hecho de que sea signatario de una carta que acusa a los opositores de la intervención de Estados Unidos y la OTAN en Siria de ser apologistas de Assad claramente lo ha trasladado a la misma posición que ocupaban sus enemigos cuando lo llamaron apologista de los Jemeres Rojos.

Ataque preventivo

El momento de esta carta no es una coincidencia. Francia se encuentra en medio de leyes islamófobas dirigidas a su casi 10% de población musulmana. El gobierno francés también ha lanzado recientemente una guerra contra los intelectuales franceses, musulmanes y no musulmanes por igual, acusándolos de "islamo-izquierdismo", que supuestamente importaron de Estados Unidos, y está en el proceso de purgarlos de los debates públicos legítimos como apologistas del terrorismo islamista.

Mientras tanto, en los EEUU, el compromiso de la administración Biden con los bombardeos imperiales de Siria al estilo de Obama bien puede inclinarse a aventurarse en un cambio de régimen completo allí también. La carta publicada recientemente podría haber tenido la intención de ser un ataque preventivo contra la oposición de izquierda a una guerra estadounidense intensificada contra Siria.

Que China, que nunca ha intervenido en Siria, esté en la lista de fuerzas “imperialistas” en el país, tampoco es inocente, dada la virulenta campaña contra China de la administración Biden y sus aliados de la UE.

La carta que pretende defender al "pueblo sirio" de las depredaciones reales (e imaginarias) del tiránico régimen sirio es solo el último esfuerzo, aunque modesto, si no poco importante, en apoyo del imperialismo con el pretexto de defender al pueblo sirio. Los izquierdistas antiimperialistas que insisten en oponerse a las intervenciones imperialistas y que no se disculpan por la dictadura de Assad, cuyos excesos condenan, como yo lo he hecho sistemáticamente, siempre han presentado el Irak posterior a la invasión y la Libia posterior a la invasión como pruebas A y B de lo que le espera a Siria y su pueblo después de tal invasión.

Lamentablemente, son los autores y signatarios de esta carta quienes no muestran simpatía por los pueblos iraquí y libio, ni por los horrores que les sobrevinieron después de las invasiones imperialistas. Parecen dispuestos a sacrificar al pueblo sirio para deshacerse de un régimen que el imperialismo estadounidense y sus aliados están ansiosos por derrocar por razones imperialistas, no democráticas, ni por una simpatía fuera de lugar por el sufrimiento continuo del pueblo sirio.

Joseph Massad es profesor de política árabe moderna e historia intelectual en la Universidad de Columbia en Nueva York. Es autor de numerosos libros y artículos académicos y periodísticos.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3340054

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License