CEPRID

Batalla contra el coronavirus en China: proceso y perspectivas

Martes 25 de febrero de 2020 por CEPRID

Instituto de Shanghai para Estudios Internacionales

Pueblo en Línea

Desde que estalló la epidemia de coronavirus (2019-nCoV) en Wuhan a finales de diciembre de 2019, el gobierno chino ha tomado medidas firmes para frenar la propagación del virus mortal, especialmente una cuarentena completa en Wuhan, el epicentro del brote, y fuertes medidas preventivas y de control en áreas metropolitanas como Beijing y Shanghai, así como en otros centros de población de China. Estos esfuerzos han recibido una amplia cobertura mediática en el país y en el extranjero, pero también se han planteado importantes preguntas: ​en primer lugar, ¿por qué el gobierno impuso un bloqueo sin precedentes en Wuhan? En segundo lugar, ¿son el gobierno central chino y las autoridades locales lo suficientemente competentes como para contener el virus? Tercero, ¿cuáles son los efectos negativos de la epidemia en la economía de China? Y cuarto, ¿qué tipo de cooperación internacional se requiere para garantizar la seguridad humana frente a las epidemias? A medida que la lucha contra la epidemia continúa, aquí reflejaremos algunas respuestas y evaluaciones provisionales ofrecidas por un grupo de trabajo especializado en temas de gobernanza global en los Institutos de Shanghai para Estudios Internacionales.

1. ¿Por qué se impusieron cuarentenas masivas en Wuhan y otras áreas epidémicas?

La cuarentena es una medida tradicional y, sin embargo, la más efectiva para contener una epidemia mortal, aunque puede traer riesgos y consecuencias imprevistas. Debido a que no existe una cura o vacuna específica contra las infecciones causadas por virus (incluido el 2019-nCoV), las medidas estándar de emergencia de salud pública generalmente resultan más eficientes, incluido el aislamiento de las fuentes de infección, el corte o la interrupción de las rutas de transmisión y la atención especial para la mayoría personas susceptibles. La evidencia médica disponible muestra que los humanos, independientemente de su sexo, edad o raza, son todos susceptibles a este nuevo coronavirus mortal; por lo tanto, en ausencia de una cura o vacuna específica, el aislamiento de la fuente y la interrupción de la cadena de transmisión son los únicos métodos confiables y efectivos. La práctica sin precedentes de una cuarentena completa en Wuhan, el corazón del brote, refleja la dedicación de China como una gran potencia responsable. De hecho, desde que comenzó la cuarentena, el número de casos confirmados en todas las regiones ha crecido a una velocidad mucho menor que en la provincia del epicentro de Hubei; y Wuhan sigue siendo la única ciudad con infecciones concentradas. De todos los casos confirmados fuera de la provincia de Hubei, la mayoría de los pacientes han vivido o viajado a Wuhan u otras áreas de Hubei recientemente, y el resto ha estado en contacto cercano con los pacientes mencionados anteriormente. Hasta el momento, no se ha informado ningún incidente de transmisión de la comunidad local ni ningún nuevo epicentro de brote.

Con base en estos hechos, podemos concluir que el control estricto sobre las salidas de población de la provincia de Hubei es una forma efectiva de contener la propagación del virus mortal. En la actualidad, se han activado alertas de emergencia de alto nivel en toda China y se han tomado medidas vigorosas de salud pública para identificar, diagnosticar y aislar infecciones o casos sospechosos lo antes posible. Al mismo tiempo, las vacaciones del Año Nuevo Lunar se han extendido para mantener la migración nacional de la población al nivel mínimo; y se aconseja a los viajeros de Wuhan y otras áreas epidémicas que informen sobre sus viajes y se pongan en cuarentena durante dos semanas para evitar la transmisión comunitaria. Los cinco millones de personas que se habían marchado de Wuhan antes del anuncio del cierre no eran evacuados debido al pánico, sino trabajadores migrantes que regresaban a sus ciudades natales para la reuniones familiares o viajeros que se iban de vacaciones para disfrutar de su tiempo libre en China o incluso en el extranjero.

¿Qué pasaría si China no hubiera cerrado Wuhan y otras áreas epidémicas? Según un análisis creíble, las redes de transporte global altamente conectadas pueden permitir que los agentes patógenos contagiosos se propaguen desde pueblos remotos en rincones desconocidos del mundo a las principales ciudades de seis continentes en menos de 36 horas y desencadenar brotes o causar epidemias. Sin embargo, en China, antes del 30 de enero de 2020, más de un mes después de que se informara el primer caso confirmado y ocho días después del cierre de Wuhan, había 18 países que reportaron 98 casos dispersos de infección en total, según el último informe de la OMS. Si el gobierno chino no hubiera tomado medidas decididas para poner en cuarentena los lugares con casos confirmados concentrados, el virus mortal podría haberse extendido por todo el mundo y haber generado un impacto devastador en los sistemas económicos y de salud pública mundiales. Como el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, señaló correctamente en una conferencia de prensa el 30 de enero, "el gobierno chino debe ser felicitado por las medidas extraordinarias que ha tomado para contener el brote, a pesar del grave impacto social y económico que esas medidas están teniendo sobre el pueblo chino ".

La provincia de Hubei tiene 72 hospitales de grado A y 942 otras instalaciones médicas, de las cuales dos de los diez principales hospitales de China se encuentran en Wuhan, junto con otras 229 instalaciones médicas. Las instituciones médicas en China están listas para brindar asistencia a Wuhan a pedido y grupos de personal médico están llegando a Wuhan para reforzar el sistema local de salud pública. Siguiendo el modelo del Hospital Xiaotangshan construido en 2003 para tratar a las víctimas del síndrome respiratorio agudo severo (SARS, por sus siglas en inglés) en Beijing, se erigen tres nuevos hospitales en Hubei, incluido el Centro Médico Regional Dabieshan de 1.000 camas en Huang Gang, que entró en funcionamiento el 28 de enero, así como el Hospital Huoshenshan (con 1.000 camas y 34.000 metros cuadrados) y el Hospital Leishenshan (con 1.500 camas y 75.000 metros cuadrados) en Wuhan, que se espera que estén listos el 3 y 5 de febrero, respectivamente – diez días después del comienzo de su construcción. El pleno funcionamiento de las tres instalaciones mejorará aún más las capacidades locales de salud pública.

2. ¿Logrará el gobierno chino contener la epidemia?

China ha adoptado un enfoque en el que todos los gobiernos están involucrados, junto con la plena movilización social, en la lucha contra la epidemia de 2019-nCov.

En el nivel central, Beijing ha estado en alerta máxima desde los primeros días y activó el mecanismo de respuesta de emergencia de salud pública tan pronto como los casos confirmados aumentaron a 200. El 20 de enero, el presidente Xi Jinping y el primer ministro Li Keqiang instruyeron a los gobiernos a todos los niveles para que pusieran la máxima atención al desarrollo de la epidemia. La Comisión Nacional de Salud y las autoridades locales recibieron la orden de activar mecanismos completos de respuesta a emergencias. El 25 de enero, el primer ministro Li fue designado presidente de un grupo pequeño central recientemente establecido para luchar contra la epidemia de 2019-nCov y visitó Wuhan dos días después para inspeccionar los últimos avances y aumentar la moral pública.

La rápida movilización en el nivel superior catapultó a toda la nación a una reacción instantánea. En la actualidad, más de 52 grupos de personal médico de 6.097 profesionales trabajan en Wuhan y otros lugares en Hubei. Los suministros médicos que incluyen máscaras faciales, trajes protectores y medicamentos están llegando a zonas epidémicas. El Ministerio de Industria y Tecnología de la Información ha instado a los proveedores médicos de toda China a restablecer su capacidad productiva plena para garantizar el suministro sostenido de todos los artículos necesarios. El Ministerio de Finanzas ha asignado 1.000 millones de yuanes en fondos de emergencia para Wuhan y Hubei. Se han enviado verduras, alimentos y otras necesidades vitales desde otros lugares a Wuhan para los nueve millones de residentes que viven allí.

Las autoridades locales están tomando todas las medidas para el control y la prevención de epidemias. Por el momento, la mayoría de los casos confirmados notificados en regiones distintas de Hubei son infecciones importadas: los pacientes han viajado o vivido en Wuhan o han estado en contacto cercano con personas infectadas. No ha habido epicentro de brote, excepto Wuhan debido a la intervención temprana del gobierno. Por ahora, las principales prioridades para los gobiernos locales incluyen: identificar y atender a pacientes sintomáticos, y asesorar y monitorear a las personas con registros de viaje de Wuhan para la cuarentena. Las medidas restrictivas como el control de la migración y la cuarentena masiva pueden dar lugar al desorden social, que requiere respuestas apropiadas de las autoridades locales. El control de precios y la supervisión de calidad también son necesarios ya que las demandas de mascarillas y jabón líquido se han disparado.

Las autoridades locales tienen un papel crucial que desempeñar en las vastas áreas rurales, ya que los residentes allí solo tienen una vaga conciencia de la higiene personal y muchos se muestran reacios a usar máscaras faciales y lavarse las manos con jabón incluso si la infección parece inminente. Las visitas de año nuevo y las reuniones familiares durante el Festival de Primavera también aumentan significativamente la probabilidad de infección masiva. En ausencia de recursos médicos de calidad, las autoridades locales desempeñan un papel indispensable en la imposición de la cuarentena, desaconsejando viajes o visitas innecesarias y promoviendo la educación en salud pública.

Además de implementar medidas locales de prevención y control, los gobiernos provinciales y locales, a solicitud del gobierno central, también deben brindar asistencia oportuna a Wuhan en términos de personal hospitalario, materiales médicos y suministros de alimentos. Las fábricas tienen dificultades para restablecer sus capacidades de fabricación completas, ya que la mayoría de ellas no cuentan con suficiente personal, están insuficientemente abastecidas y con baja financiación durante las vacaciones. Las autoridades locales deberían movilizar y coordinar recursos para ayudar a esas fábricas a regresar a la operación. La asistencia y coordinación interprovinciales reflejan un consenso a nivel nacional sobre el imperativo de luchar contra los desafíos en los momentos críticos.

Las empresas y el público en general también están contribuyendo a la lucha contra la epidemia. Las donaciones financieras y materiales de las empresas chinas han estado creciendo desde el inicio del virus mortal. Las organizaciones benéficas y de la Cruz Roja en Hubei han recibido hasta 4.260 millones de yuanes y 5.29 millones de piezas de material en donación para finales de enero. Gigantes corporativos como Alibaba y Fosun International Limited han realizado compras en el extranjero para suministrar equipos médicos de urgencia a Wuhan.

Vale la pena señalar que las empresas tecnológicas chinas han demostrado que internet desempeña un papel especial en la gobernanza social de China. Por ejemplo, Tencent ha establecido once plataformas que brindan servicios en línea, como divulgación de información y asesoramiento médico. Una plataforma ofrece servicios clínicos médicos en línea destinados a reducir la exposición de los pacientes con fiebre al virus en el hospital. Otra plataforma ayuda a calmar al público al desacreditar rumores y teorías de conspiración. Didi, una empresa de servicios de transporte de automóviles, ha establecido un convoy dedicado para transportar al personal médico en medio del cierre del tráfico de Wuhan. Otra empresa ha ideado una aplicación de búsqueda mediante la cual los usuarios pueden verificar si han sido compañeros de viaje de una víctima infectada. Desde el brote de SARS hasta la epidemia del nuevo coronavirus de 2019, las compañías de internet han asumido el aumento de las responsabilidades corporativas en tiempos de crisis.

El público chino ha experimentado un tranquilo Festival de Primavera, ya que muchos han cancelado sus reuniones programadas y sus vacaciones planificadas. A pesar de la ansiedad inicial, las críticas y las preocupaciones sobre la divulgación de información, la conciencia y la racionalidad del público en general en un país con 1.400 millones de habitantes y 800 millones de internautas son encomiables. Con una mayor transparencia de la información por parte del gobierno, las críticas iniciales pronto disminuyeron y en su lugar hubo optimismo y apoyo general de las iniciativas y programas gubernamentales.

3. ¿Qué efecto puede tener la epidemia en la economía de China?

Hay tres puntos de vista principales, tanto en China como en el extranjero, sobre el impacto negativo de la epidemia de 2019-nCov en la economía de China. La teoría del "impacto crítico" podría tener un efecto serio en la economía china que ya se está debilitando, incluso causando una caída de su tasa de crecimiento y perjudicando a la economía global. Con base en datos sobre el impacto económico del SARS en 2003, la teoría del "impacto manejable" estipula que la epidemia tendrá un efecto limitado y controlable en la economía de China, y que el desempeño económico de China de todo el año no se verá muy influenciado a pesar de una disminución de la tasa de crecimiento en la primera temporada. La teoría del "impacto incierto" sostiene que la evidencia histórica no dice mucho sobre la trayectoria económica futura, pero el impacto económico real depende de cuánto durará la epidemia. Después de todo, el tamaño económico de China (99 billones de yuanes en PIB) es 9 veces mayor que en 2003 (11,7 billones de yuanes).

De hecho, sería imprudente juzgar el impacto económico de la epidemia por la experiencia histórica. El nuevo milenio ha sido testigo del brote de una serie de epidemias, desastres naturales u otros incidentes agudos en China. Sin embargo, el gobierno chino ha logrado contenerlos y abordarlos uno por uno, incluido el SARS en 2003 (que causó el mayor efecto a corto plazo en la economía), H1N1 (gripe porcina) en 2009 y H7N9 (gripe aviar), así como el terremoto de Wenchuan en 2008. Incluso frente a la crisis financiera mundial desencadenada en 2009, China pudo mantener un crecimiento constante de la economía con un fuerte paquete de estímulo y esfuerzos internacionales colectivos liderados por el Grupo de los Veinte (G20).

Sin embargo, vale la pena señalar que el impacto potencial de la epidemia de 2019-nCov puede ser diferente de todas las epidemias anteriores y otros incidentes. Por un lado, ocurre cuando la economía de China, en medio de una transición del crecimiento de alta velocidad al desarrollo de alta calidad, se enfrenta a tres tareas desalentadoras a nivel nacional, es decir, protegerse contra los riesgos financieros sistémicos, el control de la contaminación y la erradicación de la pobreza; externamente, con la globalización bajo desafíos sin precedentes y las fricciones comerciales entre China y EE.UU, la economía de China se verá afectada aún más si el país es etiquetado como "área epidémica". Por otra parte, la epidemia actual ha influido en áreas más grandes y en mayor grado. La cuarentena completa de la ciudad de Wuhan y la respuesta de primer nivel son aplicadas por más de 30 provincias o municipios por primera vez en la historia, y la epidemia ha afectado a todos los campos económicos en todo el país; su efecto en las pequeñas y medianas empresas aún no es claro, y el empleo, la emisión de deuda del gobierno local y la estabilidad del valor del RMB están bajo una prueba severa. Se pronostica ampliamente que el crecimiento económico de China disminuirá entre 1 y 1,5 puntos porcentuales. Algunos incluso dudan que la economía de China pueda lograr un crecimiento del 5% en 2020.

Para ser más específicos, la epidemia de 2019-nCov plantea un daño directo en tres sectores principales de la economía de China: (1) el sector de servicios, especialmente industrias de consumo como turismo, restauración, entretenimiento y logística (en particular para pequeñas y medianas empresas); (2) el sector manufacturero, típicamente en las industrias de telefonía móvil, automóvil y electrónica, debido al tiempo indefinido para el retorno a la operación, que puede interrumpir en cierta medida las cadenas industriales mundiales; Como centro de fabricación en China, la ciudad de Wuhan está bajo un fuerte impacto económico; y (3) el sector comercial, debido a posibles recortes o incluso el cierre de líneas aéreas, rutas marítimas y fronteras por parte de algunos países como resultado del pánico prevaleciente o consideraciones geopolíticas.

Sin embargo, no se puede subestimar la resistencia de la economía de China. Incluso a corto plazo, la epidemia no causa un efecto meramente negativo en la economía, sino que ha beneficiado a industrias como el comercio electrónico y el juego y el entretenimiento en línea. Al mismo tiempo, el gobierno chino cuenta con una fuerte capacidad financiera en el manejo de crisis: al 29 de enero de 2020, los gobiernos habían proporcionado un total de 27.300 millones de yuanes (casi 4.000 millones de dólares) para el control de epidemias. Se adoptarán más medidas políticas a medida que la epidemia continúe. A medio plazo, algunos estadounidenses dudan si China puede cumplir con su compromiso hecho en el acuerdo de la Fase I con Estados Unidos; sin embargo, se espera que la compra de productos agrícolas de Estados Unidos por parte de China alcance un nuevo récord, ya que el acuerdo ha eliminado en gran medida la incertidumbre en las relaciones comerciales de China-EE. UU. Además, debido a la epidemia, es muy probable que China aumente la compra de otros productos, como equipos y suministros médicos. Cabe destacar que la epidemia se tendrá plenamente en cuenta al elaborar el XIV Plan Quinquenal de China (2021-2025) y se espera que se adopten nuevas medidas para estimular la economía durante los próximos cinco años. A la larga, a medida que China se ha convertido en la segunda economía más grande, la epidemia no puede socavar su enorme potencial en consumo, urbanización y nuevos campos económicos como 5G e inteligencia artificial.

4. ¿Cómo puede la comunidad internacional hacer frente a la epidemia para la seguridad común de la humanidad?

En nuestro mundo globalizado, la epidemia de 2019-nCov inevitablemente tendrá impactos globales. Comprometida a promover la construcción de una comunidad de futuro común para la humanidad, China se ha esforzado por asumir sus debidas responsabilidades y obligaciones internacionales para contrarrestar la epidemia.

Sobre todo, con la mayor apertura y rapidez, el gobierno chino está trabajando estrechamente con la Organización Mundial de la Salud (OMS, por sus siglas en inglés) en cada paso de la epidemia, ejemplificado por la reunión del presidente Xi con el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, el 28 de enero. Después de que el director general declarara la epidemia de 2019-nCov como una "emergencia de salud pública de interés internacional (PHEIC)", los principales medios de comunicación de China como Diario del Pueblo y la Agencia de Noticias Xinhua informaron sobre la cuestión al instante, lo que indica que el gobierno chino no tiene nada que ocultar al público y que el pueblo chino tiene plena confianza en acabar con la epidemia.

Después, el gobierno chino ha dado total comprensión y asistencia a las acciones de otros gobiernos para prevenir la epidemia, como las misiones de evacuación de algunos países desde Wuhan y sus decisiones de cancelar vuelos a China. Todas estas solicitudes continuarán siendo atendidas con la mayor eficiencia y generosidad del gobierno chino.

Además, el gobierno chino se ha mantenido abierto y agradecido a todo tipo de asistencia de otros países para contrarrestar la epidemia. Al mismo tiempo, China está considerando promover tal cooperación en futuras epidemias del mundo.

Finalmente, tanto el gobierno chino como la opinión pública están bastante preocupados por el impacto de la epidemia en el mundo. El gobierno ha estado tratando de minimizar la propagación de la epidemia a otros países, aumentando el control de los viajes al extranjero por parte de la población en las regiones más afectadas y pidiendo al público que asuma las responsabilidades sociales para prevenir la diseminación del virus.

Con respecto a la preocupación mundial por la epidemia de 2019-nCov, sugerimos las siguientes acciones conjuntas de la comunidad internacional para nuestra seguridad común:

Primero, optimizar los mecanismos existentes de divulgación de información epidémica. La transmisión diaria del "boletín epidémico" de China en varios idiomas desempeña un papel clave, en particular los idiomas de los países vecinos, como el ruso, el japonés, el coreano y el inglés, de modo que la información y los datos relacionados puedan ser accesibles al público antes de que noticias falsas y rumores comiencen a extenderse. Las acciones exitosas del gobierno chino para prevenir la propagación de la epidemia también se pueden introducir en detalle en el boletín. El boletín en tiempo real en varios idiomas debe publicarse en los sitios web del Ministerio de Relaciones Exteriores y las embajadas y consulados chinos en el extranjero. Mientras tanto, esperamos firmemente que los medios de comunicación internacionales y los centros de expertos mantengan una posición objetiva, integral y humana en la realización de informes o análisis de la epidemia y eviten exagerar información no confirmada o incluso rumores.

Segundo, fortalecer el intercambio internacional de experiencias en el control de epidemias. Es importante que China traduzca las últimas directrices para prevenir el 2019-nCov a diferentes idiomas y lo transmita a los países vecinos rápidamente y en múltiples formas (como en las redes sociales). No solo ayudará a esos países a contrarrestar la epidemia con la experiencia china, sino que también contribuirá a la imagen de China como un "vecino amable" y un "gran poder responsable". Solicitamos más apoyo de Estados Unidos, la UE y otros países desarrollados en el campo de equipos y suministros médicos, así como sus mejores prácticas en control de epidemias.

Tercero, oponerse a la discriminación contra las regiones y personas afectadas por la epidemia. La epidemia no debe convertirse en una nueva valla entre países, sino que debe convertirse en un nuevo puente a través de las naciones. En la actualidad, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China, así como las embajadas y consulados en el extranjero están en estrecho contacto con los gobiernos y las agencias de salud y prevención de epidemias de otros países, actualizándolos con los últimos avances en la lucha contra la epidemia. Las comunidades chinas en el extranjero también vigilan de cerca las condiciones de salud de los chinos que viven en sus regiones; y están listos para ayudar a las agencias locales de prevención de epidemias, si es necesario, a proporcionar certificaciones para los chinos sanos o aquellos que han demostrado estar sanos durante la cuarentena, a fin de evitar casos desagradables contra los chinos debido en gran parte a información incompleta. Por la presente, abogamos por que el público en todos los países mantenga la calma sobre la epidemia y evite la discriminación contra los chinos o cualquier persona infectada. Porque nosotros, como seres humanos, somos una familia y ningún grupo étnico es inmune a los desafíos comunes.

Nota del CEPRID: este artículo fue publicado antes de que la Organización Mundial de la Salud pusiese nombre oficial al nuevo virus, que es conocido ahora como COVID-19.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3190339

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Especiales  Seguir la vida del sitio Coronavirus COVID-19   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License