CEPRID

Pakistán, China, Irán y la reconstrucción de la seguridad regional

Miércoles 22 de abril de 2015 por CEPRID

MK Bhadrakumar

Asia Times

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

La seguridad regional en Asia del Sur y las regiones adyacentes al oeste y al norte se encuentran en la cúspide de una profunda transformación. En términos generales, hay tres vectores implicados aquí.

Uno, la integración de Irán con la comunidad internacional como un "país normal", un proceso que ya ha comenzado; dos, la entente histórica entre Rusia y China, que se ha consolidado significativamente en el último año, desde que las tendencias nueva guerra fría comenzaron a aparecer; y, tres, un cambio en gran parte desapercibido, pero muy significativo en las prioridades de política exterior de Pakistán, un Estado auténticamente ’fundamental’ en la política del sur de Asia dada su ubicación geográfica muy estratégica en la región del sur de Asia, en términos de la seguridad regional en Asia Central y Asia Occidental.

La visita de Estado del presidente chino, Xi Jinping, a Pakistán el lunes 15 de abril en muchos aspectos reúne a los tres vectores. La visita es un evento bilateral de importancia histórica para los vínculos de larga data entre los dos países, que ha añadido mucho contenido estratégico a la relación y la ha elevado a un nivel cualitativamente nuevo.

Sin embargo, China también está jugando a largo plazo en la medida en que Beijing está realmente empezando la aplicación de su iniciativa "Un Cinturón, Un Camino", que es un proyecto global para el inexorable crecimiento de China en el escenario mundial como superpotencia.

Es extraordinario que China está acometiendo inversiones que superan los 40.000 millones de dólares en un solo país, sin inmutarse por la percepción en los círculos financieros occidentales de que Pakistán es un "estado fallido" y una puerta giratoria del terrorismo internacional.

En los años 1980-90 esto se habría prestado como un movimiento diabólico de las autoridades chinas para fortalecer la capacidad de Pakistán para desafiar a la India, un enemigo común. Pero ese no es el caso hoy en día. Los impulsos que impulsan las políticas chinas hacia Pakistán hoy se encuentran en otros lugares.

En primer lugar, la estabilidad de Pakistán ha llegado a ser un motivo de grave preocupación desde la perspectiva de las necesidades de seguridad interna de China, que es atribuible no sólo a la racha en actividades terroristas en Xinjiang por los grupos que se refugian a la región Af-Pak , sino también fuera de las preocupaciones emergentes de China como una de las partes interesadas en la estabilidad regional que es una necesidad imprescindible para avanzar de manera óptima en sus políticas regionales y globales (político-militar, económica y cultural).

El cambio dramático en el pensamiento chino a propósito de las cuestiones de terrorismo en el sur de Asia y la empatía inconfundible de Beijing con las preocupaciones de la India como una víctima del terrorismo dan testimonio de esto. Uno de los diarios de mayor tirada de la India ha publicado una declaración extraordinaria atribuida al jefe de la cancillería china y miembro del think tank Instituto de Estudios del Sur y Sureste de Asia y de Oceanía, Hu Shisheng, en la que se dice que China se encuentra "incómoda diplomáticamente" haber mantenido una "posición neutral" en el ataque terrorista en Mumbai en noviembre de 2011 dado que “China también ha sufrido a causa del terrorismo, y ha sufrido los dobles raseros de EEUU sobre el terrorismo, por lo que no debe comportarse de una manera similar”. En consecuencia, “China abordará las preocupaciones de la India por el terrorismo de una manera más constructiva”.

Por lo tanto, por un lado, China espera contribuir a la estabilización de Pakistán de una manera que los Estados Unidos nunca ha intentado en toda la crónica de su coqueteo con Pakistán como un "aliado extra OTAN" en las últimas décadas - ya sea debido a la escasez de recursos o falta de interés genuino o una vacilación innata para lograr una alianza profunda, mientras que por otro lado, tanto en términos de sus propios intereses y en los intereses más amplios de la seguridad regional, China espera aprovechar su amistad y cooperación con Pakistán para reforzar los recientes cambios en las políticas de Islamabad hacia grupos terroristas.

Si Estados Unidos había estado esperando que podría haber un condominio chino-estadounidense sobre el futuro de Pakistán (algo que los funcionarios y analistas estadounidenses han estado propagando en los últimos años), claramente han estado ladrando al árbol equivocado. China no está mostrando ningún signo de interés por enredarse con lo que pasa por las estrategias regionales de Estados Unidos.

Los proyectos que se espera que se harán público durante la visita de Xi a Pakistán se financian totalmente fuera de riqueza soberana de China. El meollo del asunto es que los futuros historiadores hablarán de la visita de Xi a Islamabad como el principio del fin de la manipulación de América de la política paquistaní, que comenzó hace seis décadas con el golpe militar organizado por Ayub Khan en los principios de 1950.

Como mínimo, China está creando una situación, a sabiendas o no, que obligará a EEUU a negociar mucho más duro, por parte de los otros países, de lo que ha hecho hasta ahora para lograr favores. Es un movimiento táctico por parte de China. Pero entonces, en realidad, el debilitar la influencia estadounidense en Pakistán también es una necesidad estratégica para China dado el cambio de estrategia de Washington hacia el "pivote Asia".

Sin duda, Pakistán (junto con Asia Central e Irán) se convierte en una puerta de entrada para China al mercado mundial y es crucial para Beijing que la capacidad de Washington para bloquear esta puerta de enlace sea "cero". Pakistán es en realidad la única puerta de entrada más importante para China en el paradigma emergente. Podría decirse, que por sí sola podría explicar la extraordinaria medida en que China está haciendo de la estabilización de Pakistán una dimensión en tiempo real a sus propias políticas nacionales de desarrollo.

Las relaciones de China con la región de Asia Central ya están en un gran nivel. A pesar de los intentos de Estados Unidos para crear inquietud en la opinión de Rusia con respecto a la creciente influencia de China en la región de Asia Central, las dos grandes potencias han visto claras las maniobras estadounidenses y han calibrado cuidadosamente sus movimientos de tal manera que, hasta ahora, han logrado un notable grado de armonización de sus respectivas políticas.

China pisa con cuidado para no ser vista como un adversario a la reto presencia dominante de Rusia en la región central, mientras que Moscú considera la contribución de China para el progreso y el desarrollo económico de la región y confía en los líderes de Asia central a apreciar que el liderazgo regional de Rusia es único y es insustituible, tanto históricamente hablando como en un sentido contemporáneo. Lo más importante, China y Rusia comparten una gran desconfianza sobre cualquier proyección del poder estadounidense en Asia Central. Por lo tanto, China y Rusia se han convertido en partes interesadas en la seguridad de la región y la estabilidad de los regímenes allí.

La entente y mutuo entendimiento entre Rusia y China ha alcanzado un nivel muy alto que hace imposible que Washington cree percepciones erróneas o siembre las semillas de la discordia entre las dos grandes potencias. Los "occidentalistas" entre las élites rusas están en retirada y las consideraciones objetivas en las que Rusia se coloca en Eurasia también incitan Moscú para acercarse a Pekín.

Sólo la semana pasada funcionarios del sector energético ruso por primera vez hablaron de un escenario en el que más allá de 2019 Europa tendrá que buscar y asegurar que el gas ruso le llegará desde Grecia, donde a su vez llegará a través del gasoducto a Través de Turquía, mientras que Moscú siempre tiene la alternativa de desviar el "gas europeo" para el mercado de China a través del nuevo gasoducto Altai.

Curiosamente, Moscú también anunció la semana pasada que China es el primer país al que ha suministrado su último sistema S-400, misiles antibalísticos de defensa, que está actualmente en servicio sólo en las fuerzas armadas rusas y está clasificado como el sistema SAM más capaz en la región de Asia-Pacífico.

Para que se entienda: tanto China como Rusia entienden perfectamente bien que está en su interés común contrarrestar las estrategias regionales de Estados Unidos. Tienen muy claro de que la estrategia de contención de EEUU está dirigido a los dos y, por lo tanto, es en de su interés coordinar sus movimientos para derrotar la agenda de Estados Unidos.

Como era de esperar, un nivel de coordinación entre Moscú y Beijing en cuanto a sus políticas regionales hacia Pakistán también es concebible. Los ministros de Defensa de Rusia y Pakistán firmaron un acuerdo en Moscú, dos días antes de la llegada de Xi a Islamabad, que marca el comienzo por primera vez de ejercicios militares entre los dos países dando un significativo paso adelante hacia el "deshielo" de su relación en general.

Sin duda, Rusia puede esperar a sacar provecho de la disminución de la influencia estadounidense en Pakistán. Desde el punto de vista ruso, la cooperación de Pakistán es vital para aumentar sus esfuerzos para prevenir los planes que en el futuro ponga en marcha EEUU para utilizar grupos islamistas violentos como herramienta geopolítica para desestabilizar el norte del Cáucaso y los regímenes de la región de Asia Central. Rusia está reforzando su presencia militar en Asia Central en el marco del establecimiento de bases militares estadounidenses en Afganistán y también ha abierto un canal político con el gobierno de unidad nacional en Kabul. El ministro de Relaciones Exteriores, Sergey Lavrov, recibió al asesor de seguridad nacional afgano, Mohammad Hanif Atmar, en Moscú en febrero.

Tanto Pekín y Moscú han observado con interés las reclamaciones de Pakistán de un cambio fundamental en su enfoque de los grupos terroristas.

Es evidente Pakistán tomó una decisión muy dolorosa al rechazar la solicitud de Arabia Saudita de una ayuda militar para sostener la intervención de los Estados del CCG en Yemen. Es algo que va mucho más allá de una declaración de la política de Pakistán hacia Yemen. Se ha convertido en la prueba de fuego del gobierno ante la opinión pública paquistaní de que es un gobierno representativo elegido democráticamente.

Pero, más allá de todo lo que hay es una señal profundamente significativa en la medida en que también está indicando una falta de interés en ser arrastrado a otra guerra, y una medida de retirada, por lo tanto, de las empresas regionales de Arabia Saudita aunque ello tenga un impacto nocivo en las relaciones de dos países que son todavía aliados.

En pocas palabras, Islamabad también está mostrando renuencia, rozando la falta de interés, en escarceos con una trayectoria política regional que ha llevado en última instancia sólo dolores indecibles y devastación en las últimas décadas, desde la toma de poder comunista en Kabul en 1978 y la Revolución Islámica en Irán al año siguiente, momento en el que comenzó el coqueteo entre Arabia y Pakistán y que se convirtió en una floreciente alianza estratégica bajo el patrocinio estadounidense y todo ello remachado con el señuelo del "yihadismo".

Tanto Rusia y China comprenden que Pakistán está buscando desesperadamente una nueva dirección y los obstáculos son muchos (India tampoco está ayudando). Ambos se dan cuenta de que está en sus propios intereses vitales que la búsqueda de Pakistán de esa nueva dirección se fortalezca y dé frutos para que se vuelva irreversible.

Comparativamente hablando Rusia tiene un carácter de mayor urgencia en ampliar las relaciones con Pakistán, dado que la alianza entre EEUU y Pakiskistán que se ha mantenido durante décadas parece tener un final a la vista. Y ello tiene lugar precisamente en un momento en que las estrategias chinas hacia Pakistán están superando sus dimensiones bilaterales (o regionales) tradicionales y comenzando a asumir un carácter global.

De manera significativa, tanto Rusia como China (y Pakistán, también) están también actualmente reestructurando sus políticas hacia Irán al tiempo que la integración de ese país en la comunidad internacional se pone en marcha. Ha habido varios intercambios de alto nivel entre Moscú y Teherán antes de que se llegase al preacuerdo entre Teherán y las "potencias mundiales" en el tema nuclear.

Muchas de las nuevas propuestas han surgido últimamente en la dirección de añadir un contenido estratégico para relación ruso-iraní -regreso de las compañías petroleras rusas a Irán, construcción de plantas de energía nuclear de fabricación rusa en Irán, la Fase II de la planta de Bushehr, el trueque del acuerdo por valor de 20.000 millones de dólares en virtud del cual Rusia recibiría medio millón de barriles de petróleo iraní por día a cambio del suministro de diversos productos y así sucesivamente.

Para colmo, el presidente Vladimir Putin levantó el veto a la venta del sistema de defensa de misiles S-300 a Irán. Evidentemente, Rusia espera establecer una presencia clave en Irán en la cuestión energética y la esfera militar. Pero la dimensión estratégica es que Rusia está animando a Irán a preservar sus políticas exteriores independientes y "autonomía estratégica" y está desafiando las aspiraciones de Occidente para transformar a Irán en una ciudadela de los intereses occidentales, algo similar a lo que solía ser hasta la Revolución Islámica de 1979 cuando ^con el impulso de Jomeini] Irán reescribió la política regional y la historia actual en esa región.

Una vez más, hay suficiente evidencia de que Rusia y China podrían coordinando sus enfoques hacia la Nueva Irán. El Wall Street Journal informó la semana pasada que China podría estar dispuesta a emprender la construcción de un gasoducto Irán-Pakistán. Mientras tanto, Xi está planeando una visita pionera a Irán muy pronto. La visita de Putin también está pendiente. ¿Van a vencer a Obama en Teherán? Podrían.

En suma, tiene sentido que Rusia y China esperen incluir a Irán y Pakistán en la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) como miembros de pleno derecho en un futuro muy próximo. La incluisión de estas dos potencias regionales estratégicamente colocadas haría que la OCS saliese de las estepas de Asia Central a las cálidas aguas del Océano Índico y el Golfo Pérsico y asumiese una nueva identidad como el proveedor de seguridad para un amplio arco de países.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3013206

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Asia   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License