CEPRID

¿Revolución o proceso en Venezuela? La dialéctica del chavismo en el sistema-mundo (II)

Miércoles 16 de enero de 2013 por CEPRID

Jon Juanma

CEPRID

4. Chávez, el hombre político por excelencia.

4.1 Chávez, el histriónico estadista, la bestia política.

En Chávez hay en síntesis al menos dos relatos maniqueos y hegemónicos con diversos subrelatos, y uno alternativo que es el que voy a proponer. Los dos primeros vendrían de dos sectores enfrentados, que Chávez últimamente intenta unificar con una campaña de marketing centrista y centrada en el eslogan de la “unidad nacional”. Los dos fueron nítidamente antagónicos desde 1998 hasta el día después del Referéndum Constitucional de diciembre de 2007. El primer relato vendría sostenido por la derecha sociológica venezolana y los medios burgueses internacionales (sin importar si son de derecha, centro o centro-izquierda):

Relato 1: “Chávez, el autoritario maleducado”: Según este relato Chávez vendría a ser un protodictador, cuando no un dictador sin dictadura. Lo cual resulta muy curioso cuando no directamente una descarada antinomia. Chávez sería así un militar golpista de corte nacionalista con una ideología desgastada y totalmente obsoleta, cercana al marxismo “trasnochado” de países como Cuba o la extinta URSS. Hugo Chávez sería pues una emanación pestilente de un pasado caduco (con su proyecto anti-EEUU y anti-libre mercado), un recuerdo incómodo ajeno a la lógica liberal del mercado triunfante en el sistema-mundo29. Por tanto lo que habría que hacer con él, cuanto antes, es devolverlo al pasado de donde procede. Para ello, y dependiendo de las sensibilidades de derecha que se manifiesten simpatizantes de este relato, los métodos irían desde un aislamiento diplomático y comercial combinado con un empoderamiento comunicacional y monetario de la oposición “democrática” (ergo, neoliberal) que “sí respeta los derechos humanos y la legalidad institucional” (ergo el derecho capitalista), dándoles garantías a los inversores extranjeros. Esto es: dándole seguridad política a los de siempre, de que podrán extraer las plusvalías que antaño succionaban de la clase trabajadora venezolana.

Relato 2: “Chávez, el valiente héroe antiimperialista y prosocialista”: Este otro relato, antagónico del anteriormente narrado, reside en la fe de algunos que ven a Chávez, por su discurso y por sus reiterados enfrentamientos con los poderes fácticos (golpe de Estado derechista de 2002, paro petrolero, elecciones presidenciales de 2006, etc.) como un líder panamericano verdaderamente revolucionario que quiere, como el Che (y antes Martí o Bolívar, forzando un poco la historia), vertebrar la unidad de Latinoamérica en unas sociedades crecientemente socialistas. Es un relato un tanto superficial con el que opera la mayoría de la izquierda venezolana y la izquierda mundial políticamente organizada (excepto la mayoría de maoístas y algunos otros marxistas-leninistas de diversas tendencias como trostkistas, neoestalinistas, etc.). Es notorio que este relato es promocionado directamente, también, por el propio Chávez que en su cuenta oficial de Twitter se autodefine como “Soldado Bolivariano, Socialista y Antiimperialista”.

Me gustaría proponer desde estas páginas otra visión de Chávez que no es una tercera vía en el sentido centrista adoptado por el proyecto político de Tony Blair y Anthony Giddens en Reino Unido. No pretendo no “mojarme” y parecer equidistante entre “chavistas” y “opositores”. Al contrario, es un intento de esbozo desde la tradición marxista revolucionaria, no dogmática pero radical30, para comprender este fenómeno caribeño que tiene ecos latinoamericanos e incluso mundiales, llamado chavismo. Para esbozar este tercer relato alternativo, quiero apoyarme en los “Cuadernos de la Cárcel” de Antonio Gramsci cuando sobre el fenómeno del cesarismo afirmaba:

Se puede decir que el cesarismo expresa una situación en la cual las fuerzas en lucha se equilibran de modo catastrófico, o sea que se equilibran de modo que la continuación de la lucha no puede concluir más que con la destrucción recíproca. Cuando la fuerza progresista A lucha contra la fuerza regresiva B, puede suceder no sólo que A venza a B o B venza a A, puede suceder también que no venzan ni A ni B, sino que se agoten recíprocamente y una tercera fuerza C intervenga desde fuera sometiendo lo que queda de A y de B. En Italia, después de la muerte del Magnífico, sucedió precisamente esto, como sucedió en el mundo antiguo con las invasiones de los bárbaros. Pero el cesarismo, si bien expresa siempre la solución "arbitral", confiada a una gran personalidad [en nuestro caso Chávez], de una situación histórico-política caracterizada por un equilibrio de fuerzas de perspectivas catastróficas, no siempre tiene el mismo significado histórico.” (Gramsci, 1999 Tomo V:65)

Para Gramsci, como para Marx, a diferencia del fenómeno del “bonapartismo” que siempre es reaccionario, el “cesarismo” podía ser reaccionario pero también progresista, en palabras del revolucionario y teórico italiano:

Puede haber un cesarismo progresista y uno regresivo, el significado exacto de cada forma de cesarismo, en último análisis, puede ser reconstruido por la historia concreta y no por un esquema sociológico. Es progresista el cesarismo cuando su intervención ayuda a la fuerza progresista a triunfar aunque sea con ciertos compromisos y atemperamientos limitativos de la victoria; es regresivo cuando su intervención ayuda a triunfar a la fuerza regresiva, también en este caso con ciertos compromisos y limitaciones, que sin embargo poseen un valor, un alcance y un significado distintos que en el caso precedente. César o Napoleón I son ejemplos de cesarismo progresista. Napoleón III y Bismarck de cesarismo regresivo. Se trata de ver si en la dialéctica "revolución-restauración" es el elemento revolución o el elemento restauración el que prevalece, porque es cierto que en el movimiento histórico no se retrocede jamás y no existen restauraciones "in toto".(Ibid)

El cesarismo se da en aquellos contextos donde la correlación entre fuerzas políticas en pugna es muy similar y por tanto no hay un ganador previsible. Tanto el cesarismo como el bonapartismo se caracterizan por altas dosis de culto a la personalidad. En mi opinión el cesarismo chavista sirvió en un principio para aglutinar fuerzas dispersas enfrentadas a la lógica neoliberal y agrupadas en los partidos que dieron aliento a la coalición electoral del Polo Patriótico. Lo único que tenían en común los nacionalistas, los socialdemócratas de izquierda, los eurocomunistas y los marxistas-leninistas del PCV era su anti-neoliberalismo. ¿Pero fuera de ello qué? No había un proyecto común. Así que cuando ese neoliberalismo ya se había subvertido, o al menos las fuerzas políticas que lo encarnaban fueron derrotadas de cara a la galería (mediante las reiteradas elecciones donde el chavismo venció), estas mismas fuerzas substituyeron el enfrentamiento directo por el entrismo troyano. “Si no puedes vencer al enemigo, únete a él”, una conocida consigna de la guerra desde la Antigüedad y los tiempos del estratega chino Sun Tzu. Es así como tras la superficie chavista reluciente y victoriosa desde las elecciones de 2004 para la Asamblea Nacional y las presidenciales de 2006, ¡sin oposición para redactar leyes desde 2004 a 2010! se esconde una lucha de clases silenciosa31. Desde 2004 a 2010, con toda la asamblea legislativa controlada por el chavismo, éste no fue capaz de redactar una nueva Ley del Trabajo que substituyera a la de la IV República. ¿Qué clase de revolución es esa? ¿Revolución o más bien nuevo estadio en la lucha de clases de larga duración (long durée32)?

4.2 Chávez, un hombre atrapado en su propaganda. Sobre el culto a la personalidad.

Empecemos admitiendo que en Venezuela sí hay un poderoso culto a la personalidad desde el pueblo y desde las instituciones. De parte del pueblo, espontáneamente, y de las instituciones, organizadamente como estrategia comunicacional tendente a contraatacar el culto a la “demonización” de Chávez propuesto por los medios antichavistas. Esta política institucional también se produce porque los revolucionarios no tienen casi ningún cargo de importancia, pues estos son copados por los socialdemócratas de derecha e izquierda (pocos). Ambos, pueblo e instituciones oficialistas apoyan a Hugo Rafael Chávez Frías, el hombre detrás de la “revolución bolivariana”, pero, ¿quién es él realmente?

Como apuntó Heráclito, nadie puede cruzar dos veces el mismo río, pues el río ya ha cambiado y el que lo cruza también. En el caso de la evolución de las personas, se producen constantes y variables y a veces también revoluciones drásticas en su personalidad: avances y retrocesos fruto de diferentes adaptaciones o negaciones. Para el caso de Chávez, como para cualquier mortal, también se aplica esta ley. Aquel hombre desconocido que con 37 años liderara la intentona golpista contra Pérez en 1992, no es el mismo que mientras escribo estas líneas se enfrenta a un cáncer con 58 años. Antes era el teniente coronel de un país empobrecido de la periferia del sistema. Hoy es el presidente de un país de la semiperiferia, además de uno de los rostros políticos más reconocibles del panorama internacional. ¿Quién es hoy Hugo Chávez? Es una pregunta demasiado ambiciosa para poder contestarla, se requeriría de un estudio profundo y minucioso de su evolución psíquico-física durante estos años en que ha vivido en el epicentro del poder venezolano. Pero también se requeriría un estudio de su infancia y su desarrollo adolescente, su juventud, etc. Quien les escribe está lejos de poder afrontar semejante empresa investigadora. Simplemente, reflexionaré trazando algunos esbozos que armados de una observación atenta y buen sentido común, fácilmente podremos establecer. En principio parecerán cuestiones obvias, pero sentarán las bases para un análisis más agudo de la cuestión.

Desde 1992 a 2012 han pasado 20 años, dos décadas, y Chávez ha envejecido. También ha engordado considerablemente. En cuanto a su importancia social, objetivamente, desde que es el presidente de una república fuertemente presidencialista como la venezolana, ha pasado a tener un poder social muchas veces multiplicado al que tuvo como desconocido teniente coronel del ejército venezolano. Vox populi es que el poder corrompe, o al menos puede corromper a las personas y desde luego también desgastarlas. El estrés y la responsabilidad de tales cargos, junto a las diversas y múltiples presiones que se enfrentan, producen un acelerado envejecimiento y desgaste de sus rasgos. Es común que tengan un proceso de acelerado descolgamiento en la mirada, alopecia o caneamiento del cabello. Como decía Lincoln, “Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si queréis probar el carácter de un hombre dadle poder”. Del mismo modo que la carencia casi absoluta de poder en el entramado de relaciones sociales marca a la persona (pensemos en un parado de larga duración o una persona sin techo, su baja autoestima, tendencia a la depresión y la drogadicción, etc.), el mantenimiento de un gran poder durante largo tiempo también puede erosionar la personalidad en un sentido adverso (megalomanía, despotismo, narcisismo patológico, sed de dominación, etc.). Aceptemos varias premisas básicas:

1. Chávez, como presidente de una república durante más de una década, tiene un poder muy superior respecto al que tiene una persona media (“plusvalía de poder”). De hecho superior a la mayoría de presidentes del mundo, pues lo común es que éstos permanezcan en el cargo entre cuatro y ocho años. Sin embargo, interesante es anotar que es inferior al que retiene cualquier magnate capitalista de un banco transnacional que permanece en la dirección hasta su muerte.

2. Dicho lo cual hay que admitir que su poder es legítimo en tanto ha sido democráticamente electo. Al menos, respecto a la legalidad de la democracia burguesa venezolana. El pueblo, de un modo más o menos mayoritario, ha ratificado a Chávez en el poder hasta el día de hoy y la oposición que ha generado se ha mantenido inferior al número de sus votantes desde 1998. Si bien es cierto que el porcentaje de sus opositores aumenta desde finales de 2007.

3. Chávez no se proclamó socialista hasta 2004/5. Es de los pocos casos, en que un presidente de un país se ha radicalizado estando en el poder. Chávez, a diferencia de la mayoría de los activistas o militantes de cualquier partido de izquierdas, se ha formado mientras ejercía el cargo político más importante de su país. Anteriormente, sus conocimientos se encontraban en la arena de lo “políticamente correcto”, del centrismo político.

4. Chávez estuvo a punto de morir en el golpe de Estado de 2002, como el mismo relató repetidas veces y eso deja temores, fortalece o ablanda la psicología del individuo. Chávez, desde que volvió al poder ha mantenido una política excesivamente generosa para sus bases, de amnistiar a los culpables del golpe de Estado de 2002.

Tras el golpe, Hugo Chávez fue preso en la isla de La Orchila por los golpistas y allí sintió que su vida corría serio peligro. No sería descabellado, que después de este “incidente”, Hugo Rafael Chávez Frías, el hombre de carne y hueso ahora enfermo de cáncer, tuviera miedo a morir en una intentona de nuevo tipo. Tras el paro petrolero que sufrió a finales del mismo año por prácticamente las mismas fuerzas de la reacción, Chávez se reunió en 2004 con Gustavo Cisneros, al que acusó de participar en el golpe de Estado de 2002, y a quien había llamado “fascista”. Tras esta reunión, auspiciada nada menos que por el ex-presidente de los Estados Unidos Jimmy Carter, el canal del magnate Cisneros suavizó sus críticas a Chávez e incluso otorgó un más que razonable tiempo mediático a los políticos chavistas. En 2007, tres años después de esa reunión, el ejecutivo venezolano no renovó al canal privado y opositor RCTV del espectro radioeléctrico venezolano, lo que significaba que a partir de ese momento RCTV dejaría de emitir en abierto y sólo podría hacerlo por cable33. Esto significaría que RCTV, y su propietario el magnate de medios Marcel Granier, dejarían de ganar tanto dinero. Cuando RCTV emitía en abierto recibía cuantiosos ingresos de los anunciantes por ser uno de los dos canales más vistos en Venezuela. A partir de la no renovación, deberían basar su negocio en las cuotas de los socios. ¿Quién fue el gran beneficiado? El canal Venevisión, propiedad de Cisneros. Venevisión, con su máximo competidor fuera de juego (RCTV), aumentó sus ingresos publicitarios sustancialmente. Cisneros es un magnate muy poderoso no sólo en Venezuela, tiene relaciones con la élite estadounidense, como lo acredita que el propio expresidente Carter mediara para su reunión con Chávez34, pero también con la española para conectar con el mercado europeo35.

A tenor de los hechos, no sería nada alocado pensar que Chávez, que nunca fue socialista en el sentido de anticapitalista, y sí más bien un socialdemócrata nacionalista que quería que sus compatriotas vivieran mejor, optara por una estrategia de atraerse a una parte de la burguesía para utilizarla de apoyo para destruir a la otra burguesía más recalcitrantemente opositora y repartir sus activos entre el pueblo y la burguesía colaboradora. De este modo se apropiaba de ciertos medios, despejándole la competencia y regalándole una mayor cuota de mercado a la burguesía colaboracionista, garantizándole un mercado empoderado por la financiarización promovida por el Estado rentista petrolero y un respeto jurídico (total o provisorio) para sus negocios. ¿Táctica revolucionaria para avanzar o proyecto nacionalista burgués? Con este accionar, las contradicciones entre capital y trabajo, serían desplazadas temporalmente a un futuro que luego se vería no tan lejano, atendiendo a la conflictividad laboral en numerosas empresas estatales como PDVSA, el sector educativo o SIDOR.

5. La boliburguesía o durmiendo con el enemigo.

En tiempos de la Revolución Cultural en China había una expresión utilizada con mucha frecuencia en el mandarín de aquellos años que decía: Dazhe Hongqi Fan Hongqi. Se podría traducir como “Agitar la bandera roja para oponerse a la bandera roja”. Con ello el pueblo chino se refería a aquellos que eran adversarios de Mao Zedong y sus ideas, y para disimular sus verdaderas intenciones se hacían pasar por sus más fervientes partidarios (Daubier). Esto mismo es lo que sucede en Venezuela con Chávez y muchos de los políticos autoproclamados “chavistas”, “patriotas”, “revolucionarios”, “socialistas” o vaya usted a saber qué toca para la ocasión. Muchos agitan la bandera pero sin viento que la ondee. Quien les escribe no sabría indicar al lector si realmente esto sucede porque dichos “líderes” estén en contra de Chávez o porque estén en contra de las ideas prosocialistas que éste dice defender. Con esto quiero decir que no sé si Chávez realmente es un socialista convencido o más bien se queda en un exmilitar de corte nacionalista y socialdemócrata36 metido en abanderado del socialismo por casualidad histórica. Quizás vivamos en un tiempo en que para llevar un mínimo de calidad de vida a las mayorías de un país semiperiférico como Venezuela, quizás haya que montar un simulacro de revolución (que asuste a las élites) para evitar el aplastamiento de la hegemonía neoliberal, mayoritaria en los gobiernos del sistema-mundo.

Se ha producido casos de políticos como Diosdado Cabello (exvicepresidente de la República cuando Chávez fue arrestado por los golpistas en 2002, ex-gobernador del Estado Miranda y actual presidente de la Asamblea Nacional), que han sido ampliamente repudiados por el pueblo en elecciones estaduales, que son en nada queridos por las bases chavistas de izquierda, pero que fracaso tras fracaso siguen mereciendo la confianza de Chávez, que los reubica en nuevos importantes cargos. Por otra parte está el tema, promovido por el gobierno, de los “empresarios bolivarianos”, lo que para algunos economistas marxistas venezolanos como Manuel Sutherland, miembro de la ALEM37, consiste un auténtico disparate contrario a las leyes del desarrollo capitalista actualmente existente. Para Chávez pareciera que todo empresario es “patriota” o “bolivariano” en tanto respete sus políticas de gobierno, como ya vimos con el señor Cisneros y se vería con otros tantos más.

6. ¿Rumbo al socialismo?

A algunos prohombres de la llamada “derecha endógena” o “derecha chavista” como Diosdado Cabello les encanta decir que en Venezuela ya hay socialismo. Por su parte Chávez unas veces afirma que ya hay socialismo en la patria de Bolívar y otras que van rumbo al mismo. Unas veces, con apenas días de diferencia, celebra que el PIB cae porque el capitalismo se derrumba en Venezuela y otras que sube por mérito de su gobierno “revolucionario”38. Pero lo cierto es que en un país donde, después de más de una década39 de supuesta revolución, el 2% de la población (grandes terratenientes) acaparan el 55% de las tierras y el sector privado controla más del 70% del PIB, se nos hace difícil hablar de revolución de ningún tipo. Para Sutherland, en Venezuela lo que hay es “un gobierno de carácter militar, nacionalista y socialdemócrata”. Además, la petrolera PDVSA, gran bastión “revolucionario” del gobierno venezolano, si bien es de mayoría accionarial estatal tiene acuerdos de cooperación con las burguesías de veintitrés países donde no hay ninguna supuesta “revolución” y por tanto tendemos a creer que se consideran “capitalistas”. Parece que el ejecutivo venezolano es un conjunto poliforme de políticos de diversas tendencias (lo dicho: socialdemócratas de derecha, centro e izquierda) junto con militares que la única sensibilidad que comparten con los anteriores es un nacionalismo que ellos llaman “patriotismo” y se enzarza entre la figura de Bolívar y Chávez, como dicta la propaganda oficial de regusto hagiográfico.

Si a un proceso de reformas socialdemócratas le llaman “revolución” es porque en este momento el capitalismo no puede permitir ni ese grado de disenso (que sí pudo aceptar mientras existía la amenaza de la URSS40) menos en un país históricamente de la periferia del sistema. Es por ello que las fuerzas poliformes del ejecutivo chavista pudieron adquirir un mínimo de cohesión que no las hiciera saltar a pedazos a la primera escaramuza con sus rivales políticos. El socialismo venezolano o bolivariano, en todo caso “chavista”, es tan laxo que como el mismo Chávez afirmó en él caben los terratenientes siempre que respeten la legalidad “bolivariana” y desde luego grandes empresarios como el señor Mendoza, que también hace negocios con capitalistas españoles en suelo venezolano41. Y por supuesto, como señalamos anteriormente, son bienvenidos aquellos capitalistas que se dediquen al negocio de la comunicación y sean moderados con su línea editorial (Cisneros/Televen).

El socialismo no es poder de consumo en base a la financiarización o al acceso a la renta petrolera, es mucho más. Porque si bien es verdad que hay menos pobres en Venezuela, también es cierto que los hay porque una parte de la plusvalía mundial la están recibiendo sus trabajadores mediante el acceso a la renta petrolera. Según la CEPAL, con el ejecutivo presidido por Chávez, la pobreza se redujo del 48,6% en 2002 al 27,8% en 2010, mientras que la pobreza extrema pasó del 22,2% al 10,7%42. Unas reducciones muy importantes, cuando en la mayoría de los países del mundo la tónica es a ampliarla. Pero también es cierto que actualmente algunos super ricos venezolanos son más ricos que antes de Chávez43, de hecho Venezuela es el séptimo país con más super ricos de Latinoamérica44. En cambio, las diferencias generales entre el 20% más rico y el 20% más pobre se han reducido hasta el punto de ser el país menos desigual de América Latina en el año 200945. Ha disminuido tanto la pobreza absoluta como la relativa. Pese a ello Venezuela sigue teniendo un índice de desigualdad, según datos de 2011, superior a países de la antigua URSS como Letonia o Estonia, después de más de veinte años de capitalismo. Pero también tiene una desigualdad mayor que países tan capitalistas como Corea del Sur, Grecia o España (con datos actualizados de la crisis)46 o incluso con respecto a los de su liga histórica de la semiperiferia periférica: como Níger, Indonesia o Mongolia47. Según Sutherland, para el año 2010, después de once años de gobierno “bolivariano”, el 71% del PIB venezolano estaba controlado por el sector privado mientras que el controlado por el Estado sólo alcanzaba el 29%. Lo curioso, cuanto menos, es que en el año en que Chávez comenzó a gobernar, la parte del PIB correspondiente al Estado era ligeramente más favorable (32%)48. Sutherland culpa de ello a los planes del Estado y a la burguesía venezolana, pues la segunda no podría obtener unas ganancias tan grandes sin la ayuda del Estado49. PDVSA, la petrolera estatal, genera el 96% de divisas disponibles y mediante el control de cambio por parte del Estado, esa renta petrolera llega a las manos de una burguesía rentista e improductiva que se dedica a importar productos y venderlos en Venezuela a precios desorbitados. Pura especulación fruto de décadas de rentismo. De hecho, la burguesía venezolana llega a un nivel de parasitismo en el que importa 9 veces lo que exporta, que “de esa mísera exportación no petrolera, más del 80 % consta de minerales extraídos con bajo procesamiento50.” Por tanto, en este tiempo, y pese a la propaganda oficial, el Estado no se ha hecho más grande, sino ligeramente más pequeño en cuanto a su participación en la economía venezolana, inserta por completo, no nos olvidemos nunca, en el sistema-mundo capitalista. Estas cifras deberían ser suficientes para derribar el mito chavista del “empresario bolivariano”51.

Respecto al socialismo agrario, Chávez llego a afirmar que apoyaría a los terratenientes, lo cual va contra la propia Constitución venezolana promovida por su gobierno. Chávez declaró respetar a los terratenientes a condición que produjeran:

“Una extensión de 75 mil hectáreas, de 100 mil hectáreas, por más que me vengas a sustentarlo, es un latifundio, a menos que tengas 100 mil cabezas de ganado. Ah bueno, soy capaz de respetarte, siempre y cuando me des el ganado a precio regulado para el pueblo venezolano." (Chávez dixit)52

Ergo el presidente supuestamente “revolucionario” de un país “rumbo al socialismo” se comprometió públicamente a respetar a los terratenientes que tuvieran tierras del tamaño semejante o mayor que grandes ciudades como Madrid, París o Río de Janeiro53. Con la única condición que produjeran, ergo que explotaran a los trabajadores y acumularan capital siempre que dejaran alguna migaja de los beneficios en el país. Curioso socialismo este.

Sin embargo, para ser justos debemos admitir que lo que sí se ha producido en Venezuela con el Gobierno de Chávez es un empoderamiento simbólico de todos los empobrecidos. Por primera vez se les ha dado la palabra y se ha contado con ellos como actores políticos protagónicos54. Para algunos analistas y militantes venezolanos, no sin razón, este, y no otro, puede ser considerado el mayor logro de la Revolución Bolivariana. Revolución que en caso de serlo, a día de hoy no es socialista, pero sí ha servido para alzar la voz de los empobrecidos dignificándolos.

Notas

29. Al menos hasta que desde la crisis de 2007, más de la mitad de los gobiernos del mundo se dedicaron a inyectar dinero público a la banca privada, estrangulando el nivel de vida de sus clases populares. Veáse en este caso países como Grecia, España, Irlanda, Portugal; pero también Estados Unidos o Alemania (menos comentados por los medios hegemónicos).

30. “Radical” es aquel que va a la raíz para advertir el origen de los problemas que se manifiestan en la superficie y todos ven (pobreza, corrupción, violencia, etc). En nada tiene que ver con “extremista” que es un sinónimo falso de “radical”, forzado por los medios de comunicación capitalistas para desprestigiar los proyectos políticos que quieren ir a la raíz de los problemas, y por ende, subvertir el sistema genocida que nos gobierna.

31. La oposición no se presentó en las elecciones legislativas de diciembre de 2005 y por tanto, durante esa legislatura el chavismo tuvo una mayoría absoluta aplastante que casi llegó a la totalidad de los grupos políticos si no fuera por las excepción de unos pocos diputados públicamente díscolos, a sueldo o no, de la oposición sin representación en la cámara.

32. Siguiendo los tiempos históricos de Braudel.

33. En 2010 dejaría de hacerlo también por este medio debido a una polémica con las autoridades del país.

34. Chávez reconoció la reunión solo después que se filtrara por la prensa y se vio bastante apurado dando las explicaciones pertinentes. Incluso en su programa Aló Presidente, una viejita lo llamó para advertirle que se cuidara de tan malas compañías. Hernández Arvero, Miguel Ángel: “Carter, Cisneros y Chávez: ¿de qué hablan?” Aporrea, 20 de junio de 2004: http://www.aporrea.org/actualidad/a8632.html (2012/12/09).

35. Amigo de Felipe González, George H. W. Bush y bien relacionado con los reyes de España. Se puede seguir su intensa actividad relacional en su página personal en FlickR: http://www.flickr.com/photos/gustavoacisneros/ (2012/12/21).

36. No digo “socialdemócrata” como algo peyorativo, sino como un socialdemócrata sincero tipo Olof Palme, que quiere que las grandes mayorías vivan bien. La diferencia con Palme es que Chávez está en un país fuera del (actual) “primer mundo”, donde se supone que los presidentes no pueden ser socialdemócratas.

37. Asociación Latinoamericana de Economía Marxista.

38. El PIB baja y es bueno: EFE: “Chávez dice que baja el PIB porque cae el capitalismo”. Los Tiempos, 27 de mayo de 2010: http://www.lostiempos.com/diario/actualidad/economia/20100527/chavez-dice-que-baja-pib-porque-cae-el-capitalismo_72593_134616.html “Donde dije digo, digo Diego”, el PIB alto es bueno:VTV: “La economía venezolana está sólida y va a la inversa de la crisis del capitalismo”. Tercera Información, 9 de agosto de 2010: http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article17465

39. En total nada menos que trece (13) años de “revolución” y más de siete hablando del carácter “socialista” de la misma.

40. Como apuntó el historiador Bernat Muniesa el capitalismo eligió cortarse un dedo (Estados del bienestar) en lugar de la mano (socialismo/comunismo).

41. Como es el caso del grupo Leche Pascual con quien Alimentos Polar está construyendo una inmensa fábrica de yoghures que se comercializarán bajo el sello del grupo de la familia Mendoza.

42. Bultrago, Leonardo: “Venezuela es el tercer país con menor pobreza en Latinoamérica”. AVN Noticias, 13 de enero de 2012: http://www.avn.info.ve/contenido/venezuela-es-tercer-pa%C3%ADs-menor-pobreza-latinoam%C3%A9rica

43. Dudley, Steven: “Surge una nueva clase de ricos en Venezuela”. El Instituto Independiente, 17 de julio de 2006: http://independent.typepad.com/elindependent/2006/07/surge_nueva_cla.html (2012/12/21).

44. Venezuela, según el Reporte Mundial de la Ultra Riqueza elaborado por la compañía Wealth X, tiene 500 individuos que tienen una renta superior a 1.000 millones de $. Se puede ver en Banca y Negocios, 10 de diciembre de 2012: http://bancaynegocios.com/venezuela-el-septimo-pais-con-mas-ultra-ricos-en-latinoamerica/ (2012/12/10).

45. Noticia al día, 22 de agosto de 2012: http://noticiaaldia.com/2012/08/onu-venezuela-es-el-pais-con-menor-menor-desigualdad-entre-ricos-y-pobres-de-america-latina-y-el-caribe/ (2012/12/21).

46. Si bien la tendencia en España es ha aumentar la desigualdad desde 2007 y bien pudiera ocurrir en unos años, que España fuera un país más desigual que Venezuela, si continua la tendencia antagónica de ambos. El blog Salmón, 22 de junio de 2011: http://www.elblogsalmon.com/economia/el-indice-de-gini-en-espana-a-nivel-de-1995-y-aumentando-las-desigualdades (2012/12/21).

47. Datos de Corea del Sur (año de referencia 2010), Indonesia (2009), Mongolia (2008), Níger (2007), CIA WorldFactbook, año 2012: https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/rankorder/2172rank.html?countryName=Bangladesh&countryCode=bg&regionCode=sas&rank=98#bg España y Grecia, Eurostat de abril de 2012, año de referencia 2011: http://epp.eurostat.ec.europa.eu/tgm/table.do?tab=table&plugin=1&language=en&pcode=tessi190 .

48. Sutherland, Manuel: “La economía venezolana o cómo la burguesía hurta la renta petrolera y es dueña del 71% del PIB” Alemistas, 7 de septiembre de 2012: http://alemistas.org/?p=437 (2012/12/11).

49. Como en cualquier país del sistema-mundo capitalista.

50. Ibídem.

51. Chávez ha realizado numerosos llamados a los empresarios “patriotas” y “bolivarianos” a que no tengan miedo a su gobierno y a ayudarles a sus negocios. De hecho, se formó un “Frente de Empresarios Bolivarianos con Chávez” en que los mismos empresarios agradecían a Chávez el acceso a la renta petrolera para sus negocios. Ver en: http://www.youtube.com/watch?v=QMYegA6SLZo y http://www.noticias24.com/venezuela/noticia/104040/inauguran-el-frente-de-empresarios-bolivarianos-con-chavez-en-carabobo-fotos/.

52. Aló Presidente, 24 de febrero de 2008.

53. Illescas Martínez, Jon E. (Jon Juanma): “¿Socialismo agrario en Venezuela?, abróchense los cinturones...” Rebelión, 26 de febrero de 2008: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=63753 (2012/12/11).

54. De hecho, Nicolás Maduro, actual Ministro de Relaciones Internacionales y Vicepresidente, laboraba como conductor del Metro de Caracas.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2906710

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Latinoamérica   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License