CEPRID

Revolución y contrarrevolución en el mundo árabe

Domingo 24 de julio de 2011 por CEPRID

Mohamed BELAALI

CEPRID

Traducido por Julio Fucik

La chispa encendida por Mohamed Bouazizi en Túnez en diciembre de 2010 se ha extendido entre las masas árabes oprimidas de Marruecos a Bahrein, Egipto, Yemen, a través de Irak, Siria y Jordania. Ningún país ha escapado realmente a la ola de disturbios que se extendió por el mundo árabe. Un profundo deseo de democracia y la dignidad se ha apoderado de los habitantes de la región. Dos dictadores han caído ya. El tercero, Ali Abdullah Saleh, en Arabia Saudita es probable que permanezca en la compañía de Ben Ali. En cualquier caso, la gente de Yemen considera que su partida no tiene retorno. Pero las revoluciones y contrarrevoluciones van de la mano. La revolución árabe no ha escapado a la dialéctica de la lucha de clases.

Las clases dirigentes árabes, con la ayuda del imperialismo de EE.UU., hacen todo lo posible para mantenerse en el poder y los que ya lo han perdido, sólo aspiran a tomarlo de nuevo. Sorprendido por la rapidez con que los regímenes de Túnez y Egipto han caído, el imperialismo de EE.UU. y su perrillo de la Unión Europea están tratando de salvar a los otros déspotas de la ira de su pueblo. Por eso el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) envió 14 de marzo 2011 el ejército saudí a Bahrein, para romper la sublevación de los habitantes de este pequeño reino y mantener la dinastía de los Al Khalifa, cuyos días estaban contados. La Plaza de la Perla, centro de la resistencia popular, fue desalojada de manera sangrienta y su monumento destruido el 16 de marzo monumento, como también varias mezquitas. "Todos los medios, incluyendo los más viles e infames, se utilizaron para romper este compromiso magnífico de la mayoría del pueblo para cambiar Bahrein" (1). La salvaje represión contra el movimiento pacífico es la única arma a disposición de la clase dominante y sus aliados extranjeros para permanecer en el poder. El 22 de junio de 2011, un tribunal especial condenó a ocho personalidades, símbolos de la resistencia contra la familia Al-Khalifa. 48 cirujanos, médicos, enfermeras, están ante los tribunales acusados de querer derrocar a la monarquía por atender a los manifestantes pacíficos heridos de bala por la policía del régimen. El silencio cómplice de EE.UU. y la burguesía europea sobre la pena de muerte, tortura, asesinato y la brutal represión de manifestaciones pacíficas, la acusación en los tribunales de los médicos, etc. muestra cómo el imperialismo es el enemigo del pueblo, la democracia y el progreso.

En Yemen, a pesar de un poderoso movimiento popular de protesta, Ali Abdullah Saleh en el poder desde 1978, podría permanecer como el jefe de Estado de, entre con el apoyo, entre otros, de Washington. El dictador de Yemen es considerado por los EE.UU. como un aliado en lo que ellos llaman "la lucha contra el terrorismo". Si el pueblo de Yemen ha registrado su primera victoria con la salida de Saleh, en Arabia Saudita para tratamiento médico, el régimen y sus instituciones siguen en vigor. La contrarrevolución dirigida por los Estados Unidos y Arabia Saudita usará la caótica situación que enfrenta el Yemen, las divisiones que desgarran los diferentes actores y oponentes de Ali Saleh, la revuelta de los Houthis del Norte, los secesionistas en el sur etc. para desviar los objetivos de la revolución en favor de un nuevo sistema que servirá a sus intereses. The New York Times el 8 de junio de 2011, “Washington intensifica sus ataques aéreos en Yemen” (2).

Una vez más, la lucha contra Al Qaeda sirve como pretexto para interferir en los asuntos internos de países soberanos. En realidad lo que importa por encima de todo en los Estados Unidos es la situación geoestratégica en Yemen. No es la lucha contra el terrorismo que lleva a la burguesía estadounidense a establecerse en esta región, sino el hecho de que el Estrecho de Ba-b al-Mandeb y el Golfo de Adén son dos canales por los que pasa una parte importante del comercio mundial con una buena cantidad de petróleo a China y Europa.

Francia, que siempre ha apoyado Ali Abdullah Saleh, no tiene presencia real en la región. A cambio de algunos contratos para la venta de material de defensa y seguridad, en particular, se ha concedido la Legión de Honor en 2010 a Amar Saleh, sobrino del presidente y director adjunto de seguridad nacional, que se ha significado por la crueldad en la represión de los manifestantes.

De este caos yemení ha surgido un emergente movimiento de jóvenes revolucionarios, cuyo objetivo es construir un sistema unificado, democrático y moderno (3). Su enemigo es el régimen de Ali Saleh y quieren derrocarlo pacíficamente. La revolución se moviliza con todos los medios a su alcance para disuadir y destruir los intentos que desde dentro y desde fuera quieren destruir el proyecto revolucionario. Sólo el tiempo dirá si la revolución triunfará sobre todos sus enemigos y pondrá el Yemen en el camino de la democracia y las reformas sociales progresistas.

La situación en Libia es diferente de la de Bahrein y Yemen. El vuelo de Ben Ali a Arabia Saudita el 14 de enero 2011 levantó una gran esperanza para el cambio en el mundo árabe. Dirigiéndose al pueblo tunecino, no para felicitarle, el dictador Gaddafi dijo con gran desprecio y la arrogancia: "Ustedes han sufrido una gran pérdida (...) No hay mejor que Zine (El Abidine Ben Ali) para gobernar Túnez ,(...) Espero no sólo que se mantiene hasta el año 2014, sino para la vida" (4). Para él, como para todos los dictadores, el poder no es un medio sino un fin en sí mismo, el poder por el poder. Después de 42 años de reinado, la Libia de Gadafi sigue siendo una sociedad tribal y arcaica, ya que el país está lleno de petróleo y gas natural. Gaddafi como escribió con razón Samir Amin "fue un bufón cuyo vacío pensamiento se refleja en su famoso Libro Verde" (5). Socialista, a veces, a veces nacionalista, Gadafi no ha sido nunca ni lo uno ni lo otro. Mucho antes de la revuelta de los pueblos árabes, había puesto a Libia en el camino del liberalismo mediante la apertura de la explotación de su riqueza en petróleo y gas a las empresas americanas y europeas. Así comenzó un período caracterizado por la privatización, recortes del gasto público y el aumento del desempleo. Estas dificultades económicas y sociales, las consecuencias de las políticas liberales, en combinación con los levantamientos populares que perseguían a Ben Ali en Túnez y a Mubarak en Egipto, probablemente llevó a la explosión en febrero de 2011. Estos eventos, junto con la voluntad del pueblo libio, al igual que otros pueblos de la región, buscan un cambio profundo. Pero Libia no es Egipto o Túnez. Desde el principio, la aspiración de cambio que el pueblo libio ha sido confiscada por los grupos armados que quieren tomar el lugar de Gaddafi. El contraste es notable entre las masas de Túnez y Egipto, derrocando a los dos dictadores en paz, y el libio Consejo Nacional de Transición (CNT) participan en un régimen de guerra contra Gaddafi para tomar el poder. En Libia se ha visto anteriormente a las manifestaciones, antes de la intervención de la OTAN, hombres fuertemente armados y con uniforme, pick-up equipadas con armas antiaéreas, ruinas, cadáveres, imágenes breves de una verdadera guerra civil entre el ejército de un déspota y un gobierno provisional autoproclamado que habla en nombre de Libia y guiado por el imperialismo norteamericano y europeo. El CNT se apresuró a llamar a la OTAN para derrocar al régimen de Gaddafi. Y fue el Consejo de Cooperación del Golfo, quien pidió una reunión especial de la Liga Árabe e invitó "al Consejo de Seguridad de la ONU para proteger a los civiles libios, incluyendo el uso de una zona área". Estos son los mismos que masacraron a manifestantes pacíficos en Bahrein y que requieren la protección de los civiles en Libia. El CCG, un instrumento del imperialismo de EE.UU., desempeña más que nunca el papel de la contrarrevolución en el mundo árabe.

Desde su intervención en Libia, ¿cuántos civiles inocentes han caído bajo las bombas de la OTAN? En la noche del sábado, 18 de junio, la OTAN llevó a cabo un ataque aéreo contra un barrio de Trípoli, matando a varias personas entre ellas dos niños. Los cuerpos fueron retirados de los escombros antes de que la prensa mundial apareciese. Es sólo un crimen entre las innumerables matanzas de la burguesía occidental en todo el mundo, lejos de los Estados Unidos y Europa. Los imperialistas saben que el petróleo libio es ilimitado, Como los vampiros, están dispuestos a sacrificar tantas vidas como sea necesario para satisfacer su sed de oro negro, necesario para su máquina económica, base material de su gobierno (6).

En Siria, el partido Baaz se enfrenta a su vez a este gran deseo de cambio que ha sacudido el mundo árabe. El pueblo sirio, al igual que otros pueblos árabes, aspira a un profundo cambio, la libertad y la democracia. Incluso Bashar Al Assad reconoció en su discurso del 20 de junio de 2011 la necesidad de una reforma: "el proceso de reforma es una convicción total en el interés del país y ninguna persona razonable puede ir en contra de la voluntad del pueblo ", dijo. Sin embargo, el partido Baaz, gobernante desde 1963, ¿puede responder con la represión a esta aspiración de su clase media, base social y policial, cuyos dos pilares son el ejército y los servicios secretos, el famoso y temible "Mukhabarat? Esto explica, entre otras cosas, el gran número de las víctimas.

El Baaz sirio se ha distanciado de su propia ideología nacionalista panarabista (una especie de fe mística en la nación árabe) y secular. El Renacimiento árabe (Ba’ath en árabe significa renacimiento, resurrección) fue abandonado. El Partido Baaz en el poder en Siria e Irak nunca tuvo éxito en unir a los dos países. El laicismo sigue siendo un concepto vacío, sin sentido y el partido se ha convertido en un instrumento en manos de militares hambrientos de poder. Hafez Al Assad es el principal beneficiario de esta degeneración de la fiesta. Siria se ha convertido en la propiedad privada de los Assad. La primera prioridad es mantener el poder, no transformar la sociedad. La retórica de la lucha contra el régimen sionista está en marcado contraste con su pasividad frente a la ocupación de los Altos del Golán por Israel. La situación actual sigue siendo el mejor garante de la hegemonía del Estado sionista en la región y la negación de los derechos del pueblo palestino.

Para Israel, que parece lamentar algo esta notable estabilidad, un debilitamiento del régimen sirio podría precipitar la guerra contra Irán, su principal enemigo en la región. ¿Pero cuál es la actual oposición en realidad el pueblo sirio? ¿Cuál es su programa? ¿Cuál es la influencia de los Hermanos Musulmanes, los empresarios y la reacción general en esta oposición? ¿Cuál es el papel de Turquía en esta protesta? Por ahora la oposición sólo tiene eslóganes y trata de derrocar al régimen. La conferencia de Antalya, financiada por la acaudalada familia Wassim Sanqar, al que asistieron desde 31 mayo-3 junio 2011 cientos de opositores en realidad no ofrece respuestas a estas preguntas. Sin embargo, la declaración final de los participantes menciona "el rechazo inequívoco de una intervención militar extranjera" (7).

El manejo de la oposición por el imperialismo para romper el eje Siria / Irán / Hezbollah / Hamas no puede excluirse.

En Marruecos, el Movimiento 20 de febrero evoca una monarquía parlamentaria donde el rey reina pero no gobierna. Esta es una revolución para un país acostumbrado a ser gobernado por reyes durante siglos. A raíz de las protestas pacíficas, Mohammed VI ha intervenido en la televisión el 9 de marzo para anunciar un importante paquete de reformas constitucionales como "el fortalecimiento del papel del primer ministro como jefe de un equipo ejecutivo," la consolidación "del principio de la separación y el equilibrio de poder" o "ampliar el ámbito de las libertades individuales y colectivas" y así sucesivamente. Se designó un comité ad hoc para revisar la Constitución. El 17 de junio el rey de Marruecos, presentó el proyecto de la nueva Constitución que se sometió a referéndum el 1 de julio 2011. La mayoría de los partidos políticos más o menos vinculados al poder, la Confederación General de Marruecos (los empleadores) aplaudieron calurosamente el proyecto al igual que la Unión Europea, la administración Obama, la ONU, FMI, etc. Por contra, el Movimiento 20 de febrero, considera que ni el discurso ni la nueva constitución propuesta cumplen con las aspiraciones del pueblo marroquí por un cambio real. Para el Movimiento, la constitución debe ser aprobada por una asamblea constituyente elegida democráticamente en sí. Movimiento del 20 de febrero llamó al pueblo marroquí para continuar la lucha "histórica y pacífica contra la opresión, la corrupción y para la justicia, la libertad, la dignidad social" a través de marchas pacíficas en todo el país y para boicotear el referéndum. Cabe señalar también que si los dirigentes de la Unión Socialista de Fuerzas Populares (USFP) llamó a votar por el proyecto, incluyendo su base llamado su juventud, ella votó en contra. Por su parte, el poder tiene todos los medios a su disposición, incluido el uso de lumpen-proletariado para romper la dinámica creada por el Movimiento y para aprobar la nueva Constitución propuesta, como así ocurrió.

La resistencia al cambio se lleva a cabo internamente, para simplificar al máximo, por la burguesía industrial y financiera estrechamente vinculada al instrumento de poder en Marruecos, los grandes terratenientes; los partidos políticos durante muchas décadas han aceptado las normas establecidas por el poder político. Externamente, encontramos, como en todos los países árabes, que los europeos y el imperialismo estadounidense están fuertemente en contra de cualquier cambio por pequeño que sea. Debido a que el proceso de cambio en curso es fundamentalmente incompatible con el status quo y los garantes de sus intereses. Frente a este bloque reaccionario se encuentra la clase baja e incluso la clase media erosionada por la globalización capitalista. Los jóvenes de estas dos clases, una buena parte de ellos, sufren de desempleo o sobreviven con trabajos ocasionales, y están a la vanguardia del desafío. Su dominio de las tecnologías de la información y la comunicación ha ayudado a superar la ideología dominante que transmiten los medios convencionales.

En Egipto, la contrarrevolución es liderada por la burguesía (con todas sus fracciones, civil, militar, religiosa, etc.) y los grandes terratenientes. Estos dos componentes de la reacción están estrechamente relacionados con el imperialismo norteamericano y las instituciones internacionales como el FMI, Banco Mundial, etc. La contrarrevolución no tratar de "resucitar" el viejo régimen, que ha tenido su día, sino limitar el alcance del cambio democrático y, sobre todo lejos de los objetivos de la revolución para salvaguardar sus propios intereses. Este bloque reaccionario utiliza no sólo el Estado y su aparato, sino también organizaciones políticas como la Hermandad Musulmana para lograr sus objetivos. Recuerde que esta formación política conservadora fue la última en unirse a la sublevación y la primera en ir "diálogo" con el vicepresidente, Omar Suleiman, quien en un último intento para salvar al régimen de Mubarak, llamó al diálogo nacional . La revolución egipcia del 25 de enero es democrática y secular.

Estados Unidos puede jugar la carta de la Hermandad Musulmana para evitar una sociedad democrática Egipto que perjudicaría a los intereses del imperialismo y de Israel en la región. El gobierno de Obama no se contenta sólo con verter miles de millones de dólares directamente al nuevo gobierno egipcio para mantenerle en su dependencia, sino que utiliza el FMI, el enemigo de todos los pueblos, para anclar la economía egipcia en el liberalismo a través de sus programas de ajuste estructural (PAE) que son esenciales a su dependencia de la globalización capitalista. Esto explica el apuro del FMI por dar 3.000 millones de dólares a principios de junio 2011 al gobierno egipcio. Las monarquías del Golfo, que desempeñan el papel de la contrarrevolución en el mundo árabe, no son una excepción. Arabia Saudita y Qatar, también quieren "ayudar" a la recuperación de la economía egipcia, invirtiendo 14.000 millones, incluido el sector de la prensa, para un mejor control de los medios de comunicación egipcios y difundir su ideología reaccionaria. En la cumbre del G8 en Deauville, los líderes discutieron una "alianza duradera" con el nuevo régimen de Túnez y Egipto.

Consciente de los peligros que enfrenta la revolución, el pueblo de Egipto con regularidad retoma la calle para recordar al Consejo de las Fuerzas Armadas, que pilota la transición, y a la contrarrevolución su compromiso con los objetivos de la revolución y que está dispuesto a movilizarse de forma masiva de nuevo para lograrlo. El 27 de mayo y el 8 de julio millones de egipcios volvieron a salir en todo el país "para proteger a la revolución". La lucha del pueblo egipcio por la democracia y justicia social es una batalla continua.

En Túnez, que fue la chispa que encendió el mundo árabe (8), la contrarrevolución está en todas partes. Porque si la cabeza del régimen ha caído, su cuerpo todavía está allí. Las caras conocidas del antiguo régimen están por todas partes, empezando por Fouad Mebazaa el actual presidente en funciones de Túnez. Las dificultades económicas son una barrera contra la revolución, sin duda, y también un pretexto adicional para los Estados Unidos y Francia, en colaboración con la burguesía local para encerrar a Túnez en una estrategia económica ultra liberal, principalmente a través de préstamos del FMI y el Banco Mundial.

Pero el verdadero peligro para la revolución de Túnez y de todas las revoluciones en general, es la decepción de las clases trabajadoras que querían una revolución en sus vidas y se encuentran que apenas han cambiado. Que habían puesto sus esperanzas en la revolución. Los desempleados, los que se cuentan por cientos de miles de se sienten decepcionados. Muchos de ellos, tentados por una vida mejor en Europa (que los expulsa sin escrúpulos), salen de Túnez. Las medidas adoptadas por el gobierno (los beneficios pagados a las familias pobres, los subsidios de las necesidades básicas, la reintegración política de los jóvenes titulados a través del programa de Amal, etc) son apenas visibles, porque no tienen impacto real en los pobres. Trotsky tenía razón cuando escribió en 1926 que "La desilusión de una parte considerable de las masas oprimidas en los logros inmediatos de la revolución y la disminución de la energía y la actividad revolucionaria de clase conduce a una mayor confianza entre los contrarrevolucionarios "(9).

La contrarrevolución y la revolución en el mundo árabe son el producto de la lucha de clases. Los levantamientos populares se han producido en gran parte por las condiciones inhumanas de su existencia. El rechazo a la democracia y la resistencia a cualquier cambio de la burguesía local y el imperialismo, responsable de décadas enteras de explotación y humillación, demuestran que la revolución es una lucha larga. Pero la contrarrevolución también tiene sus propias limitaciones. Estados Unidos está sumido en una crisis económica y financiera a la que no puede hacer frente. La Cámara de Representantes aprobó el 13 de junio 2011 una enmienda que prohíbe el uso de fondos para la intervención en Libia. Los Estados Unidos ya no pueden permitirse, como hace unos años, sus ambiciones. Los fallos rotundos de las intervenciones en Irak y en Afganistán son un ejemplo del debilitando imperialismo de EEUU. Arabia Saudita se tiene que enfrentar al rechazo del status quo y a la profunda aspiración de cambio del pueblo saudí. En las redes sociales, los jóvenes se expresan y también preparan el futuro que supondrá el reto de la monarquía. La convergencia de las luchas de los pueblos del sur y del norte del Mediterráneo puede abrir mejores perspectivas. Y en las palabras de la novelista y periodista yemení Ahmad Zein yemení en su carta a Mohamed Bouazizi: "Nada es imposible desde que abriste el camino con tu cuerpo, sigue ardiendo como una antorcha de luz en las mentes de la gente."

Mohamed Belaali

balaali.over-blog.com

(1) Véase "La represión y resistencia en Bahrein" balaali.over-blog.com

(2) http://www.nytimes.com/2011/06/09/world/middleeast/09intel.h ...

(3) Véase árabe http://www.facebooom/media /set/?set=a.182693685113633.42241 ....

(4) http://www.france24.com/fr/20110115-le-colonel-kadhafi-regre ...

(5) http://www.comite-valmy.org/spip.php?article1536

(6) Cientos de hombres y mujeres, incluyendo los trabajadores africanos murieron en el Mediterráneo mientras intentaban huir de Libia.

El Gisti van a presentar una queja en contra de la OTAN, la Unión Europea y los países de la operación de la coalición en Libia.http://www.gisti.org/spip.php?article2304. Véase también el testimonio de Donatella Rovera, Asesora Especial de Amnistía Internacional que acusa a los "rebeldes libios" de cometer delitos contra los migrantes africanos, Le Monde, 24 de junio de 2011.

(7) http://www.info-palestine.net/article.php3?id_article=10793 # ...

(8) http://belaali.over-blog.com/article-que-l-etincelle-tunisie ...

(9) http://www.marxists.org/francais/trotsky/oeuvres/1926/11/lt1 ...


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3103484

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License