CEPRID

Movimientos en Oriente Medio: ¿Qué ve el imperio?

Lunes 16 de mayo de 2011 por CEPRID

Mel Rothenberg

MRzine

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

La izquierda y los progresistas de EEUU se han preocupado sobre lo que podemos hacer ante los eventos que impactan en el Medio Oriente, particularmente con lo que podemos hacer para luchar contra la intervención de EEUU. En general, es bueno querer actuar, no sólo hablar o analizar, en una situación de crisis. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos valientes y necesarios de las fuerzas anti-guerra movilizándose contra la creciente intervención militar de los EE.UU. y sus aliados imperiales, nuestro efecto será limitado hasta que tengamos una comprensión adecuada de las fuerzas fundamentales que están ahora en juego en el Medio Oriente. Gran parte de nuestras consignas actuales son recicladas de anteriores batallas, de una importancia limitada a una nueva realidad.

Me parece que hay demasiada atención en las cuestiones legalistas y de procedimiento. ¿Qué aprobó el Consejo de Seguridad realmente? ¿Obama excede su autoridad constitucional al no consultar al Congreso? ¿Qué supone realmente la ayuda de la Liga Árabe? Estas son preguntas válidas en determinados contextos, pero evitan las cuestiones más fundamentales: ¿Qué mueve a las masas del Medio Oriente a la rebelión? ¿Cuáles son sus perspectivas para hacer un cambio fundamental? ¿Cuáles son los principales obstáculos para su éxito? Estas son las preguntas que deben tener una respuesta si queremos que nuestra movilización sea eficaz. Además, tenemos que tener respuestas para ellas para hacer frente al desafío de gran alcance que los imperialistas liberales que están promoviendo con la intervención militar en nombre de las preocupaciones humanitarias. Tenemos que hacer un análisis más serio, aunque no tenga consecuencias inmediatas de acción. Por lo menos podemos ayudar a educar a los demás, y llegar a una capa más amplia de personas que quieran entender lo que está pasando y llegar más allá de los eslóganes, patrioterismo y el hipócrita y farisaico humanitarismo que caracterizan los debates principales.

Una de las cosas que faltan en la mayor parte del discurso de la izquierda amplia es una visión clara que permita entender las principales variables de la política de EEUU. Los EE.UU. y sus aliados imperiales son el principal obstáculo para un cambio fundamental en el Medio Oriente, y debemos entender su punto de vista de base. El marco estratégico que guía al gobierno de los EE.UU. y la elite empresarial es de larga data y bien pensado. Se están ajustando a los recientes acontecimientos en este marco y actuan con frialdad y deliberadamente de acuerdo con su comprensión. Por supuesto hay, como siempre, diferencias tácticas, algunas de las cuales podrían llegar a ser bastante fuertes, pero para entender estas diferencias primero debemos entender el marco común de acuerdo. Ofrezco el siguiente boceto general.

1. El arco largo del Medio Oriente que va desde Argelia a Pakistán ha sido un foco de dominación geopolítica y militar de EE.UU. desde 2 ª Guerra Mundial. Con la ruptura de la alianza egipcio-soviética en la década de 1970, los EE.UU. establecieron su hegemonía de Gran Poder político en este arco y ha aplastado con éxito, o al menos contenido, todos los desafíos a su dominio. Se ha creado y sostenido un sistema de estados y principados a través del cual se ha gobernado durante 50 años. Es uno de los grandes éxitos históricos de la dominación imperialista y los EE.UU. no tienen intención de renunciar a ella.

2. Los cuatro pilares del gobierno de EE.UU. en la región son Egipto, Israel, Arabia Saudita y Pakistán. Las preocupaciones políticas fundamentales son continuidad de la estabilidad y la indiscutible hegemonía de EE.UU. en estos estados. Los EE.UU., sin duda, han sido cogidos por sorpresa por la conmoción inicial en Túnez y la eliminación de su aliado de largo tiempo de la presidencia, pero Túnez no es un jugador clave. La agitación en Egipto era mucho más grave y peligrosa y los EE.UU. tuvieron que manejar esto de una manera mucho más decisiva. La decisión tomada, después de algunas idas y venidas, fue sacrificar Mubarak cuyo gobierno corrupto y opresivo había unido a toda la población en su contra. Llegaron a la conclusión de que tal decisión podría ser tomada por el ejército egipcio, base del poder de Mubarak, y se mantendría en el control de nuevo, abriendo un poco más la mano y desinfectándose del régimen egipcio.

Parece que tanto Arabia Saudita e Israel, debido a su vulnerabilidad, se oponían a abandonar Mubarak. Arabia Saudita, un régimen familiar de mafiosos nadando en dinero del petróleo cuyo gobierno depende de los aparatos más poderosos de la represión política y social en el área, ve cualquier concesión al sentimiento popular como una debilidad que debe evitarse a toda costa. También se siente amenazada por Irán. Israel vio correctamente a Mubarak como un aliado crucial en su represión de los palestinos, y, en particular en el mantenimiento de su bloqueo de Gaza, con quien Egipto tiene una larga frontera. El bloqueo de Gaza junto con la expansión de los asentamientos en Cisjordania son el corazón de la campaña de Israel para destruir la resistencia palestina, y hay gran preocupación en Israel que un régimen egipcio nuevo relaje los controles en las fronteras, lo que socava el bloqueo.

Los EEUU, con una visión más amplia de sus intereses en el área, se prepararon, en este caso, para ignorar las preocupaciones de Arabia Saudita y de Israel tal como lo habían hecho en épocas anteriores cuando, por ejemplo, bloquearon el intento anglo-franco-israelí de tomar el Canal de Suez.

3. La cuestión del petróleo es una de las fundamentales razones de la política de EE.UU. en la región. Sin duda fue una razón central para la invasión y ocupación de Irak. Sin embargo, las preocupaciones de los EE.UU. son más amplias y geopolíticas en general, y es un error centrarse exclusivamente en la petrolera. Si hablamos sólo del petróleo no podemos hablar directamente de la política de EE.UU. hacia Israel o Pakistán.

4. Irán representa una cuestión especialmente compleja para los EEUU. Irán bajo el Shah, fue un pilar fundamental de la hegemonía de EE.UU. en la región, y el derrocamiento del Sha y su sustitución por un régimen fundamentalista hostil a los EE.UU. fue la mayor derrota sufrida por los EE.UU. en el Medio Oriente. Su existencia representa una humillación, así como un reto que impulsa una profunda hostilidad general de EE.UU. a Irán.

El régimen iraní se aparece profundamente dividido ante los EEUU.Hay un ala que busca un acercamiento con los EE.UU. y el fin de las sanciones económicas que tienen un grave impacto negativo en la vida y la regla del régimen en Irán. Hay otra ala que cree que la hostilidad de EE.UU. promueve el celo religioso y asienta su gobierno, así como refuerza la influencia internacional de Irán. Por el momento el ala anti-Estados Unidos tiene la hegemonía, pero su dominio permanente no está asegurado.

Uno de los factores en juego es el poderoso movimiento disidente en Irán sobre la base de las capas más educadas y seculares de la clase media. Este movimiento es pro-occidental y los EE.UU. y sus aliados, sin duda, invierten importantes recursos para ello y tienen una gran influencia en él. Si bien este movimiento está reprimido, los gobernantes parecen incapaces de liquidarle y sigue siendo una amenaza para el régimen teocrático. Por lo menos algunos de los principales responsables de la política de EE.UU. creen que los EE.UU. pueden forjar una alianza entre el ala moderada del régimen y los disidentes lo suficientemente fuerte para derrocar a la línea dura y constituir un nuevo régimen que busque un modus vivendi con los EEUU. La complejidad en las relaciones de EE.UU. con Irán es que los EE.UU. y los intereses iraníes en Irak y Afganistán, de hecho, en gran medida se superponen. Definitivamente el régimen de Maliki, instalado por EE.UU. en Irak y un poco menos, obviamente, el régimen de Karzai en Afganistán, cuentan tanto la necesidad de la tolerancia como con la paciencia de los dirigentes iraníes para sobrevivir. Así, mientras que los EE.UU. tienen influencia en Irán a través de su influencia sobre los disidentes, los iraníes tienen influencia en Irak y Afganistán -de una forma más caliente-, las áreas más sensibles de la participación de EE.UU. en la región.

Los neo-conservadores, Cheney, Bolton, etc, incitados por los saudíes y los israelíes, querían y todavía quieren una marcha de las tropas de Bagdad a Teherán y aplastar militarmente al único oponente de los EE.UU. en la región. De ahí la supuesta amenaza de las armas nucleares iraníes, ya que si la mentira de las armas de destrucción masiva funcionó una vez con Saddam Hussein ¿por qué no otra? Pero, por el momento, parece que una cabeza más en su sitio prevalece entre los fabricantes de decisión política, sin embargo, han prevalecido.

5. Gran parte de la estrategia de EE.UU. en la región, en particular sus relaciones con Irán y Arabia Saudita, se ve afectada por sus relaciones con las fuerzas del fundamentalismo islámico, que se remonta muy lejos y otra vez es muy complejo.

Inicialmente los EE.UU. fueron favorables al aumento del fundamentalismo islámico, ya como un aliado, o por lo menos una herramienta, en su lucha con la Unión Soviética sobre el control del Medio Oriente. La brutal dictadura militar de Zia en Pakistán, que llegó al poder en 1977 derrocando un régimen secular corrupto e ineficaz, basó su legitimidad en una alianza profesaba el Islam fundamentalista. Esto se hizo mayor aún cuando un régimen de izquierda, apoyado por los soviéticos, llegó al poder en Afganistán poco después. Fuertemente apoyado por los EEUU, Zia y los saudíes movilizaron las fuerzas fundamentalistas, tanto en Afganistán como en la región en general, para una guerra santa contra el régimen de izquierda en Afganistán. Brzezinski, el más influyente asesor de política exterior del presidente Carter, lo vio como una oportunidad para llevar a la Unión Soviética a un desastroso agujero negro militar. La creación de fuerzas fundamentalistas, sostuvo explícitamente, era un precio pequeño a pagar por esto. Más tarde se dio crédito a esta política, y por supuesto así mismo, para destruir a la Unión Soviética.

Además los israelíes vieron en el ascenso del fundamentalismo islámico la posibilidad de dividir la resistencia palestina que había sido dirigida por las fuerzas laicas nacionales en el marco de Arafat. Aunque oficialmente Israel denunció a Hamas como una organización terrorista, estratégicamente dieron la bienvenida a su desafío a la OLP, y de hecho su ascenso ha logrado todo lo que los israelíes puedan desear. La OLP ha sido fatalmente debilitada y es política y económicamente dependiente de Occidente mientras que Hamas está encerrado en la prisión al aire libre llamado Gaza, rechazado como un paria por la "comunidad internacional".

El fundamentalismo islámico ha representado un problema para los EEUU, en la medida en que ha tenido que hacer filigranas para condenar a Irán mientras lo promociona en Arabia Saudita / Afganistán / Pakistán, pero este dilema fue facilitado por las dos formas del Islam, la primera centrada en la secta chiíta, y la segunda entre los sunitas, que pueden ser fácilmente enfrentados entre sí. Así comenzó la era de los fanáticos sunitas amantes de la libertad, totalmente diferente en la televisión de EE.UU. de los mulás chiítas que odian la democracia. Cuando Bin Laden, líder de Al-Qaeda, era de la alianza liderada por Estados Unidos, no fue en un principio tomado demasiado en serio por los EEUU. Sin embargo, su capacidad para iniciar la violencia contra los intereses de EE.UU. y avivar el sentimiento anti-estadounidense comenzó a generar preocupación. Por último, con la destrucción de las Torres Gemelas y parte del Pentágono por sus seguidores en 2001 se hizo conveniente para los neoconservadores que lo usaron como el principal enemigo de su largamente preparada "guerra contra el terrorismo" aunque su verdadero objetivo inicial fue el Irak de Saddam Hussein.

6. La estrategia hoy de EE.UU. en el Medio Oriente se guía, más de lo que sus autores están dispuestos a admitir, por la experiencia en Irak. En el universo moral de los iniciadores de la invasión y la ocupación de Irak, principalmente la camarilla neoconservadora de Bush 2, arderían para siempre en el infierno de la muerte de, como mínimo, cientos de miles de personas y el desplazamiento de millones de personas. Los centristas que poseen el Partido Demócrata y quienes les proporcionaron un el respaldo crucial se unirían a ellos también. La revisión de la política en Washington, sin embargo, no tiene nada que ver con tal juicio moral. La única crítica de la élite actual hacia la formulación de políticas del régimen neoconservador de golpe militar, en primer lugar Irak, después Irán, fue que se violó el primer principio de la estrategia. Una buena estrategia divide a tus enemigos, de modo que usted puede enfocarse en uno cada vez. La invasión de Irak unió a fundamentalistas chiítas y sunitas, junto con los nacionalistas laicos, en un odio hacia los EEUU. Generalizó temores, articulados tanto por las principales figuras políticas y la gente común en todo el mundo, sobre que los EEUU, como la fuerza militar mundial dominante, estaba fuera de control y que estaba decidido a imponer su política en todo el mundo a través de una desnuda violencia militar.

Los actuales fabricantes de las políticas estadounidenses están preocupados por el odio popular amplio y profundo que hay contra América, o más precisamente su clase dirigente, generados por la aventura de Irak. Están preocupados porque este odio hace que sea difícil para la hegemonía de EE.UU. operar abiertamente, lo que hace que la aplicación política de EE.UU. dependa cada vez más de los tratos secretos con disfuncionales regímenes corruptos y líderes despreciados. Esto tiende a ser débil e inestable, confía demasiado en la represión violenta y es mucho más frágil ante un levantamiento popular. Creo que esta preocupación es lo que diferencia el enfoque de Obama para el Oriente Medio, que está aún por definir totalmente, del neo-con. Es responsable de la muy complicada gestión de la crisis actual, en particular el aspecto de Libia. Todas las maniobras para poner el tema en el Consejo de Seguridad de la ONU, la Liga Árabe, y la OTAN ocultan el hecho de que los EE.UU. está al mando; el esfuerzo efectivo, aunque increíblemente hipócrita al poner de relieve las preocupaciones humanitarias, es eliminar a Gadafi del poder. Por supuesto, Obama también tiene a corto plazo consideraciones políticas nacionales. Se enfrenta a una difícil campaña de reelección en 2012, con una economía estancada y sigue participando en dos guerras impopulares. Sin embargo, creo que su enfoque es realmente diferente, no en el objetivo final, sino en las características básicas del de los neo-conservadores, y no sólo están sus raíces en el oportunismo electoral.

El actual enfoque de Obama tiene tanto fuerza como debilidad. La fuerza reside en su aparente racionalidad, en su énfasis en evitar la violencia y la acción unilateral estadounidense que le da la oportunidad de apaciguar los temores tanto nacionales como internacionales. El modelo histórico reciente de esto es la pacificación de los Balcanes por la administración Clinton. Al parecer confuso e indeciso al principio, tuvo éxito en última instancia en el levantamiento del asedio de Sarajevo frustrando así la amenaza de los serbios de Bosnia, en la expulsión de los serbios de Kosovo, y en su objetivo final de la liquidación de gobierno de Milosevic.

La debilidad en el nuevo enfoque es que carece de la claridad y la aparente decisión del militarismo desnudo y patrioterismo de los neo-conservadores. No está claro que la experiencia de tratar con los conflictos de los Balcanes en la década de 1990 pueda ser el modelo de cómo manejar el malestar más profundo en curso en el Medio Oriente. Además, la década de 1990 fue claramente el punto culminante de la dominación internacional de los EE.UU., con el colapso de la Unión Soviética que llevó a hablar del fin de la historia, el optimismo entre los defensores del imperialismo y la desesperación entre sus oponentes. Es evidente que los imperialistas no pueden tener esa ilusión o confianza en la actualidad. Una política cuyo éxito depende en gran medida de las maniobras exitosas entre muchas fuerzas dispares es oscura y oportunista a la vez y se mueve en un contexto donde la confianza afronta grandes riesgos. Un choque inesperado o retroceso puede romper una alianza delicada, dejando a EE.UU. solo y aislado. Bajo Bush, tal situación podría ser dada la vuelta. Bajo Obama podría tener consecuencias desastrosas.

Hay dos puntos en los que quiero hacer hincapié que surgen de las observaciones anteriores. Si bien las preocupaciones humanitarias son importantes para una izquierda auténtica, pueden ser engañosas y divisorias como parece que ha ocurrido en la crisis actual de Oriente Medio y oscurecen oscurecen la política real y los cálculos geopolíticos de los fabricantes de decisión política. Las preocupaciones humanitarias se toman en serio sólo en términos de táctica y retórica de la élite gobernante y cuando puede proporcionar una cubierta para la intervención militar. Las preocupaciones humanitarias son algo puramente instrumental y no juegan ningún papel real en la orientación de las decisiones estratégicas fundamentales.

El segundo punto, que puede parecer lo contrario del primero, es que el enfoque de los responsables de las políticas actuales, el enfoque de Obama, es significativamente diferente del de los neoconservadores de Bush. Sus objetivos, en la promoción y el mantenimiento de la hegemonía imperial de EE.UU., son los mismos que los de los neoconservadores, pero hacen hincapié en el hecho de que los neoconservadores aislaban y marginaban a las fuerzas de oposición a través de su política de primar militarismo y el unilateralismo. Un nuevo enfoque se está probando y así lo tenemos que entender y confrontar.


Mel Rothenberg es profesor jubilado de la Universidad de Chicago y un viejo luchador contra la guerra larga y activista por la justicia social. Es miembro fundador de Chicago contra la guerra y la injusticia (CAWI), que organizó grandes manifestaciones contra la guerra de Irak, y del Grupo de Economía Política de Chicago que promueve un programa federal de empleo masivo.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3100828

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License