Portada del sitio > Notícies > Cutrexèrcit > El Supremo confirma la prisión para un coronel por acoso sexual a una (...)

El Supremo confirma la prisión para un coronel por acoso sexual a una capitana

Ratifica una condena de dos años y diez meses por someterla a tocamientos, frases degradantes y amenazas

Jueves 10 de enero de 2013, por atom

El Tribunal Supremo ha confirmado la pena de dos años y diez meses de cárcel que le fue impuesta en 2012 al coronel del Ejército de Tierra Isidro José de Lezcano-Mújica por un delito consumado de abuso de autoridad por someter a acoso sexual y laboral a una subordinada con rango de capitana.

La Sala de lo Militar adopta esta decisión al desestimar el recurso del coronel contra la sentencia del Tribunal Militar Central que, el pasado 8 de marzo, le condenó a la citada pena de prisión y a indemnizar a la víctima con 6.000 euros. El fallo lo declaró autor de sendos delitos de abuso de autoridad en las modalidades de trato degradante y maltrato de obra a un subordinado.

Los jueces militares consideraron probado que, entre abril de 2008 y junio de 2009, cuando el condenado era teniente coronel con destino en el Regimiento de Transmisiones de Valencia, «llevó a cabo una serie de acciones» en relación con una capitana que tras una misión de paz en Líbano se incorporó a su unidad.
En uno de estos episodios, le pidió que le acompañara a una reunión que iba a celebrarse en Valladolid en sustitución de otro capitán «como secretaria, ya sabes, como una secretaria de falda corta». Ante la extrañeza de este comentario, la mujer dio cuenta a su inmediato superior. Ya en Valladolid, en el transcurso de la reunión, el teniente coronel se sentó a su lado y aprovechó para ponerle la mano en la pierna «acariciándola y subiendo hacia la entrepierna, haciendo ella un movimiento de sorpresa al notar el contacto y levantándose bruscamente».

Meses después la volvió a abordar y le acarició el brazo, llegando casi hasta la cara, a la vez que le decía que tenía que llevarse bien con él. En otro acto de acoso, la capitana le advirtió de que mientras vistiera uniforme, ella era para él un mando y no una mujer, a lo que este le contestó que se arrepentiría.

Airados reproches

Después de aquel incidente, la actitud del teniente coronel se volvió hostil. En octubre, cuando la mujer se encontraba con otros dos compañeros, el superior se acercó de forma airada al grupo y profirió reproches contra ella. En junio de 2009, la interceptó en el aparcamiento y «agarró fuertemente de ambos brazos, empujándola violentamente contra el vehículo» para decirle: «Si mi carrera se ve afectada, acabaré contigo».

Sobre la verosimilitud del testimonio de la víctima, en el que se basa la sentencia ahora confirmada, el Supremo recuerda que el tribunal militar dejó reseñado el crédito de su declaración y las de los distintos testigos, unos directos y otros de referencia, «quienes se manifiestan con rotundidad y firmeza, sin contradicciones fundamentales». Además, observa que no es «posible imaginar una supuesta concertación o confabulación en contra de los intereses del acusado, ni la existencia de cualquier otro motivo espurio».

La resolución judicial, de la que ha sido ponente Francisco Menchén, cuenta con un voto discrepante del magistrado Benito Gálvez, quien considera que los superiores de la capitana, a los que en todo momento se dio cuenta de lo que ocurría, pudieron evitar la situación de acoso.

Además, entiende que la Sala debió anular la sentencia para la práctica del análisis psiquiátrico que reclamaba el teniente coronel y determinar la credibilidad del testimonio de la víctima. El coronel alegó la presunta personalidad conflictiva de la capitana y su ánimo de venganza por no haberle dado una plaza vacante.

Ver en línea : http://www.elcorreo.com/alava/v/201...

SPIP | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0