2000 pinchos de chorizo repartidos en la “7ª Txorizada Popular”

En el marco de las fiestas populares del barrio barakaldés de San Vicente se realizó la “7ª Txorizada Popular”; en la que se repartieron  2.000 de pinchos de chorizo, bajo el lema “No hay pan para tanto Txorizo” se denuncio la actitud del equipo municipal, que una vez más, ha recortado las prestaciones destinadas a  miles de personas afectadas por la actual crisis económica y sus sueldos desorbitados que pagamos todos los barakaldeses.

Además, hay que tener en cuenta que desde el 19 octubre no se puede solicitar ninguna ayuda en la localidad. Pasados casi 4 meses cientos de familias tienen serias dificultades para llegar a fin de mes. Producto de la imposibilidad de acceder a las ayudas de emergencia social hasta nueva apertura.

Aumentan los recortes sociales en Barakaldo

Hay que tener en cuenta que en el borrador de presupuestos elaborado por el equipo de gobierno para este año se mantiene por sexto año consecutivo la misma partida presupuestaria para las ayudas económicas municipales: 960.000 euros. De las que dependen cerca de 1.300 familias de la localidad.

Presupuesto que se ha mostrado insuficiente a lo largo de estos años. En concreto, se ha producido un aumento en las solicitudes de ayudas del 40% en tan solo 3 años: se pasado de las 1.744 prestaciones tramitadas en el año 2015 a las 2.415 familias atendidas este pasado 2017.

¿Para qué y para quién no hay dinero?

En definitiva, esta iniciativa surge para denunciar que el gobierno local sigue recortando las ayudas de emergencia mientras incrementa la partida presupuestaria destinada a los sueldos de los corporativos a sueldo del equipo municipal. Mientras se congela el presupuesto destinado a protección social y se enduren los requisitos de acceso a las ayudas de emergencia social.

En concreto, nos encontramos con que la alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo, cobra más que los ministros del gobierno de Rajoy; o que los presidentes de las comunidades autónomas de Andalucía, Murcia y Valencia. Además, su sueldo es superior al de los mandatarios de ciudades como Sevilla (con siete veces más de población) o Vigo (que triplica en residentes a la localidad fabril).

Hay que tener en cuenta que desde hace 20 años la actual alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo, percibe sus retribuciones a cargo de las arcas públicas: como concejala liberada; apoderada en las Juntas Generales; y ahora de alcaldesa. En la actualidad supone la friolera de 88.216,83 euros anuales: 74.307,38 de salario base; y 13.909,45 euros en cotizaciones.