Diálogo inconcluso con Kiva Maidanik

Claudia Korol

En enero del 2005, nos re-encontramos con el politólogo e investigador ruso, militante guevarista de América Latina, Kiva Maidanik, en un alojamiento que nos ofrecía el Movimiento Sin Tierra de Brasil, en el marco del Foro Social Mundial. Kiva lucía con orgullo el gorro rojo... del MST. Charlamos de muchas cosas: del Che como tantas otras veces, de la América Latina a la que tanto amaba, del Foro Social Mundial. Habíamos quedado en grabar un diálogo sobre la situación en Rusia, pero éste una y otra vez se postergaba, para volver sobre sus pasiones latinoamericanas. En el último día logramos iniciar el diálogo, que por muchas razones, nunca concluyó. Hoy que Kiva nos dejó "sin despedida", le rendimos homenaje compartiendo sus análisis inconclusos, tal vez como una manera de invitarnos a seguir pensando en la complejidad del mundo actual...

¿Cómo analizás la situación actual en Rusia?

La situación en Rusia, en los últimos años, o sea entre el otoño del 99 y hasta otoño del 2004, se caracterizaba por la estabilización económica, cierta estabilización social, y absoluta estabilización política. Cierta estabilización económica quiere decir que con la duplicación de los precios del petróleo, el estado tuvo bastante dinero para prevenir la caída anterior del nivel de vida de toda la población –que era el caso de los 90-. Donde hay más capital extranjero, más capital que produce para la exportación, etc., se produjo el aumento del nivel de vida de la población trabajadora. Al mismo tiempo aumentó enormemente el poder de compra y el nivel de vida de las élites. Los salarios de la aristocracia se triplicaron. Los salarios de otras clases también aumentaron mucho, lo que dio ciertos índices promedio de mejoramiento. Pero, al mismo tiempo, seguía empeorándose el nivel de vida de los presupuestarios –o sea, los de sanidad, de educación, de funcionarios sin acceso a las "mordidas"-. Entonces, esta cierta estabilización económica, el aumento del PNB, el aumento de los promedios salariales, etc., dieron lugar a una cierta política social que era de hecho un intento de tirar afuera del estado cualquier provocación de las capas menos "aseguradas" –si quieres decirlo así-. O sea, el estado no tiene ningún deber respecto a la población. La población puede recibir un buen salario, o debe monetarizarse, o debe obedecer a las leyes del mercado. Más o menos ésta era la línea proclamada. Pero por otro lado, se desarrollaron principios antisociales y antisocialistas. Éstas son las razones políticas, y por eso el gobierno por mucho tiempo no se atrevía a realizar lo que los liberales del gobierno todo el tiempo reclamaban. El problema es que, dentro del gobierno, hay dos grupos principales. Uno, es el grupo que tiene la voz cantante. Son el grupo de servicios de San Petersburgo. En el centro de su programa está el fortalecimiento de las gestiones del estado, el nuevo reparto de la propiedad a favor del estado –como ellos dicen-, pero realmente eso quiere decir a favor de los que en este momento están administrando el estado. O sea, a favor de ellos mismos. Ahora están administrando las campañas de gas, de petróleo, y otras más.

Al mismo tiempo ellos no están tan entusiastas de atacar lo poco que queda de los subsidios sociales. Pero ellos son presionados por otros grupos que son de Leningrado, el grupo de los liberales economistas, que dicen que mientras que el estado va a pagar los subsidios –son cientos de millones, porque no se trata sólo de transporte o de medicina, o de alquiler, sino de muchas otras cosas más-, siempre habrá un déficit presupuestario, y no se puede simultáneamente tener un sector de la economía que obedece a los medios de mercado y otro que obedece a los medios de no se sabe qué. Durante 5 años, el gobierno no se atrevió a atacar el último baluarte del socialismo –como se le dice-, de los subsidios. Para tomar como ejemplo, tres principales subsidios: transporte, todo lo que tiene que ver con el pago de alquiler; y medicina. Pero este año ellos han decidido que llegó la hora. Porque antes no podían hacerlo, porque se acercaban las elecciones. Pero el año pasado las elecciones se realizaron, todo muy bien, la población probó que estaba madura para "la democracia". Y "la democracia" es cuando la población vota lo que es necesario para el poder. Entonces, como la población votó lo que era necesario para el poder en el 2004, y como las próximas elecciones son para el 2008, es ahora o nunca. El 1º de enero, los subsidios fueron cancelados. Con todas las consecuencias que se puedan imaginar.

Y ¿qué sucedió con los derechos sociales?

El problema es que la ofensiva contra los derechos sociales se da siempre, pero sin los saltos cualitativos. Era, más bien, poco a poco, medio a medio. Pero esto se trata de un salto cualitativo. Y la respuesta era la salida a la calle. La reacción de la población resulta una sorpresa absoluta para el gobierno, para la presidencia, etc. Porque ellos hasta tal punto en estos 6 años se convencieron de que el pueblo es una manada, es un rebaño de ganado, que se sorprenden cuando viene del pueblo un poder de contestar, que traga a todos. Entonces, ahora el problema se divide en tres. Primero, por qué este pueblo desde el comienzo el pueblo no aceptó esas medidas. El pueblo está absolutamente seguro que lo van a engañar. El pueblo no tiene ninguna confianza en las promesas. Segundo, la decepción general en la eficiencia del gobierno, probada por su ineficacia en la guerra de Chechenia. Tercero, cierta repercusión de los acontecimientos en Ucrania. No porque el pueblo esté con una gran solidaridad con lo que pasa en Ucrania, no hay nada de eso, por razones muy complicadas. Pero, de todos modos, el pueblo ha recibido una lección de que los gobiernos no son omnipotentes. También a estos se les puede dar patadas.

De todos modos, desde septiembre, los índices de la confianza en el gobierno son mínimos. Primero, por los ataques de los grupos jóvenes. Segundo, junto con los retratos del Che. Y también este ataque de los viejos, ya directo. Todo el mundo está pensando que dentro de unos días la cosa va a repetirse, porque la gente va a pagar su alquiler de enero los primeros días de febrero, y van a ser aumentados en un mes y medio. El otro problema es ¿qué es lo que va a seguir? Hay dos posibilidades. O Putin va seguir el repliegue, no va a insistir en las reformas, y va a suavizar los ataques de la población. En este caso va a concentrar sus contraataques, sus golpes, contra la prensa independiente y contra los jóvenes. El problema es que nosotros tenemos una ruptura absoluta entre el descaro de la prensa y la docilidad absoluta de la TV. Según la TV estamos en un país donde todo va bien. Y según la prensa estamos en un país donde todo va mal. Entonces, no creo que el gobierno y la administración presidencial vayan a tolerar eso todo el tiempo. Yo creo que una de las posibilidades es que el golpe de la fiscalía, que es ahora el instrumento principal de ataque, sea contra la prensa, contra los medios independientes. Mientras que, en el frente social, seguirá un repliegue. Para mí éste es el plan más probable. Pero puede que ser que a Putin le digan que el gobierno ha probado su debilidad. Con eso vamos a llegar al punto de que las otras élites, que ya eran un proyecto de un estado, otra vez van a levantar su voz, por ejemplo la élite de Moscú. Y por eso es mejor seguir con la política de subsidios, tanto más que ahora se trata del año 2005 y tenemos tres años más hasta las elecciones. Esas son las dos variantes posibles. O seguir en las reformas, o replegarse y concentrar el golpe en la dirección directamente política. Porque el gobierno, parece que tiene cierto miedo a los golpes.

¿Cuál es el clima cultural que hay dentro de la juventud?

El problema es que hacia el 2005 no existe una sola juventud: hay dos juventudes. Una juventud, para decirlo de algún modo, de los que nacieron entre el 65 y el 80. Esos son los que más ganaron con la contrarrevolución, con la capitalización. Esa juventud está absolutamente perdida. De ellos se puede esperar solamente el fascismo. Porque ellos son ricos, se pueden permitir cualquier lujo, y al mismo tiempo sienten que frente a sus coetáneos extranjeros son como la izquierda. Existe otra juventud. Los que nacieron entre el 80 y 90, para decirlo así, que ya no tienen mucha esperanza de enriquecerse como lo hicieron sus hermanos mayores, y que ya no creen que el régimen actual de para mucho. Y de esas dos cosas, la deducción es luchar. Me refiero a la deducción que hace la minoría, pero no es la minoría de decenas, sino de cientos.

Ahora bien, en Rusia la situación es muy peligrosa. Porque asimismo todo se había iniciado hace 130 años. Por eso el gobierno, que no te olvides que son la gente de servicios, son muy cautelosos frente a eso. Por ejemplo, en abril debe darse el primer congreso social de Rusia. Vamos a ver si podrán realizarlo. Otra cosa, si van a dar o no el golpe de cerrar los periódicos. Ese para mí es también un problema familiar, porque mi hijo es de los más descarados. Es una cosa rara, porque es absolutamente antisocialista, pero también absolutamente anticapitalista: es anarco. Y claro que, como anarco, es principalmente antiimperialista.

¿Y toda esa gente que antes fueron militantes comunistas?

No, eso olvídalo. Todo el mundo sabe que el fin de las convicciones de cualquier tipo son los años 70. El comienzo de la cristalización de este proceso fue el año 68 en Checoslovaquia. Creo que ustedes aquí, en Latinoamérica, no han entendido que lo que pasó en Checoslovaquia fue el golpe contra todo. Contra cualquier fe de que este gobierno pueda hacer algo a favor de una causa buena. Porque la revolución checoslovaca era percibida, precisamente, como la revolución socialista, genuina y verdaderamente socialista. Las imágenes, para que entiendas, de un Congreso del PC en Checoslovaquia, lo están celebrando en una fábrica de armamentos. Lo custodian los obreros armados. ¿Y de quién es la revolución del 17? Contra estos obreros que están apañando al PC que está a favor del socialismo renovado, y los tanques soviéticos envueltos en una mentira que tú ni te imaginas qué clase de mentira es. "Compañeros, tuvimos que intervenir Checoslovaquia, porque si no hubiéramos intervenido nosotros, en tres días hubieran entrado las tropas de Alemania occidental". Y lo terrible era que el pueblo lo creía.

Para la URSS, lo de Checoslovaquia fue el golpe mortal. Después vino la muerte, que tiene una fecha muy exacta, los años 70. Y una enfermedad, con la cual vino la muerte. Hubo dos nombres: uno es Checoslovaquia. Otro, en la gran profundidad, era mucho más complicado, difícil de explicar, que es el descubrimiento de los yacimientos de petróleo. Porque el petróleo significaba que las reformas ya no eran necesarias. Cualquier cosa puede comprarse con el petróleo, entonces ¿por qué cambiar?

Hasta los primeros años del 70 nosotros no tuvimos un desarrollo imitativo. Se puede decir cualquier cosa sobre nuestro desarrollo, pero era distinto al capitalista. Era un desarrollo alternativo, nos buscamos caminos propios, y a veces los encontramos. Desde esta época vino el fin de todo eso. Uno tras otro, enormes proyectos tipo cohetes en Marte, tipo explosión termonuclear, etc., todo está abandonado. ¿Para qué? ¡Tenemos petróleo, coño! Vamos a vender petróleo, y vamos a comprar lo que necesitamos. O sea, el petróleo significaba el fin, con la justificación económica, de cualquier reforma. Y al mismo tiempo Checoslovaquia significaba que nuestra dirección con el socialismo ya no tiene absolutamente nada que ver.

Así, en los años 70, te voy a decir una fecha exacta: 100 años del nacimiento de Lenin. Hasta yo, por ejemplo, que era de esta generación, era golpeado por cómo repercutió eso en el pueblo. La descarga, la mansalva de los peores más indecentes, más sucios, contra Lenin, contra todo. Y a los fines de los 70 ya resultó claro, y antes que nada le resultó claro a la gente seria, que hemos perdido lo principal: hemos perdido la batalla de las computadoras. Con lo que volvemos al Che, aunque parezca mentira. Lo que más le interesaba al Che era nuestra ciencia. Eso era a mediados de los 60, y a finales de los 70 vino la respuesta a esa pregunta: hemos perdido la batalla. O sea que mientras que en la URSS, dentro del desarrollo imitativo no se hacía casi nada, y lo que era el Che en los años en los 60 era abandonado, el occidente con la computadora personal y otras cosas –entre el 72 y el 78- lanzaron el cohete y se acabó. De paso es lo que explica por qué tanto Andrópov como alguna otra gente eran los primeros reformadores. Porque ellos entendieron todo eso, cuando los ideólogos no lograron entender absolutamente nada.

¿Tú sabes lo que eran los aviones populares? Yo creo que en cualquier cosa que tú vas a escribir, mi consejo es que aproveches esta imagen, de la explicación más universal de lo que pasa ahora en Rusia en la política. Durante la 2ª Guerra Mundial, en la selva de Nueva Guinea se daban los combates aéreos entre japoneses y yanquis. Y de vez en cuando uno que otro avión se caía dentro de la selva. Las tribus indígenas, los propios indígenas, estaban muy interesados por ellos. Y mirando los combates aéreos desde la tierra, empezaron a construir los aviones. O sea, con ramas de árboles y pedazos de metales. Esas son las guerras, toda nuestra vida política, partidos, parlamentos, división de poderes, todo eso, sin ninguna excepción. Aviones populares...

Enviar noticia