Bernalejo de la Sierra, Mezquítal, Durango. México.
14 de marzo de 2003.

Habla el pueblo tepehuano sobre el problema creado por los gobiernos federal y estatal en su territorio

A las organizaciones no gubernamentales de México e Internacionales
A los medíos de comunicación nacional e internacional
A maestros hermanas y hermanos indígenas de México y del mundo
A la sociedad civil

CRONOLOGÍA DEL PROBLEMA AGRARIO DE BERNALEJO, DURANGO

Desde las montañas de Bernalejo de la Sierra y Pajaritos de la Comunidad Indigena de Santa María Ocotán. y Xoconostle, Mezquital, Durango.

Los tepehuanos originarios de dicha comunidad venimos sufriendo atropellos, discriminación, desalojos de nuestras propias tierras que nos heredaron nuestros abuelos, en donde son cómplices los gobiernos estatales y federales, caso concreto la situación que prevalece actualmente en la zona de conflicto de Bernalejo, que desde 1955 nos invadieron por gente mestiza de Zacatecas, ocupando 5469 hectáreas de nuestro territorio que forma parte de los 421,135 hectáreas que constituyen el total de la superficie de la Comunidad de Santa María Ocotán y Xoconoxtle.

En el momento en que nos fueron arrebatadas estas tierras se hizo de manera violenta, asesinando a los defensores indígenas y quemando viviendas, y de los que quedaron vivos fueron obligados retirarse de las tierras en cuestión, a refugiarse a las barrancas.

En 1964 se decreta una resolución a favor de los invasores mestizos en la Hacienda de San Juan Capistrano y la ejecución se realiza dentro del territorio de Santa Maria Ocotan y Xoconoxtle, fundando el supuesto ejido de Bernalejo de la Sierra; desde aquel entonces venimos reclamando a través de las instancias correspondientes para reintegrar dichas tierras a la comunidad indígena, sin embargo las autoridades tanto estatales como federales han sido incapaces de resolver este conflicto agrario.

Hasta en el año de 1997, el presidente de la república Dr. Ernesto Zedillo procedió expropiar dichas tierras de Bernalejo de la Sierra, para reintegrar a la comunidad de Santa María Ocotán y Xoconostle, y los ejidatarios inmediatamente interpusieron un juicio de amparo en contra de la expropiación y demanda a la comunidad indígena, el cual llevó a un proceso burocrático de 5 años, asistiendo las autoridades y del supuesto ejido a audiencias en el tribunal unitario agrario en la ciudad de Zacatecas, al no obtener una respuesta favorable los comuneros de santa María Ocotán y Xoconoxtle tomaron la decisión de posicionarse de las tierras del supuesto Bernalejo de la Sierra, formando 3 campamentos a partir del 17 de febrero de 2002. Cuando se formaron estos campamentos los comuneros fuimos, configurados o vistos por los ejidatarios y el gobierno zacatecano como invasores en nuestra propias tierras , como asesinos, mercenarios, bandidos, cochinos, animales incapaces de pensar, inhumanos bueno en fin, y así fuimos difundidos en toda la república mexicana e internacional por todos los medios de comunicación.
Al cumplirse un año de lucha pacífica, los comuneros hicimos grandes concentraciones y una gran marcha de los campamentos a las calles de Pajaritos de Bernalejo, roano una muestra de resistencia y manifestación de la inconformidad en contra de las autoridades estatales y federales incompetentes con actitudes de prepotencia y amenazantes, que solamente cuando ven que el asunto se agrava, es cuando las autoridades empiezan a actuar para minimizar, amenazar- y calmar la situación sin llegar al fondo de la solución del conflicto. A pesar de un año de lucha pacífica por petición de las autoridades estatales y federales no se logró obtener una respuesta favorable, aun presentando las pruebas suficientes tanto documental, como pruebas periciales topográficas y declaratorias, porque salió una resolución en contra de la comunidad indígena después de los 2 días del primer aniversario de lucha, lo cual motivó la reorganización y reorientacíón de las estrategias de lucha de los comuneros tepehuanos, partiendo de la conformacíón de alianzas con otros grupos indígenas de Jalisco y Nayarit, principalmente del grupo étnico huichol, quienes están en las mismas circunstancias sobre la cuestión agraria al igual que otros grupos indígenas del país y del mundo.

El 8 de marzo de 2003, se presentaron funcionarios la ingeniera Xochitl Gálvez Ruiz representante del gobierno federal para el desarrollo de los pueblos indígenas del país, el representante de la secretaria de gobernación a nivel federal, el procurador de la procuraduría agraria y el. secretario de general de gobierno del estado de Durango Miguel Castro Carrillo y el presidente municipal Julián Salaz, para presentarle la propuesta a los comuneros indígenas de que se retiren del bloqueo del camino de Canoas a Pajaritos, como condición, para establecer la mesa de negociaciones y poder resolver el conflicto, propuesta que no fue aceptada por los comuneros de Santa María Ocotán y Xoconoxtle, porque no era un avance favorable para lar solución al conflicto, por el contrario se trataba de dar un retroceso para la comunidad.

Para el día 10 de marzo de 2003 se emprendió una acción de tomar posiciones de los pueblos de Pajaritos y Bernalejo para establecer un diálogo con los "ejidatarios de Bernalejo" para pedirles que desocuparan estas tierras de manera pacifica, quienes aceptaron de buena voluntad retirarse pediendo un tiempo de 3 días, sin embargo, en la misma fecha por la tarde llegaron los funcionarios del gobierno federal, procuraduría agraria y de otras dependencias competentes para atender el conflicto, pidiendo la no confrontación, la concordia para no provocar violencia entre Comuneros y ejidatarios y ampliar el tiempo a 5 días para el retiro por completo de los ejidatarios con el compromiso de los comuneros de no apropiarse de las casas y pertenencias de los ejidatarios. Y además se comprometieron no permitir la entrada de la fuerza pública en esta zona de conflicto.

Para el día 11 de marzo ante los comuneros se presenta una ves, más el secretario general de gobierno de Durango, acompañado del presidente municipal de nuestro municipio de Mezquital, exigiendo la no violencia y los Comuneros aceptaron y están cumpliendo los acuerdos establecidos y aceptaron la no intervención del ejército, sin embargo al amanecer del 12 de marzo nos vimos rodeados de la policía federal preventiva y del ejército mexicano y de policías ministeriales del estado de Zacatecas. Y además con una vigilancia constante por vía aérea por helicópteros de la policía federal preventiva. Lo cual motiva a los comuneros a comprender que la acción del gobierno federal provoca la violencia y no cumplir los acuerdos establecidos, a eso de las 11:00 hrs. de la mañana de la misma fecha, se presentan nuevamente los funcionarios del gobierno federal con una propuesta diferente al inicial a favor del gobierno de Zacatecas Ricardo Monreal, pidiendo otra ampliación de tiempo a 30 días a partir de ésta fecha para el retiro de los ejidatarios, que a solicitad del gobierno de Zacatecas se nos presentó, lo cual los comuneros lo vemos como la violación de los acuerdos establecidos por ellos mismos, misma que fue rechazada por los comuneros indígenas, porque se observa que el gobierno de Zacatecas es el que decide mantener por largo tiempo el conflicto, mientras, que los comuneros y los ejidatarios están de acuerdo que se dé la solución de manera inmediata.

Por la actitud que muestra Ricardo Monreal gobernador de Zacatecas, denunciamos enérgicamente que el conflicto agrario lo esta utilizando como botín político para protagonizar su imagen a nivel nacional y a la vez pretende justificar para que lo sigan apoyando en su "partido", por ello, a toda costa nos manda la fuerza pública para reprimirnos, pero no se le va a ser, el durito ha avanzado en todo el territorio y si tiene avanzando, porque ha comprendido que la tolerancia, la resistencia y dignidad es la esperanza de los indígenas.

Desde Bernalejo de la Sierra, Mezquítal, Durango. A 14 de marzo de 2003. Los sellos que aparecen al margen son autoridades auténticos de las comunidades en lucha.

Vocera: Yolanda Soto Cumplido




Durango. México.
25 de marzo de 2003.

DURANGO: AMENAZAN INDÍGENAS CON REBELIÓN

Fuente: El Universal

Tras rechazar que existan células del EPR y del EZLN entre los comuneros tepehuanos, el presidente de Bienes Comunales de Santa María de Ocotán y Xoconostle, Carmelo Mendoza, apuntó que tanto los indígenas de esta comunidad como los huicholes están dispuestos a levantarse en rebelión si no se respetan los acuerdos de que la posesión de la tierra 5 mil 465 hectáreas en litigio con comuneros zacatecanos es de los tepehuanos. Entrevistado respecto de las declaraciones hechas por el gobernador del estado, Ángel Sergio Guerrero Mier, y el diputado del distrito 03, Adan Soria, respecto de la presunción de que había comunicación entre miembros del EPR y del EZLN con los indígenas tepehuanos en la zona de conflicto, el dirigente de los comuneros rechazó la versión de que el pasado lunes 10 de marzo aquéllos aconsejaron el desalojo de los ejidatarios zacatecanos. Agregó que el gobierno federal tiene que respetar lo acordado en cuanto a que estancia de la Policía Federal Preventiva en Bernalejo es por unos cuantos días, ya que la vía -es indemnizar a los de Zacatecas. Y nosotros nos podemos comunicar con quien queramos en su momento-, advirtió. Para Carmelo Mendoza la posibilidad de que tepehuanos y huicholes determinen rebelarse se dará si no hay avances en la negociación.




Regresar a la página de Noticias
Regresar a la página Principal