COMUNICADO DE ETA AL PUEBLO VASCO
Documento Integro (en Word)

Publicado en Euskadi Informacion hoy, 5 de noviembre.

ETA ve en Lizarra motivo de esperanza

Valora positivamente el Acuerdo de Lizarra-Garazi y los resultados
electorales. Reitera que el caracter definitivo de la tregua lo marcarán
los avances que se den en el futuro. Revela que González e Iturbe se
fugaron de su residencia.

La organización armada vasca ETA muestra en un comunicado su esperanza
de que la nueva situación politica que vive Euskal Herria constituya el
punto de partida de una nueva fase en la que, al final, se reconozca el
derecho de los ciudadanos vascos a elegir libremente su futuro. Valora
muy positivamente el Acuerdo de Lizarra-Garazi, así como los resultados
de las pasadas elecciones autonómicas, y reitera que serán los
acontecimientos que se den en el futuro los que marquen el carácter
definitivo de la tregua.

En un comunicado en el que anuncia que el cese de acciones armadas
decretado el pasado día 18 de setiembre se mantiene en los mismos
términos, la organización armada ETA hace pública su valoración del
Acuerdo de Lizarra-Garazi y de los resultados electorales, muestra su
deseo de que en un futuro sean todos los ciudadanos de Euskal Herria los
que puedan participar en unas elecciones totalmente libres y
democráticas y exige a los estados español y francés respeto a las
resoluciones que adopte la sociedad vasca.

En referencia al acuerdo de Lizarra, sostiene que es resultado de la
nueva situación que vive Euskal Herria y que se caracteriza por dos
aspectos fundamentales: el agotamiento del marco institucional que
mantiene dividida a Euskal Herria, así como de la política de pactos
dirigida a «negar la palabra» a Euskal Herria, y la voluntad expresada
por la mayoria de ciudadanos vascos para ser dueños de su futuro.

ETA califica el acuerdo como una «apuesta positiva y decidida que, de
cara al futuro, han llevado a cabo de manera conjunta fuerzas de
distinto carácter, creencia y punto de vista», y destaca que nunca en la
historia se habia logrado semejante acumulación de fuerzas en defensa de
los derechos de Euskal Herria. De esta forma, aplaude la «sinceridad» y
la «valentía política» mostrada por los partidos políticos, sindicatos y
estamentos sociales que han intervenido en el acuerdo.

A juicio de ETA, sus firmantes «han traído la esperanza a Euskal Herria
y tienen ahora una gran responsabilidad», ya que, junto a las firmas de
las fuerzas políticas, sindicales y sociales, «está puesta la esperanza
de cientos de miles de ciudadanos. Y ello -agrega- exige hacer todos los
esfuerzos de cara a la consecución del nuevo marco que establece el
Acuerdo de Lizarra Garazi». En opinión de ETA, la principal
caracteristica de la actual situación es que «nos encontramos ante una
oportunidad excepcional para hacer realidad las iniciativas encaminadas
hacia nuestra soberanía».

PROYECTO REFRENDADO EL 25-O
Euskadi Ta Askatasuna hace también una extensa valoración de las
elecciones de la CAV celebradas el pasado 25 de octubre. Tras subrayar
que es preciso analizar los resultados desde una perspectiva más amplia
que la estrictamente matemática, afirma que la cita electoral representa
«la victoria de quienes han actuado de forma valiente en la apuesta en
favor de la libertad y de la paz» y no el resultado de «cambios y
cálculos secretos producidos en los últimos meses, tal y como quieren
hacer creer algunos».

En estas elecciones, señala ETA, «la izquierda abertzale ha conseguido
rescatar el futuro de Euskal Herria de la trampa en la que se
encontraba» y «ha demostrado a las fuerzas regionalistas que creían que
Euskal Herria por sí sola no tenía futuro que sí existe ese futuro y
que, además, será fructifero».

Además, subraya que más importante que el incremento o pérdida de votos
de cada formación es el progresivo fortalecimiento y plasmación «del
proyecto político que llevará a Euskal Herria a la libertad». En este
sentido, se muestra convencida de que «las fuerzas hay que acumularlas
en torno a proyectos y objetivos, no en torno a los partidos políticos»
y constata que los resultados electorales «muestran claramente el amplio
apoyo y aceptaeión obtenidos por el Acuerdo de Lizarra».

Destaca, asimismo, el «claro posicionamiento abertzale mostrado tanto
por PNV como por EA» y considera que ello permite «sumar los votos
abertzales sin ningún tipo de vergüenza», votos a los que habría que
añadir, en su opinión, los obtenidos por IU-EB.

RESPETAR LOS RESULTADOS
En la valoración de los comicios autonómicos, ETA alude a las
declaraciones de líderes españolistas que pedían en campaña «respetar»
los resultados y recuerda ahora al Gobierno español que la mayoría de
los electores de la CAV ha respaldado el Acuerdo de Lizarra-Garazi,
motivo por el que le pide que acepte el contenido de dicha resolucion.

Como última consideración sobre las elecciones, la organización
independentista ve necesario «integrar» a la totalidad de la ciudadanía
vasca en el ámbito que ofrece dicho acuerdo, ya que no cree que quienes
han apoyado opciones españolistas estén en contra de lo pactado en
Lizarra y Garazi, sino que muchos de esos votos han sido consecuencia
del «miedo» y la «desinformación».

A pesar de efectuar una valoración positiva de las elecciones, ETA no
olvida que se trata de una consulta efecuada en sólo tres de los siete
herrialdes de Euskal Herria, por lo que considera que son reflejo de la
«partición que sufre Euskal Herria».

Denuncia asimismo que en estas elecciones han podido votar cientos de
guardias civiles, policías y militares que, además, «continúan
extendiendo el miedo en nuestras calles», motivo por el que les insta,
«en este caso sí, a coger las maletas y a marcharse».

De la misma forma, critica con dureza la «injerencia extranjera»
protagonizada por los medios de comunicación durante la campaña
electoral y no acepta que se diga que han sido «las primera elecciones
sin la amenaza de las armas» pues, recuerda, «se han llevado a cabo bajo
la amenaza y bajo el control de la Policía, la Guardia Civil y las
fuerzas armadas cipayas defensoras de un proyecto político desintegrador
ya agotado. Eso no es votar en paz y en libertad», subraya.
Por todo ello, reitera la necesidad de solucionar esta situación, ya que
«si Euskal Herria tiene que dar su palabra, son todos los ciudadanos los
que debieran tener la oportunidad de darla».

«Las elecciones libres y de toda Euskal Herria son algo del futuro»,
afirma ETA, «pero posibles si existe voluntad». Además, se muestra
convencida de que «hoy existen más posibilidades que ayer».

FILAS UNIONISTAS
En otro apartado del comunicado, ETA dirige duras criticas a la actitud
de los mandatarios políticos de los estados español y francés, de
quienes afirma que «hay veces que parece que tienen intención de
afrontar con más sentido la solución del 'problema vasco', aunque hasta
la fecha han dado pocas muestras de razón». Según señala en su escrito,
«quieren 'recuperar' para las filas 'unionistas' a los que han venido a
vivir y a trabajar a Euskal Herria desde Francia y desde España», para
lo cual, añade, «han optado por utilizar una de sus herramientas más
efectivas: los medios de comunicación que sólo provocan y contaminan» y
que «se han convertido en auténtico obstáculo para que se pueda llevar a
cabo de forma democrática cualquier consulta o debate».

«Algunos de esos medios, como El Diario Vasco y EI Correo Español, por
citar algunos afincados entre nosotros -señala ETA- han vivido del
conflicto durante años» y eso, resalta, «no se puede olvidar».

En cualquier caso, la organizción armada subraya que los ciudadanos y
los partidos pohticos vascos «no deben permanecer mirando al enemigo.
Tenemos que hacer nuestro camino, y los mandatarios españoles y
franceses ya saben lo que les corresponde: reconocer la
autodeterminación y la territorialidad de Euskal Herria, no poner
obstáculos al debate democrático que lleve a cabo la sociedad y respetar
los resultados».

Por último, anuncia que el alto el fuego decretado el pasado 18 de
setiembre sigue en vigor «en las mismas condiciones», recuerda su
voluntad de continuar por el camino iniciado y relanza el llamamiento a
los distintos sectores sociales y políticos a «adoptar los compromisos y
dar los pasos necesarios para que la nueva fase sea la de la soberanía».

En este sentido, reitera el llamamiento a romper pactos y lazos de unión
con fuerzas opuestas a la construcción de Euskal Herria, en un párrafo
que aparece subrayado en el comunicado.

Tras mostrar su esperanza de que la respuesta obtenido sea de la misma
medida que el paso dado, reitera que serán los acontecimientos y avances
que se produzcan en próximas fechas las que marquen el carácter
definitivo del alto el fuego.

Al margen de estas consideraciones, ETA reivindica el atentado con bomba
llevado a cabo el 23 de agosto contra Correos de Irun, y asume la «fuga»
de Belén Gonzélez Peñalva, uno de los interlocutores de la organización,
y de Angel Iturbe, «secuestrados durante núeve años y medio por el
Estado español en la República Dominicana, con la colaboración de las
autoridades de aquel país», concluye.