Página principal > Artículos > "Líbano"

 
   
 

 


     










 
Los palestinos refugiados en el Líbano: La reparación de una vieja injusticia  1ro-07-2010
Ramzy Baroud . Traducción: Palestina Lliure
Llegir en català

Finalmente un debate parlamentario en el Líbano sobre los derechos humanos de los refugiados palestinos. Lo que es deplorable sin embargo es que el hecho de conceder derechos civiles elementales a 400.000 palestinos - 62 años después de su expulsión de su país de origen y de la publicación de la Declaración Universal de los Derechos humanos - pueda ser objeto de un “debate”. Es tan deplorable como que varias facciones políticas “cristianas” libanesas sean violentamente hostiles al hecho de conceder derechos a los palestinos.


La mayoría de los refugiados palestinos en el Líbano son refugiados de segunda o tercera generación. Los miserables campos son la única residencia que han conocido. En Palestina, su verdadera patria, sus pueblos se destruyeron, se quemaron sus campos y sus cultivos fueron erradicados. El esfuerzo en borrar todo rastro de la identidad árabe palestina prosigue sin respiro en Israel y se acentúa incluso en el gobierno de derechas del Primer Ministro Benjamin Natanyahu y su Ministro de Asuntos Exteriores Avigdor Lieberman, que en muchos círculos políticos se considera como un “fascista”.

Pero lo que 62 años de expropiación, masacres e indecibles sufrimientos no han conseguido destruir - la memoria y el sentimiento de pertenencia- no será suprimido por algunos políticos de derecha y algunas leyes parlamentarias del Knesset israelí, como la que prohíbe a los palestinos conmemorar la Nakba (la Catástrofe de 1947-48).

El debate en curso en el Parlamento libanés es no obstante de otra naturaleza. El Líbano se esfuerza hoy en solucionar muchos problemas políticos pendientes. A pesar de las guerras israelíes devastadoras, el pueblo libanés reanuda la confianza en sí mismo. Eso se debe en gran parte al éxito de la resistencia militar libanesa contra Israel. En este país, la ley y el orden están sustituyendo progresivamente al caos y el tumulto, y se ve manifestarse signos prometedores de independencia política después de decenas de años de completa dependencia política y de guerras civiles por el poder.

Sin embargo hay los que quieren que la sociedad libanesa permanezca dividida en campos sectarios, como lo estuvo durante generaciones. Ya que estas divisiones garantizan su mantenimiento a la cabeza de clanes terriblemente sectarios que desde hace tiempo deterioran la imagen del país, permitiendo así a extranjeros, y en particular a Israel, manipular esta frágil estructura para su beneficio personal.

La negativa a conceder derechos a los refugiados palestinos es un viejo tema que sale a superficie cada vez que alguien necesita una estratagema para servir a interés particulares. Pero esta vez eso parece diferente. El Líbano tiene necesidad de avanzar. Negarse a ver que 400.000 personas viven miserablemente y sin esperanza de cambio, en campos de refugiados dispersados, rodeados de fosas comunes y puestos de control militares, no es un factor de progreso político y social.

Obviamente los que temen la llegada del Líbano moderno y unificado en una identidad común - una identidad que no sería el rehén de lealtades sectarias o afiliaciones tribales- desean que los palestinos permanezcan como eternas víctimas. La buena noticia es que esta ley está respaldada por representantes políticos y partidos libaneses normalmente rivales como el Primer Ministro libanés de Movimiento por el Futuro, Hisbollah y Amal. Según el organismo Human Rights Watch el proyecto de ley presentado por el Partido Socialista Progresista (PSP) el 15 de junio “suprimiría la prohibición hecha a los palestinos de convertirse en propietarios y de beneficiarse de ventajas sociales y aliviaría las restricciones sobre su derecho al trabajo ”. Según Nadin Houry, su director en Beirut: “el Líbano condenó al ostracismo a los refugiados palestinos demasiado tiempo y (el Parlamento) debería aprovechar la oportunidad de pasar página y de poner fin a la discriminación contra los palestinos”.

Es una verdadera oportunidad, en efecto. Pero se oponen ferozmente los cargos electos del Movimiento Patriótico Libre, la Falange y las Fuerzas Libanesas. Sami Gemayel, un representante oficial de la Falange, intentó, por ejemplo, retrasar la ley, tratando quizá de desinflar la corriente de opinión que ya no tolera más que los derechos humanos básicos sean negados a los palestinos. “Una situación que causó tanto problemas durante más de 60 años no puede tratarse en tres días” dijo él en el Diario Libanés Daily Star. Y por supuesto no pudo impedirse recurrir al mismo mantra usado, subrayando que “la integración de los Palestinos en la sociedad libanesa minaría su derecho al retorno y satisfaría la exigencia israelí”.

Un libanés no puede creer ni un solo segundo que un miembro oficial de la Falange - cuyo partido colaboró con las fuerzas israelíes durante el verano de 1982 para orquestar y perpetrar la masacre de millares de refugiados palestinos indefensos en los campos de refugiados de Sabra y Shatilla- se preocupe verdaderamente por el sentimiento de pertenencia de los palestinos, ni de su identidad, ni de su derecho al retorno. Queda claro que esta ley correría el riesgo de animar a los refugiados a reclamar una total integración en la sociedad libanesa, lo que minaría las fundaciones de la sociedad sectaria que este oficial de la Falange quiere mantener a toda costa.

¿Pero por qué los refugiados palestinos deberían vivir en la humillación mientras que no son de ningún modo responsables de la situación? ¿Por qué deberían tener que elegir entre sufrir medidas draconianas o perder su derecho al retorno? Es como si no se dejara de castigar a las víctimas “por haber permitido” que se les convirtiera en víctimas. El hecho es que los refugiados palestinos del Líbano, como los refugiados palestinos de otra parte, tienen muy claro lo que se refiere a su derecho al retorno y su adhesión a este derecho. No es necesario ponerlos una multa, o en prisión, cuando añaden una habitación a sus desvencijadas casas en los campos de refugiados; no es necesario tratarlos como ciudadanos de décima clase para que se acuerden de su amor por Palestina, del nombre de sus pueblos destruidos y de sus antepasados.

Es casi cómico que el Sr. Gemayel considere imposible encontrar, en tres días, el medio de conceder a los refugiados palestinos los derechos humanos elementales, mientras que los milicianos de la Falange no tuvieron ninguna dificultad en asesinar, en 36 ó 48 horas, a millares de civiles inocentes en Sabra y Shatila el 16 de septiembre de 1982.

Los supervivientes de estos campos y los otros palestinos no tienen ningún deseo de obstaculizar la voluntad de los “partidos cristianos” de mantener “un equilibrio” demográfico y sectario en el Líbano. Su patria es Palestina. Pero a la espera de eso, no hay que negarles los derechos elementales ni humillarlos. Únicamente se puede esperar que la nueva evolución de la política libanesa sea más potente que la que desea que el país permanezca dividido en facciones sectarias y rehén eterno de su pasado colonial.

* Ramzy Baroud (http://www.ramzybaroud.net) es un periodista internacional y director de PalestineChronicle.com. Su último libro, My Father Was a Freedom Fighter: Gaza’s Untold Story (Pluto Press, London), puede comprarse en Amazon.com.

Fuente: RAMZY BAROUD:




En la misma sección
Artículos| "Líbano"| La vida es dura para las abandonadas poblaciones palestinas de las "reagrupaciones"  11-06-2009
Artículos| "Líbano"| Nahr al Bared y el derecho al retorno   28-02-2008
Artículos| "Líbano"| Discriminación ilegal contra los palestinos en el Líbano   26-10-2007
Artículos| "Líbano"| Dependencia de la ayuda estadounidense: El camino a la ruina   11-10-2007
Artículos| "Líbano"| Después de 25 años, ¿quién recuerda?  15-09-2007
Artículos| "Líbano"| ¿Qué es lo siguiente para Nahr al-Bared?   13-09-2007
Artículos| "Líbano"| "Fath al-islam" o las mentiras del gobierno ilegal libanés  26-05-2007
Artículos| "Líbano"| Más de un año ha transcurrido sin que Israel se haya retirado del pueblo.  22-05-2007
Artículos| "Líbano"| Los refugiados palestinos en Líbano esperan una vida mejor  30-01-2007
Artículos| "Líbano"| ¿Hasta cuándo?  22-11-2006