Página principal > Artículos > Varios

 
   
 

 


     










 
Palestina: 61 años de manipulación informativa  3-06-2009
Palestina LLiure
Llegir en català

Como decía Noam Chomsky en una de sus escasísimas entrevistas televisivas “Una mentira repetida muchas veces en los medios de comunicación de masas se convierte, en la conciencia popular, en una verdad incuestionable”. Palestina es un caso paradigmático de esta afirmación. Cientos de consignas inundan la información referente al pueblo palestino. A continuación desmontaremos algunas de ellas, repetidas hasta la saciedad, pero radicalmente falsas.


1. La creación del estado hebreo en Palestina le daba una tierra sin pueblo a un pueblo sin tierra. El 15 de mayo de 1948 Ben Gurion proclama unilateralmente la creación del Estado de Israel sobre el 55% de la Palestina histórica. Este territorio, lejos de estar vacío, era la tierra de cientos de miles de palestinos. En los meses siguientes al día que los palestinos conocen como La Nakba (el desastre), el Tsahal (ejército israelí) pone en marcha un plan de limpieza étnica en el que se destruyen 389 pueblos palestinos y o bien se expulsa o bien se fuerza la huida de casi 800.000 palestinos. Masacres de pueblos enteros han sido documentadas por el historiador israelí Ilan Pappe. Hoy en día más de 4,5 millones de refugiados palestinos esperan que Israel haga efectivas las resoluciones 194 y 237 de la ONU, que reconocen el derecho a retornar a su tierra.

2. El estado de Israel está en peligro. Esta idea, utilizada para justificar la constante vulneración de las leyes internaciones por parte de Israel, contrasta con el hecho de que, desde su creación, Israel no ha perdido ni un centímetro cuadrado de su territorio. Muy al contrario, desde 1967 ocupa ilegalmente el 100% de la Palestina histórica y los Altos del Golán de Siria. Israel está presente en todos los foros internacionales y participa en eventos culturales y deportivos europeos, a la vez que se beneficia de acuerdos de comercio preferentes. También sus relaciones comerciales con muchos países árabes, como Egipto o Jordania, son fluidas y beneficiosas.

3. Israel se defiende ante los ataques de los terroristas palestinos. El manido argumento de que la maquinaria militar israelí responde a los ataques contra su territorio con el “asesinato selectivo” de activistas de grupos armados, oculta que Israel nunca ha cesado en los ataques, ni siquiera durante los periodos de tregua unilateral proclamados por Hamas, y que las vidas de civiles palestinos, tanto activistas de grupos de resistencia, como de hombres, mujeres y niños, carece de valor para la mayoría de la sociedad israelí.

4. El Muro en Palestina es un muro de autodefensa. Desde 2002 Israel construye el Muro del Apartheid dentro del territorio de Cisjordania. Este muro, declarado ilegal por la Corte Internacional de Justicia de La Haya en 2005, anexiona los principales asentamientos israelíes y gran parte de los recursos hídricos, tanto en el valle del Jordán como al noroeste de Cisjordania, a Israel. Además aísla cientos de pueblos palestinos y divide Cisjordania en tres partes inconexas, imposibilitando la creación de un futuro Estado Palestino viable.

5. Los palestinos, encabezados por Yasir Arafat, frustraron el proceso de paz. El proceso de paz de Oslo (1993, 1995) parecía conducir a la creación de un Estado Palestino en los territorios de Cisjordania y Gaza, aunque no abordaba el futuro de los refugiados palestinos ni reconocía su derecho al retorno. No obstante, mientras una delegación israelí discutía una futura transferencia de poderes y se creaba la Autoridad Nacional Palestina, sobre el terreno la colonización ilegal se aceleraba, sobre todo en Jerusalén Este, los cortes de carreteras y los controles del ejército israelí se intensificaban y la vida en los territorios se hacía más insufrible. Yasir Arafat fue demonizado por los medios de comunicación occidentales por no vender a tan bajo precio el futuro del pueblo palestino.

6. La Autoridad Nacional Palestina tiene la soberanía de su territorio. El gobierno palestino (el presidente, el primer ministro y el parlamento palestino) representan a la parte del pueblo palestino que vive en los territorios ocupados. Su capacidad de acción es muy limitada. No controlan las fronteras del territorio, ni por tierra, ni por mar, ni por aire, ni pueden recaudar los aranceles en las aduanas. No controlan la mayoría de los pueblos y ciudades, ni la circulación entre ellos. Miles de soldados israelíes patrullan en los territorios, efectúan registros, derribos de casas y detenciones. Los asentamientos crecen en número y en población (ya son más de 400.000 colonos). La Franja de Gaza, libre de asentamientos desde julio de 2005, permanece sitiada y bloqueada desde la victoria de Hamas en las elecciones legislativas del 2006.

7. Las críticas a Israel están motivadas por un sentimiento antijudío. Los lobbies sionistas potencian la idea de que el conflicto con los palestinos tiene un origen religioso entre musulmanes y judíos. Muy al contrario, se trata de una cuestión de Derechos Humanos y de justicia y, ni todos los palestinos son musulmanes, ni todos los sionistas son religiosos. Es más, cada vez son más numerosos los colectivos judíos que se desmarcan de las acciones del Estado de Israel, tal y como se vio durante la invasión de la franja de Gaza.

8. Las sanciones y el boicot a Israel lo aislarán y agravarán la situación. Hasta la fecha, Israel ha hecho oídos sordos a las numerosas resoluciones de la ONU que piden el cese de sus políticas coloniales y discriminatorias. Sus poderosos aliados, fundamentalmente EEUU y la Unión Europea, han impedido la imposición de sanciones y siguen beneficiándolo con trato comercial preferente. Esta ausencia de medidas de presión no ha hecho más que empeorar la situación del pueblo palestino.

El llamamiento al boicot es pues un último intento de detener la barbarie ante la total ineficacia de la política de “declaración de intenciones” de los gobiernos e instituciones internacionales. Las sanciones económicas y políticas funcionaron con éxito en Sudáfrica y deben ser aplicadas contra Israel inmediatamente. Ha llegado la hora de hacer presión para aislar este régimen de ocupación y apartheid: boicot ciudadano (boicot a productos, boicot académico, boicot cultural, boicot deportivo) y sanciones internacionales contra su Estado.




En la misma sección
Artículos| Varios| Cineastas Palestinas  7-03-2010
Artículos| Varios| Como el arsenal nuclear de Israel nos pone en peligro a todos nosotros  24-09-2009
Artículos| Varios| Cuento desde los Territorios Ocupados  12-09-2009
Artículos| Varios| Experto de la ONU denuncia el abordaje de un barco de ayuda por parte de Israel   català 4-07-2009
Artículos| Varios| Refugiados Palestinos, datos actualizados a diciembre 2008.  19-06-2009
Artículos| Varios| El discurso de Obama en El Cairo  8-06-2009
Artículos| Varios| Graffitis sobre las paredes  22-03-2009
Artículos| Varios| El Canto de los Muertos de Gaza  1ro-02-2009
Artículos| Varios| “Continúan siendo necesarias las movilizaciones contra el genocidio del pueblo palestino”  29-01-2009
Artículos| Varios| Lo que hay detrás de la crisis de Gaza.   29-01-2009