Mujeres en Red
twitter
twitter

Jueves 28 de junio de 2007

Egipto prohíbe la ablación femenina tras morir una niña durante una operación

Bodor Ahmed, de 12 años, murió la semana pasada en la mesa de operaciones de una clínica privada mientras le extirpaban el clitoris

La muerte de una niña de 12 años durante una operación de ablación del clítoris la semana pasada ha levantado tal polémica nacional en Egipto que ha llevado al gobierno a prohibir definitivamente esta práctica que data de tiempos faraónicos. La niña, Bodur Ahmed Shaker, murió cuando una médica le practicaba en una clínica privada una de las miles de operaciones que cada día se llevan a cabo en Egipto para extirpar el clítoris de las adolescentes.

Se calcula que en torno al 90% de mujeres en edad fértil ha sufrido esta operación, técnicamente llamada mutilación genital femenina, aunque las campañas gubernamentales de los últimos 10 años han conseguido bajar este porcentaje considerablemente. Según ha dicho Muchira Jatab, directora del Consejo Nacional de la Infancia y la Maternidad, una de las egipcias más implicadas en la lucha contra la ablación, un reciente estudio de su organismo hecho entre 6.000 adolescentes de entre 10 y 18 años mostró que "solo" la mitad de ellas había sufrido la intervención.

La ablación es practicada en los países ribereños del Nilo desde tiempos faraónicos, y se ha extendido más tarde por África del Oeste, pero no tiene nada que ver con el Islam ni el Cristianismo, aunque ambas religiones han aceptado durante siglos la mutilación femenina como medio de control sexual y social.

Pero también las jerarquías musulmanas y cristianas, presionadas por la clase política, han pasado del mensaje de que "la ablación no es obligatoria" a declararla "pecado", como hizo el pasado lunes el mufti Ali Gomaa, máxima autoridad teológica musulmana de Egipto. Queda por ver si la declaración del mufti será seguida por los jeques religiosos de pueblos y barriadas, más aferrados a sus tradiciones que al dogma de la religión.

Pero lo que diferencia a Egipto de otros países en esta materia -ha comentado Erma Mannoncourt, directora de UNICEF en el país- es que aquí la ablación, desde hace una década, es practicada sobre todo por médicos: un 77% de las operaciones las lleva a cabo personal sanitario o paramédico, mientras que el resto es cosa del barbero del barrio.

Extirpar el clítoris de una niña en una clínica con todas las medidas higiénicas pertinentes puede conseguirse por un mínimo de 50 libras (7 euros) y la operación dura apenas 10 minutos. La implicación de la clase médica en las operaciones de ablación la ha convertido en realidad en cómplice. Incluso uno de los facultativos con bata blanca daba a la ablación un plus de legitimidad, como denunciaba recientemente el Centro Nacional para los Derechos de las Mujeres.

Pero ayer, tras un congreso regional sobre violencia infantil, la mujer del presidente de Egipto, Suzzane Mubarak, organizó una reunión con los ministros de Sanidad, Educación e Información, además de líderes religiosos y el Sindicato de Médicos, para anunciar la prohibición definitiva de la ablación y penalizar a quien la realice, según dijo Muchira Jatab, también presente en la reunión.

Del mismo modo que en Europa se tolera el aborto "por razones médicas", también en Egipto se toleraba la ablación "si se demuestra que hay necesidad médica", pero esa frase que suponía un coladero legal se ha eliminado por un decreto del ministerio de Sanidad hecho público hoy.

Intento de soborno a la madre

El Sindicato de Médicos, que hasta ahora había cerrado los ojos ante la implicación de sus miembros en la mutilación genital, se ha visto obligado a enviar una circular a todos los facultativos para advertirles de que se exponen a ser procesados si la llevan a cabo. Por su parte, la clínica privada donde murió Bodor Ahmed ha sido clausurada por el gobernador de la provincia.

En medio de todo este revuelo ha emergido como verdadera heroína de la historia la madre de la niña: la médica que estaba operando a la niña cuando murió entre sus brazos le ofreció 15.000 libras egipcias -unos 2.000 euros- para comprar su silencio, pero la progenitora se negó a aceptar el soborno y relató el caso a un periódico.Sin saberlo, la madre de Bodor Ahmed echó a rodar una bola que culminó en la prohibición definitiva de la ablación. Al menos a nivel oficial. Quién sabe cuánto tiempo costará erradicarla sobre el terreno.

Fuente: EFE/El País



Países :
Egipto
Violencia contra las mujeres :
Mutilación Genital

Últimas Breves

Montserrat Boix, creadora de Mujeres en Red, elegida entre entre las 100 mujeres españolas más influyentes

24 de junio de 2016 | El ránking de ’100 Mujeres Líderes en España’ nació en 2011 con (...)


Wall Street es misógino, denuncia la exejecutiva Maureen Sherry en un libro

27 de febrero de 2016 | Por Lara Malvesí La "misoginia" en Wall Street, donde "durante décadas (...)


Medicina y mujeres: el angiólogo González Fajardo confunde el siglo XIX con el XXI

5 de enero de 2016 | Tremendo texto del Dr. González Fajardo del Servicio de Angiología y (...)


El Ayuntamiento de Madrid prohibe por unanimidad los anuncios de prostitución en los parabrisas de los coches

26 de noviembre de 2015 | El Gobierno de Madrid ha informado de que la Policía Municipal actuará más (...)


1997 - 2017 Mujeres en Red. El periódico feminista