-no-
María Galindo
Mujeres Creando
Intervención en la mesa "Arte y Género"
SIART

En este estrecho espacio que me brindan, espacio que ocupo quien sabe
debido a que loterías lejanas y ajenas a mi trabajo, el tiempo y el espacio
tan solo me alcanzan para decirles -no-.
Cronometrando puedo repetir unas 40 veces no, mis nos son pedazos
grandes y chiquititos, filosos y cortantes como astillas, mis nos son pedazos de
vidrios rotos,
Pedazos de vidrios divisorios ahora rotos que antes protegían lo
aséptico de, lo contaminado,
que protegían lo publico de lo privado y lo privado de lo publico
protegían lo estético de lo ético, lo limpio de lo sucio,
protegían a las señoras y senores de sus empleadas y jardineros
protegían lo artístico de lo vulgar ambos entre comillas,
Pedazos de vidrios divisorios ahora rotos que protegían el adentro del
afuera.


Yo misma soy un pedazo estallado entre una puerta y una calle y mi
identidad
no es mas que un pedazo de una identidad mas compleja que une sus
limites a los limites de
indias,
putas,
viejas,
locas,
lesbianas y otras,
todas nosotras habitantes del afuera.
Con esta brevisima descripción del origen de mis nos, paso a
enunciarlos:

No soy una artista, soy aquí adentro entre ustedes una impostora y allá
afuera una agitadora callejera. No soy artista, el oficio de artista es
por ahora muy decente, muy bien visto e insoportablemente inofensivo para
el sistema, sobretodo para una mujer.


No es el genero un espacio de definición artística, es en este contexto
un apellido forzado para aquello que no puede ser arte a secas, porque lo
que viene desde las mujeres en una sociedad patriarcal no goza del estatus
deuniversalidad. Confundimos el genero como lo que viene desde las
mujeres o puede ser simplonamente dirigido a las mujeres, le ponemos el apellido
del genero para colocar este trabajo fuera de la preocupación y los debates
centrales del arte.
Yo no acepto, ni necesito este apellido para nuestro trabajo que tiene
nombre propio somos Mujeres Creando y nos instalamos al centro de todas
las sensibilidades sociales, espacio desde el cual somos amenazantemente
felices y creativas.


No necesitamos el rinconcito del genero, nos es tremendamente estrecho
y si honestamente hay una grieta que se esta abriendo desde el análisis del
genero en el arte, lo primero que debiéramos reconocer es que el arte
de los varones también tiene un contenido de genero y que además mucho nos
divertiríamos develando este contenido. Mientras esto del genero sea
"cosa de mujeres" entre comillas hay una hipocresía y una doble moral que las
Mujeres Creando no deseamos decorar.

Por otro lado si esta Mesa se llamara "Arte y Mujer" entonces quedaría
claro que todas las otras mesas son de alguna manera de los varones y más
interesante aun, resultaría muy evidente que otros sujetos sociales
productores de arte entre los que están también mujeres son ajenos a
este espacio de cultura oficial.

No entramos en la disputa de definiciones de arte cuyo sentido es el
control estético y la legitimación y deslegitimacion de la acción creativa. Por
eso no hablamos de arte, sino de acciones creativas.

No denuncio a las galerías de arte por ser oficiales,
No las denuncio por ser excluyentes,
No las denuncio por ser fieles a todas y cada una las formas de
discriminación social presentes en nuestra sociedad
No las denuncio por funcionar repetitivamente en círculos cerrados que
terminan donde empiezan,
No las denuncio por su patética incapacidad de comprender la
heterogeneidad de nuestra sociedad.
No las denuncio por separar estética de ética
No las denuncio por ser sitios perfumados y asépticos.
No denuncio su sistema de administración de reputaciones y
recomendaciones
No las denuncio por copionas recicladoras de modas desgastadas en el
norte.
No las denuncio por vender cuadros y otros objetos
Las denuncio a las galerias por ser aburridas.

No son Ligia, Erica, Valia o Teresa mis compañeras tampoco son mis
opuestos, ni yo ni mis hermanas de Mujeres Creando nunca hemos desarrollado
nuestras acciones creativas en base a oposiciones, somos autoafirmativas no
opositoras de turno. Nuestra creatividad no es instrumento de
descalificación, es instrumento de lucha para desestructurar el
sistema. Con un brazo abrazamos la utopía con el otro el dolor de existir en una
sociedad sembrada de injusticias.

Por todo esto para nosotras
No es la competitividad un valor creativo,
No es el individualismo un valor creativo,
No es el egocentrismo un valor creativo,
No es la estética por la estética una búsqueda renovadora
No se ubica nuestra búsqueda creativa en la "genialidad", "la
excentricidad", "el exotismo" o "la retórica",
Por eso parimos desde la colectividad y no desde el individualismo,
Por eso hemos elegido parir y existir desde la calle como escenario
socialprivilegiado, la calle como escenario de sentido, la calle como
escenario ético.
La calle como escenario vital de relación creativa y subversiva.

No reside la relación entre ética y estética en el mal llamado mensaje
social de una obra de arte,
la relación entre ética y estética involucra todo el proceso creativo;
la forma y el contenido,
el como y el cuando
el para que y el por que,
el con que si y con que no,
y todas las preguntas que este proceso cierra
y todas las preguntas que abre.
Nuestras acciones creativas tienen color de piel, genero, clase social,
opción sexual y posicionamiento,.......
las de ustedes y de aquellos que no desean reconocerlo, también
no hay una estética mas allá del bien y del mal,
no hay una estética mas allá de la historia y de las relaciones
sociales en las que se encuentra.

Para terminar un ultimo no
-no gracias- por este espacio, no deseo ser legitimada ni parte de la
oficialidad. Aquí me siento como en el cumpleaños de "Bella Durmiente"
al cual los reyes invitaron únicamente a las hadas buenas, o mejor dicho a
las hadas etiquetadas como buenas,
por eso quiero invitar a las hadas etiquetadas como buenas y que no se
consideran a si mismas hadas buenas y a las hadas malas a confluir en
un espacio colectivo que restituya una relación ética entre nosotras,
nuestras creatividades y las relaciones sociales que nos envuelven.