página de inicio
 
quienes somos
 
campañas
 
acciones antimilitaristas
 
mujeres antimilitaristas
 
CAIN
 
documentos
 
insumisia
 
enlaces
 
e-mail
 
CAMPAÑAS - CONTRA LA GUERRA - BALCANES
     
 

COMUNICADO DE LA RED DE APOYO A MUJERES DE NEGRO DE MADRID

SEGUIMOS DENUNCIANDO A LA OTAN Y AL RÉGIMEN DE  MILOSEVIC.

 
 
 
  Volver a
Contra el ataque de la OTAN
 
     
 

Nos volvemos a encontrar, de nuevo, con una de las hipocresías más profundas de los poderosos: bombardear un país para proteger a una determinada población. Como grupo de apoyo de Mujeres de Negro de Madrid nos sentimos de nuevo bombardeadas por la OTAN y represaliadas por Milosevic. Gracias al bombardeo ya ni siquiera podemos recibir noticias de nuestras compañeras de Belgrado, sólo pequeñas comunicaciones que no sabemos hasta cuando van a durar.

Ellas nos comentan que ahora están escondidas y tememos seriamente por sus vidas y por las de todas aquellas personas antirrégimen, entre ellas los desertores . La represión interna ya ha comenzado. Ayer cerraron el B92 único medio de comunicación antiguerra que permanecía abierto. No sabemos hasta cuándo durará la comida en toda Yugoslavia, ni el combustible para calentar las casas. Con nuestras amigas se encontraban un hombre americano y otra mujer alemana, que también están escondidos.

Queremos denunciar los bombardeos porque son contraproducentes y escandalosos ya que entendemos que favorecen a Milosevic y a su propaganda patriótica y que lo único que van a producir son más tensiones en la zona y los llamados “efectos colaterales” que no son más que muertos de la población civil. Van a dar lugar a una escalada de represión interna en Serbia que no sabemos hasta dónde llegará. En concreto el grupo de Mujeres de Negro de Belgrado, que ya fue amenazado por Seselj- viceministro de Milosevic - a finales de Septiembre en relación con la amenaza de los  bombardeos que no llegaron a ocurrir, va a salir muy perjudicado por este ataque. No sólo ellas sino también el círculo Belgradense o el Comité de Derechos Humanos de Helsinki y las asociaciones de estudiantes antirrégimen van a ser dañados. Aunque dudábamos de la eficacia de la Comunidad Internacional, antes al menos podían proteger a estos grupos. Ahora se abre un periodo de incertidumbre que prevemos va a ser muy largo y en el que la vida de estas personas va a correr un riesgo muy serio. Hacemos personalmente responsables de las víctimas de la represión interna en Serbia y en Kosovo a quienes hayan ordenado este ataque, al igual que hemos hecho responsable durante las cuatro guerras que ha sufrido la ex-Yugoslavia a Milosevic y otros gobernantes de esta zona.

También la población albano-kosovar va a vivir momentos más difíciles que los actuales. La limpieza étnica no se puede parar con los bombardeos, desde el aire, ni imponiendo la permanencia de observadores internacionales que han tenido que abandonar el país, por el peligro que corrían. Ahora ellos son blanco indefenso de la represión de la Policía y el ejército serbios y no pueden abandonar su país, aunque les pese, como hacen los  observadores occidentales.
 
Además creemos que el conflicto se puede extender a países vecinos como Albania y Macedonia,  ya que éstos se encuentran bajo el posible alcance del ejército yugoslavo. También el papel que va a adoptar Rusia no está claro.
 
La hipocresía de la OTAN es descomunal. Su objetivo no es ni ha sido nunca arreglar la situación en los balcanes, ni defender los derechos humanos. Por una parte en la paz de Dayton excluyen de manera intencionada al Kosovo y legitiman como interlocutor a Milosevic, ahora cómo ya no les interesa pretenden eliminarlo de manera expeditiva;  por otra nunca han apoyado la resistencia noviolenta en Kosovo    -que se lleva produciendo desde hace más de 9 años- ni a los grupos antiguerra y antirrégimen de Serbia. Además países miembros de la alianza como Estados Unidos son claros violadores de los derechos humanos y siguen en esa estructura sin ningún problema.

En el colmo de la barbarie se exhibe en televisión cómo están yendo los ataques y encima nunca aparecen las víctimas porque, según dicen, la gente ya está cansada de sangre. Y de nuevo esto les está sirviendo para experimentar “su” novísimo armamento y exhibir orgullosos su potencia militar al resto del mundo. Y, otra vez, el gobierno español no se queda atrás y participa con aviones y se muestra satisfecho cuando vuelven con vida los que han ido a sembrar muerte, ¿cómo explicaremos a la familia de un muerto allí por error de un misil que les estamos defendiendo ?

Seguimos pidiendo el reconocimiento del derecho de autodeterminación de los pueblos, defendiendo la resolución de los conflictos de otra manera y luchando por un mundo sin ejércitos donde cada una nos podamos desarrollar sin la bota militar encima y sin la guerra como amenaza constante contra los seres humanos. Y lo haremos cómo tantos movimientos sociales y tantos grupos de apoyo a luchas justas: con la fuerza de la noviolencia.

Volver arriba

Volver a
Contra el ataque de la OTAN