La falsificación histórica como argumento
de la teoría del socialismo en un solo país.

La teorización "post festum" o posterior a los hechos de la política stalinista -que quebró la continuidad en la línea de pensamiento y acción política revolucionaria trazada por la "Liga de los comunistas" alemanes en el período de 1847 a 1852 y los bolcheviques rusos entre 1905 y 1924- fue presentada por Stalin y su camarilla revisionista durante el sétimo congreso de la Internacional comunista en 1935. Estas falsificaciones teóricas fueron las que permitieron al stalinismo tergiversar la realidad histórica de la URSS haciendo pasar por socialismo lo que, según la línea oficial del PCURS trazada en 1921, no era más que una de sus etapas de transición. Estas etapas fueron descritas por Lenin en abril de ese año:

  1. Economía campesina patriarcal natural;
  2. pequeña producción agrícola mercantil;
  3. Capitalismo privado;
  4. Capitalismo de Estado
  5. Socialismo.

Lenin estableció que la lucha por el socialismo en 1921 estaba entre las etapas 2 y 3, donde el campesino y el capitalista privado en la industria, se resistían al capitalismo de Estado como última etapa hacia el socialismo. Y aquí es necesario destacar que, cuando en el contexto de este proceso los bolcheviques hablaban de capitalismo de Estado, obviamente se referían a Estados donde la clase dominante es el proletariado y no la burguesía, como hoy es el caso en países como Irak, Siria o la ex Yugoslavia:

<< Son numerosos los que imaginan que nuestra industria de Estado representa un auténtico capitalismo de Estado, en el sentido más estricto de la palabra, tal como ha sido aceptado universalmente por los marxistas. No se trata exactamente de ello; si se habla realmente de capitalismo de Estado (en la URSS) debe hacerse con importantes comillas que recubran el propio término ┐Por qué razón? Es evidente: al utilizar ese término no puede olvidarse el carácter (social) de ese Estado. (...) Bajo un capitalismo de Estado auténtico, es decir, bajo una dirección burguesa, el crecimiento del capitalismo de Estado significa el enriquecimiento del Estado de los burgueses, y su poder creciente sobre las masas obreras. Entre nosotros, el crecimiento de la industria de Estado soviética significa un crecimiento del socialismo que procede directamente del poder proletario. >> (L.D. Trotsky: "Informe ante el IV Congreso de la Comintern sobre la Nueva Política Económica soviética y las perspectivas de la revolución" 14 de noviembre de 1922)

Cuando Trotsky presentó este informe -que previamente debió ser aprobado también por Stalin- el por entonces Partido Comunista Ruso (PCR) entendía que el Estado soviético salía de la etapa 3) y se encaminaba hacia el cumplimiento de la cuarta: el capitalismo de Estado, que estaba comprendida en la Constitución de 1918 fundada en la <<declaración de los derechos del pueblo trabajador y explotado>> promulgada el 3 de enero de ese año y ratificada por el III Congreso de los Soviets ese mismo mes.

Para los bolcheviques y el PCR -incluido Stalin- las medidas revolucionarias que se tomaron en 1918: abolición de la propiedad de la tierra, de las aguas y del subsuelo sin indemnización; de los grandes capitalistas propietarios de fábricas y talleres, de bancos, sociedades anónimas, ferrocarriles, etc.; control obrero estatal de la industria con el fin de asegurar el poder político de los explotados sobre los explotadores; anulación de las deudas del Estado; trabajo obligatorio; armamento de los trabajadores y desarme de los antiguos propietarios, toda esta realidad impuesta por la Dictadura del proletariado, no obstante, en modo alguno suponía pensar que se había alcanzado la meta socialista. Comentando el programa aprobado por el PCR -y también por Stalin- en marzo de 1919, Lenin decía que para hablar de socialismo como una realidad tangible en cualquier parte del globo, el proletariado debía conseguir que las clases desaparecieran, incluso en el ámbito internacional y reconocía que esa era una tarea que demandaría mucho tiempo de perseverancia en la misma política y resolver problemas de mucha dificultad, sobre todo en la relación entre obreros industriales y trabajadores del campo, porque tras haber sido expropiados, el espíritu de los burgueses subsistía encarnado en otras relaciones y categorías sociales, bajo "otras formas" de manifestación, en tanto no habían desaparecido las bases económicas o materiales que seguían dando sentido a su existencia, tanto a nivel nacional como a escala internacional. En este sentido Lenin fue categórico y, Stalin, en aquella época no lo pudo ser menos:

<< Socialismo significa la abolición de las clases. La dictadura del proletariado ha hecho cuanto estaba a su alcance para abolir las clases. Pero las clases no pueden abolirse de golpe. Y en la época de la dictadura del proletariado las clases subsisten y subsistirán. La dictadura dejará de ser necesaria cuando desaparezcan las clases. Pero éstas no desaparecerán sin la dictadura del proletariado.
Las clases subsisten, pero en la época de la dictadura del proletariado cada clase sufrió un cambio y también cambiaron las relaciones entre las clases. La lucha de clases no desaparece bajo la dictadura del proletariado; lo único que hace es asumir formas diferentes. (...)
La clase de los capitalistas y de los explotadores, los terratenientes y capitalistas no ha desaparecido ni puede desaparecer de golpe bajo la dictadura del proletariado. Los explotadores han sido aplastados, pero no destruidos (como categorías sociales). Aún tienen una base internacional, el capital internacional del cual son parte integrante...>> (V.I. Lenin: "Economía y política en la época de la dictadura del proletariado" 7 de noviembre de 1919)

Con esto Lenin estaba diciendo claramente que el socialismo no puede alcanzarse en ningún país mientras subsista el capitalismo en el ámbito internacional. Pues bien, fue en el sétimo Congreso de la Comintern que Stalin y sus secuaces al frente de la URSS abandonaron oficialmente el marxismo leninismo, cosa que, como hemos visto hicieron oficiosamente desde 1924. Ese año, en abril, tres meses después de la muerte de Lenin, bajo el título de: "Los fundamentos del leninismo", el PCURS publicó una compilación de conferencias pronunciadas por Stalin en la Universidad de Severdlov. En la primera edición figura el siguiente párrafo:

<< Bastan los esfuerzos de un país para derribar a la burguesía; la historia de nuestra revolución lo demuestra. La victoria definitiva del socialismo, para la organización de la producción socialista, los esfuerzos de un solo país, sobre todo si es campesino como el nuestro, son ya insuficientes: se necesitan los esfuerzos reunidos del proletariado de varios países avanzados>> (J.V. Stalin: Op.cit.)

La edición en la que figuran estas líneas fue retirada de la circulación, y en el otoño de 1924, una vez más el empirismo filosófico y el oportunismo político de Stalin dieron sus frutos en el PCURS. A la vista del fracaso de la revolución europea y la recuperación -aunque menguada- de la economía soviética, Stalin concluyó que su misión histórica y la de quienes le secundaban al frente de los destinos de la URSS, consistía en limitarse a construir el socialismo en ese país. Como hemos visto muy sumariamente aquí, toda la política exterior de la URSS entre 1924 y 1935, se consagró subrepticiamente a este objetivo del socialismo nacional. Fue en 1935 cuando lo embozado de esa política se hizo manifiesto a nivel de la política interior. Ocurrió durante las sesiones del sétimo congreso de la Comintern -celebrado entre en 25 de julio y el 20 de agosto de 1935- que acabó por modificar la Constitución soviética de 1918, precisamente para erradicar de ella la referencia al carácter internacionalista de la revolución socialista, consagrando en su lugar la "teoría" del socialismo en un solo país.

Los resultados de este congreso quedaron inmediatamente reflejados en el Informe de Stalin ante el VIII Congreso Extraordinario de los Soviets de la U.R.S.S pronunciado el 25 de noviembre de 1936, donde presentó el proyecto de nueva constitución. Allí expuso los cambios que, a su juicio, se habían producido en los doce años posteriores a la muerte de Lenin. Esos cambios consistieron en completar la expropiación de la gran propiedad territorial, de la gran burguesía industrial y de los especuladores comerciales y financieros. De esto dedujo Stalin que la victoria del sistema socialista era completa, porque afectaba a todas las esferas de la economía nacional y que, por tanto la explotación del hombre por el hombre había sido suprimida. Finalmente, Stalin proclamaba que estos cambios en la realidad económica habían provocado cambios igualmente revolucionarios en la estructura social. Al desaparecer los terratenientes, los grandes capitalistas y los especuladores, Stalin daba por supuesto que los grandes medios de producción habían pasado de los explotadores a los explotados, por lo que cabía suponer que la categoría de proletariado también había dejado de existir. De esta presunta realidad, Stalin concluyó que la sociedad soviética había alcanzado plenamente el socialismo y que se encaminaba hacia los umbrales del comunismo:

<< ┐Podemos, después de esto, llamar a nuestra clase obrera proletariado? Claro que no. Marx decía que para que el proletariado pueda emanciparse tiene que aplastar a la clase de los capitalistas, quitar a los capitalistas los instrumentos y medios de producción y destruir las condiciones de producción que engendran el proletariado. ┐Puede decirse que la clase obrera de la U.R.S.S. ha alcanzado ya estas condiciones de su emancipación? Indiscutiblemente, puede y debe decirse. ┐Y qué significa eso? Significa que el proletariado de la U.R.S.S. se ha transformado en una clase completamente nueva, en la clase obrera de la U.R.S.S., que ha destruido el sistema económico capitalista, ha consolidado la propiedad socialista sobre los instrumentos y medios de producción y lleva la sociedad soviética camino del comunismo. >> (J.V. Stalin: Op. Cit.: II Los cambios en la vida de la URSS de 1924 a 1936)

Cierto, cuando Stalin proclamó el socialismo en la URSS como algo ya realizado, el latifundio, la industria privada y la agricultura parcelaria en ese país habían sido liquidadas. El 100% de la población activa industrial y el 90% de la rural era de carácter social colectivo, y el 94% de la producción agrícola salía de las granjas colectivas bajo el régimen de cooperativas llamadas "koljoses". Ahora bien, esta realidad, de por sí, no alcanza para definir el socialismo. Es necesario insistir aquí en el aforismo de Lenin: "Socialismo significa la abolición de las clases". Y el sólo hecho de que desaparezcan los terratenientes, los explotadores directos de mano de obra asalariada y los especuladores, no significa que desaparezcan las clases. Las clases sólo desaparecen cuando en la sociedad no quedan más que trabajadores puros, cuando quedan abolidas todas las formas de propiedad sobre los medios de producción. Y no sólo eso, sino cuando, además, el desarrollo de las fuerzas productivas de la sociedad deja sin sentido a todas esas formas de propiedad y a sus correspondientes categorías sociales capitalistas. Esto es lo que Lenin quiere significar al decir que, bajo la dictadura del proletariado "las clases subsisten". Y cuando dice esto, Lenin se refiere al campesinado, entendida por él como la categoría social que en sí misma contiene potencialmente la contrarrevolución capitalista. De ahí que para él sea esta categoría social el segundo problema y la segunda tarea -la decisiva- de la transformación socialista de la sociedad, y ponga énfasis en la necesidad imperiosa de que, a la hora de administrar la dictadura del proletariado, los revolucionarios no confundan al campesino que simplemente se gana la vida trabajando, con el campesino que trabaja y al mismo tiempo es propietario, comerciante y/o especulador, esto es, el campesino que todavía no se ha liberado del capitalismo para presentarse en sociedad como trabajador puro:

<< Para resolver esta segunda parte de la tarea que es la más difícil, el proletariado, después de vencer a la burguesía, debe mantener inquebrantablemente la siguiente línea fundamental en su política respecto de los campesinos: el proletariado debe separar, diferenciar al campesino trabajador del campesino propietario, al campesino labriego del campesino comerciante, al campesino que trabaja del campesino que especula.
En esta diferenciación está la esencia del socialismo>> (V.I. Lenin: Op.cit.

Y el caso es que, cuando Stalin proclamó el socialismo en la URSS, el 90% de los trabajadores rurales, eran al mismo tiempo propietarios que conservaban el alma del comerciante y del especulador en veinticinco millones de hogares repartidos entre 200.000 consejos de administración de otros tantos koljoses o granjas capitalistas colectivas.

GPM, diciembre de 2001

volver al índice del documento
éste y el resto de nuestros documentos en otros formatos
grupo de propaganda marxista
http://www.nodo50.org/gpm
apartado de correos 20027 Madrid 28080
e-mail: gpm@nodo50.org