Carácter de la revolución, estrategia de poder y forma de Gobierno

Estamos, pues, en presencia de un país de estructura capitalista (sin resabios sociales medievales), políticamente soberano y económicamente dependiente en la etapa tardía o postrera del capitalismo. Es un capitalismo de Estado típico cuya columna política vertebral es el ejército, en una sociedad donde los asalariados constituyen la mayoría absoluta de la población y la brecha en términos de reparto de riqueza respecto de los sectores patronales, se vuelve más ancha y honda según se asciende en la escala social.

Por tanto, en primer lugar, es necesario tener claro siendo plenamente conscientes, de que la revolución en Libia no es de carácter democrático burgués sino democrático-proletaria; en segundo lugar, la estrategia de poder es socialista; ergo: la táctica política pasa no por atender a —o entretenerse en— la falsa dialéctica burguesa entre dictadura política y democracia formal burguesas sin sacar los pies del tiesto capitalista. ¡NO! De lo que se trata es resolver políticamente la dialéctica social entre burguesía y proletariado, forjando un producto: el socialismo, la democracia real.

¿CÓMO HACERLO? Según la línea de pensamiento marxista, la primera y primordial tarea es crear un partido revolucionario todavía inexistente con influencia sobre masas asalariadas, como instrumento para la obtención de tal producto.

Y un partido revolucionario en las condiciones de Libia, no se construye con las “armas políticas melladas” del capitalismo, esto es, reivindicando ante los explotados el tradicional instrumento de dominación política por excelencia de la burguesía sobre el proletariado, como es la partidocracia burguesa, sino levantando muy alto la dictadura democrática del proletariado.

Libia no es un Estado como el alemán en el Siglo XIX ni como el ruso en el Siglo XX, con un gobierno de carácter autocrático feudal en manos de una aristocracia terrateniente con una mayoría absoluta de campesinos sometidos a relaciones de señorío y servidumbre, y donde haya por tanto tareas sociales democrático-burguesas que cumplir. Libia es un Estado capitalista del Siglo XXI, de caracter burgués políticamente organizado en tribus, con dominio sobre una mayoría absoluta de asalariados. Por tanto, la fórmula de poder es, consecuentemente, la dictadura democrática del proletariado y el gobierno de tipo soviético.

Úste y el resto de nuestros documentos en otros formatos
grupo de propaganda marxista
http://www.nodo50.org/gpm
e-mail: gpm@nodo50.org