Boletín de los Ateneos Barriales (Cerro, Colón, Las Acacias).

La gran huelga de los presos
¿Bajo cierta indiferencia social?


Los medios de comunicación los endemonizan. Se llenan páginas o espacios con truculencia sobre episodios de robo, rapiñas o hechos de sangre. Todo ello sobredimensionado de tal manera que el lector no puede menos que pensar que está ante monstruos. Sobre lo que se sugiere lo peor, da la casualidad, que son siempre pobres. Cuando con regularidad pasan y pasan policías cometiendo "infracciones" de igual o peor dimensión es tratamiento es otro. Cuando pasan los ladrones de guante blanco, que vaciaron un banco o se hicieron de la gran coima desde lugares de poder, el tratamiento es otro. La mayoría de ellos quedan a cubierto, eso cuando la cosa salta, porque no se puede comprobar y por que el tratamiento legal es otro.
"Si se puede hablar de una justicia de clase no es sólo porque la ley misma o la manera de aplicarla sirvan los intereses de una clase, es porque toda la gestión diferencial de los ilegalismo por la mediación de la penalidad forma parte de esos mecanismos de dominación", nos diría Michel Foucault. Y nos agregará como se usa el sistema carcelario para extender la vigilancia a toda la sociedad.
La vida en las cárceles es dantesca. La arbitrariedad y el verdugueo están al orden del día. Los derechos humanos elementales son pisoteados en todas sus formas. Con tratos degradantes llevados adelante por degradados que son la autoridad. Hace poco fue denunciado públicamente un hecho que lo dice todo: los presos tendidos en el suelo y milicos orirándoles arriba.
Por primera vez en la historia de nuestro país los presos toman una medida conjunta. Los del Penal de Libertad, los de COMCAR, Canelones y Rivera. Exigieron reivindicaciones, se hicieron oír. Lograron que los escucharan y se les hizo algunas promesas.
Es más que probable que todo siga más o menos igual y que los presos. habiendo ya logrado tomar medidas colectivas no permitan esa vida atroz que les regalan. Es posible que pronto estén nuevamente y de forma masiva en la lucha.