Ecologistas en Acción muestra públicamente su satisfacción por el anuncio del alcalde de que se repondrán palmeras en la avenida Micaela Aramburu. Esta decisión, que no es más que el cumplimiento de un acuerdo de Pleno del pasado mes de mayo, es una desautorización en toda regla de la concejala delegada de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, que reiteradamente se había opuesto a esta medida tildando a los que la proponíamos de irresponsables.     Hay que recordar que la reposición de palmeras en Micaela Aramburu fue propuesta por el Consejo Municipal de Medio Ambiente por amplia mayoría, con la sola oposición de la señora concejala y del jefe de servicio de Medio Ambiente, que montaron un simulacro de consulta para justificar la plantación de Ginkgo biloba. Ahora ambos quedan en ridículo.

 

            Tanto en dicho Pleno como en diferentes escritos dirigidos al alcalde, y que nunca ha contestado, le hemos requerido que convoque un Consejo Municipal de Medio Ambiente para analizar cual es la especie de palmera más indicada y llegar a un consenso sobre la reposición del arbolado en esta emblemática avenida de la ciudad. Entre las especies de palmeras las hay muy resistentes al picudo rojo, como la Washingtonia y el coco plumoso, siendo las más vulnerables las palmeras canarias. La palmera datilera, la que jalonaba esta avenida, es parcialmente resistente, como lo demuestran los ejemplares que han sobrevivido en nuestra ciudad, algunas en Micaela Aramburu.

Ecologistas en Acción optó en principio por la plantación de Washingtonia, por su porte y ante la información aportada por el Área de Medio Ambiente que cifraba en 1.450 € el tratamiento anual de cada palmera datilera. Al comprobar la falsedad de estos datos, ya que los tratamientos están en torno a los 70 € por palmera y año, y siendo los tratamientos existentes muy eficaces en la prevención del ataque del picudo rojo, Ecologistas en Acción solicita públicamente al alcalde que se repongan las tradicionales palmeras datileras y se recupere el paisaje urbano de esta avenida. La opción anunciada por el alcalde, la plantación de cocos plumosos, no es la más idónea, debido al pequeño porte de esta palmera.  Además, como suele ser habitual, en los pocos casos en los que se repone el arbolado siempre se hace con menos ejemplares de los que había inicialmente pues se habla de 33 palmeras cuando los alcorques vacíos que encontramos en Micaela Aramburu son en total 40. El coste de los tratamiento de las 40 palmeras que habría de reponer sería de 2.800 € al año, cantidad  totalmente asumibles por el Área de Medio Ambiente, y que estamos seguros, los portuenses pagarán con gusto. Además, estas palmeras pueden conseguirse de forma gratuita en los viveros de la Diputación provincial.

 

Esperemos que el sr. alcalde demuestre por una vez que está por la participación ciudadana y convoque con la máxima urgencia al Consejo Municipal de Medio Ambiente para debatir sobre la especie de palmera más idónea para reponer en la  Avenida Micaela Aramburu.