Distancia: 13 kilómetros

Incremento/ Pérdida de elevación:+ 363, -526 metros

Tiempo estimado: 5 horas

Característica del recorrido: pista y sendero

Dificultad: Baja

            Las tres cuartas parte del recorrido transcurre junto al río Guadares o Campobuche. Caminaremos en su tramo medio por un espeso bosque de alcornoques, encinas y quejigos. Además podremos contemplar los embalses que se forman en el curso del río Guadares, el ostentoso puente  que lo cruza,  el pequeño valle que se encuentra el río en su tramo final y el pintoresco pueblo de Montejaque.

 

            El recorrido comienza en el puerto de Los Alamillos y discurre entre alcornoques y algunas casas diseminadas durante 4 kilómetros por la cañada de las diez Pilas. A unos 2 kilómetros nos encontraremos con un cruce de caminos junto al puente del río Guadares. Si siguiéramos hacia al frente llegaríamos a Montejaque pasando entre otros por los llanos del Apeo y de los Cabrizales. El de la derecha nos lleva hasta el “Chaparro de las Ánimas”, alcornoque que tiene un perímetro troncal de 5,20 metros y que eta recogido en el catalogo de arboles y arbolado singulares de Andalucía, conociéndose con  este nombre, porque con el corcho que se sacaba de el se sufragaba el aceite que se utilizaba para el encendido de las lámparas de las iglesias de Grazalema. El de la izquierda acompaña al río Guadares o Campobuche hasta introducirse bajo el Cerro Tavizna discurrir por la Cueva del Gato y desembocar en el río Guadiaro.

            Retornaremos el camino cruzaremos la cañada y seguiremos el cauce del río junto a su margen izquierda hasta que encontremos una pasada que nos permita cambiar de margen. Caminaremos durante 3 kilómetros por pequeños rellanos junto al que conviven encinas, alcornoques y matorral hasta llegar a la presa de Casa Nueva, también conocida como el “Lago “que lo embalsa. Un lugar que invita a una parada para contemplar, como los alcornoques parecen meter sus troncos en el agua y ver como las aves acuáticas nadan sobre ellas y los anfibios coletean en el fondo del estanque. La vereda se aleja del cauce del río y transita ascendiendo levemente por un bello bosque de encinas, alcornornoques  y quejigos hasta llegar a una valla metálica que determina el final del término de Grazalema y el inicio de Montejaque, en donde encontraremos una angarilla por donde pasar y volveremos inmediatamente encontrarnos de nuevo con el río.     

            Caminaremos junto a el, dejando a nuestra derecha una pista que comunica el cortijo del Quejigal con Montejaque, cruzaremos el arroyo de la Forcila y llegaremos a un bonito puente rodeado por un coqueto adelfal. Esta construcción viaria le acompaña un hecho histórico en el que se cuenta que el 20 de Octubre de 1810 el guerrero Jose Aguilar, junto a 200 lugareños derrotaron al ejército francés compuestos por 600 soldados. A partir de aquí caminaremos por la pista que conduce a Montejaque, pasando por el cortijo de los Calabazares, vía que a partir de aquí se transforma en un buen camino, que se ha adaptado para personas con movilidad reducida y que nos permitirá contemplar una hermosa vista del valle del río Campobuche, con el Hacho de Montejaque a nuestra derecha y el cerro de Tavizna al frente. Bajo este cerro desaparece el río para volver aparecer unos 4 kilómetros por la Cueva del Gato.

            Junto al cerro de Tavizna se construyo en los años 1923-24 por encargo de Sevillana de Electricidad la primera presa Cúpula-Bóveda de España. Esta obra de ingeniería tiene una altura de 84 metros y el camino superior de la coronación tiene 84 metros de largo. Dada la imposibilidad de retener el agua entre sus estructuras fue desechada su utilización en 1947.

 

            Después de recorrer algo más de 2 kilómetros desde la cortijada de los Calabazales nos encontraremos con la carretera MA-505. Caminaremos unos 200 metros por ella hasta llegar a Montejaque, fin del recorrido.