Index


Enlaces relacionados:

Contra la globalización y el capitalismo. Página de enlaces

En defensa de los derechos civiles y las libertades


Retenida por la policía una integrante del CSCA en Madrid a la salida de una reunión del Foro Social Trasatlántico

15 de abril de 2002, Comunicado del CSCA, CSCAweb (www.nodo50.org/csca)

El pasado jueves día 11 de abril, Carolina Yacamán, de nacionalidad colombiana, miembro del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe (CSCA) y estudiante de Ciencias Ambientales en la Universidad Autónoma de Madrid, fue retenida durante una hora por tres de miembros del Cuerpo Superior de Policía, cuando se disponía a entrar en la boca de metro de la plaza de Tirso de Molina. Nuestra compañera Carolina fue abordada por los tres agentes tras haber sido identificada a la salida de una reunión celebrada en un local de la calle Cabeza del Foro Social Trasatlántico, en el que representa a nuestra organización.

Tras solicitar a nuestra compañera que se identificara, Carolina presentó a los tres agentes su pasaporte, indicándoles que había extraviado la semana pasada su Tarjeta de Residente como estudiante. Al comprobar que era colombiana, los agentes exigieron a nuestra compañera que vaciara su mochila, tras preguntarla si contenía drogas. Tras vaciar su mochila y verificar su contenido, los tres agentes interrogaron a nuestra compañera sobre sus actividades en Madrid, indicando Carolina que es estudiante en la Universidad Autónoma. Los agentes le preguntaron entonces si, además de estudiar, trabajaba, requiriéndola si tenía algún papel donde constara que se encontraba legalmente en el país. Carolina les entregó un documento de la seguridad social, en el que consta el número de residencia.

Tras ello, uno de los tres agentes retiró a nuestra compañera toda su documentación, llevándosela consigo para comprobar los datos, quedando Carolina con los otros dos agentes, quienes estuvieron intimidándola con que se la podría abrir un expediente de expulsión si la documentación entregada no era suficiente. Al regresar el tercer policía, Carolina solicitó a los tres agentes que le dieran el número de sus placas identificatorias, a lo que contestaron que no tenían porqué hacerlo a menos que se hubiesen producido malos tratos. Al insistir nuestra compañera alegando insistentemente su derecho a ello, solo uno de ellos accedió a decir verbalmente a Carolina un número sin acceder a mostrarla su placa o documento alguno. Los tres agentes indicaron tras todo ello, con un carácter de nuevo claramente intimidatorio, que procederían a notificarla en su domicilio cualquier irregularidad que detectaran al estudiar sus datos personales.

El CSCA considera inaceptable la sistemática política de asedio contra miembros de colectivos sociales, a lo que se une en este caso concreto las igualmente reiteradas intimidaciones y amenazas de expulsión contra integrantes de los colectivos de residentes de otros países.