Contra el cinismo

January 21st, 2007


La soledad se quedó sola

December 1st, 2006

Imagínense que un día van para su changarro –o el de su patrón si son tan probecitos como yo- a trabajar y en el camino ven que todo alrededor de un edificio hay gente con máscaras, una banda tocando música tradicional de quién sabe qué país, letreros con mensajes que se leen entre poemas y polémicos eslóganes, y no sólo eso, sino que están regalando un montón de flores! Si estuviera yo por ahí les diría, como buen metiche, que fuéramos a echar un ojo. No por gorrón, claro, pero si hay pachanga, pues hay que ver pa’ qué! Ahora sí por metiche agarraría una de las flores (aunque me gustaría más si fueran tamalitos!), y ahí es donde me la dejarían callitos: cada flor trae un rollito de papel con detalles acerca de una comunidad indígena que está siendo afectada por el desarrollo de un mega-proyecto industrial. Por gorrón… digo, por inquisitivo, tuve la oportunidad de aprender algo nuevo.

Más o menos así es como se conceptualiza la lucha de la Comuna del CIPO-VAN. Desde el principio buscamos formas de cómo invitar a la gente a participar sin tener que caerles con el sermón de siempre. Ya ven que luego nos tachan de radicales y agitadores apenas y hacemos la más mínima movilización o evento. Bueno, eso realmente no nos preocupa. Lo más raro es cuando nos regañan porque no somos cuidadosos en la metodología, porque no tenemos un libro de texto, o simplemente porque no somos serios… que sean serias (o sea, tiesas, aburridas) las estuatas de los mártires!

La historia del CIPO-VAN es una historia de muchas soledades que poco a poco se fueron juntando para dejarla sola a ella. No pretenderé contar esta historia paso a paso, pues es también la historia de muchas historias, como diría Ts’ui Pên en El jardín de los senderos que se bifurcan de Borges (uuuta! ése mi literato!). El CIPO-VAN comenzó desde hace mucho tiempo, pero se concretizó por fin un 13 de Noviembre de 2005. Tras la llegada del internacional Raúl Gatica “Bruce Lee”, diferentes Comuneros y Comuneras comenzaron a acercarse, conociendo lo Comunero que ya traían tras leer la página web del CIPO-RFM, platicar unos con otros, y juntarnos a echar desmadre. En lo personal, recuerdo dos cosas significativas: jamás en la vida había escuchado del CIPO, pero su diálogo y propuesta me parecieron singulares en su sencillez y claridad; también recuerdo que la primera actividad en conjunto que hizo la Comuna –una manta que, para ser nada humildes, quedo mucha madre!- fue la perfecta introducción a una dinámica de trabajo que la Comuna del CIPO iba a mantener, donde nos reunimos más bien a compartir, no sólo a trabajar. Read the rest of this entry »

On the Pragmatism of Hope and the Futility of the State

October 16th, 2006

By Ben Cushing

As I write this, hundreds of thousands of people have taken the streets of Mexico City to protest corrupt electoral institutions, and, lamentably, to support the centre-left presidential candidate Andrés Manuel López Obrador. No doubt, Mexican democracy is corrupt, Obrador has almost surely been undermined by electoral officials, and the voice of the Mexican people has clearly not been heard. But, I would ask, if every vote is recounted and if Lopez-Orbrador becomes Mexico’s next president, will democracy be fulfilled? Will the voice of the Mexican people then be heard? Sadly, I think it would not. Read the rest of this entry »