APRENDER Y ATREVERSE A PENSAR BIEN

 

Recetario útil y oportuno para no pensar como tont@s

 

Iñaki Gil de San Vicente

 

INDICE

 

0. TREINTA CITAS PROVOCADORAS DE OBLIGADA LECTURA.

1. PRESENTACIÓN DE CINCO RAZONES DE PESO.                     

2. INTELIGENCIA, PENSAMIENTO, CONOCIMIENTO.

3. PENSAR, PLACER Y PELIGRO.

4. PROHIBIDO PENSAR, OBLIGADO CREER.

5. DIEZ CARACTERÏSTICAS DEL PENSAMIENTO DOMINANTE.

6. CONTRADICCIONES DEL PENSAMIENTO DOMINANTE.

7. ¿CÓMO EMPEZAR?: CON DIEZ CONSEJOS.

8. LA NECESIDAD DE LA DIALÉCTICA.

9. PRECAUCIÓN OBLIGADA: ¿QUIÉN SALE GANANDO?  

10. VEINTE TÉCNICAS, TRUCOS Y FUNDAMENTOS NECESARIOS.

 

0. TREINTA CITAS PROVOCADORAS DE OBLIGADA LECTURA:

                

                 Las citas que siguen buscan PROVOCAR la duda y hasta el desconcierto. También, incluso, el rechazo en cualquiera de sus formas, aunque lo más probable es que éste sea inconsciente mientras que, en lo formal y público, aparente ser aceptación tolerante. Una cualidad que separa y distingue al pensamiento bueno y crítico, del pensamiento malo y dogmático, es que el primero recurre a la provocación intelectual para ABRIR vías de exploración y tras estudiarlas, elegir una o varias.  

 

0.1. "Muy bien, no estamos romanizados, ¿qué le vamos a hacer? Si no lo estamos, no estamos. Los hay que sí parecen que están: pues que estén, en nombre de  Dios, y que nos dejen a nosotros estar y seguir sin romanizar, si ese es nuestro gusto (...) Tras pasar muchísimos años aguantando burlas y sufriendo la represión social, el pueblo llano se lo ha creído; se ha inclinado a pensar igual que el jefe y ha asumido que es vergonzoso hablar en euskera: la cultura es el castellano... ¡El euskaldun se avergüenza de ser euskaldun! Y no se da cuenta que lo único que ha hecho es asumir la ideología de sus represo­res, ¡aprobar su represión! (...) Desde luego, ¡cuánta razón tenía Marx!".

                         (J.AZURMENDI: "Los españoles y los euskaldunes")

 

0.2. "Hombre. Individuo de la especie humana de sexo masculino. Filogenética y ontogenéticamente procede de la mujer. Su probabilidad de venir a la vida está en manos de sexo femenino, lo cual le provoca un gran estado de ansiedad y frustración.

                              (V.SAU: "Diccionario ideológico feminis­ta")

 

0.3. "Todo fluye y nada permanece" "Nunca te bañas dos veces en el mismo río"

                                                              (HERACLI­TO)

 

0.4. "Todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso (...) Todo es dual; todo tiene dos polos; todo su par de opuestos; los semejantes y los desemejantes son los mismos; los opuestos son idénticos en naturaleza, difiriendo sólo en grado; los extremos se tocan; todas las verdades, son semiverdades, todas las paradojas pueden reconciliarse (...) El Género está en todo; todo tiene sus principios masculino y femenino; el género se manifiesta en todos los planos". 

                                                            (EL KYBALION)

 

0.5. "Una mentira puede ser inútil para los dioses y útil para los humanos sólo como medicina, entonces el uso de tal medicina debería estar limitado a los médico (...) Si algunos deben tener, más que otros, el privilegio de decir mentiras, éstos deben ser los jefes de Estado que, en su conducta, tanto con los enemigos como con sus propios conciudadanos, deben tener la posibilidad de mentir para el bien público. Pero ningún otro debe ser partícipe de un derecho de este tipo (...) y lo castigará".

                                                     (PLATÓN "República")

 

0.6. "El estudio de la naturaleza no produce hombres propensos a jactarse y despreciar la cultura que tantos esfuerzos ha costado: por el contrario, forma hombres serios y muy independientes, que fundan su orgullo en las cualidades personales y no en las circuns­tancias externas".

                                                                                                        (EPICURO)

 

0.7. "No fueron tanto los esclavistas romanos, en cuanto tales, sino los cristianos, antes y después de alcanzar el poder político, quienes sistemáticamente (salvo excepciones), mantuvieron la más tenaz oposición a la ciencia griega que nunca haya existido. Por mucha voluntad de "objetividad" y "diálogo" que se tenga no es posible olvidarse de que fue el obispo Teófilo (bajo el imperio de Teodosio el Grande) quien destruyó el Serapeum, en donde se encontraban entonces los fondos principales de la Biblioteca de Alejandría. Y fue San Cirilo, uno de los más eminentes padres griegos, quien con la mayor saña -en sus escritos contra Juliano- arremetió contra la Paideia griega, considerando a los libros griegos como débil y torpe plagio de los libros de Moisés. El mismo San Cirilo (...) instigó al populacho cristiano de Alejandría para que asesinara a Hipatía, una de las más distinguidas mujeres de la antigüedad, comentarista del álgebra de Diofanto y de la doctrina de las crónicas de Apolonio (...) bandas de frailes cristianos asesinaron a Hipatía, arrancándola la carne, al parecer, con las conchas puntiagudas de unas ostras".

            (GUSTAVO BUENO: "Desarrollo científico y técnico y obstáculos sociales al final de la antigüedad")

 

0.8. "El dogmatismo consiste en detenerse en una de las determinaciones exclusivas del entendimiento, descartan­do la otra (...) La esencia no es identidad pura ni aparece dentro de sí misma sino en tanto que es la negatividad que está en relación consigo misma y que así se opone a sí misma. Por consiguiente, contiene necesariamente la diferencia (...) Lo que mueve al mundo en general es la contradicción, y es ridículo decir que ésta no se puede pensar". 

                                                        (HEGEL: "Lógica")

 

0.9."Pero el pensamiento humano es conservador, y el de los  revolucionarios, algunas veces, muy especialmen­te".

                                                                (TROTSKY)                    

0.10. "Fe. El engrudo insípido"

                                       (K.KATZENBERGER: "Victoria final") 

 

0.11. "Mientras más absurdo e irracional sea lo sugerido, tanto mayor será el poder y la capacidad de las autoridades. Porque lo sensato lo puede hacer el hombre simple, por sus propios medios; el prometer lo insensato y lo maravilloso es prerrogativa del poderoso y eso significa un aumento de su prestigio. El 'credo quia absurdum est' tiene plena vigencia en la situación hipnoide".

                                        (E.FROMM: Autoridad y familia")

 

0.12. "La conciencia tiene que ser desconfiada y estar alerta. Nunca es tan engañosa como cuando se siente eufórica y se imagina poseer su realidad (...) la conciencia no es verdadera más que en la superación y la superación es también una profundización, una crítica de sí misma. Así, en la acción práctica revolucionaria la autocrítica es una ley; su detención puede ser mortal para la actividad (...) La conciencia siempre está limitada, ya que es la conciencia de un individuo, de una clase, de una época. En esta limitación reside la posibilidad de la ilusión ideológica y del error (de la mistificación). Pero la posibilidad del error es la condición histórica y lógica de la conciencia más verdadera. La conciencia no es verdadera por un privilegio metafísico; sus orígenes son humildes. Su punto de partida no es más que una función biológica; deviene verdadera al triunfar del error, al ir de la ignorancia al conocimiento, al ampliar las espirales de su movimiento y la esfera de las realidades que capta. De este modo es superación y acción".

                                     (H.LEFEBVRE: "QUÉ  ES LA DIALÉCTI­CA")

 

0.12."¿Quién es Ella, el Otro del discurso falocéntrico, la misteriosa ausencia que no puede convertirse en presencia en las categorías masculinas, ni puede reducirse a lo que es conocido por la racionalidad instrumental? ¿Es una pregunta que deba quedar sin respuesta porque Ella es el Otro incognoscible de la razón y sujeto de ésta?".

(D.CORNELL y A.THURSCHWELL: "FEMINISMO, NEGATIVIDAD, INTERSUBJETI­VIDAD")

 

0.13.En la desgracia, en la enfermedad, en la depresión física y moral, en el marasmo o la catástrofe, experimenta­mos la necesidad del jefe. Nos hallamos dispuestos a obedecer a quien vele por nosotros, e incluso a suplicarle que consienta en ello, para volvernos a encontrar así cual éramos en la edad feliz en la cual nos sentíamos alimentados, guiados, protegidos, e incluso a veces castigados por el héroe a quien admirábamos, al margen de toda considera­ción de sus títulos o de la razón de sus exigencias".

                                               (M.MARSAL: "LA AUTORI­DAD")

                                        

0.14. "El hombre siempre busca alguna posibilidad para interpretar uno u otro acontecimiento en un sentido favorable para su fe ciega o para su sentimiento deprimido".

                         (A.SPIRKIN: "EL ORIGEN DE LA CONCIENCIA HUMANA") 

 

0.15. "El pensamiento en tiempo de crisis necesita una clara valoración de lo que está pasando y la capacidad de cambiar esa evaluación a medida que las cosas vayan progresando. Es necesario tomar decisiones y seguir una línea de acción clara. Las prioridades son muy importantes, porque a menudo se convierten en el dilema de dejar una cosa para poder conservar otra. Es preciso estar creando opciones constante­mente. También es preciso proyectar e imaginar lo que puede suceder después. La resolución del problema también se encuentra dentro de este proceso, pero frecuente­mente no es fácil eliminar la causa de los problemas. Puede que sea más importante diseñar un camino para seguir adelante".

                            (E. DE BONO: "APRENDE A PENSAR POR Tí MISMO")

 

0.16. "La verdad científica se desvirtúa en la inacción; es  algo que hay que conquistar y remodelar continuamente. El problema acuciante es saber en qué medida las concepciones científicas conservan vigencia y en qué medida el estado de los conocimientos exige superarlas y cómo hacerlo".

                 (F.CORDÓN: "LA BIOLOGÍA EVOLUCIONISTA Y LA DIALÉCTICA")

 

0.17. "Los conceptos, al expresar las nuevas realidades, se enfrentan con un grave obstáculo: o son términos ya existentes y en este caso están ligados a realidades "viejas", o son términos nuevos acuñados expresamen­te; pero, si es así, hay que explicarlos recurriendo al lenguaje corriente, igualmente "viejo" (...) El estudio de entidades emergentes requiere de una lógica no deductiva; requiere una lógica dialéctica en la cual las partes son comprendidas desde el punto de vista del todo. En este proceso, el significado de las partes o componentes está determinado por el conocimiento previo del todo, mientras que nuestro conocimiento del todo es corregido continua­mente y profundizado por el crecimiento de nuestro conocimiento de los componentes. La lógica dialéctica supera la causación lineal, unidirec­cional, explicando los sistemas auto-correcti­vos, de retro-alimentación y pro-alimentación, los circuitos recurrentes y aun ciertas argumentacio­nes que parecieran ser "circula­res"".

                          (M.MARTINEZ MIGUELEZ: "EL PARADIGMA EMERGENTE")

 

0.18. "El mensaje de la ciencia actual: el cambio y la evolución existen por doquier en el universo, en todos los niveles".

          (M.CLAESSENS: "LOS DESCUBRIMIENTOS CIENTÍFICOS CONTEMPORA­NEOS")

                                                 

0.19."Por lo común, la mayoría de la gente logra "ir tirando", hasta que un gran evento les obliga a reconsiderar el tipo de ideas y valores a que están acostumbrados desde su infancia (...) Las abstracciones de la lógica formal son adecuadas para expresar el mundo real sólo dentro de unos límites bastante estrechos. Pero, al ser unilaterales y estáticas, son totalmente inservibles a la hora de expresar procesos complejos, especialmente movimiento, cambio y contradicciones (...) A pesar de los extenuantes esfuerzos por negar la validez de la dialéctica, ésta siempre se venga de sus más duros detractores. La conservadora comunidad geológica se ha visto obligada a aceptar la deriva continental y el nacimiento y la muerte de los continentes, de lo que una vez se rieron a carcajada limpia".

                                (A.WOODS y T.GRANT: "RAZÓN Y REVOLU­CIÓN")  

 

0.20. "Pienso, luego no creo"

                                            (F.CAVANNA. "CREER O PENSAR")

 

0.21."No es sólo que los hombres traten mal a las mujeres, aunque a veces lo hacen, sino que de ellos depende hacerlo o no. Esta idea de poder es uno de los puntales del feminismo. La realidad a la que señala, puesto que está en todas partes y es relativa­mente invariable, parece inseparable del conjunto, de la totalidad que define (...) La socialización del género es el proceso a través del cual las mujeres llegan a identificarse como tales seres sexuales, como seres que existen para los hombres, concretamente para el uso sexual de los hombres. Es ese proceso por el que las mujeres internalizan (hacen suya) una imagen masculina de su sexualidad como identidad de mujeres, y así la hacen real en el mundo (...) La teoría feminista del conocimiento es inseparable de la crítica feminista del poder, porque el punto de vista masculino se impone en el mundo como forma de aprehenderlo". 

                (C.A. MACKINNON: "HACIA UNA TEORÍA FEMINISTA DEL ESTADO")

 

0.22. "Los dos resultados obtenidos por Gödel (1906-1978) commovieron las matemáticas. La imposibilidad de demostrar la no contradicción asestó un golpe mortal ante todo a la filosofía formalista de Hilbert (1862-1943). Gödel demostró que cualquier enfoque basado en los seguros principios lógicos que se escogiera, no lograría demostrar la no contradicción de las matemáticas... Esto demostró que las matemáticas debían renunciar irrevocablemente a las pretensiones de autenticidad o significación absoluta de sus resultados... La situación se agravaba con la imposibili­dad de demostrar la no contradicción, pues cuanto decían los matemáticos podía resultar absurdo ya que ahora nadie podía garantizar que en un futuro no surgiera una contradicción. De suceder esto y de resultar una contradicción insoluble, todas las matemáticas se reducirían a cenizas".

                        (KLINE: "MATEMATICAS: PÉRDIDA DE LA CERTIDUMBRE")

 

0.23."Las personas que obtienen en tales "tests" un cociente de inteligencia elevado no se caracterizan necesariamen­te por su independencia de pensamiento y de acción; no siempre poseen o son capaces de valorar el sentido del humor ni de apreciar la belleza; y no tienen porqué ser razonables, relativistas, capaces de apreciar la complejidad y la novedad, originales, eruditos, fluidos en su expresión, flexibles o perspicaces (...) Si se examina el desarrollo histórico de cualquier disciplina se observa que la serie regular de pequeños pasos lógicamente conectados entre sí se ve interrumpida por grandes saltos hacia adelante".  

                (DEUSTO: "CÓMO UTILIZAR SU MENTE CON MAXIMO RENDIMIENTO")

 

0.24. "Un nuevo paradigma ha trastornado esta concepción determinista; la ciencia del calor, la termodinámica, puso de manifiesto ya en el siglo XIX la posibilidad de procesos irreversibles, la existencia de una flecha en el tiempo, por la función de la entropía. Desarrollando estas ideas, investigadores de la dinámica del no equilibrio demuestran algo escandaloso a ojos del ideal clásico de la ciencia: el azar y la irreversibilidad pueden dar lugar al orden y a la organización (...) La arrogante perfección de lo clásico revela la presencia de Dios en este pensamiento; se ha insistido mucho en el carácter teológico de la obra de Newton, pero se habla menos del ateísmo de Lucrecio. El determinismo, la repetición, el orden, la cadena de las causas, traman una ciencia de la muerte que olvida el objeto natural, olvida su diversidad, su genealogía, sus bifurcaciones, su inexactitud intrínseca, sus propiedades estocásticas, su emergencia desde el desorden, su tiempo".

                                                (J.SAEZ: "CAOS Y TIEMPO")

 

0.25. "Las crisis de la biosfera no hacen tábula rasa con las historias anteriores. Anulan antiguas reglas, pero generan otras nuevas. Cierran muchísimas historias, transforman otras. Para algunas abren posibilidades evolutivas anteriormente inconcebibles. Esto ocurrió en la historia evolutiva de los mamíferos cuando se extinguieron los dinosau­rios (...) Todas las direcciones de la evolución han sido adquiridas sobre el terreno, a través de las crisis y las metamorfosis de una biosfera en la que las reiteradas extinciones en masa se encuentran entre los episodios de mayor relieve".

                       (G.BOCCHI y M.CERUTI: "EL SENTIDO DE LA HISTORIA")

 

0.26. "La contradicción aparece, pues, como un carácter esencial de los servomecanismos, construidos por el hombre o ya presentes en la naturaleza, y la cibernética, ciencia de todos los mecanismos autorregu­ladores, cualesquiera que sean sus diferencias de escala, de nivel, de naturaleza, aparece así, por más de un motivo, como la ciencia de la contradicción (...) Nos encontrábamos, en los términos de la lógica formal, encerrados en un círculo (imagen abstracta, representada en sentido literal, de lo concreto, por el lazo cerrado del servomecanismo). Es que la lógica formal, con su noción de causalidad, no se ocupa válidamente más que de los mecanismos secuencia­les, de control rígido, cada uno de cuyos órganos controla al siguiente, es la causa que actúa sobre el siguiente, de acuerdo con un esquema rectilíneo (imagen abstracta representada en sentido literal por la sucesión lineal de los órganos). La lógica dialéctica, al admitir el círculo, nos permite por eso mismo salir de él".

                       (J.GUILLAUMAUD: "CIBERNÉTICA Y LÓGICA DIALÉCTICA")

 

0.27. "Según Luria, la palabra es "la unidad básica del lenguaje", "el más esencial mecanismo que sirve de base a la dinámica del pensamiento". De ahí la necesidad de clarificar hasta qué punto nuestro universo verbal conceptual ha sido forjado histórica­mente a la medida de una perspectiva androcéntrica. Pero, además, "el lenguaje (verbal) es, por excelencia, la zona en que convergen y se combinan las aportaciones de la experiencia individual y de la colectivi­dad de que forma parte el niño", lo que quiere decir que la asimilación personal del lenguaje verbal, a lo largo del proceso educativo, implica la asimilación de la modelación histórico-colectiva del lenguaje que utilizamos. De ahí que la revisión crítica del instrumento básico de la elaboración del discurso exija, a la par, un ejercicio autocrítico que afecta a los hábitos mental-lingüísticos que hemos asimilado personal-colectivamente".

             (A.MORENO: "EL ARQUETIPO VIRIL PROTAGONISTA DE LA HISTORIA")

 

0.28. "En la naturaleza la aparición espontánea de estados estructurados se produce cuando se obliga a un sistema abierto (esto es, capaz de intercambiar materia y energía con su entorno) a traspasar cierto punto crítico por un continuo aporte de materia o energía (...) A medida que un sistema físico de estas características se aleja del equilibrio, la existencia de un sólo estado se convierte en inestable. Cuando una o varias magnitudes alcanzan un valor crítico particular, dicho sistema "salta" de improviso a alguno de varios estados que pueden exhibir, o no, mayor organización. La formación espontánea de estados más estructurados se relaciona con un pequeño número de grados de libertad llamados "grados de orden". Estos parámetros de orden describen la cooperación global de los componentes del sistema, el cual origina el tipo de comportamiento dinámico autoorganizado que estamos comentando (...) Los ensayos embriológicos realizados recientemente prueban, sin lugar a dudas, que no todos los cambios continuos son posibles en el desarrollo morfológico de los individuos. Parece existir un umbral de alteraciones, por encima del cual la configuración de una estructura biológica queda trastocada de una manera brusca".

                             (R.ALEMAÑ BERENGUER: "EVOLUCIÓN Y CREACIÓN")

 

0.29. "Si lo real es móvil, que nuestro pensamiento sea también móvil y que sea el pensamiento de ese movimien­to. Si lo real es contradictorio, que nuestro pensamiento sea pensamiento consciente de la contradicción".

                         (H.LEFEBVRE: "LÓGICA FORMAL, LÓGICA DIALÉCTICA")

 

0.30. "La sociocibernética considera también inadecuados los modelos de corte puramente mecanicista. En primer lugar, rechaza la centralidad del concepto de equilibrio, fundamental en el modelo mecanicista. Este modelo, herencia de los progresos de la física, la mecánica y la astronomía del siglo XVII que dieron lugar a la llamada física social, postula una ley de inercia social en función de la cual todo sistema social tiende a perseverar en su situación actual -estado de equilibrio- hasta que surge alguna fuerza que amenace con desajustar el sistema, y se generan a su vez cambios de signo contrario en la estructura encaminados a reestablecer el equilibrio (...) Los sistemas mecánicos poseen una estructura relativamente rígida, simple, estable. Al considerar modelos superiores de complejidad, los sistemas orgánicos y sociales muestran una organización más flexible, inestable y proclive al cambio. La estructura de los sistemas sociales deviene particularmente fluida al aumentar las modalidades de relación, movimiento y transforma­ción de sus elementos constitutivos".

       (J.BUSTAMANTE: "SOCIEDAD INFORMATIZADA ¿SOCIEDAD DESHUMANIZA­DA?")

 

1. PRESENTACIÓN DE CINCO RAZONES DE PESO:

   

                 Este trabajo surge en base a una prolongada constata­ción: LA MAYORÍA DE LA MILITANCIA ABERTZALE TIENE GRAN DIFICULTAD PARA PENSAR POR ELLA MISMA EN MOMENTOS CRUCIALES. Esta constatación no es sólo reciente. Viene de muchos años. Podemos retroceder hasta la impresionante moviliza­ción popular para salvar de la muerte a los militantes de ETA a finales de los años sesenta, durante el ya histórico Consejo de Guerra de Burgos. La inmensa mayoría de las organizaciones entonces existentes fueron desbordadas por la iniciativa popular. Podemos retroceder incluso más en la historia de resistencia de nuestro pueblo: las grandes huelgas antifran­quistas de 1947 y 1951 también desbordaron la previsión de las organizaciones.

 

                 Se objetará que una de las causas fundamentales, entre otras, de esos estrepitosos fracasos en la capacidad de previsión y por tanto de preparación anticipada, no era otra que las enormes restriccio­nes que imponía la dictadura franquista. Nosotros no negamos esta causa. Pero sostenemos que existe otra más profunda, más determinante: LA PROPIA DEBILIDAD DEL MÉTODO DE PENSAMIENTO.

 

                 Hemos puesto dos ejemplos en los que la realidad desborda positivamente a ese pensamiento. Desgraciadamente, abundan más los ejemplos negativos, es decir, los que enseñan la incapacidad del pensamiento revolucionario, abertzale o de cualquier otra corriente, para adelantarse a los golpes del enemigo, a las transformaciones sociales impuestas por el capital, a las caídas de moral y de combatividad de las masas, a las traiciones y deserciones del reformismo político-sindical y un largo etcétera.

 

1.1. Por su misma naturaleza, en condiciones normales y cuando no se hace un esfuerzo teórico-científico preciso, TODO PENSAMIEN­TO va detrás de la realidad siempre cambiante. Nuestra especie ha hecho esfuerzos desespera­dos para recortar esa distancia, e incluso para lograr que el pensamiento se adelantara a la realidad: desde la magia y las primeras religiones hasta las grandes construcciones idealistas posteriores; desde los primeros métodos materialistas de pensamiento hasta los recientes paradigmas científicos. Sin embargo, también es una característica del pensamiento limar y reducir esas distancias, e in­cluso adelantarse, predecir las líneas evolutivas y condicionar la evolución social. Aunque menos también hay ejemplos significativos y válidos en este sentido.

 

                 El pensamiento en general es más fácilmente desbordado y hasta ridiculi­zado por la realidad cuando ésta ACELERA SU EVOLUCIÓN Y SUFRE PROFUNDOS CAMBIOS ESTRUCTURALES. En estos períodos de crisis el pensamien­to mayorita­rio se queda más rezagado aún. También el pensamiento revolucio­nario tiende a retrasarse en estos momentos, aunque debiera ser lo contrario. Pero la experiencia histórica muestra que además existe otra causa de desfonda­miento como es LA INTRODUC­CIÓN DE NUEVAS ESTRATE­GIAS REPRESIVAS que rompen todos los esquemas de l@s oprimid@s usaban hasta entonces. Cuando coinciden las tres causas los movimientos revolucio­narios tienen dificul­ta­des para comprender lo que está sucediendo. Es verdad que hay ejemplos positivos en la historia que demuestran que una tenaz, sistemática, paciente y muy rigurosa dedicación al conocimien­to de la evolución social ha permitido a determinadas organizaciones salir airosas de las crisis. Es una innegable pero rara lección que no debemos olvidar: LA PERMANENTE PUESTA A PUNTO DEL METODO DE PENSAMIENTO Y SU CONCORDANCIA CON LOS CAMBIOS SOCIALES. Pues bien, los tres grandes cambios citados se están producien­do en la actualidad en Euskal Herria.

 

                 Pensamos que hay cinco razones que demuestran la urgencia por mejorar el sistema de pensamiento de la militancia abertzale:

 

1.2. Como efecto de la simultaneidad, de la pertenencia a una  totalidad superior que engloba a los tres cambios aumenta el riesgo de distancia­miento entre la capacidad de pensamiento de la militancia abertzale CUANDO HAY QUE RESPONDER Y ARGUMENTAR INMEDIATAMEN­TE SIN ESPERAR A QUE LO HAGAN OTROS y las demandas y exigencias sociales en esos momentos. Tengamos en cuenta que es entonces, en situaciones que rompen la "normalidad", la rutina, cuando más urgente es disponer de respuestas y razones, y de sus adecuados métodos de comunicación. Textualmente hemos escrito lo que hemos querido escribir: "aumenta el riesgo de distancia­miento". No decimos ni queremos decir que está produciéndose YA ese distanciamiento.

 

1.3. Abundan los datos que muestran un aumento de las preguntas de gentes cercanas a la militancia abertzale. Es totalmente lógico que así sea. Sería ilógico que no fuera así. ¿Por qué? Pues porque el impresionan­te sistema propagandístico basado en la perversa mezcla de miedo, irracionalismo, españolismo, reaccionarismo, progresía, snobismo, cosmopolitismo de celofán, etc., está sembrando dudas en determinados sectores cercanos a la izquierda abertzale. No debe sorprendernos que sea así. DEBERÍA PREOCUPARNOS EL QUE NUESTRA MILITANCIA NO TUVIERA CAPACIDAD DE RESPUESTA. Sin embargo, el problema no se resuelve recurriendo a las razones de siempre, que siguen siendo necesarias. Hay que tener en cuenta que esas dudas se amontonan sobre una realidad muy cambiada en muchos aspectos si la comparamos con la de hace una década o menos, con la de, por ejemplo, las Conversaciones Políticas de Argel en 1989. Actualmente, la militancia abertzale ha de saber razonar las reivindicaciones de siempre en, con y para las condiciones actuales y futuras. Y esta tarea necesita una metodología de pensamiento adecuada.

 

1.4. Además, el nuevo sistema represivo aplicado por el Estado, que no sólo por el PP, multiplica las presiones, el aisla­miento, las mentiras descaradas y sistemáticas, etc. En estas condicio­nes, que han superado lo que logró el anterior sistema represivo, nuestra militancia ha de argumentar con más rapidez y rigor que en y contra el sistema anterior. Actualmente hay menos tiempo para analizar, desmontar y demostrar la falsedad de un rumor o mentira oculta tras un montón de palabrería. Actualmente la necesidad de RAPIDEZ DE RESPUESTA, importan­te en la lucha contra el anterior sistema represivo, SE HA AGUDIZADO.

 

1.5. Por si fuera poco, esa agudización está también causada por la dinámica objetiva de la sociedad actual hacia la complejización, precarización y nueva desvertebración-vertabra­ción social. Es decir, aunque no actuasen las presiones y causas político-represivas antes citadas, la necesidad de que nuestra militancia mejore sus métodos de pensamiento viene impuesta también por la objetiva complejización social que responde a la lógica de la nueva fase histórica capitalista. Ya hemos tratado estas cuestiones en otros textos, ahora insistimos por su innegable importancia. El actual sistema represivo pretende utilizar en su beneficio esta complejización, e incide premeditadamente en muchas de sus características. Nosotros no podemos seguir ignorando estas circunstancias. 

 

1.6. Como síntesis superior, el choque antagónico en­tre independentismo y españolismo -crudo o cocinado- HA ADQUIRIDO CONTENIDO DE PRESENTE. Hasta ahora, esa contradic­ción tenía un mayorita­rio contenido de futuro y minoritario de presente. La independen­cia era un ideal lejano, y esa lejanía le permitía al Estado decir aquello de "hasta la independencia se puede defender democrática­mente". Ahora, la independencia y el DAD han adquirido un contenido mayoritario de presente, lo que hace que cualquier propuesta o reivindi­cación engarce directamente con la práctica. En este contexto, la ofensiva españolista se apoya en todos los recursos posibles, y es rabiosa y desesperada porque CONOCE el aumento de la identidad vasca. Introducimos este choque en el panorama descrito arriba y comprendemos LA URGENCIA DE QUE NUESTRA MILITANCIA DEMUESTRE EN TODO MOMENTO LA SUPERIORIDAD DEL INDEPENDENTISMO SOBRE CUALQUIER FORMA COCINADA O CRUDA DE ESPAÑOLISMO.

 

1.7. Pero debemos ser conscientes desde el principio de que no debemos esperar resultados MILAGROSOS E INMEDIATOS de la efectividad de este recetario para no pensar como tont@s. Aprender y atreverse a pensar bien es un proceso más o menos largo, y más corto de lo que un@ espera si pone ilusión e interés. Pero no es como las súbitas iluminaciones del Espíritu Santo. No nos va a suceder lo que a San Pablo, por suerte. Marx dijo que quien desease subir a las altas cumbres de la ciencia debería esforzarse mucho. Actualmente disponemos de técnicas que nos permiten ahorrarnos esfuerzos. Pero lo fundamental que ha de quedar claro desde ahora mismo es que nosotr@s no buscamos sólo aprender a usar esos métodos -que luego veremos- sino SOBRE TODO Y EN DEFINITIVA aprender a pensar mejor. Son dos cosas diferentes aunque conectadas. La primera, las técnicas, valen por sí mismas siempre que no se cuestionen los estrechos márgenes del pensamiento dominante. CUANDO ESTOS SE CUESTIONAN DEBEN SUBSUMIRSE COMO PARTES SECUNDARIAS EN UN TODO SUPERIOR, como veremos.                                    

 

                 Hasta el presente, y según nuestros archivos y recuerdos, apenas se han hecho esfuerzos programados tendentes a mejorar las formas de pensamiento de la militancia abertzale. Si ha habido cursillo de premilitancia, de formación y de reciclaje en los que se han tratado cuestiones sobre filosofía, praxis revolucionaria y métodos de realizar reuniones, resumir actas, sacar conclusiones de debates y hasta estudiar las características básicas de un pueblo o barrio. Pero, que sepamos, carecemos de un plan de mejora sustantiva de la forma de pensar. Semejante vacío es una de las causas de las debilidades en la iniciativa inmediata de mucha de nuestra militancia en momentos claves. La formación teoricista abstracta, la formación tecnicista y funcionarial sirven en algunos casos. Pero quedan superadas CUANDO SE HA DE PENSAR Y HACER SIN RECIBIR CONSIGNAS. ENTONCES SE DEMUESTRA SI VALE O NO VALE EL PROPIO MÉTIDO DE PENSAMIENTO.

 

                 Este trabajo tiene, pues, una finalidad en apariencia sorprendente, y hasta puede parecer que ridícula: APRENDER A PENSAR BIEN. ¡Si ya sabemos pensar! dirá más de un@. ¡Si hemos aprendido desde pequeñit@s! dirán otr@s. Esas respuestas airadas sólo demuestran que no sabemos pensar bien, QUE PENSAMOS MAL. El texto está estructurado para facilitar el debate al terminar cada capítulo. Para ello se plantean al final unas preguntas destinadas a constatar el nivel de comprensión del texto, simultáneamente el de acuerdo o desacuerdo, y provocar el debate colectivo o la reflexión individual, según la situación y contexto de la lectura. El último capítulo no tiene esas preguntas porque trata de consejos, trucos, técnicas y fundamentos esenciales.

 

                 Se verá que muchas preguntas van más allá del tema concreto del capítulo en el que aparecen. La función de ese desbordamien­to es la de respetar el principio del buen pensamiento que exige estudiar o pensar todo un texto o todo un problema antes de intentar solucionar o responder a una de sus partes en aislado. Este principio es elemental en el método pues parte del criterio de totalidad concreta. Por eso, es necesario, leer en primera instancia todo el texto y después centrarse en cada capítulo para responder a las preguntas. Si se pudiera sería muy positivo que se aplicara el juego de roles en los debates colectivos. De todos modos, se ha intentado que cada capítulo pueda ser leído y debatido como si fuera una totalidad.

 

                 Se apreciará inmediatamente que con frecuencia utilizamos indistíntamente "método de pensamiento" por pensamiento a secas. Las extremas limitacio­nes de espacio nos obligan a esta licencia que esperamos no afecte al contenido del texto. Por la misma razón y con la misma esperanza también con más frecuencia subsumimos "conocimiento" en el proceso general de mejora del pensamiento.

 

                 Por último, se adjuntan cuatro textos de ayuda. Uno, el más largo, para facilitar el debate sobre la dialéctica, y por eso mismo hemos escogido dos corrientes marxistas tan opuestas. El segundo, más corto, ilustra las relaciones del pensamiento dominante con el control social, el control mediático y la represión. El tercero es el resumen de un texto sobre cómo pensar bien. Y el último, ilustra sobre qué es un mapa mental y otras cosas necesarias.

 

PREGUNTAS:

 

1-A: ¿POR QUÉ NO HAS LEÍDO LAS CITAS DE PRESENTACIÓN?

1-B: ¿QUÉ PIENSAS DE ESAS CITAS?

1-C: ¿POR QUÉ ESTAMOS DE ACUERDO O NO EN QUE EXISTE UN RETRASO DEL           PENSAMIENTO ABERTZALE EN MOMENTOS CRUCIALES?

1-D: ¿POR QUÉ ESTAMOS DE ACUERDO O NO EN QUE EL PENSAMIENTO VA POR DETRAS       DE LA REALIDAD CAMBIANTE Y, DE SER ASÍ, ESA DISTANCIA SE INCREMENTA EN MOMENTOS DE CAMBIO SOCIAL Y CAMBIO REPRESIVO?

1-E: ¿QUË PENSAMOS Y POR QUÉ DE LAS CINCO RAZONES SOBRE LA NECESIDAD DE       PENSAR BIEN?

1-F: ¿POR QUÉ SE TARDA EN APRENDER A PENSAR BIEN?

 

2. INTELIGENCIA, PENSAMIENTO, CONOCIMIENTO.

 

                 Un peligroso tópico -todos los tópicos son peligrosos- dice que basta ser inteligente para pensar bien. Se confunden inteligen­cia y método de pensamiento. Se puede ser muy inteligente y ser un desastroso pensador. Ejemplos hay a millares. Conviene detenernos en este punto porque ilustra una cosa elemental: que el pensamiento es producto de la sociedad, de la lucha de sus intereses enfrentados. La inteligencia también lo es, pero a otra escala. Ésta se desarrolla en la primera infancia y detiene luego su desarrollo pudiendo producirse un retroceso con la edad si no se mantiene un uso sistemático de ella. Al igual que la memoria y la capacidad sexual, que se mantienen con el uso, la capacidad intelectiva también se engrasa con su práctica.

 

2.1. Sobre la misma base biológica, excepto en casos de minusvalía, enfermedad o accidente, todos los seres humanos nacen con las mismas facultades intelectivas. Son los factores sociales, clasistas, de género, de opresión nacional, de familia, alimentarios, educacionales, medioambien­tales, etcétera, los que condicionan el desarrollo intelectivo. Todos los datos científicos disponibles destrozan los mitos racistas y sexistas sobre supuestas diferencias de potencia intelectiva según el sexo y la raza. La inmensa mayoría de los "tests de inteligencia" han sido ideados para "demostrar" la superioridad del hombre blanco, y todos los tests tienen claras deficien­cias que les impiden medir las condicio­nes sociohistóricos que afectan a la inteligencia. De cualquier modo, los datos recientes sobre la potencialidad del cerebro humano indican que sus capacidades son impresionantes. 

 

2.2  La capacidad de pensamiento sufre mayores condicionantes porque es en su totalidad una construcción social. SE APRENDE A PENSAR. El pensamiento, que es la cualidad por excelencia de la materia altamente organizada, requiere para realizarse como tal de, además del lenguaje, una serie de conceptos, juicios, teorías... que sólo se adquieren con el aprendizaje colectivo. Por esto, por su dependencia del aprendizaje, y porque el sistema educativo es uno de los instrumentos decisivos de opresión, debemos ser conscientes de que la sociedad obliga a l@s oprimid@s a no pensar, Y SI NO TIENE MAS REMEDIO, A PENSAR MAL. Más adelante volveremos sobre esta decisiva cuestión.

 

2.3. El pensamiento necesita de una metodología. Pero también de determinada dosis de voluntad y predisposición psicológi­ca. De la misma forma que la memoria recuerda mucho más las cosas agradables y positivas, olvidando las desagradables y negativas que echa al basurero del inconsciente, el pensamiento y a través suyo la inteligencia, funcionan mucho mejor cuando se interesan por el objeto, cuando no lo ven como una obligación e imposi­ción, cuando comprende que el esfuerzo que realizan es positivo y agradable. Toda la experiencia de pedagogía revolucionaria, incluso en el peligro de las escuelas clandestinas de formación, muestra como l@s oprimid@s, obrer@s, campesin@s muchas veces analfabet@s a la fuerza, aprenden con gran rapidez al comprender que ese esfuerzo es vital para su liberación, para su felicidad.

 

                 La voluntad de pensar bien y el gozo que se obtiene al hacerlo, nacen de algo muy simple: la superación gratificante que se logra al ampliar los conocimientos. Aprender cuesta esfuerzo porque adquirir conocimientos es una tarea doble: darse cuenta que los viejos conocimientos son eso, viejos, y esforzarse en acceder a otros nuevos, más acordes con las nuevas necesidades. Por eso, cuando nos detenemos en el proceso de pensar nos sucede lo que a los deportistas: perdemos fuerza y concentra­ción. No es una tontería. El pensamiento, lo hemos dicho, es un proceso. Un proceso tanto más sencillo y menos cansino cuanto más se ejercita. Cuando se detiene le sucede lo que al ciclista, si para se cae. En el caso del pensamiento: se desmotiva, se enrroña, pierde concentra­ción, agilidad de asociaciones, de conexiones, de problematiza­ción, de imaginar hipótesis, de crear provocaciones intelectuales... Luego le cuesta volver a pedalear de nuevo.

 

                 Es un proceso menos cansino cuanto más se ejercita porque su combustible no es otro que los propios conocimientos que adquieren: CUANTOS MÁS CONCEPTOS SE APRENDEN, CUANTAS MÁS PALABRAS SE USAN, CUANTAS MÁS BASES TEÖRICAS SE INTEGRAN EN EL MÉTODO DE PENSAMIENTO, MAS Y MEJOR SE PIENSA. El envejecimiento, la mala alimentación, la explotación, la castidad, el pesimismo y la desilusión vital, la docilidad y sumisión, la aliena­ción..., merman la capacidad intelectiva y de pensamiento. La más difícil de contrarrestar es el envejecimiento pero una vida revolucionaria, digna, subversiva, rebelde, creativa, comunica­tiva, alegre, que respete los criterios básicos de salud psicosomática, es decir, una vida buena, de calidad, mantiene la capacidad de pensamiento. En los infrahuma­nos campos de exterminio nazis, l@s luchador@s crearon organizaciones armadas clandestinas. Y sabemos que, junto a los descubrimientos científicos, la creación y manteni­miento de organizaciones armadas revolucionarias ES UNA DE LAS COSAS QUE MÁS INTELIGENCIA EXIGE.

 

2.4. La adquisición de conocimientos nuevos, la mejora del pensamiento y la agilización de la inteligencia exigen la vida en colectivo. El conoci­miento sólo nace, vive y se reproduce en la colectividad. PERO MUERE SI SE LE AISLA. Esta dependencia hacia la creatividad colectiva era una de las razones por las que los griegos siempre educaban, pensaban y estudiaban en grupo abierto. Es una mentira como una catedral de grande el que la vida contemplativa, cenobítica y eremita, de ermitaño, da el verdadero conocimiento. El conocimiento, si quiere ser tal, debe alimentarse del contraste, del debate, confrontación y choque con la realidad. El ermitaño no conoce nada de nada, más que su propia soledad ahogada en delirios. El conocimiento necesita el oxígeno de la vida en común, de los debates abiertos, de la circulación de textos e ideas, de la refutación de dogmas y de la comunicación de experiencias ajenas. Bertrand Russell decía que no hay diferencia entre las alucinaciones del delirium tremens de un alcohólico y las visiones celestiales de un místico que se ha autosometido a extremos desequili­brios psicosomáticos. 

 

                 Precisamente porque esta exigencia de colectividad es incondicio­nal, asistimos a dos experiencias tan opuestas: una, LA DISPERSIÖN Y AISLAMIENTO DE LOS PRISIONEROS BUSCA ENTRE OTRAS COSAS ANULAR SU CAPACIDAD DE PENSAR y otra, LAS ORGANIZACIO­NES CLANDESTINAS REVOLUCIONA­RIAS AGUDIZAN LA INTELIGENCIA POTENCIANDO EL CONOCIMIENTO EN LAS PEORES CONDICIONES REPRESIVAS. Tan opuestas pero tan relacionadas en algo básico: el pensamiento creativo, al saber que depende del oxígeno colectivo, es capaz de crear los más originales mecanismos para extraer ese oxígeno de las cosas más incomprensibles: una foto en la celda, una carta, un recuerdo, una canción, la espera de una visita, etc. La experiencia de l@s oprimid@s sometidos a los peores aislamientos confirma esta impresionante capacidad del pensamiento creativo. Campanella y Gramsci, por ejemplo, son dos de entre l@s muchísim@s luchador@s que superaron las peores condiciones de aislamiento carcelario. Por su parte, las organizaciones clandestinas han sido capaces de florecer en medios tan feroces como los campos de exterminio nazis o las peores dictaduras asesinas.

 

                 Sin embargo la sociedad en la que malvivimos no es lo que se dice un jardín para el buen pensamiento. Peor aún, está estructu­rada para limitar incluso pensar mal, porque LO QUE SE PRETENDE ES QUE L@S OPRIMID@S NO PENSEMOS, O PENSEMOS MAL. Por tanto este es un punto previo que debemos solucionar antes de seguir. 

 

PREGUNTAS:

 

2-A: ¿POR QUÉ SON PELIGROSOS LOS TÖPICOS SI REPITEN COSAS SABIDAS?

2-B: ¿SE OLVIDA EL PENSAR?

2-C: ¿QUÉ LECCIONES Y RECUERDOS TENEMOS DE CURSILLOS DE FORMACIÓN?

2-D: ¿NO ES CIERTO QUE PENSAR MUCHO ES MALO, QUE "EL PESCADO EMPIEZA A       PUDRIRSE POR LA CABEZA"?

2-E: ¿NO HABRÍAMOS VENCIDO YA HACE TIEMPO L@S OPRIMID@S SI FUERA             TOTALMENTE CIERTO QUE LA CLANDESTINIDAD AZUZA LA INTELIGENCIA?

2-F: ¿NO SERÁ QUE NO PODEMOS PENSAR TOTALMENTE BIEN HASTA NO HABER           TRIUNFADO DEL TODO?

2-G: ¿NOS DISTANCIAMOS DEL EXTERIOR AL ESTAR MUCHO TIEMPO EN LA CARCEL?

2-H: ¿LA CLANDESTINIDAD LIMITA MUCHO LA CAPACIDAD DE PENSAMIENTO?

2-I: ¿ESA LIMITACIÓN EXPLICA QUE CASI SIEMPRE GANEN LOS OPRESORES?

 

3. PENSAR: PLACER Y PELIGRO:  

                                  

                 No pensamos bien. Aunque pensemos, y lo hacemos algunas veces, la inmensa mayoría de esas escasas veces, pensamos mal, muy mal. Otras muchas veces creemos que pensamos por nosotr@s mism@s, pero sólo estamos haciendo una repetición mecánica, simplona y lineal de lo que las clases dominantes, los poderes opresores, los Estados... dicen que es pensar. Ellos nos dicen cómo se piensa y nos lo creemos. Ya está. Pues muy mal. Mucha gente, nosotr@s mism@s, hacemos demasiadas cosas sin pensarlas, o pensándo­las muy superfi­cialmente. Por rutina, por costumbre, porque así lo hacen los demás. Pero también porque pensar bien es difícil y peligroso.

 

                 Pensar bien es difícil AL PRINCIPIO, hasta que se aprende a hacerlo.  Luego, conforme más se usa, es más fácil, más bonito y ¡desde luego! muy excitante y placentero. Es como el sexo: cuanto más se practica más gusta y más se necesita. Por eso el pensamiento y sexo son pecado. Pensar bien siempre ha sido peligroso. Esto se nos tiene que meter en la cabeza y luego volveremos a ello por su innegable importan­cia. Es peligroso porque el buen pensamiento ha de ser radical, ha de llegar a las raíces de las cosas y ha de transformarlas, DE LO CONTRARIO NO ES BUEN PENSAMIENTO.      

 

3.1. ¿Cómo se comprende que una cosa buena y placentera sea peligrosa? Muy simple: porque en todo lo relacionado con el pensar bien hay que introducir siempre, pero siempre, dos criterios insepara­bles: el criterio de la práctica y el criterio de la emancipa­ción. Y ambos criterios inseparables hacen mucho daño al poder y, por contra, mucho bien a l@s oprimid@s. Por tanto, como seres humanos conscientes, nos sentimos felices al ayudar a la emancipación colectiva pero a la vez sabemos los peligros que eso acarrea. Es decir, pensar bien exige introducir la ética revolucionaria como parte esencial de ese pensamien­to, como elemento interno necesario para el buen pensamiento.

 

3.2. ¿Qué sucede cuando sólo se aplica un único criterio, por ejemplo el de la práctica, despreciando el valor ético? Pues que se realiza un pensamiento utilitarista y positivista, orientado exclusiva­mente a un fin inmediato y egoísta, que desprecia los valores. Así piensan los yuppis, trepas, pesebreros, patrones y burgueses... es decir, los que quieren "triunfar en la vida" ocultando que esa es su filosofía. MAS TEMPRANO QUE TARDE EL UTILITARISMO Y EL POSITIVISMO TERMINAN EN EL PENSAMIENTO REACCIONARIO. Pero no debemos olvidar que hay opresores que dicen claramente que su ética es la de enriquecerse, que la miseria, el dolor y la injusticia son consecuencia del pecado, o del destino, o de la vagancia y pereza biológicas, genéticas, de l@s explotad@s. ¿Qué sucede cuando sólo se priorizan los valores éticos y se abandona el criterio de la práctica? Pues que el pensamiento se hunde en el abismo de la mística, de la contemplación, de la renuncia a la lucha y de la pasividad ante la opresión. ES POR TANTO UN PENSAMIENTO COLABORACIONISTA.

 

3.3. Muy probablemente alguien pensará que no tiene ningún  sentido esta parrafada. Dirá: ¿a qué viene este totxo?, ¿por qué no pasa directamente a explicar qué es pensar bien?, ¿por qué pierde tanto tiempo? Quien haya aprendido métodos de lectura rápida sabrá que es muy positivo empezar leyendo el resumen y el índice, después la introducción, antes de pasar a la primera lectura, dejando los trozos difíciles para la segunda lectura. Es verdad y es muy bueno, si se trata de textos que concuerdan con nuestro pensamiento. Quien haya estudiado las limitaciones estructurales de la lógica formal y del pensamiento dominante -luego lo haremos- sabrá que los necesarios métodos de lectura rápida merman su efectividad de comprensión cuando topan con contenidos cualitativos. Y CASI LA PIERDEN DEL TODO CUANDO ESOS CONTENIDOS SON REVOLUCIONARIOS. Estos métodos merman porque no tienen en cuenta un montón de factores personales, psicológicos, ideológicos, etc., que por su reaccionarismo limitan muy seriamente la capacidad de conocer cosas nuevas.

 

                 Por tanto, en nuestro caso, que quiere enseñar a pensar bien desde y para la emancipación humana, esos métodos que recomendados deben aplicarse después de la desintoxicación del dogma, del reacciona­rismo y de sus métodos de pensamiento. Más aún, esas preguntas son un ejemplo de mal pensamiento. Un buen pensamiento debería preguntarse: ¿qué quiere decirnos?, ¿qué prepa­ra?, ¿cómo va a seguir? Veamos la diferen­cia. El primero, el mal pensamiento no se preocupa por la continuidad y profundi­zación en algo CUALITATIVAMENTE NUEVO Y REVOLUCIONARIO, entre lo que se está diciendo y lo que se va a decir, por su lógica desde el principio hasta el fin, sino sólo por llegar cuanto antes al fin. No se preocupa por saber que EL BUEN PENSAMIENTO ES UN PROCESO ININTERRUMPI­DO EN EL QUE LOS SALTOS A LO NUEVO EXIGEN SIMULTANEAS PROFUNDIDADES EN EL MÉTODO Y EN LOS CONCEPTOS. El buen pensamiento, trata de mantener esa continuidad, relacionar lo que se está diciendo con lo se dirá y con lo que se ha dicho. Una vez dominada esa dialéctica, sí valen y mucho los métodos de conocimiento rápido.  

 

                 Si el pensamiento desprecia su continuidad, sus pasos y ascensos, sus saltos, sus procesos, olvida de dónde viene, cómo ha evoluciona­do, qué ha pensado, qué ha hecho y por qué. De este modo el presente y el futuro pierden su conexión con el pasado y el pensamien­to se desarraiga, rompe con la historia y se pierde en especulaciones. Múltiples son las consecuencias nefastas de este error, pero entre ellas destaca la de incapacitar de cuajo cualquier posibilidad de autocrítica. Es decir, de analizarse y superarse a sí mismo. Porque la autocrítica sólo se puede hacer si se recuerda la continuidad del pensamiento. Veamos un ejemplo elemental.

 

3.4. Un buen pensamiento se pregunta además de por el futuro también SOBRE CÓMO LOS ERRORES O ACIERTOS DEL PASADO CONDICIONAN EL PRESENTE Y EL FUTURO. Nosotr@s intentamos siempre que la práctica abertzale de hoy mire al mañana, aumente la fuerza emancipadora, atraiga sectores, abra nuevas vías populares de independización. Pero también hemos de preguntarnos ¿cómo estamos pagando ahora mismo los errores de ayer?, ¿cómo pagaremos mañana los errores de hoy y de ayer? ¿qué tenemos que aprender de ayer para no repetirlos? Es decir, una característica del mal pensamiento es que prolonga durante mucho tiempo los efectos negativos y nefastos. Pensar mal es como un círculo vicioso que repite mecánica­mente sus errores. Desde el buen pensamiento, a la inversa, debemos preguntarnos ¿CÓMO ESTARÍAMOS AHORA SI NO HUBIÉSEMOS COMETIDO ESOS ERRORES, SI HUBIÉRAMOS PENSADO ADECUADAMENTE, SI NO NOS HUBIÉRAMOS DEJADO ARRASTRAR POR LA INDIFERENCIA ANTE EL MAL PENSAMIEN­TO? La irrespon­sabili­dad y la ausencia de autocrítica son características del mal pensamiento. La autocrítica no es otra cosa que autointerrogación.

 

3.5. No nos debe parecer difícil esta permanente interrogación sobre lo que hacemos y hemos hecho. Diariamente, en el quehacer cotidiano, empleamos más habitualmente de lo que creemos el método de la permanente interrogación. Ocurre que lo hacemos sin darnos cuenta cuando no estamos en momentos de discusión, debate, lectura y estudio de temas nuevos, etc. Cuando nos encontramos en situaciones así, cuando realmente necesitamos ese método, entonces no lo aplicamos porque hemos sido maleducad@s por el poder. Hemos sido maleducad@s en la fe, la credulidad, el dogma, la sumisión al poder, el no escuchar al otr@ igual o inferior a nosotr@s, la obsesión por imponer la propia idea sobre los demás... No nos han enseñado a escuchar, preguntar y responder, tener paciencia, anotar, memorizar, analizar y sintetizar lo que nos dicen, descubrir los puntos débiles nuestros y contrarios, descubrir lo que nos aportan... Sin embargo este método llamado problémico, es tan viejo como las primeras escuelas de pensamiento y nació con la primera forma histórica que tuvo el pensamiento dialéctico. Pitagóricos, sofistas, socráticos... desarrollaron este método. Benjamín Franklim nos ha dejado una ingeniosa, satírica y demoledora argumentación de sus excelencias.

 

                 Preguntar, interrogar, descubrir errores y contradiccio­nes no está bien visto, sino al contrario. Desde que Platón y Aristóteles arremetieran contra los sofistas, el método problémico llevado a sus consecuencias últimas ha sido atacado. No conviene ni interesa al poder. Nos han dicho que el sofista es un marrullero tramposo, capaz de crear argucias y falsedades para ganar al contrario. Los sofistas defendían en Grecia los intereses en pleitos y juicios de los ciudadanos pobres contra los intereses de los oligarcas antidemocráticos. Cobraban si ganaban. La sofística sirvió para descubrir las deficiencias del pensamiento. Puso al descubierto la importancia de las contradicciones internas a toda argumentación. Sostuvo que nada es inmutable y eterno. Decían que el conocimiento no depende de la cuna sino del aprendizaje, y rechazaban el monopolio elitista de la educación y del saber. Aristóteles hizo sus descubrimien­tos lógicos para contra­rrestar el poder de la sofística.

 

                 El cristianis­mo profundizó la persecución del método problémico al imponer el principio de "no juzgues para no ser juzgado". Pero su fuerza es tal que el propio San Agustín, en sus "Confesiones", no tiene más remedio que usarlo subrepticiamente para intentar desautori­zar­lo y asentar la dogmática cristiana. Así, con ese silencio, se impide preguntar, interrogar, saber, conocer, investi­gar... es decir, problema­tizar hechos e ideas para poder disponer de un juicio propio e indepen­diente, no supeditado al pensamien­to del poder. Hoy mismo, cuando se dice que un pensamiento es sofisticado, se reconoce que es un muy buen pensamiento, capaz de penetrar hasta las cosas más profundas y escondi­das, sacándolas a la luz con todos sus matices y contradicciones. Este tema es tan importante que volveremos varias veces sobre él.     

 

3.6. La problemización de todo lo que hacemos, o sea el  interrogarnos a nosotr@s mism@s y a l@s demás, no se limita sólo a los momentos de la conversación. Vale, y es necesario, también en la lectura y estudio. Se puede "hablar" con un libro, con un cuadro, con un texto científico sobre los fractales o sobre las causas y consecuencias del tardío descubrimien­to ¿o invención? del número cero por los árabes. Se puede y se debe "hablar", interrogar, porque es la forma más directa y  plena de llegar a las contradicciones del pensamien­to que leemos. Existen técnicas que veremos en su momento para "hablar" con un libro: diversas formas de lectura, apuntes y anotaciones a pie de página, subrayados, resúmenes posteriores, etc., que se hacen durante la lectura y que nos permiten muchas cosas. Pero una condición esencial para practicar el método problémico es haber superado el dogmatismo y el miedo al libre pensamien­to crítico. Es tal la importancia de este método que a lo largo de estas páginas volveremos sobre él directa o indirectamente varias veces.

 

PREGUNTAS:

 

3-A: ¿PUEDE DEMOSTRAR QUE PIENSA BIEN EL QUE DICE QUE PENSAMOS MAL?

3-B: ¿POR QUÉ ES MALO EL MAL PENSAMIENTO SI VENCE CASI SIEMPRE AL            PENSAMIENTO BUENO, REVOLUCIONARIO?

3-C: ¿CÓMO PENSAR EN PROCESO PERMANENTE SIN DETENERSE UN MOMENTO EN LA       AUTOCRÍTICA DEL PASADO Y APRENDIZAJE DE LO NUEVO?

3-D: ¿NO CAUSA CONFUSIÓN ESA SIMULTANEIDAD ENTRE APRENDER Y PENSAR?

3-E: ¿NO INTRODUCIMOS HIPÖTESIS INDEMOSTRABLES Y SUBJETIVISTAS AL DECIR       CÓMO ESTARÍAMOS SI NO NOS HUBIÉRAMOS EQUIVOCADO?

3-F: ¿QUÉ PENSAMOS DE LAS PERSONAS QUE VEMOS HABLAR CONSIGO MISMAS?

3-G: ¿POR QUÉ PREGUNTAMOS CON PACIENCIA Y ATENCIÓN A LAS PERSONAS QUE NOS       GUSTAN Y AGRADAN, Y NO ESCUCHAMOS A LAS QUE NOS DESAGRADAN?

3-H: ¿POR QUÉ NO HEMOS HECHO PRACTICAS DE ESCUCHA Y DIALOGO CONSTRUCTI­VO?

3-I: ¿SABEMOS Y QUEREMOS SER EL "ABOGADO DEL DIABLO" EN UNA CONVERSACIÓN?

3-J: ¿SABEMOS "HABLAR" CON UN LIBRO?

 

4. PROHIBIDO PENSAR, OBLIGADO CREER:

 

                 En los clanes y tribus los ancianos, brujos y chamanes  controlaban el pensamiento y la memoria oral. Desde la instaura­ción del patriarcado las mujeres tienen prohibido pensar por ellas y para ellas mismas. Antes de la escisión social en clases antagónicas sólo pensaban los sacerdotes y los reyes-dioses. Los esclavos no podían pensar porque no eran humanos, eran animales. Los siervos tenían que dejar el pensamiento en manos de la Iglesia y de los señores. Los aprendices y trabajadores de los gremios en manos de los maestros artesanos y sus asociaciones privadas. Luego, éstos y las clases feudales en manos de la burguesía y de sus intelectuales orgánicos. Los pueblos colonizados y civilizados, es decir, expropiados y machacados sólo podían pensar en y con el pensamiento colonizador. ¿Y l@s trabaja­dor@s, parad@s, niñ@s, ancian@s... actuales? ¿Y l@s negr@s, palestin@s, vasc@s, kurd@s, bre­ton@s...? ¿Cuál es la causa por la que la inmensa mayoría de la humanidad no ha podido ni puede pensar por ella misma?

 

4.1. La respuesta a esta pregunta es decisiva para poder continuar y resolver el problema del pensamiento. Porque el pensamiento es un problema. No es el único problema, pero sí DECISIVO cuando va unido a otros dos también decisivos: PROPIEDAD Y ESTADO. No podemos extender­nos sobre éstos. Max Weber, uno de los mejores sociólogos burgueses, rodeado siempre de altos generales prusianos, grandes capitalistas y furibundos antisocialistas, ya dejó claras las relaciones entre el pensamiento, la religión y el capitalismo. Es un problema el pensamiento porque remite al surgimien­to y control de la propiedad sexo-económica, propiedad privada y Estado. L@s oprimid@s de todas las épocas se han encontrado siempre con serios obstáculos para saber, conocer y pensar por ell@s mism@s. En la mitología griega Prometeo fue condenado por robar el secreto del fuego -del conocimiento- a los dioses y pasárselo a los humanos. No había que abrir nunca la caja de Pandora. Otro tanto sucedía con el cofre de la Santa Alianza. La Biblia es estricta desde el Génesis: prohibido comer los frutos del árbol de la ciencia del bien y del mal. Los Libros Sibilinos de Roma sólo podían ser interpretados por una muy reducida minoría de poderosos. Los secretos de la voluntad del dios judío sólo pueden ser conocidos por los poquísimos eruditos de la Kabala y del Talmud. ¿Para qué seguir enumerando casos cuando todos nos llevan AL CONTROL DEL PENSAMIENTO POR EL PODER OPRESOR?

 

                 Tod@s l@s oprimid@s que han existido en la historia han sido conscientes en mayor o menor medida de la importancia práctica del acceso a un pensamiento propio. Tal anhelo aparece en las primeras tradiciones utópicas sean religiosas o no, y va creciendo hasta adquirir sus formas más acabadas en el socialismo utópico en cualquiera de sus formas. Es muy significativo el que sea con la aparición de las primeras luchas obreras y populares cuando se da el paso de la utopía que creía que sólo la cultura y las reformas liberan a l@s oprimid@s, a tesis de la NECECIDAD de la organiza­ción y lucha sistemática, violencia revolucio­naria y toma del poder como requisitos para la liberación. Ya antes de que Lenin dijera aquello de que "sin teoría revolucionaria no hay práctica revolucionaria", los grupos revolucionarios se habían esforzado en el mismo sentido. Ernst Bloch muestra cómo en el precapitalismo la "teoría" se presentaba como utopía.   

                

4.2. La experiencia histórica confirma que el pensamiento es un problema porque, según qué pensamiento sea, cómo y para qué se use, SOSTIENE O DESTRUYE EL SISTEMA. El pensamiento es un problema porque nunca es neutral, porque ES MENOS NEUTRAL CUANTO MÁS NEUTRAL DICE SER.  Teniendo eso siempre muy en cuenta, los sucesivos poderes han decidido siempre que "sus" oprimid@s no pensasen. Y si por lo que fuere no tenían más remedio que permitir que lo hicieran, entonces LES ENSEÑABAN A PENSAR MAL, pero esto sólo en casos extremos. La historia de la educación y peda­gogía, de las formas de transmitir y enseñar los conocimientos, así lo demuestra. Durísimas formas y métodos de explota­ción, penosas condiciones de existencia, malvivencia, dificultades extremas para la comunicación, enormes trabas e impedimos para cruzar las fronteras artificiales o naturales, semejantes condiciones objetivas y subjetivas que en Europa occidental han estado vigentes hasta no hace mucho -y que reaparecen con otras formas en la actualidad- existen en amplísimas zonas del planeta. Pero lo decisivo es que la nueva fase histórica del capitalismo IMPONE UNA TEMPORALI­DAD EN LA QUE CASI DESAPARECE EL TIEMPO PROPIO NECESARIO PARA APRENDER A PENSAR BIEN.

 

                 El capitalismo está lanzando una ofensiva para destruir la colectiviza­ción creativa del pensamiento y de las experiencias populares. Simultá­neamente está imponiendo un aislamiento creciente, una individua­lización atomizada en la mayor parte del tiempo, y unos reducidos momentos de apelotonamiento gregario y masivo en espectáculos alienantes, deportivos, religiosos... Más que nunca en su historia, el capitalismo necesita lograr que la gente no piense por ella misma pero sí crea que las cosas no son como se sienten y padecen en la amarga realidad diaria. La diferencia insalvable y ANTAGÓNICA entre creencia y pensamiento es uno de los recursos últimos del poder, por lo que EN VEZ DE ENSEÑAR A PENSAR SE IMPONE LA CREENCIA. De esta forma, cada vez más, ocurre que mucha gente cree que piensa cuando no piensa en absoluto y sólo cree en la TV y en la "verdad oficial".

 

4.3. Más de un@ se preguntará qué tiene que ver la diferencia  entre creencia y pensamien­to para el tema que nos ocupa. Esta duda es un ejemplo de mal pensamiento porque no calibra dos cosas elementales: la necesidad de seguir el método y proceso creativo del pensamiento, de lo que ya hemos hablado, y la incapacidad para ver que una de las caracte­rísticas de la CREENCIA es DESPRECIAR ESE PROCESO. Es un tema importante que nos obliga a unos segundos de explicación. Continuamente nosotr@s mezclamos un montón de creencias con muy pocos pensamientos. Lo que erróneamente llamamos "pensamiento" no es sino un magma en el que son ampliamente mayoritarias las creencias y sorprenden­temente minoritarios los verdaderos pensamien­tos. ¿Por qué?

 

                 Porque en nuestra vida cotidiana creemos mucho más de lo que pensamos. Es decir, una inmensa cantidad de nuestros actos y reacciones, sentimien­tos y afectos y, sobre todo, de las bases sobre las que se sustentan nuestros pensamientos SON PURAS CREENCIAS SIN DEMOSTRAR O INDEMOSTRABLES. Sobre esta base carente de todo valor, sobre nada, sobre tópicos y convenciona­lismos no verificados y no verificables, sobre ella y utilizando palabras y conceptos imprecisos, ambiguos, polisémicos, sobre ella y con ella, repetimos, elaboramos nuestros pensamientos. Para ser más precisos, lo que nosotros CREEMOS QUE ES PENSAMIENTO. Hace mucho tiempo, Francis Bacon, muerto 1626, grandioso científico y filósofo, pero persona corrupta y marrullera, ya demostró el pernicioso efecto de las creencias, mitos, tabúes, los ídolos como él los llamaba, sobre, contra, el pensamiento humano.  

 

4.4. La creencia, además de ser la aceptación como verdad de lo que no está demostrado o es indemostrable, también, obligato­riamente, rompe el proceso de pensamiento. En este sentido esencial, la creencia se produce cuando no investigamos las causas, argumentos y tesis, y aceptamos su veracidad por supuestas razones que NOS DICEN están más allá de nuestra razón. Un ejemplo, cuando en vez de probar lo necesario un coche de segunda mano para ver su estado de funcionamien­to, nos contentamos con la llamativa pintura, los nuevos adornos y la palabra del vendedor que quiere deshacerse de un cacharro que justo anda cuesta abajo. Muchas veces, más de lo que CREEMOS, practicamos este vicio nefando, cómodo y escapista, de acortar y reducir el proceso de pensamiento. De este modo, por inercia, comodidad y educación, nos acostumbramos a despreciar el sano hábito de preguntarnos siempre por qué, cómo, con qué, a dónde, para qué, quién gana o pierde con tal decisión o tesis, qué efectos tendrá... ¡Pero es que si siempre dedicamos tanto tiempo a estas desconfianzas! ¿Porqué no me voy a creer lo que me dice mi amig@, la gente de mi entorno, las revistas científi­cas, la prensa revolucionaria...? Esta pregunta nos lleva a dos vicios elementales del mal pensamiento: la vagancia propia, y la personalidad obediente, acrítica y sumisa hacia la burocracia aunque sea revoluciona­ria y abertzale, de l@s compañer@s de lucha, de nuestra prensa...

 

4.5.  La credulidad es la peste mental infectada por la educación. No nacemos crédulos. Al contrario. Las permanentes, imperti­nentes y directas preguntas son una característica de la infancia. Más aún, cuando no se hacen ES QUE ALGO EMPIEZA A SER MALEDUCADO EN LA PERSONALI­DAD INFANTIL. La credulidad es inseparable de otros componentes de la personalidad alienada que no podemos exponer aquí como el miedo y angustia ante el libre pensamiento. Muchos de ellos también se dan en la izquierda revolucionaria y abertzale. Pero ¡en algún momento debe aceptarse una respuesta! Sí, desde luego, cuando sea cierta, cuando la hayamos CONTRASTADO con la práctica. Aun y todo así, siempre quedarán flecos, áreas, zonas que esa respuesta NO PUEDE LLENAR. Ninguna respuesta científica puede agotar y llenar todas las líneas derivables de la pregunta. Sí responde a su esencia, a su nudo y raíz, pero no a las innumerables características secundarias, lazos y relaciones con otros problemas y con las preguntas y respuestas que originan. Sólo la credulidad, la creencia, corta ese infinito proceso de pensamiento. Pero si SIEMPRE DEBEMOS DUDAR, si en todo momento debemos preguntar y preguntarnos ¿¡cómo vamos a estar segur@s de algo!?

 

4.6. La práctica, experiencia común y la credibili­dad, legitimidad y referencialidad, conquistadas trabajosa­mente por compañer@s de lucha, esto que se llama reconocimiento público, es una de las garantías no absolutas para responder a esa pregunta. Pero, además, como sistema más seguro, debemos desarro­llar nuestros propios conocimien­tos y nuestra capacidad creativa. En el fondo, aquí tratamos un problema filosófico importante para el que no tenemos tiempo: la dialéctica entre la verdad y la certidumbre y el error y la incertidum­bre en la práctica del pensamiento. Pero podemos ilustrar la solución siempre histórica del problema con el estudio de las consecuen­cias para el conocimiento humano de la pugna entre la búsqueda crítica de la verdad concreta y la defensa a ultranza del dogma. ­Duns Escoto, franciscano muerto en 1308, que hizo grandes aportaciones al pensamiento lógico de la época, citó más de 800 veces a San Agustín en sus críticas a Santo Tomás de Aquino, pero éste sólo en su obra Summa Theologi­ca, cita al obispo de Hipona más de 2000 veces. Ninguno podía superar el marco histórico de su vida y pensamiento, y ambos tenían que referirse dogmáticamente a San Agustín. Pero Duns Escoto lo hacía mucho menos y tenía mucha más libertad creativa que Santo Tomás, quien se refugiaba rápidamente en el dogma establecido. El pensamiento creativo actual debe más a Duns Escoto que a Santo Tomás. Pero el Vaticano, con su primitivis­mo fanático, santificó al segundo y lo tiene por el máximo teólogo, y silenció al primero.

 

                 Ejemplos como éste abundan en la historia del pensamien­to. Todos ellos nos llevan a la cuestión decisiva de la praxeología ­como síntesis de teoría, práctica y valores humanos. Tres ejemplos: Descono­ciéndose casi todo sobre su vida y su pensamiento, sin embargo, Espartaco se convirtió tras su muerte por los esclavistas romanos en un ejemplo a seguir para decenas de miles de oprimid@s de todas las épocas. Es un ejemplo de credibilidad ganada con la militancia. Otro es el del poder de convicción del saber y de la lógica: a fines del s. XIX, estudiantes querían ridiculizar a un profesor darwinista y ateo, se disfrazaron de demonios y le despertaron bruscamente en la mitad de su sueño; el profesor abrió un ojo medio dormido, murmuró: cornudo, artiodácti­lo... luego herbívoro, y se durmió tranquilamente. Es un ejemplo de certidumbre basada en la ciencia y la lógica. El tercero es un ejemplo mixto, muy común: Cuando una organiza­ción armada revoluciona­ria de liberación nacional realiza una acción especialmente impactante, que descoloca a mucha militancia de base, parte de esa militancia analiza el hecho en base a su preparación teórico-política, a su experiencia práctica, y a la certidumbre absoluta de que la organización armada dirá la verdad sobre la acción. Es un ejemplo de certidumbre y credibilidad basadas en la experiencia, la formación teórico-política y la asunción de los valores emancipadores.     

 

PREGUNTAS:

 

4-A: ¿ES BUENO O MALO Y POR QUÉ QUE EL PENSAMIENTO SEA UN PROBLEMA?

4-B: ¿QUÉ FRENOS AL PENSAMIENTO CONOCEMOS EN NUESTRA VIDA CONCRETA?

4-C: ¿CUANTAS VECES AL DIA Y EN QUÉ COSAS PREFERIMOS CREER A PENSAR?

4-D: ¿CREEMOS MUCHO EN NUESTRA MILITANCIA ABERTZALE?

4-E: ¿POR QUÉ NOS TRANQUILIZA Y RECONFORCA EL CREER?

4-F: ¿QUÉ PENSAMOS AL VER A COMPAÑER@S DUDAR Y, AUNQUE SABEMOS QUE NO        ESTAN DE ACUERDO, CALLARSE Y ACEPTAR LO QUE DICEN "DE ARRIBA"?

4-G: ¿QUÉ SIGNIFICA EN TODOS LOS SENTIDOS ESO DE "VIENE DE ARRIBA"?

4-H: ¿CUANTOS EJEMPLOS PUEDES CITAR DE DERROTAS OBRERAS Y POPULARES POR       HABER CREIDO EN LAS PROMESAS OPRESORAS?

4-I: ¿NO PIENSAS QUE CITAR TAN POCOS EJEMPLOS INDICA QUE DESCONOCES EL       PROBLEMA QUE TRATAMOS?

4-J: ¿NO SERÁ QUE TE HAS DESPREOCUPADO DE LAS RAZONES DE LAS DERROTAS,       CREYÉNDOTE LO QUE TE DECÍAN?

4-K: ¿CUANTAS VECES HAS SENTIDO QUE TUS RAZONES TEÓRICO-POLÍTICAS ERAN MÁS DÉBILES DE LO QUE APARENTAS EN LAS DISCUSIONES Y DEBATES?

4-L: ¿CUANTAS VECES HAS QUEDADO DESBORDAD@ POR HECHOS NUEVOS Y NO HAS        SABIDO INTERPRETARLOS, NECESITANTO DEL "COMUNICADO"?

 

5. DIEZ CARACTERÍSTICAS DEL PENSAMIENTO DOMINANTE.

 

                 Pensamos poco y mal, y además creemos. Pero cuando tene­mos que responder a una necesidad urgente por medio de una solución nueva o una vieja actualizada, no tenemos más remedio que pensar un poco más, y tal vez un poco mejor. ES LA NECESIDAD LA QUE NOS HACE PENSAR. Y aquí empiezan los problemas. Ocurre que el pensamiento dominante oculta determina­das necesidades, problemas y realidades. ¿Cómo lo hace? De tres modos: uno, recordémoslo, dependiendo de la creencia, adormecién­dose con esa dañina droga viciosa que carcome la capacidad creativa. Otro, negando las contradicciones, la interconexión y el movimiento permanente en la realidad misma. Así, como veremos, el pensamiento es reducido a un rústico molde pétreo que rechaza o niega todo lo que no entre en su reducida dogmática. Por último, además, es un pensamiento extranjero,  patriarcal, intelectual, sumiso, mercantil, individualista y racista.

 

                 Cuando nosotr@s pensamos, además de introducir esos pocos pensamientos en un océano de creencias, tópicos y convencionalis­mos, también estamos utilizando sin saberlo conscientemente Y MUCHAS VECES MOTIVADOS POR PROFUNDOS INTERESES PROPIOS -el caso de pensamiento occidental sobre la "inferioridad" de otros pueblos, o el de la "superioridad" masculina, etc.- un lenguaje, conceptualización, simbología e instrumental lógico for­mado para defender el poder y la dominación. Cuando pensamos no somos conscientes de que usamos un método que es un producto social, es decir, efecto y resultado de intereses materiales opuestos y en lucha, de los cuales uno resultó vencedor Y SE IMPUSO VIOLENTAMENTE SOBRE EL OTRO. Cuando pensamos no nos damos cuenta, encima, que además de usar un producto del vencedor, usamos un arma suya ESENCIAL PARA OCULTAR LA REALIDAD OPRESIVA O PARA JUSTIFICARLA. Veámoslo más en detalle porque la cosa tiene su miga y su picante.

                              

5.1. Nuestro pensamiento no comprende que la realidad SIEMPRE ES SUPERIOR a nuestro conocimiento, y que debemos SIEMPRE amoldar nuestro pensamiento a la realidad Y NUNCA VICEVERSA. Estamos educados en la trampa de Platón: Este filósofo definió al ser humano como un "bípedo implume", un animal de dos patas sin plumas. Diógenes cogió una gallina viva, le quitó todas las plumas que pudo y le echó a correr en la mitad de la Academia donde Platón daba sus clases diciendo: ahí está el hombre de Platón. Ante las carcajadas del auditorio, Platón reaccionó y mejoró su definición: "el hombre es un bípedo implume con uñas anchas". Como Platón no estaba dispuesto a reconocer su error, que el problema real -la gallina y el ser humano- le superan del todo, en vez de autocriticarse, revisar su pensamiento y cambiar de definición, cogió el camino tramposo: añadió "uñas anchas" a su errónea definición y se quedó tan pancho. Nosotr@s hacemos esta misma trampa a diario: si la realidad no cuadra con nuestra pobreza mental PEOR PARA LA REALIDAD. La mitología griega dio un nombre a esta trampa: el Lecho de Procusto. Este personaje tenía una cama, cuando le visitaba alguien y se quedaba a dormir en ella, Procusto le cortaba trozos de piernas y brazos hasta que entrase en la cama si era demasiado grande, o les estiraba las extremida­des hasta coincidir con la cama si era demasiado pequeño. Siempre adaptaba la persona a la cama y no a la inversa.               

 

5.2. Nuestro pensamiento no está preparado para pensar las contradicciones dentro de las cosas y entre ellas mismas, su movimiento permanente y su permanente interacción. Nos han formado en la creencia de que las cosas no pueden contradecirse en sí mismas y entre ellas. Aunque cada vez nos acostumbra­dos más a los imparables avances científi­cos que sólo se comprenden desde una concepción dialéctica de la naturaleza y del conocimiento, sin embargo seguimos pensando con los métodos mecanicistas tradicionales puestos de moda por la ciencia del siglo XVII. En las universidades actuales y en los más recientes programas educativos, apenas aparecen, o no aparecen en absoluto, los modernos adelantos en una forma y metodología de pensamien­to en la que se usan criterios dialécti­cos de totalidad concreta, movimiento, caos y orden, azar y necesidad, retroacción, interrela­ción, cibernética, punto de no retorno o número crítico o masa crítica, crisis de bi o polifurca­ción, trilema, avance a saltos... Un ejemplo de las limitacio­nes de fondo del pensamien­to que nos encorseta es, entre muchos, el de sus enormes resistencias a aceptar las valiosas aportacio­nes que la ecología hace a la filosofía de la ciencia y al pensamiento en general, aportacio­nes que confirman de nuevo la superiori­dad de la dialéctica sobre el mecanicismo y determinismo, sobre la estanqueidad y la quietud eterna. Sin embargo, pensamos siempre según cánones mecanicis­tas, ahistóricos y estáticos.    

 

                 ¿Qué importancia tiene esto? Mucha. Analizar los problemas cotidianos, inmediatos, íntimos, además de los grandes problemas transcendentales, desde la dialéctica o desde el mecanicismo y la metafísica hace que las soluciones teóricas y prácticas resultantes sean muy diferentes. Si examinamos una situación cualquiera buscando sus contradicciones internas, su origen, evolución y tendencias posibles, sus relaciones con otras situaciones, etc., aplicándole los mínimos criterios del pensamiento dialéctico, sus categorías y leyes, descubrire­mos que esa situación COMO TODAS LAS DEMAS no es eterna ni inmutable, tiene principio y fin, cambia, y por eso mismo nos permite actuar sobre ella. Es decir CON LA DIALECTICA APLICAREMOS UN METODO REVOLUCIONARIO QUE NO DEJA REY CON CABEZA. La sabiduría popular subversiva sintetizaba toda la dura y frecuentemente desastrosa experiencia anterior a la oleada de revolucio­nes del último tercio del siglo XVIII con este dicho eminentemente dialéctico: "con las tripas del último cura ahorcaremos al último rey".

 

                 Por el contrario, si usamos el pensamiento mecanicista, que lo analiza todo como si fuera un reloj o mecanismo de funcionamiento reglado, exacto y ciego, y el pensamiento metafísico, que desprecia el movimiento y al interrela­ción entre los problemas, aislándolos e inmovilizándolos, pensaremos que esa situación es eterna y fija, aislada de las restantes, con lo que NO NOS DA OPORTUNIDAD PARA SU TRANSFORMACIÓN RADICAL. Es decir, con la metafísica y el mecanicimos sólo cambiaremos parcialmen­te las cosas, SIN LLEGAR A SUS RAICES. Con esto no negamos la importancia histórica que tuvo este pensamiento para enfrentarse al poder feudal y al dogma católico. La tuvo y mucha, pero sólo para eso, para cambiar un amo por otro y una opresión por otra. Pero cuando se vio ante las revoluciones científicas y sociales, dudó e inmediatamente se paso al opresor.

 

5.3. Nuestro pensamiento actual, el de l@s vasc@s de hoy, es  producto de la dominación extranjera y DE LAS RESISTEN­CIAS DESESPERADAS DE NUESTRO PUEBLO. Es por tanto un pensamiento nacido de la lucha, de las contradic­ciones inseparables a toda lucha y resistencia. Pero es, sobre todo, un pensamiento que nosotr@s no hemos creado libremente. Es un pensamiento que no ha nacido de la independencia propia, que DEMASIADAS VECES Y EN COSAS ELEMENTALES ha tenido que usar el castellano y el francés con todo lo que ello implica. Importantes porciones de nuestro pensamiento son extranjeras, pertenecen a otras culturas. Comprendemos así las enormes dificultades con las que tropezamos en nuestra liberación personal, colectiva y nacional. Comprendemos así la urgencia por unir euskalduniza­ción y liberación global. Pero también comprendemos así LAS GRANDES DIFICULTADES PARA IMAGINAR RACIONALMENTE NUESTRA INDEPENDENCIA PRACTICA. Y si eso tan básico nos resulta difícil a nosotr@s mism@s, abertzales, ¿cómo convencer a l@s demás?    

 

                Roma ya conocía la extrema importancia de la imposición de una lengua extranjera al pueblo oprimido. Quienes querían ascender socialmente, relacionarse y hacer negocios con los romanos, y acceder a su ciudadanía debían aprender latín, alistarse en su ejército y/o enviar algún hijo a Roma a modo de rehén. Pero la masa de esclavos, pueblos conquistados y masas campesinas no romanas pero integradas, no tenían porqué saber latín. Con el tiempo, aumentó el valor de la imposición de otra lengua. Nebrija, un andaluz que escribía mal en castellano, fue uno de los fanáticos defensores de la imposición lingüístico-cultura castellana en la época de los llamados Reyes Católicos.  

 

5.4. Nuestro pensamiento surgió y se reforzó defendiendo la tesis de la inferiori­dad de la mujer con respecto al hombre. Es decir, cuando usamos ese pensamiento, su lenguaje, sin la menor depuración crítica y emancipadora, mermamos mucho nuestra capacidad de comprensión del problema que tratamos porque excluimos de él a la mitad de la población con lo que REPETIMOS Y REFORZADOS LAS IDEAS Y LA DOMINACIÓN PATRIARCAL. Por ejemplos, palabras básicas del castellano como verdad y virtud tienen sus raíces en los genitales masculinos según se dicen en latín. Podríamos poner miles de ejemplos al respecto: ya en el Código de Hammurabi, de 1700 años adne, se especifican el costo en bueyes de las mujeres. Aristóteles decía que incluso el campesino más pobre tenía debajo de él un esclavo y su propia mujer. Al cercenar tan brutalmente nuestra capacidad de estudiar la realidad, limitamos también su transformación. Comprendemos así nuestra enorme dificultad de imaginar racionalmente una existencia no patriarcal, libre en todas las cuestiones relacionadas con el amor, la afectividad, la sexualidad, la procreación, las relaciones económicas y de trabajo, etc., es decir, con la total existencia social porque la explotación de la mujer condiciona esa totalidad. Insisti­mos en el hecho de que existe una especial e irrompible relación entre sexo y dinero, entre opresión sexual y explotación económica, resultando una dominación sexo-económica global, que afecta a todos y cada uno de los actos y pensamientos. Uno de los ejemplos más espeluznan­tes de esa totalidad es la 'Taxa Cámara' promulgada en 1517 por el papa León X, en la que los más horrendos "peca­dos" de sexo, placer, asesinatos aislados o múltiples, adulterio, apostasía, incesto, felonía, aborto, homosexuali­dad, robo, asalto, concubinato, bestialismo, simonía, injurias y falsedades... son perdonados pagando tasas minuciosamente fijadas.      

                

                 Aunque en la historia, cultura y lengua vascas, las relaciones de género no han tenido el contenido de explotación existente en la cultura judeocristiana, lo que se comprueba con multitud de ejemplos prácticos, restos de los cuales perviven aún con fuerza, sí es dramáticamente cierto que la imposición por la fuerza de leyes, sistemas políticos y estructuras productivas "modernas", ha acarreado, junto a la paulatina extinción del euskara y la desaparición de la soberanía preburguesa, también y simultáneamente, un acelerón brutal en la opresión de la mujer y en la implantación del lenguaje falocrático. No es casual que este proceso haya ido unido a la introducción del cristianismo y a la represión de la llamada brujería.    

 

5.5. Somos intelectualistas. Nuestro pensamiento surgió despreciando el trabajo manual, físico y material, de esclavos, mujeres y artesanos, y sobrevalorando el trabajo intelectual, de amos y filósofos. El intelec­tualismo procede de la escisión mente-mano que se produjo al crecer el excedente colectivo y dedicar la parte sobrante a mantener a un sector social encargado de determinadas tareas de pensamiento -clima y calenda­rio, mareas y riegos, selección de animales, conservación de cosechas, etc.- entonces imprescin­dibles. Pero luego se impuso como una superiori­dad de quienes no trabajaban sobre los que trabajan. La escisión mente-mano frena la capacidad del pensamiento y de su forma más depurada y profunda, la ciencia, porque antepone la teoría a la práctica. La ciencia sabe que el criterio de la práctica es el decisivo, pero nosotr@s nos atolondra­mos con la palabrería abstracta y abstrusa de los intelec­tuales que nunca han hecho nada con sus manos. Ese embelesa­miento refuerza la irracional costumbre de no inquirir sobre las razones de base práctica que sustentan la palabrería intelectualista.  Aunque tengamos miedo a pensar, aunque muchas veces ridiculicemos a l@s compañer@s que leen y escriben, aunque digamos que lo que nos importa es la práctica y que "el pescado empieza a pudrirse por la cabeza", aunque esto sea cierto, mucho más frecuentemente de lo que reconocemos despreciamos más a un peón o trabajador cualquiera que a un médico, abogado o artista.  

 

5.6. - El intelectualismo va unido por tanto al principio de sumisión según el cual quienes realizan trabajo físico han de obedecer a quienes hacen trabajo intelectual. Sacerdotes, filósofos e intelectua­les reacciona­rios, especialistas en cualquier cosa, funcionarios, etc., son considerados por l@s explotad@s, por quienes realizan el trabajo físico, como los poseedores exclusivos del saber y del conocimiento. Desde su pedestal imponen las ideas que el poder que les paga necesita y las masas ignorantes, cansadas y sudorosas se lo creen y a veces, pocas, piensan según las reglas impuestas por esos corsarios de la inteligencia. Así, en vez de esforzarnos en pensar por nosotr@s mism@s dejamos que lo hagan ellos, los que mandan, los que han pensado siempre. Llega a ser tan patético y desalentador el delegacionis­mo que lo encontramos en compañer@s abertzales que se ufanan en no ser "pajilleros". ¿Qué dicen realmente con eso? Pues que piensen otros, los compañer@s "dirigentes". En realidad, el delegacionismo infecta todo nuestro comportamiento y todo nuestro pensamiento.    

 

5.7. Unido al intelectualismo y la sumisión al que sabe, está otra característica del pensamiento dominante: mentir como parte del principio de que el fin justifica los medios. La historia del pensamiento está surcada por la pugna a muerte entre defensores de la necesidad de la verdad, de la lucha contra religiones, engaños y mentiras, y defensores de la necesidad de la mentira, de los mitos y religiones. Esta pugna aparece ya desde que tenemos datos históricos fiables, y ha llegado a niveles tan altos como los genocidios inquisitoriales y la manipulación premeditada de la credulidad de las masas con el uso de instrumentos mecánicos articulados. Platón defendió la necesidad de la mentira. Epicuro de lo contrario, del estudio riguroso de la realidad. Un neoplató­ni­co cristiano, Orígenes, nacido en +185, justificó la mentira pedagógica como parte del plan divino. Aunque el concilio de Constantino­pla de 553 condenó varias de sus tesis, la idea de la mentira pedagógica se ha impuesto. El Plan ZEN de 1983 la usa y recomienda contra el independentismo vasco.

 

                 El principio de que el fin justifica los medios es vital y básico en los sistemas opresores: sin aplicarlo no sobrevivirían. El pensamiento dominante lo usa en todo momento, y es inseparable de las diversas estrategias de orden y poder. Va unido también al individualismo, como veremos luego, por cuanto imponerse sobre l@s demás exige usar todos los medios disponibles. El desconocimiento de las elementales reglas de la lógica, el buen pensamiento, la ciencia y la filosofía, así como la imposición de una ética y moral adecuadas a la opresión y sumisión, hacen que la gente normal no distinga las diferencias entre el error, el lapsus, la no verdad, la mentira y la falsedad. Si a esto unimos la efectividad de los instrumentos de propaganda y desinformación, nos encontramos con un poder de manipulación del pensamiento colectivo aterrador. En casos necesarios, el opresor aplica tácticas y estrategias pensadas desde la guerra psicológica, que es tan vieja como la opresión y lucha, pero que dio un salto cualitativo en 1917 cuando los ejércitos integraron a psicólogos, propagandistas políticos y especialistas en marketing comercial, en ventas, para aumentar la moral propia y debilitar la del enemigo. Una de las mejores y más implacables denuncias del principio de que el fin justifica los medios, es la obrita de Trotsky "Su moral y la nuestra".   

 

5.8. Otro veneno letal del pensamien­to dominante es su mercantilización de las cosas, de la vida misma, unido a la abstracción-mercancía. Cuando usamos el pensamiento dominante no tenemos más remedio que reducir todo a mercancía, a valor de cambio, porque ESE PENSAMIENTO CRECIÓ COMO REFLEJO MENTAL Y CONCEPTUAL DEL DESARROLLO ARRASADOR DEL DINERO. La expansión de la economía dineraria, los cambios sociales y culturales que trajo, están por debajo del triunfo histórico de la contrarrevolución idealista que concluyó con la victoria en la Roma Imperial de las tesis reaccionarias e idealistas de las clases dominan­tes, tesis que comenzaron a imponerse con la derrota de la democracia esclavista de la Grecia clásica. Aristóteles nos cuenta cómo el sabio filósofo Tales (624-548 adne) era un listo comerciante que, una vez, amparándo­se en sus conocimientos de astronomía se enriqueció comprando todas las prensas de olivo de Mileto y Quío. Sabía que ese año la cosecha de aceite sería muy buena y al monopolizar las máquinas de prensa puso el precio que quiso, y se hizo de oro.

 

                 Hoy nos es casi imposible pensar sin tener la abstrac­ción-mercancía como unidad de medida de todo. Es así porque ya en los inicios de la Edad del Bronce, el pensamiento práctico estaba totalmente relacionado con la racionalización económica. Así lo demuestra el Manual de Amés perteneciente al Papiro Rhind. En él se indican las técnicas del uso de las cuerdas para medir los campos y ubicarlos de la forma más productiva según las crecidas del Nilo. También en la India antigua existían libros de geometría titulados 'El arte de la cuerda'. Aunque entonces no existía todavía el mercado tal cual apareció después, las semillas ya estaban plantadas. Progresiva e imparablemente, desde la naturaleza hasta los sentimientos, todo lo medimos con dinero. La 'Taxa Cámara' de León X, citada arriba, perdona por 17 libras el matar a la mujer, abortar, asesinar a un hermano, una hermana, una madre o un padre, y por lo mismo libra al eclesiástico de sus acreedores. El eclesiástico que peque carnalmente con monjas, primas, sobrinas, ahijadas o con otra mujer, pagará 67 libras. Si peca contra natura y bestialismo pagará 219 libras, pero sólo 131 libras si ha pecado con niñ@s y bestias, y no con mujer. Y el sacerdote que desflore a una virgen será perdonado por 2 libras... El hijo de hereje ajusticiado, quemado o ahorcado, pagará 218 libras para rehabilitarse él por el pecado de su padre. Si éste, para no morir, quiere convertirse pagará 269 libras. ¿Para qué seguir? La burguesía ha multiplicado exponencialmente la dependencia del pensamiento hacia la abstracción-mercancía, Y LA HA DISIMULADO con mil instrumentos denunciados por Marx, Freud, Foucault...

 

                 Encarcelados tras esos barrotes, nos es casi imposible ver los problemas desde otra perspectiva y orientarlos hacia otros fines. Y cuando lo intentamos no sólo topamos con nuestras dificultades sino también con las presiones del poder establecido que reprime, silencia o ahoga todo pensamiento revolucionario que luche por un mundo libre de la dictadura del dinero, de la mercancía.  

 

5.9. Las características anteriores generan otra más que es imprescindible para su funcionamiento: el individualis­mo. Nuestro pensamiento es individualista porque vivimos en una sociedad en la que la riqueza y el dinero, el imponerse sobre los demás, son valores y objetivos esenciales. Los poderes siempre han aplicado la efectividad de la táctica individualista: 'divide et impera'. Esta táctica nace de la experiencia de que rompiendo la solidaridad y unidad de l@s oprimid@s SE CONSIGUE SU RENDICIÓN INDIVIDUAL. Pero el individua­lismo en el pensamiento es más grave porque va unido al deseo personal de dominación sobre l@s compañer@s. El individua­lismo es inseparable del deseo de mandar, de imponerse. Es inseparable de todos los métodos de desacreditar, alejar y aislar a quienes pueden hacernos competencia, y de acercarnos, aliarnos y conseguir apoyos de quienes pueden ayudarnos a ascender, AUNQUE LUEGO LOS ABANDONEMOS EN LA ESTACADA.

 

                 El individualis­mo es inseparable de un comportamiento diario en el que el lenguaje corporal -gestos, miradas, posturas, distancias intercorpora­les, lugares de posición, etc.- destila mensajes claros de autoridad sobre el de "abajo" y de sumisión al de "arriba". También es inseparable de un lenguaje verbal en el que silencios, respuestas ambiguas, entonaciones, complicidad hipócrita y tramposa, etc., buscan el mismo objetivo de autoridad al de "abajo" y alianza con el de "arriba". Por último, también es un comportamiento que selecciona y restringe, censura y manipula directa o indirectamente la circulación de textos, informaciones y sobre todo críticas SEGÚN LOS INTERESES individualistas de la persona que desea ascender e imponerse sobre l@s demás.     

 

                 La inmensa mayoría de los textos sobre metodología de pensamiento pasan como sobre ascuas candentes en este importantísimo asunto. En realidad, una enorme masa de percepciones, sugerencias, datos e informaciones diarias vitales para el pensamiento vienen más del lenguaje corporal, que del estrictamente verbal o escrito. Casi todo lo relacionado con la credulidad, el dogma, la dependencia y obediencia, dependen más de los códigos de autoridad e imposición del lenguaje corporal que de los otros. En la vida personal "íntima", en la familia, escuela, iglesia, txoko, reuniones de todo tipo, fiestas, manis, asambleas, conversaciones y debates... en todo este universo de intersub­jetividad, el individualismo se expresa mediante un lenguaje global en el que el corporal tiene una importancia considerable. Pero los efectos sobre la capacidad de pensamiento del individualismo deben ser comprendi­dos desde la interacción de los niveles citados.   

 

5.10. Por último, somos y pensamos como racistas. Vemos a otros pueblos y sus culturas como inferiores destinados a ser educados por nuestra superior sociedad. Esa educación no es gratuita y nos produce unos beneficios considerables. El pensamien­to racista tuvo sus orígenes más directos en el menosprecio griego a los pueblos no helénicos: eran bárbaros. Desde entonces esa característica del pensamiento occidental se ha fortalecido en estrecha relación con la expansión del cristianismo y de la burguesía. El racismo tiene un fuerte componente irracional e inconsciente, cargado de angustias sexuales de los hombres racistas, pero también público y consciente. Destaca la supeditación de l@s oprimid@s racistas a los opresores para, con la excusa del "esfuerzo civilizador" extraer grandes beneficios de la expoliación o "educación" del pueblo bárbaro e inferior. El racismo restringe su potencial al despreciar otros conocimientos y CONDICIONAR DEFENSIVAMENTE LOS NUESTROS. No podemos hacernos apenas una cabal idea de cómo el racismo está siempre alerta, nervioso, en tensión agresiva para impedir cualquier "contagio impuro". Abundan los vergonzo­sos ejemplos de mentiras "científicas" sostenidas incluso con el beneplácito de la burocracia del saber dominante, para "demostrar" la supuesta inferioridad de los bárbaros.     

 

PREGUNTAS:

 

5-A: ¿REALMENTE PENSAMOS QUE NOSOTR@S NO COMETEMOS LA TRAMPA DE PLATÓN

     NI DORMIMOS EN EL LECHO DE PROCUSTO?

5-B: ¿POR QUÉ EN MUCHAS DISCUSIONES RECHAZAMOS ABIERTAMENTE, PONEMOS          EXCUSAS U "OLVIDAMOS" ADECUAR NUESTRO PENSAMIENTO A LA REALIDAD?

5-C: ¿POR QUÉ NOS CUESTA TANTO PENSAR TEÓRICAMENTE EL MOVIMIENTO Y            CONTRADICCIÓN CUANDO EN LA VIDA DIARIA ES NORMAL?

5-D: ¿PENSAR EN EXTRANJERO ES PENSAR SÓLO EN LENGUA EXTRANJERA?

5-E: ¿PODEMOS PENSAR POR NOSOTR@S MISM@S SIN CONOCER NUESTRA LENGUA?

5-F: ¿QUÉ ES EL PENSAMIENTO ANDROCÉNTRICO?

5-G: ¿POR QUÉ DESPRECIAMOS EL PENSAMIENTO TEÓRICO EN NUESTRA VIDA Y           MILITANCIA PERO ADMIRAMOS A INTELECTUALES Y PROFESIONALES?

5-H: ¿POR QUË TERMINAMOS CALLANDO ANTE CHARLATANE DE GRANDES PALABRAS?  

5-I: ¿POR QUÉ MUCHAS VECES NO SABEMOS QUE NOS MIENTEN?

5-J: ¿CUANTAS VECES MENTIMOS "A MEDIAS"?

5-K: ¿APLICAMOS LA DIALÉCTICA DE FINES Y MEDIOS?

5-L: ¿QUÉ PENSAMIENTO SIN DINERO PODEMOS IMAGINAR?

5-M: ¿QUÉ SOCIEDAD SIN DINERO PODEMOS IMAGINAR?

5-N: ¿CUANTAS VECES IMPONEMOS CON TRUCOS NUESTRA TESIS INDIVIDUAL?

5-Ñ: ¿PENSAMOS EN LOS EFECTOS DEL INDIVIDUALISMO SOBRE EL PENSAMIEN­TO?

5-O: ¿POR QUÉ NO CRITICAMOS A L@S COMPAÑER@S QUE IMPONEN SUS TESIS CON        MÉTODOS INDIVIDUALISTAS, AUTORITARIOS, BUROCRATICOS?

5-P: ¿POR QUÉ DECIMOS QUE NO SOMOS RACISTAS?

 

6. CONTRADICCIONES DEL PENSAMIENTO DOMINANTE:

 

                 Si resulta que ese pensamiento es así, ¿cómo superarlo?, ¿cómo aprender a pensar y cómo comenzar a hacerlo en la práctica diaria? Puede que, apabullados por la real miseria del pensamiento dominante, nos hundamos en el pesimismo desesperanzado. Sería muy triste hacer ese favor a quienes no quieren que pensemos crítica y creativamente. Lo primero que tenemos que hacer es tomarlo con calma, pero sin detenernos, porque pensar que no pensamos o que pensamos mal es ya empezar a pensar bien. De hecho, desde que hemos empezado este texto, estamos YA aprendiendo a pensar bien, o al menos intentándolo, que es el requisito necesario.  Resulta que para que podamos pensar que no pensamos o que pensamos mal, para eso, hemos tenido que utilizar el pensamiento dominante, con lo que nos surge la pregunta ¿todo ese pensamiento es malo, es negativo o tiene partes buenas, positivas?. Si resulta que hemos podido utilizar ese pensamiento dominante o partes suyas contra sí mismo aunque sea en una cuestión enana, ¿no será que el pensamiento dominante está corroído e infectado, en contra de su voluntad, por la dialéctica de la unidad y lucha de los contrarios? Ambas contradicciones son esperanzado­ras porque nos abren vías de superación.   

 

6.1. Ese pensamiento, lo repetimos, se ha impuesto porque las fuerzas que lo necesitaban y creaban han vencido en momentos cruciales de la historia. Han vencido porque han tenido que luchar, porque existían resistencias sociales, materiales, culturales, que les hacían frente. ¿Han desapareci­do DEFINITIVAMENTE los pensamiento e ideas de esas fuerzas sociales que resistieron a la opresión? La pregunta es muy importante porque si han sido exterminadas del todo, si no han dejado ningún rastro que nos pueda ayudar en nuestra lucha actual, no tendríamos más remedio que partir de la NADA en nuestro esfuerzo. Si por el contrario, pese a todos los odios exterminadores HAN SOBREVIVIDO RESTOS más o menos importantes, si fuera así -LO ES- no tendríamos que partir de la nada, sino que empezaríamos con una base real, con una base que se ha mantenido gracias a esfuerzos muchas veces clandestinos de l@s vencid@s. Y esa base existe. Entre muchos tenemos el fracaso de Platón por borrar para siempre las aportaciones de Demócrito al pensamiento humano. Platón mismo quemó sus obras y se negaba a citarlo para borrar así hasta su nombre. Pero hoy sabemos que Demócrito es más necesario que su represor y censor para el conocimiento humano. 

 

6.2. Pero hay más. El propio pensamiento dominante tiene sus contradic­ciones internas que le IMPOSIBILITAN exterminar al pensamiento revolucio­nario. Podrá aniquilarlo por la fuerza militar bruta, como ha pasado frecuentemente; podrá desactivarlo e integrarlo mediante el soborno y la corrupción de quienes han elaborado los sucesivos pensamien­tos resistentes y/o revolucionarios, cosa que ha pasado más frecuentemen­te que el simple arrasamiento sanguinario, aunque lo más común ha sido ambas tácticas actuando simultáneamente. La razón de esa impotencia del pensamiento opresor nace de la propia naturaleza del pensamiento humano y de la contradicción entre esta naturaleza y el encorsetamiento que pretende imponerle definitivamente el poder establecido. Veámoslo.

 

6.2.1. Es una CUALIDAD del pensamiento cues­tionarse tarde o temprano lo tenido por verdadero. Sin ella no existiría especie humana. Antes del surgimiento de las opresiones y del conoci­miento filosófico y protocientífico, esa cualidad era imprescindi­ble. Nace de la lógica elemental, de la necesidad de concatenar ideas prácticas acordes con los cambios objetivos y subjeti­vos. La cualidad no es otra que la naturaleza dialéctica del pensamiento. El pensamiento es movimiento de contradiccio­nes. Como tal, en períodos cortos y medianos puede estancarse, retroceder y hasta desaparecer. Pero a la larga tiende a recuperarse y superarse. Existe porque enfrenta permanen­temente contrarios inseparablemente unidos y que forman las categorías del pensamiento que usamos asiduamente sin darnos cuenta de su naturaleza dialéctica: verdad y error, absoluto y relativo; conocido y desconocido; inmediato y mediato; abstracto y concreto; inducción y deducción; análisis y síntesis. Más adelante volveremos sobre esta importante cuestión.

 

                 Estos movimientos básicos no pueden negar abierta­mente durante mucho tiempo las regularidades objetivas de las cosas. Hay muchos factores que retrasan el momento del encontronazo entre las cosas cambiantes y el pensamiento estático. Pero tarde o temprano ese choque HA DE PRODUCIRSE. No es este el lugar para estudiar otra cualidad dialéctica del pensamien­to: cómo puede conocer y transformar la realidad pese a todos sus condicionantes internos. Una explicación que asumimos como muy válida es la que demuestra que el pensamiento sociohistórico es una FALSA CONCIENCIA NECESARIA, en su unidad con la ideología, con la creencia o pensamiento invertido de la realidad.    

 

6.2.2.  Muchos de esos obstáculos retardatarios son ­puestos por los poderes opresores. Sin embargo, en estos casos, aunque postpongan el choque, aumentan la fuerza del impacto, de modo que se producen verdaderos saltos cualitativos o "revoluciones científicas". Un ejemplo de esa contradic­ción irresoluble lo tenemos en la importancia del idealismo objetivo en los avances del conocimiento: pese a creer en dioses o espíritus, muchos e importantes avances se han producido desde el idealismo objetivo aplicando la dialéctica sin saberlo. Los mecanismos de contención no podían detener los avances que se hacían desde dentro del pensamiento dominante pero luchando contra él. Esta contradicción se agudiza al tener que negar o falsificar el pensamiento dominante las tesis del dominado. Muchas de las ideas del conocimiento filosófico, protocientífico y democrático reprimido por la contrarrevolución oligárquica griega, han sido relativamente conservadas por los vencedo­res. La lista posterior es inacabable. Es así por la cualidad dialéctica del pensamiento en cuanto tal. Platón quemó las obras de Demócrito, pero tuvo que reflejar de alguna forma sus ideas para denunciarlas y desautorizarlas: la ciencia ha dado la razón a Demócrito.

 

                 Cuando decimos que hay que leer entre líneas ­como la necesidad de descubrir lo que no está escrito pero sí dicho, traducimos a lenguaje normal una de las impotencias constatadas de la represión sobre el pensamiento: que éste PUEDE -y lo consigue muchas veces- BURLAR LA REPRESIÓN Y EXPRESARSE ENTRE LÍNEAS. Ello sería imposible sin la cualidad dialéctica del pensamiento para expresar una parte de verdad en medio de la mentira. En este caso, incluso, la dialéctica se confirma aún más ya que la diferencia entre error y mentira añade el factor cualitati­vo de la directa intervención represiva, es decir, del papel de lo sociohistórico en el conocimiento humano. El pensamiento lee entre líneas, conoce lo que se silencia porque la mentira no puede ocultar su parte de verdad. L@s revoluciona­ri@s y los censores de las peores dictaduras saben lo efectivo de esa cualidad del pensamiento. Esta lucha de contrarios refleja una vez más la presencia de la dialéctica: cuando el genocida justifica su extermi­nio de un pueblo y su cultura, incluso así se venga la dialéctica: ¿qué ganaba el genocida con su crimen? se preguntan las generaciones posteriores y aprenden de ello.  

 

6.3. La cualidad descrita y la incapacidad del pensamiento  dominante para suprimir del todo al dominado, se ejemplarizan apabullan­temente en el FRACASO del pensamiento oficial para suprimir definitiva­mente todas las pruebas y restos de los pensamientos reprimi­dos a lo largo de la historia de las luchas humanas. No podemos ahora, ni es éste el sitio para ello, repasar una a una las áreas concretas de ese fracaso histórico inevitable del pensamiento oficial. Desde el siglo XIX el paradigma mecanicista y determinista de la ciencia empezó a retroceder frente a la irrupción imparable de la dialéctica. El idealismo, en cualquiera de sus formas, está aplastado por la materiali­dad de la ciencia, aunque otra cosa es la pervivencia de la drogadicción religiosa.  Precisamente, el desesperado esfuerzo por apuntalar todas formas de irracionalismo nace de esa constatación.

 

                 La plomiza presión antivasca de españoles y franceses no ha detenido el ascenso de la conciencia vasca, al contrario. La milenaria opresión patriarcal está cada día más cuestionada incluso en sus raíces mismas por la investigación crítica de la historiografía feminista, aunque asistamos a una contraofensiva machista generalizada. El pensamiento revolucionario y las más modernas teorías pedagógicas, filosóficas, etc., saben ya lo pernicioso que ha sido y sigue siendo la escisión mente-mano y sus efectos de intelectualismo y delegación del conocimiento, en nuestra especie. Conocen igualmente la función clave que ha jugado y juega la mentira, su imbricación en la dialéctica fines medios y, ambas, su papel en los instrumentos de propaganda y desinforma­ción, a pesar de los esfuerzos del neolibera­lismo cultural y político por ocultarlo. Estos esfuerzos neoliberales van orientados, también, a asegurar el imperio absoluto y mundial de la mercantilización de todas las cosas porque las críticas y las resisten­cias de los pueblos estaban demostrando los inhumanos efectos del imperio del dinero. No hace falta decir que neoliberalismo e individualismo forman una unidad que está siendo reforzada por todos los instrumentos disponibles. Por último, el racismo está siendo conocido y denunciado en una durísima pugna con los enormes poderes racistas del capitalismo mundializado.

 

                 Vemos que los pilares del pensamiento oficial, de los cuales casi todos tienen milenios de antigüedad, no han logrado de ningún modo exterminar a los pensamientos reprimidos durante esos milenios o siglos. Más aún, esos pilares están infectados por pura dialéctica DE SUS CONTRARIOS. Insistimos en que sí los han debilitado y hasta ocultado durante siglos enteros. Pero no ha resuelto definitivamente el problema. Por tanto, poseemos DOS demostraciones de la posibilidad de aprender de otras luchas y de sus pensamientos: LA PROPIA CUALIDAD DEL PENSAMIENTO EN Sí MISMO, Y LA ANTAGÓNICA CONTRADICCIÓN. Dos lecciones muy importan­tes, desde luego, pero es que hay más, hay otra lección, una tercera a la que ya hemos aludido antes pero que ha aparecido claramente en el rápido repaso histórico arriba hecho: además de la propia dialéctica del pensamiento, también actúa a favor nuestro la práctica histórica de l@s oprimid@s para mantener el aliento de sus ideas, programas y reivindica­ciones. Su memoria colectiva, nacional, cultural, de género, de clase... LIQUIDAR LA MEMORIA ES UNO DE LOS OBJETIVOS PRIORITARIOS DEL PENSAMIENTO DOMINANTE.  

 

                 Sin esta lucha, insistimos, la efectividad de las dos razones primeras hubiera disminuido muchísimo, y bastantes de esas luchas y de sus pensamientos liberadores habrían caído en el olvido más frío y pasivo, a la espera de que un nuevo movimiento emancipador les rescatase de los polvorientos archivos del saber enmudecido. Muchas veces los opresores han archivado un pensamiento rebelde, anunciando su defunción, creyendo que nadie lo recuperaría. No ha sido así. De todos modos, la importancia de esta cuestión es tal, que volveremos sobre ella en su momento.   

 

PREGUNTAS:

 

6-A: ¿QUÉ PENSAMIENTOS DOMINANTES SE HAN OFICIALIZADO SIN VIOLENCIA?

6-B: ¿EXISTE LA HISTORIA PACÍFICA DEL PENSAMIENTO?

6-C: ¿CÓMO SE SALVA UN PENSAMIENTO Y UNA CULTURA CONTRA LA REPRESIÓN?

6-D: ¿Y PARA RECUPERARLA E IMPULSARLA?

6-E: ¿CÖMO SE POTENCIA LA MEMORIA COLECTIVA?

6-F: ¿QUÉ RELACIÓN EXISTE ENTRE MEMORIA Y PRESENTE CREATIVO?

6-G: ¿POR QUÉ ERES UN MACHISTA INCULTO EN TEORÍA FEMINISTA?

6-H: ¿QUÉ SABES DE LA HISTORIA DEL PENSAMIENTO REBELDE VASCO?

6-I: ¿CUANTAS TEORÏAS SOBRE LA BUROCRACIA CONOCES?

 

7. ¿CÓMO EMPEZAR? CON DIEZ CONSEJOS:    

 

                 No estamos educados para pensar. Frecuentemente, cuando una persona se enfrenta a un problema que le abruma y desborda, se obtura, se lleva las manos a la cabeza, se pone nerviosa y hasta se paraliza. Esto mismo pero en más ocurre cuando se pasa miedo. Y es que pensar, cuando no estamos acostumbrados, requiere cierta tranquilidad y sosiego. Nuestros recursos intelectivos aumentan al desarrollar el hábito de pensar y cuando tenemos cierta confianza en nuestra capacidad de hacerlo, es decir, cuando la hemos contrasta­do anteriormente con la práctica objetiva. Recordemos al ciclista que mejor pedalea cuanto más lo hace. Pero ocurre que el entero sistema social y educativo merma esas capacidades. Por ejemplo, la inmensa mayoría de los métodos de evaluación y exámenes, que sólo se entienden desde el sistema pedagógico que se basa en la memoriza­ción pasiva y en la aceptación acrítica, desprecian los ritmos internos del cerebro y el mecanismo inconsciente que forman las ideas creativas.

 

                 No se trata sólo de que la realidad social, el sistema educativo y las propias lecciones y cursos no tienen en absoluto en cuenta el funciona­mien­to del cerebro humano en una situación normal; tampoco se trata de que no nos han enseñado siquiera a leer -NO SABEMOS LEER-, y mucho menos nos han enseñado lo esencial de las reglas del pensamiento sino que encima, para rematarlo, a la hora y en el sitio decisivo, en el examen, se concitan todas las prisas, nervios, angustias y temores. Lo malo es que, aunque no lo sepamos, en la vida cotidiana nos vemos en la necesidad de pasar muchos "exámenes" diferentes y en temas totalmente imprevistos porque la competitividad inherente a la sociedad burguesa así lo impone. La tranquilidad y el sosiego necesarios para empezar a pensar cuando no se está acostumbrado a ello, como decíamos antes, se reducen al máximo. Además, cuando lo que se busca es, como en este caso, mejorar con cierta rapidez y eficacia la forma de pensamiento de l@s militantes abertzales, el problema se complica porque aumentan las urgencias, prioridades, tensiones...

 

                 ¿Solución? Muy fácil: aprender y aplicar un método sencillo que enseña las primeras y fundamentales potencialidades POCO EMPLEADAS de nuestra capacidad intelectiva. Recuérdese que entendemos por capacidad mucho más que los simples recursos almacenados en nuestra base de conocimiento, y las técnicas de mnemotecnia y rapidez mental que hayamos aprendido. Por eso, como en todo este texto, nos referimos a una capacidad global, multidisciplinar y creativa.  

    

7.1.ANTES QUE NADA y como principio apodíctico, debemos profundizar el conocimiento y uso de nuestra lengua y cultura nacionales. Aprender a pensar ¿el qué, con qué instrumental lingüístico y cosmovisional? Estas breves preguntas nos llevan a una cuestión clave: nunca conoceremos la realidad nuestra, las causas de su situación, sus contradicciones y potencialidades, SI NO CONOCEMOS LA LENGUA Y LA CULTURA VASCAS, SU HISTORIA Y SUS PROBLEMAS. Conocer nuestra cultura y lengua no es sólo un fin, también un medio, un instrumento de liberación Y DE ENRIQUECI­MIENTO CREATIVO. Si en todo pensamiento existe una dialéctica fin-medio, mucho más importancia adquiere su correcto dominio en una lucha de liberación nacional. Un método de pensamiento abertzale que no enraíce y que crezca desde el conocimiento de la autoidentidad lingüístico-cultural es un contrasentido ya que no se puede combatir el pensamiento extranjero con un pensamiento desnacionalizado. Y es que, aunque parezca increíble, uno de los mejores métodos para aprender a bien pensar es apuntarse en AEK.

      

7.2. Aprendemos a pensar y cuanto más lo hagamos en colectivo, mejor y más rápidamente aprenderemos. Pero, además, es MUY IMPORTANTE que estemos motivados psicológica, moral, política, teórica, artística, VIVENCIAL Y AFECTIVAMENTE, por, hacia y con el esfuerzo mental de aprendizaje. Nuestra capacidad aumenta al aumentar la implicación y el deseo vital de aprender. Y cuantos más conocimientos concretos adquira­mos, mucho mejor. Aquí nos remitimos al cptº 2º. Hay diversos métodos para enseñar a pensar, a leer mejor, a recordar, a usar la lógica dialéctica, a tener siempre presente determinadas causas sociales que determinan al pensamiento dominante, etcétera, pero ahora no nos extendemos porque dedicaremos un capítulo entero al respecto.

 

7.3. Desarrollar la memoria es muy importante para aprender a pensar y para hacerlo bien porque, de un lado, nos facilita enormemente los esfuerzos mentales en todos los aspectos imaginables -sin memoria no podríamos apenas pensar y desde luego no lo haríamos creativamente-; de otro lado, ella misma nos permite tener presentes o accesibles fácilmente un montón de datos e informaciones básicas; además, la memoria es imprescindible para mantener el criterio del pensamiento como proceso dialéctico; por último, la memoria, que se aviva con el uso, tiene un efecto multiplicador de las ansias de aprender.

 

                 Existen diversos métodos de mnemotecnia baratos y sencillos, pero ofrecemos unos requisitos mínimos: leer cosas con alguna dificultad además de ser atrayentes, la lectura de noveluchas no sirve de nada; poner especial interés en las informaciones que necesitamos; ordenarlas mentalmente antes de "almacenarlas" bien en base a ponerles un número, o bien letras de cosas o personas conocidas, o efemérides; descansar cada 20 ó 30 minutos e intentar recordar lo que hemos aprendido mientras nos movemos o paseamos; hacer un esfuerzo especial antes de dormirnos para recordar lo que nos interesa de ese día; hacer juegos o ejercicios mentales sin papel, bien con letras y cifras, bien con hechos históricos, bien con esquemas de organización, etc.; hacer un ejercicio mental cada equis tiempo, un fin de semana, por ejemplo, recordando lo más importante de ese tiempo; repasando periódicamente los apuntes, notas y subrayados de textos...

 

7.4. Tener curiosidad consciente por los datos nuevos, por esas noticias sobre descubrimientos científicos, nuevas hipótesis, estadísticas y referencias curiosas y llamativas, etc., que la prensa suele utilizar de relleno o para aparentar. La curiosidad consciente ALIMENTA a nuestro almacén de datos con enormes cantidades de conocimien­tos básicos que nos serán decisivos en su momento. La curiosidad consciente se puede aplicar en todo momento y es más fácil cuanto más se desarrolle la memoria y el interés de aprender. Tiene mucho que ver con lo anteriormente visto sobre la permanente interrogación, sobre la problemización y sobre los efectos positivos de la sofística.  

                 Un ejemplo de curiosidad consciente es el de ojear revistas de actualidad científica, cultural, política... en vez de los opiáceos alienantes de la "prensa del corazón" cuando estamos en cualquier sala de espera. Otro es leer con cierta atención y sistematicidad las páginas especiales de la prensa que tocan cuestiones como internacional, economía, ciencia, salud, filosofía, literatura, arte... páginas que pasamos de cuatro en cuatro para llegar cuanto antes a opinión, política, deporte y espectáculos. Hay más ejemplos, como, si los demás nos lo permiten, ver y oír programas científicos en TV y radio en vez de sus tonterías comunes; pero lo fundamen­tal está dicho. 

 

7.5. Ponernos un programa de formación teórica que tenga dos objetivos: aumentar nuestros CONOCIMIENTOS en los problemas prácticos que tenemos en nuestra vida y militancia, y a la vez, envolver y ampliar esos conocimientos concretos necesarios con otros más generales y globales, teóricos, que les doten de perspectiva y sean su sostén interno. Uno sin otro SON INSOSTENIBLES. El simple conocimiento empirista, inmediatista, urgente y sólo orientado a solucionar los problemas del momento, nos lleva a la desorientación político-estratégi­ca. Pero el teoricismo abstracto, libresco, a la empanada mental. Y cuando en una reunión, talde, asamblea, cena o juerga, se mezclan l@s desorientad@s con l@s empachad@s de doctrinas abstractas, surge el gallinero. La elaboración de ese programa debe ser impulsada por la síntesis de la experiencia propia y de las aportaciones del colectivo al que pertenez­camos. Pero lo que sí debemos tener siempre como una necesidad estratégi­ca es que ese colectivo ha de impulsar esa formación teórica. 

 

7.6. Orientar esa curiosidad consciente hacia objetivos e  informaciones más precisas y concretas, hacia aquellas que tienen relación directa con nuestras preocupaciones, necesidades y programa de formación. Se trata desde el mismo momento de ver, leer o escuchar una información cualquiera que entra dentro de la curiosidad consciente, en ese mismo momento, llevar ese dato al cajón de informacio­nes directas que DEBEMOS TENER SIEMPRE en todos los problemas en los que estamos pensando. Cuanta más información concreta tengamos sobre los temas de reflexión inmediata que nos preocupa, más posibilida­des de rápida y buena resolución tendremos. Por eso es necesario ampliar en lo posible el cajón de datos inmediata­mente disponibles.

 

                 El programa de formación es muy importante para orientar y ordenar la curiosidad consciente. Solamente ese programa puede solucionarnos los dilemas que se nos presentan al tener que interrelacio­nar en todo momento tres preguntas básicas para la orientación de la curiosidad consciente, de la obtención de informa­ción, datos y referen­cias: ¿qué sabemos?, ¿qué sabemos que no sabemos? y ¿QUÉ NO SABEMOS QUE NO SABEMOS? Esta tercera pregunta es más importante de lo que podemos sospechar porque, en buena medida todo el problema de la ciencia ­nos remite a ella. Las hipótesis  y el uso de la dialéctica del azar y de la probabilidad, vitales para pensar bien, son IMPRESCINDIBLES para movernos dentro de ella. Pues bien, la calidad de la hipótesis y el saber usar esos instrumentos dialécticos, capaces de orientarnos en la exploración de lo que no sabemos que no sabemos, dependen directa­mente de nuestro potencial teórico. Por eso, cuando nos encontramos con un dato o información que en apariencia no tiene nada que ver con lo que en ese momento pensamos y hacemos, puede perfectamente ocurrir -ocurre demasiadas veces- que la desdeñemos y despreciemos porque no sabemos qué no sabemos, y por tanto NO SABEMOS QUE ESE DATO PUEDE SERNOS DECISIVO CUANDO SEPAMOS QUÉ NO SABEMOS. No son juegos de palabras. Es pensar bien. Una buena base teórica, que nos abra el campo enorme y hermoso de nuestra ignorancia real, nos permite sospechar, intuir e imaginar que ese dato tan estrambótico es necesario. 

 

7.7. Buscar cierta tranquilidad en el momento de pensar. No queremos decir que sólo se puede pensar bien cuando estamos totalmente relajados. Además éste estado NO es imprescindi­ble siempre, pues determina­das situacio­nes y problemas exigen un nivel de concentra­ción y dedicación que no tienen nada que ver con el relajamiento psicosomático. Cuando hablamos de cierta tranquilidad nos referimos a dos grandes bloques de situacio­nes: las reuniones militantes y los momentos cotidianos, en los que hemos de pensar en cosas importan­tes. En ambos casos sí es necesario obtener ambientes que eviten la crispación, la excesiva urgencia, el enfrentamiento de ideas más que su contraste creativo. Tod@s sabemos por experiencia lo fácil que es arruinar una reunión cuando no existe la tranquilidad colectiva mínima, y lo fácil que es adoptar en el último momento y a todo correr decisiones que no han sido SUFICIENTEMENTE analizadas. Sobran los ejemplos. Pero esa tranquili­dad es, de hecho, la mejor forma de lograr la concentración y dedicación necesaria. En contra de lo que se cree, la concentración disminuye en una situación de nervios, tensa e insegura.

 

                 Uno de los trucos más efectivos del marketing es el de meter prisa al comprador, apabullarle de tal modo que no tenga tiempo para reflexionar con calma. La vida cotidiana actual disminuye ese tiempo de reflexión, de pensamiento tranquilo. La militancia abertzale ha de obtenerlo como sea. Ha de ordenar su quehacer diario, ha de organizar su praxis para ser dueñ@ de su tiempo propio, libre, o en todo caso para aumentarlo, para reconquistarlo del tiempo burgués. Una base teórica ayuda inestimablemen­te, pero, antes que nada, se trata de un esfuerzo colectivo organizado.   

 

7.8. Cuando nos cansamos de pensar -¡quién lo iba a decir!- lo mejor es pensar en OTRAS cosas, de OTRO modo, con OTRAS facultades, incluida la relajación y la meditación. Nos cansamos de pensar porque pensar cansa, consume fuerzas cerebrales, un órgano material que él sólo se come casi un tercio de la glucosa de todo el cuerpo, y mucha sangre. Por eso es bueno dar descanso periódicos al cerebro, cada 20 ó 30 minutos, como hemos dicho, cambiando de postura y de atención. Esto segundo es muy importante. Es conveniente tener siempre tres o cuatro "preocupaciones" en la mente, de modo que podamos pasar de la más intensa, grave e inmediata a otras más sencillas y hasta relajantes. Por "preocupaciones" no entendemos sólo aquellos problemas existenciales que tenemos controlados, sino también aquellos gustos y hobbys que nos ponemos conscientemente: reglas de lenguaje corporal de los patagones, período ordovícico, arte culinario aborigen australiano, plasma intergaláctico, neuropatologías en los cangrejos bizcos...

 

                 Cuando empezamos a cavilar en cosas más distendidas como contradicciones entre el Kamasutra, Ananga Rhanga y Ars Amandis, nuestra capacidad de pensamiento se activa en áreas cerebrales o en sinopsis y conexiones nuevas, dando un respiro vital a las anteriores. Tod@s l@s grandes creador@s han sido personas con varias o muchas preocupaciones cultura­les, artísticas, filosóficas... Su capacidad creativa, innovadora, ha estado en directa relación con la pluridimensio­nalidad de sus fuentes teóricas y gustos artísticos. Ello se debe al propio funciona­miento en red del cerebro, y también a la capacidad de su trabajo silencioso, que permanentemente está realizando miles de millones de nuevas conexiones neuronales, la inmensa mayoría de ellas simplemente exploratorias, indagadoras, provocativas, heréticas y subversivas. Los resultados de este trabajo son las percepciones, intuiciones, muchas de las llamadas "facultades parapsicológicas" -las restantes son un fraude y engaño de incautos- imaginaciones y hasta genialidades. Cuando decimos que "se nos ha encendido la bombilla" no hacemos sino reconocer empíricamente el trabajo silencioso del cerebro. Su impacto en la evolución del conoci­miento humano es innegable: desde las tácticas de chamanes y brujos hasta los recientes métodos de asociación de ideas.

 

7.9. Pero a veces estos trucos y recursos no sirven porque el cansancio corporal acumulado exige un descanso. Ha llegado el momento de dar descanso al cuerpo y, simultáneamente, poner el cerebro, órgano tan material como la vagina o el pene, a trabajar durmiendo. El cerebro, a diferencia del corazón, que es un vago muy inteligente, no se para nunca. Sí cambia de área, intensidad, forma y objeto de trabajo, etc., pero sin detenerse. Durante el sueño más denso y profundo el cerebro entra en una especie de tranquili­dad en la que, sin embargo, es cuando más intensamen­te reordena el desorden y recupera el cansancio psicosomático anterior. ESTE TRABAJO SILENCIOSO ES VITAL PARA EL CUERPO COMO TOTALIDAD PSICOSOMA­TICA como lo demuestras los conocimien­tos científicos actuales sobre el sueño. Una de las peores torturas es impedir al cerebro la realiza­ción de este trabajo imprescin­dible mediante el impedimento del sueño. A los cuatro días sin éste "trabajar durmiendo" morimos, y antes enloquecemos. El dicho popular de "consultar con la almohada" refleja una verdad empírica que sólo ahora empezamos a comprender científicamen­te. Por eso, cuando estamos agotados psíquica, intelectual y físicamente, cuando ya no sirven los recursos anteriores de descansar unos intervalos, de desbloquearnos con media docenita de orgasmos lascivos y lujuriosos, de pensar en la influencia del canibalis­mo neandertha­loide en el Misterio de la Eucaristía cristiana, por ejemplo, es necesario echarse a dormir y dejar que "trabaje la almohada".

            

                 Tal vez en unas horas de trabajo nocturno se hayan desatascado las cañerías de nuestro pensamiento embotado. Los antiguos dirían que hemos tenido un "sueño", los creyentes que una "inspiración divina". Tal vez una noche de trabajo silencioso no sea suficiente para disolver el embrollo mental. Entonces, tran­quil@s, pues el cerebro aún despierto pero pensando en otras "preocupa­ciones" sigue su purga y exploración propia. Cada día descono­cemos menos de ese proceso, pero sabemos que no es inmaterial. Que no es obra de dioses, espíritus, elfos y duendeci­llos. San Anselmo, Avicena más conoci­do como Abu Alí Al Hosain Ibn Abdallah Ibnsina, Leibniz, Kant... son algunos de entre los muchos autores que, de un modo u otro, han defendido las capacidades del trabajo mental silencioso, inconsciente, profundo.  

    

7.10. Por último, pensar bien exige una dosis de arte. No hay que asustarse. Junto con la del pensamiento, también nos han atrofiado nuestra capacidad artística. Como se aprende a pensar, se aprende a hacer arte. No es privilegio de unos seres extraños, casi alucinados y siempre raros. Dentro de cada artista hay horas y horas de esfuerzo, aprendiza­je y permanente actualización. Mas lo que nos interesa a nosotr@s es asumir que sólo pensaremos bien, creativamente, cuando logremos endulzar y embellecer, también excitar con dosis de picante, nuestros pensamientos de modo que aporten globalmente. ¿Por qué esto de "globalmente"? Porque el gran sueño utópico-revoluciona­rio -también hay utopías reaccionarias- ha sido siempre del desarrollo integral, pleno, multidimensional de nuestra especie. Los atletas griegos no sólo debían ser los mejores física y moralmente, también debían tener una gran formación cultural. Pero lo decisivo, es que el desarrollo del pensamien­to nunca es completo cuando está desequilibrado hacia el arte o hacia la ciencia, por poner los casos extremos típicos del pensamiento intelectua­lista basado en la excisión mente-mano. Por otra parte, querer enriquecer un pensamiento con una dosis de arte es un ESTÍMULO esencial porque activa impresionantes fuerzas creativas de nuestra especie.   

 

                 Aquí surge un problema. Si pensar bien, pensar revoluciona­riamente, es difícil aunque mejorable rápidamente con la práctica, más difícil es desarrollar capacidades artísticas si carecemos del estímulo y del método. El verdadero arte es INCOMPATIBLE con el dogma, la dictadura y la sumisión. Siempre ha habido artistas obedientes, autoritarios, dogmáticos, pero mueren con el comienzo de la primavera. El problema es más hondo porque nos han educado en el miedo al que dirán y a lo novedoso. Ambos miedos son enemigos del arte pues nos imposibili­tan romper moldes, proponer nuevas cosas, explorar espacios inexplorados. Es muy ilustrativo el que el arte florezca en períodos revolucionarios y se marchite en los contrarrevolucionarios. El miedo a lo nuevo, al qué dirán y al placer de la exploración, encadena el espíritu artístico porque si algo caracteriza al arte es la permanente creatividad de nuevas potencia­lidades siempre abiertas, nunca acabadas ni cerradas en sí mismas. Un problema esencial irresuelto por las religiones y las dictaduras fue y es precisamente el de sus relaciones con la creatividad artística.

 

                 La historia del arte muestra cómo las grandes creacio­nes, las cualitati­vas que cierran una escuela o corriente e inauguran otra, han pasado por períodos de estancamiento, han estado "dormidas", han sufrido súbitos cambios como efecto de intuiciones y genialidades de sus autor@s. Pero esos saltos cualitativos, y períodos de latencia, de estanqueidad más o menos prolongado, van siempre unidos a un trabajo sistemático del artista, a un enriqueci­miento multiplicador de sus fuentes de datos, de sus excitaciones motivadoras y perspectivas visionales. A otra escala, en el plano científico, la supuesta "frialdad del sabio" es sólo un mito basado en el intelectua­lismo de la escisión mente-mano. El método científico también tiene esas peculiaridades tan "anárquicas" del arte, dentro de un orden tenaz y metódico, como en el arte pero en su área. Así comprendemos sus intrínsecas relaciones con el buen pensar, con el pensamiento que rompe los moldes encorsetadores y se abre al infinito, pero desde base más firmes que las anteriores. Sin una dosis de creativi­dad artística nuestro pensamiento es medio-pensamiento. Pensar a medias es como amar a medias, con 'coitus interruptus'. ¡Qué pobreza humana!

 

PREGUNTAS:

 

7-A: ¿POR QUÉ NOS PONEMOS NERVIOS@S AL PENSAR Y HABLAR EN PÚBLICO?

7-B: ¿CÓMO GANAR EN AUTOCONFIANZA E ILUSIÓN?

7-C: ¿CÓMO CONVENCER A QUIEN ANTEPONE EL INGLÉS AL EUSKARA?

7-D: ¿POR QUÉ NO CUIDAMOS NUESTRA CAPACIDAD MEMORÍSTICA?

7-E: ¿POR QUÉ NO SABEMOS LEER?

7-F: ¿POR QUÉ NO LEEMOS APENAS?

7-G: ¿POR QUÉ SOMOS UN@S INDISCIPLINAD@S MENTALES?

7-H: ¿CUÁNTAS "PREOCUPACIONES" Y GUSTOS TENEMOS?

7-I: ¿HACEMOS RELAJACIÓN O CONCENTRACIÓN MENTALES?

7-J: ¿POR QUÉ NO EXPLORAMOS NUESTRA CAPACIDAD ARTÍSTICA?

 

8. LA NECESIDAD DE LA DIALÉCTICA: 

 

                 Pero nunca podemos contentarnos con acostumbrar a nuestra mente a aplicar esos consejos mínimos. Son necesarios, pero  INSUFICIENTES. La capacidad de comprensión de un problema súbito, de una realidad compleja, cambiante, con muchas partes suyas funcionando con ritmos diferentes y conectadas entre ellas por múltiples vías bastantes de las cuales parecen no existir, un problema así -todos los problemas SON así- exige un MÉTODO GLOBAL de pensamiento adecuado. Tampoco sirven sólo los cursos de pensar "correctamente", de memorizar, de lectura rápida, de aprender a hacer mapas y redes mentales, etc. Estos cursos son necesarios porque enseñan a utilizar capacidades intelectua­les abandona­das o adormecidas por el desastroso sistema educativo.

 

                 Pero esos cursos no muerden el hueso del pensamiento creativo y crítico. Ofrecen técnicas para resolver la lentitud del pensar de todo ser humano, opresor u oprimid@. Muchos cursos nombran a empresarios, políticos, militares que han estudiado con ellos. Hitler dejaba alucinados por su portentosa y rápida memoria a los muy formados generales de Estado Mayor de la Werhmacht. En academias militares, universida­des y centros privados se enseñan "juegos de estrate­gia", etc., que emplean rápida, planificada y ágilmente diversos pasos para llegar a un fin. No confundamos técnica de pensamiento con método de pensamien­to. Ambas se aprenden. Pero la garantía de calidad se logra con el método, mientras que la técnica ayuda a la cantidad. Se  interrela­cionan, la técnica puede convertirse en método y viceversa, pero lo fundamen­tal es la metodología.

 

8.1. ¿Cuál es el método más adecuado para conocer una realidad cambiante, contradictoria y compleja, y además, por el mismo precio, transformarla? La dialéctica materialista. La dialéctica es tan vieja como el pensamiento, y tan nueva como todos los descubri­mientos científicos. El pensamiento vulgar, tradicional ve cualquier cosa como su fuera una fotografía, algo inmóvil, aislado en su enmarque, con los límites fijos por el encuadre de la cámara. Un método que lo usamos para muchas cosas. Pero tiene sus restricciones que comprendemos inmediata­mente al ver una película, en movimiento, con apertura de espacios, con muchos personajes que salen y entran, y con escenarios nuevos, cambian­tes. Pe­ro la película no puede enseñarnos las tres dimensiones de un objeto, aun siendo mejor que la fotografía. El método del holograma resuelve esas limitacio­nes: ve las cosas en su tridimen­sionalidad, en su totalidad y volumen en movimiento, en sus componentes internos... Dominar el holograma es más costoso que la película y mucho más que la fotografía, pero sus prestaciones son muy superiores. La dialéctica incluye en su interior a la fotografía, al cine y al holograma, y con el avance del conocimiento, ampliará sus recursos de comprensión.  

 

8.2 VIVIMOS gracias a leyes dialécticas. Hace 300.000 años el/la pithecantropus pekinensis se cansó de comer crudo y pasar un frío que helaba el moco. Desconocía la ley de la UNIDAD Y LUCHA DE CONTRARIOS: no hay fuego sin madera. Para vivir mejor necesitaba leños que desaparecían en y por el fuego. No sabía cómo hacer fuego pero lo mantenía "vivo" echándole leña. Desconocía la materialidad del pensamien­to, pero intuía que para pensar tenía que comer, y para comer tenía que hacer muchas cosas con sus manos. Miles de años después, otros seres más evolucionados desconocían la ley del AUMENTO CUANTITATIVO Y SALTO CUALITATIVO, pero frotaban la madera y al aumentar la fricción surgía la llama. Sin saberlo ell@s actuaba la ley de la APARICIÓN DE LO NUEVO: el fuego era el centro de la vida grupal, y había que atenderlo para cocinar, calentarse y secarse, ahuyentar a las fieras, tener luz en las no­ches... Con ese fuego alumbraban el interior de las cavernas en las que pintaban animales, signos y manos con sus dedos claramente diferen­ciados. La antropolo­gía sabe que el dominio del fuego y la especializa­ción de las manos han sido decisivos en la hominización.

 

                 Somos humanos por una dialéctica material como es la combustión que únicamente ahora empezamos a conocer científica­mente y la especialización de las manos, ambos procesos dialécticamente unidos a la bipedización y surgimiento cualitativo del lenguaje. L@s humanos veían en el fuego algo vivo, en movimiento permanente, pleno de contrastes, formas, colores e intensida­des según los casos. Todo ello les exigía usar un pensamiento dialéctico inconsciente. Las manos eran algo imprescindi­ble y unido a la materialidad del pensamiento, aunque no lo supieran. La dialéctica imponía así su reinado aunque se desconociese su existencia. Más tarde, como resultado de esa objetividad material, con las deficien­cias de la época, Anaxágoras (500-428 adne) dijo que el hombre era inteligente porque tenía manos, que el sol era una piedra calentada al rojo vivo por el fuego, y que la luna era una piedra fría.  

 

                 ­Además, aprendieron que en los problemas suele haber una CONTRADICCIÓN PRINCIPAL. En ciertos períodos el problema de la leña era sustituido por el de la migración de animales con los peligros y posibilidades de comida extra que suponía: era la contradicción principal en esos momentos, y la supervivencia dependía de su respuesta. También sabían que uno de los componentes del problema podía ser el ASPECTO PRINCIPAL DE LA CONTRADICCIÓN. En determina­das épocas, la leña estaba muy húmeda y debían resolver ese aspecto principal y la almacena­ban para que se secase. También aprendieron que si querían cazar animales gregarios debían romper su formación aumentando el miedo hasta que una parte de la manada echaba a correr despavorida. No lo sabían pero aplicaban la dialéctica del PUNTO O ESLABÓN DÉBIL DE LA CONTRADIC­CIÓN, el que permite forzar el salto cualitativo. El eslabón débil existía, aunque no lo supieran, porque la realidad era -ES- una TOTALIDAD CARGADA DE CONTRADIC­CIONES EN MOVIMIENTO. Nuestros antepasados aprendie­ron poco a poco que existían CONTRADICCIONES INTERNAS a su propia e inmediata existencia, y CONDICIONANTES EXTERNOS causados por factores que desconocían o conocían muy poco. Pero llegaron a crear una impresio­nante y bella concepción integral de la naturaleza en las que ell@s eran sólo una parte. Hoy nos obnubilan sus restos y su intuición del pensamiento integral, ecológico y dialéctico.

 

8.3. El ejemplo del fuego -que es más que un ejemplo- muestra  cómo la dialéctica del pensamiento es un momento interno y específico de la totalidad natural de la que la especie humana es sólo una parte. Por eso, conforme evolucionaba la especie la naturaleza era afectada por su crecimiento. Otra vez funcionaba la dialéctica pero a una escala superior. Se transformaban tierras, talaban bosques, desertiza­ban zonas, cruzaban y seleccionaban especies vegetales y animales. La unidad y lucha de contrarios se mostraba ahora mediante el impacto humano contra el medio natural. El aumento cuantitativo y salto cualitativo aparecía ahora como prolifera­ción incontenible de colectivos que poblaron la tierra. La aparición de lo nuevo adquirió muchas formas, incluida el estancamiento, retroceso y desaparición de impresionantes civilizaciones cuyos restos siguen maravillándonos. Surgió el patriarcado, la escisión mente-mano, el excedente colectivo, la esclavitud, el alfabeto, el dinero y las contradicciones se multiplicaron.

 

                 Las religiones y las filosofías materialistas, en PUGNA PERMANENTE no tenían más remedio que expresar con el lenguaje de la época esa dialéctica. El pensamiento APRENDIÓ de las nuevas contradicciones interhuma­nas y RESPONDIÓ a ellas con utopías y mitos. Se agudizaron las luchas y guerras materiales y filosóficas desde el siglo -VI en Grecia, India y China. Las fuerzas opresoras no podían negar la dialéctica del pensamien­to, y se dedicaron a mutilarla y tergiversarla ayudados por el pobre conoci­miento protocien­tífico de la época. En Grecia, la dialéctica fue reducida a la confrontación de ideas; en China al cambio cerrado del círculo del ying-yang, y en India a los ciclos de las reencarnaciones. La dialéctica, al no poder desarrollarse más pero al no poder ser tampoco negada en sus rudimentos, se presentaba mutilada, ideal, circular.    

 

8.3.- Todavía hoy, cuando toda la ciencia confirma la dialecti­cidad del mundo, muchas personas sienten profundas dificultades para aprender y aplicar un método de pensamiento mucho más sencillo de lo que se cree sin base alguna. Ello es debido a que la dialéctica es demoledo­ra pues indica cómo todas las cosas aparecen, crecen y desapare­cen. Pensar dialéctica­mente es pensar en que todo es finito, tiene un fin porque está corroído por sus contradicciones internas y afectado por las contradic­ciones externas. Pensar dialéctica­mente, ya lo hemos dicho, es saber que nada está aislado ni permanece inmutable en su soledad incomunicada. Se comprende de inmediato que un método así de explícito, crudo y directo, que no se calla, es, además de REVOLUCIONARIO POR ESENCIA, imposible de aceptar para las personas que no quieren o no se atreven a pensar por sí mismas y a enfrentarse a lo estableci­do.

 

                 Nos han educado en la mansedum­bre de lo estático, de lo que no cambia ni desaparece, de lo que dicen que existe desde siempre y para siempre. Tal seguridad nos reconforta en nuestra inseguridad. Tal certidumbre dogmática nos libra de la incerti­dumbre crítica de nuestra existencia amarga y difícil. ¿Para qué comernos el coco si "todo está dicho", si "no hay nada nuevo bajo el sol", si "dios aprieta pero no ahoga", si "siempre ha habido ricos y pobres", si... Este miedo a pensar, que es parte esencial del miedo a la libertad, es uno de los peores enemigos de la dialéctica. 

 

8.4. No hay que minusvalorar el efecto narcótico de esa forma de pensar que niega la unidad y lucha de contrarios, el salto cualitativo y el inicio de nuevos procesos, siempre dentro de una metodología que ve como esenciales el movimiento permanente y la permanente interacción de todas las cosas. Tampoco hay que sobrevalorar ese impacto y reducir el pensamiento no dialéctico, formalista, a un simple problema de alienación e impotencia psicológica. Este pensamiento, llamado lógica formal o bivalente y sistematizado por Aristóteles, ha sido durante siglos la pieza maestra de la cultura selecta occidental, hasta ser superada por los avances científico-filosóficos. Superada no quiere decir expulsada del buen pensamiento. Esta lógica sigue siendo necesaria. En nuestro pensamiento vulgar usamos, y pésimamente por cierto, la lógica formal en sus cuatro leyes: de identidad, de no contradic­ción, del tercero excluido, y de la razón suficiente. Estas leyes corresponden a un conocimiento muy simple y limitado, deductivo, pero incapaz de penetrar en los procesos contradic­torios, complejos y cambiantes.    

 

                 Pero lo malo de la lógica formal es que legitima un pensamiento fotográfico, que en su aplicación común tiene las siguientes características: principio de identidad, que niega el cambio y movimiento de las cosas y que absorbe al principio de continuidad que dice que las cosas siguen siendo siempre las mismas. En la práctica usamos ambos principios separados o juntos según los casos y los momentos. El principio de no interrelación, que sostiene el aislamiento de las cosas, su incomunica­ción. Por último, como síntesis, el principio de no contradic­ción que niega las contradicciones internas de las cosas y que separa absolutamen­te las contradicciones externas entre las cosas y procesos. Son tópicos formalistas de interpretación que, desconociendo el uso riguroso de la lógica formal en la que se amparan, interpretan la vida real desde esas miopías conserva­doras e idean un modelo de futuro tan muerto como el presente. 

 

8.5. Es obvio que este método REFUERZA a los intereses opresores y las ideas religiosas y sus dogmas. ¿Imaginamos un dios, o un poder, o cualquier opresión, que admita conscientemente su propia desaparición y extinción? Vemos así las causas del rechazo de la dialéctica por el poder y su pensamiento formal. Pensa­do­res, filósofos, científicos, artistas... han dejado obras en las que la dialéctica asoma por todas partes, pero lo niegan. Con el materialismo sucede otro tanto: como los ateos terminaban en galeras, destierro, cárcel u hogueras, intentaron protegerse en el agnosticismo. "Sí pero no". Vergon­zante y contradictoria excusa para no reconocer su uso de la dialéctica y del materialismo. Un ejemplo entre mil es el de Galileo. Ame­nazado por la Iglesia tuvo que abjurar de sus descubrimientos; pero cuentan que, sin embargo, al estar genuflexo y humillado ante el poder, murmuró por lo bajo que pese a todo la Tierra se mov